CRÓNICA

FestimadSur 2005
Muletrain, Wednesday 13, The Hives, Nightwish, Marilyn Manson
27 de Mayo de 2005 Parque de la Cantueña, Madrid 5504 lecturas

Crónica: Rubén Gonzalez, Oliver del Barrio, Jorge Pérez, Enrique Sedano
Fotos: Alfredo Arias, Rubén Gonzalez, Rafa Ortíz

Escenario Heineken: Muletrain + Wednesday 13 + The Hives + Nightwish + Marilyn Manson
Escenario Mad: Legen Beltza + Skizoo + The Dillinger Escape Plan + Turbonegro + Slayer
Carpa: Margarita + Jugoplastica + Gracias a Nada + The Naives + Estirpe + RIP K.C. + Caliban + Sick of it all + Mastodon

Introducción

Con el refrán “Lo que mal empieza mal acaba” se podría resumir lo que fue la experiencia de muchos de los asistentes a la pasada edición del Festimad, que contaba con las principales novedades de encontrarse en un nuevo emplazamiento, pasando del parque del Soto de Móstoles al parque de la Cantueña de Fuenlabrada (o desierto de la Cantueña, según los ojos con los que se miren), y de tener una pequeña variación en su nombre, pasando a ser conocido como Festimad Sur. También destacó el que colaboraran para esta nueva edición varios ayuntamientos de poblaciones madrileñas, lo que repercutió en un mayor presupuesto y con él uno de los carteles más atractivos de los últimos años.


Jueves 26

Aunque los conciertos no empezarían hasta el viernes, muchos fuimos los que nos decidimos a acercarnos ya desde el jueves, encontrándonos con un paisaje sin las zonas verdes ni la sombra prometidas, y no sin antes pasar un exhaustivo control a la entrada de la acampada con el fin de no entrar con ningún objeto peligroso que pudiera entorpecer el buen devenir del festival. Además, los organizadores nos hicieron situarnos en uno de los peores sitios de toda la acampada lo que me lleva a la reflexión: ¿Para qué sirve llegar antes si te van a colocar en uno de los peores sitios? En fin… dejando esto de lado, fue un día propicio para entablar conversaciones con viejas y no tan viejas amistades y para que diera paso una gran fiesta-botellón, y donde la ilusión por ver los conciertos todavía permanecía muy viva.


Viernes 27

Ya el viernes, habiendo dormido lo justo, y con otros ojos, la cosa se veía diferente... el calor empezaba a apretar, y las tiendas iban, paulatinamente, convirtiéndose en hornos. Fue tiempo entonces para tomar conciencia realmente de donde estábamos: pocos baños, pocas fuentes (que para más INRI en una de ellas el cemento que la sujetaba no estaba todavía seco creándose charcos de agua gris a su alrededor) y menos duchas (en horas punta se llegaron a registrar colas de hasta tres horas de duración) que hacían de la zona de acampada, unido a la ya citada falta de sombra y césped, un paraje muy poco acogedor.

Pasado el mediodía, decidimos ir a la zona de conciertos a fin de comprobar su estado, y prepararnos ya para los primeros shows. Allí nos llevamos la última decepción, o eso creíamos, sobre el festival. En la zona de conciertos no es que no hubiera césped sino que sólo había tierra, que con el movimiento de la gente se convertiría en polvo en el aire. Al menos la organización había dispuesto unas lonas en el suelo frente a los escenarios principales para evitar que se levantase demasiado polvo. No aguantarían demasiado, pero se apreció el gesto. Además, la superficie del suelo era de todo menos lisa. Daba igual lo cerca que te pusieras del escenario, lo importante es que no “cayeras” dentro de un bache. Y en esas estábamos cuando comenzaron los conciertos de los grupos lanzadera, y más concretamente de Margarita, Jugoplastica, Gracias a Nada y The Naives, y con ellos las primeras aglomeraciones a la entrada al recinto. Todos nos habíamos extrañado del hecho de que, en vez de la típica pulsera, a la entrada a la zona de acampada el día anterior solo nos hubiesen puesto un sello visible únicamente con luz ultravioleta, pero la sorpresa fue mayúscula cuando, a la entrada a la zona de conciertos, se explicó a la gente que tenía que guardar su media entrada ya que con ella se facilitaría, al inicio de cada día, una tarjeta con código de barras para poder pasar a la zona de conciertos. Se dijo que se debía a que la pulsera era falsificable... pero no debieron pensar en que una tarjeta de esas características era excesivamente fácil de perder. Si lo que querían era que cada usuario se identificase con su entrada, que va controlada por código de barras, que creasen las pulseras con código de barras.

Poco a poco el ambiente empezó a animarse cuando empezaron a funcionar los escenarios grandes. Legen Beltza fueron los encargados de inaugurar el escenario Aygolive.net con algún que otro problema de sonido, que se fue solventando a medida que se desarrollaba el concierto. Afrontaron el calor de las cuatro de la tarde con un sonido potente y agresivo, thrash de la antigua escuela. Ataviados con camisetas de Angelus Apatrida y Rancor, otras dos promesas del thrash nacional, presentaron una buena tanda de canciones de su segundo disco, “Insanity”, como ‘Hate’, ‘Dying’, ‘Legen Beltza’ o ‘Black Star’, alguna otra de su primer trabajo “Istorio Triste Bat”, y una versión del ‘Over the Wall’ de Testament. Una buena descarga de tralla para abrir con fuerza un escenario que después pisarían los pesos pesados.

Refugiándonos del calor, nuestra siguiente parada fue Wednesday 13. Gran cantidad de público la que atrajo el frontman de Murderdolls con su punk de letras repletas de humor negro y macabro y claras referencias hacia las películas de serie-b. Presentando su último disco, “Transylvania 90210”, ofrecieron un entretenido concierto donde interpretaron algunas de las canciones que conforman este trabajo, y algunos de sus grandes éxitos con sus otros grupos como “I Love to Say Fuck”.

Pero sin duda la locura se desató con Dillinger Escape Plan, la banda, posiblemente, más caótica del mundo. Con una puesta en escena demencial, en la que los componentes del grupo no paraban de moverse de un lado para otro, ofrecieron un concierto devastador. Nada más comenzar el concierto, el pie del micrófono de Puciato salió volando del escenario, arrojado por éste. En varias ocasiones peligraron los amplificadores, en los que los miembros del grupo no cesaban de apoyarse para saltar, dar vueltas y moverse frenéticamente de un lado para otro, e incluso los platos de la batería terminaron en más de una ocasión en el suelo debido a Puciato, que los arrojaba con fuerza contra el escenario. Lástima que el sonido no fuera todo lo bueno posible, se oía demasiado bajo. Aún así, la sensación fue la de contemplar a un grandísimo grupo que ningún seguidor del rock debería perderse en directo.

A su fin, rápidamente nos desplazamos hasta la carpa, ya que en ese mismo instante ya llevaban más de medio concierto los alemanes Caliban, que a pesar de competir en ese horario  con DEP obtuvieron una grata respuesta por parte del público que bien supo agradecer la banda. En un grave error de previsión, nos dimos cuenta de que no se había dispuesto de una lona en el suelo como en los dos escenarios principales, con lo que, con el movimiento, el polvo se levantaba del suelo pero no desaparecía, ya que la lona de la carpa hacía de “capa de ozono”. Resultado: una polvareda de impresión, que en ocasiones llegaba a impedir ver a los grupos... y precisamente fueron algunos de los grupos de los que tocaban en la carpa como Caliban los que más invitaban a la gente a moverse. Destacó el sonido potentísimo que desplegaron así como la capacidad para mover al personal como pocas otras bandas lo lograron en todo el fin de semana, como bien se demostró en el mosh-pit de grandes dimensiones que se formó, propio de un grandísimo concierto.

Lo de Sick Of It All es digno de mención. Más de dos décadas en la brecha y todavía desprenden una intensidad que hace que se contagie a todo el público de una forma irremediable gracias al gran carisma de su cantante, convirtiendo el concierto en una gran fiesta hardcore. Empujones, hardcore dancing, wall of death… todo tuvo cabida en su concierto. Lástima que el polvo se levantara tanto y se hiciera algo complicado la permanencia en las primeras posiciones.

Ya de noche, a la misma hora que los finlandeses Nightwish, que se centraron sobre todo en su último disco “Once” y que por cierto tuvieron uno de los mejores sonidos de Festimad gracias en gran parte a su cantante Tarja, que demostró que es una gran soprano reproduciendo fielmente la voz realizada en el disco. Después se producía en la carpa uno de los eventos más esperados de todo el festival: el concierto de Mastodon. Y desde luego, la banda respondió con creces a las expectativas depositadas en ellos, ofreciendo una memorable actuación iniciada con `March of the Fire Ants’ y que se desarrolló con un extenso y muy completo repaso a sus tres trabajos publicados hasta la fecha, con versión de Melvins incluida. Muy destacable la calidad técnica de todos los miembros de la banda, pero muy en especial, la de Brann Dailor a la batería. A su fin, nos tomamos un pequeñísimo descanso y nos fuimos a ver a los cabezas de cartel del viernes: Slayer y Marilyn Manson.

A su hora las luces se apagaron en el escenario Aygolive.net y comenzó a sonar ‘Darkness of Christ’, introducción de “God Hates us All”, anunciando así el inicio del concierto de Slayer. Enlazando con esta introducción, los reyes del thrash metal iniciaron su show con ‘Disciple’. De este concierto solo dos cosas pueden criticarse. En primer lugar, la puesta en escena de la banda, prácticamente estática, como es habitual en ellos, y su escasa interacción con el público (Araya solo se dirigió a los espectadores en dos o tres ocasiones, y en ninguna de ellas dijo más de tres palabras). Y por otro lado, considero la elección de la primera parte del setlist algo equivocada, ya que a excepción de ‘War Ensemble’ y ‘Bloodline’, los temas que tocaron durante la primera mitad del concierto fueron bastante “de segunda línea”. Sin embargo, a partir de ‘Chemical Warfare’ (que dicho sea de paso, sonó impresionante), la banda comenzó a encadenar sus mejores canciones en una segunda mitad de concierto vertiginosa. ‘Hell Awaits’, ‘Mandatory Suicide’, ‘Dead Skin Mask’, ‘Raining Blood’ o ‘Angel of Death’, con la que cerraron su actuación, se encuentran entre los temas que tocaron. Sin lugar a dudas, uno de los grandes atractivos de este show residía en el hecho de que se trataba del primer concierto de Slayer en España tras el retorno de Dave Lombardo a la formación. Y fue, sin duda, el mejor de la noche. Modificó diversas partes de las baterías de las canciones (especialmente de las de la época de Paul Bostaph) e introdujo infinidad de detalles de calidad, demostrando así por qué las apuestas señalan siempre hacia él a la hora de hablar del mejor batería de metal del mundo.

Y llegaba ya la última actuación de la noche: la de Marilyn Manson, que repitió en el cartel después de dos años. Como suele ser habitual en él, comenzó tarde, con casi media hora de retraso. Y si hace dos años no convenció en demasía, en esta ocasión el concierto fue peor. Centrado más en dar un buen concierto más a los ojos del público que a los oídos, el sonido de este fue algo precario: la guitarra y el teclado apenas se oían, y la voz de Manson se escuchaba demasiado alta, tapando muchas veces al resto de instrumentos. Además, a eso había que añadirle los problemas de visibilidad si te encontrabas en uno de los ya mencionados baches del terreno y que el setlist fue algo corto (se rumoreó incluso que se suprimieron algunas canciones por un malestar del propio Brian Warner) y flojo (tocaron las tres versiones que el grupo tiene en su haber). No faltaron aún así ‘Beautiful People‘. ‘mOBSCENE‘, ‘The Fight Song‘ y otros clásicos de la banda.

Así, con un sabor de boca ligeramente amargo, terminó la primera jornada de Festimad Sur. Era hora de volver a las tiendas colocadas en nuestro desierto particular y tomar fuerzas para el sábado, cuando llegarían las verdaderas sorpresas... y pensabamos no podía ir el festival peor.


Sábado 28

Después de un duro viernes de conciertos, el sol abrasador de la Cantueña hacía mella en las tiendas convirtiendo en un auténtico suplicio conciliar el sueño. Nos levantamos el sábado con muchas ganas de volver a los conciertos, pero antes teníamos que asearnos y coger fuerzas para el duro día que nos quedaba por delante. Al ir a la zona de las duchas pudimos observar que el panorama era el mismo que el día anterior, pero aun peor, ya que había venido gente que no estaba el viernes, por lo que las colas para beber agua, ducharse o comprar algún tipo de comida habían crecido considerablemente. Aun así esperamos más de 1 hora y media para podernos dar una ducha de agua bien fría, que por lo menos sirvió para despertarnos y aclarar un poco las ideas. Tras volver a las tiendas de acampada y estar un rato charlando decidimos ir a la zona de conciertos.

A pesar de haber visto los problemas que hubo el viernes en la zona de conciertos (polvo que no te dejaba respirar con normalidad y molestaba en los ojos, colas interminables para acceder por primera vez a esta zona, lonas de los escenarios principales que patinaban, carpa que al mínimo movimiento del público se convertía en una polvareda impresionante, etc.) la organización no hizo nada para remediarlo y por si esto fuera poco el sol seguía pegando con la misma fuerza. Para acabarlo de arreglar ese día hacía mucho viento que aun hacía más molesto el ambiente caluroso, polvoriento y sin una simple sombra de la zona de conciertos. Parecía que el tiempo ese día sabía que allí se iban a congregar los grupos más stoner de todo el festival y decidió crear un ambiente “adecuado” (aunque no el ideal) para la ocasión, pero mucha gente no aguantó ese ambiente y ya escarmentados de todo el polvo que tuvieron que tragar el viernes, se decidieron a sacar sus mascarillas para protegerse como buenamente podían del polvo.

Teniendo en cuenta el ambiente adverso que había y la hora poco favorable (las 4 de la tarde), los madrileños Hamlet congregaron un público, en el escenario Aygolive.net, bastante más numeroso del esperado y con ganas de ver cómo defendían su nuevo álbum, “Syberia”. Abrieron con todo un clásico, ‘Antes y Después‘. Temas como ‘Tortura-visión‘, ‘J.F.‘, ‘Imaginé‘, ‘Denuncio a Dios‘ fueron una muestra del repaso a sus diferentes etapas dentro su carrera musical, aunque con un directo bastante espeso, pese a ser un grupo veterano en este festival, debido a algún problema técnico y carencias en el apartado sonoro. Y si bien su directo no se podría destacar entre los mejores de Festimad, sí que dejó mejor sabor de boca que en el Viña Rock, aunque quizás los temas de “Syberia” no suenan como debieran, les falta fuerza a la hora de ejecutarlos en directo y las improvisaciones de Molly en temas antiguos tampoco acabaron de calar.

Tras este breve concierto nos dirigimos al escenario contiguo por simple curiosidad, ya que allí actuaban los sustitutos de Bad Acid Trip, los ingleses con nombre impronunciable The Eighties Matchbox B-Line Disaster. El grupo sorprendió con su directo mezclando rock, punk y psicodelia para sacar un sonido original y un directo potente que hizo que más de uno se interesará, a partir de ese momento, por su música.

Con un Hard Rock de lo más embrutecido, Five Horse Jonson fueron los encargados de abrir una tarde de grupos stoner.

Mientras unos nos quedamos en los escenarios Heineken y Aygolive.net otros decidimos dirigirnos a la carpa, donde ese día solo actuaban grupos nacionales. Al llegar estaban preparando todo para que los vizcaínos Biok, ganadores del concurso lanzadera, nos demostraran su potencial en directo. Un concierto que gustó mucho al público, gran parte de ellos provenientes de Euskadi y fieles seguidores del grupo desde sus inicios, haciendo un metal potente y que no dejaba un momento de respiro.

Al finalizar el concierto de Five Horse Jonson salió al escenario Heineken Nick Olivieri con su proyecto Mondo Generator, que hizo vibrar tanto a sus fieles seguidores como a los que aún no habían escuchado a esta banda, pero más que por el concierto en sí (que resulto algo monótono) por el carisma que el bajista/vocalista desprende. Pero el punto álgido de este concierto llegó cuando John García (actual cantante de Hermano) aterrizó en el escenario para rememorar viejos tiempos marcándose una versión de su anterior banda, Kyuss.

En la carpa proseguían los conciertos. Tras finalizar Biok le tocaba el turno a N.D.No, que con su rap metal y su buen rollo dio uno de los conciertos más movidos que se habían visto en este escenario. De tanto movimiento se levantó una polvareda digna del desierto que dificultaba el poder disfrutar del concierto. A pesar de la marcha de Manolo el año pasado, parece que N.D.No han sabido adaptarse a las circunstancias y seguir con una sola voz, dándole más protagonismo a la guitarra de Fran y ayudándose también de Juanless, DJ del grupo zaragozano Tribal Circus, que les echa una mano en directo metiendo diversos detalles a los temas. En su escaso concierto les dio tiempo a presentar varios temas de su nuevo disco “Quattro”, así como repasar clásicos del grupo como ‘Ruido‘ o ‘Perfecto‘.

Momento expectante fue cuando a las 19:00 horas un presentador anunció la salida de los de Maryland, Clutch. Esta veterana banda, practicante de un hard-blues con toques funk, demostró sus tablas en directo haciendo alarde de su gran técnica como músicos con un concierto mucho más que correcto.

Tras la actuación de N.D.No, y mientras Clutch continuaban su show, en la carpa salieron a escena los catalanes Hedtrip, que demostraron ser uno de los grupos nacionales con mejor directo actualmente. Su música desprende madurez y una vez llevada al directo emana una fuerza que en disco a veces se echa en falta. Alternando temas de sus dos discos, resultó un concierto redondo que dejó más que satisfechos a los seguidores del grupo que allí se congregaron. Gran mérito tuvo llenar la carpa de esa forma teniendo en cuenta la dura competencia en el resto de escenarios (Clutch y Hermano).

Por fin el momento esperado para muchos (en los que me incluyo), Hermano saltan al escenario Heineken. Liderados por un especialmente motivado John García tras su flamante aparición en el show de Mondo Generator, Hermano no decepcionaron. Cabe destacar el continuo alarde de la prodigiosa voz del carismático vocalista David Angstrom a la guitarra. Minutos más adelante Nick Olivieri le devuelve la visita para interpretar otra versión de la ya mencionada banda Kyuss.

Después de Hedtrip, Elecktra salieron al escenario de la carpa y su actuación también gustó mucho al público. Como en todo concierto del grupo cabe destacar la voz de Enrique y su entrega, ya que acabo cantando junto al público. También fue una sorpresa la salida al escenario de Germán, cantante de Skunk D.F., para hacer una colaboración con el que fuera su grupo. No hay que olvidar que él fue el cantante de Elecktra antes de la llegada de Enrique y se nota que esta muy contento de ver lo bien que le va a sus ex-compañeros.

Mientras tanto, en uno de los escenarios principales comenzó el gran espectáculo de Fu Manchu, con un potente directo y grandes temas. Salieron muy entregados al público pero el viento y la arena hicieron que no fuera posible continuar. Tras apenas 5 canciones tuvieron que abandonar ya que, según la organización, pudo caer algún elemento del escenario corriendo peligro la integridad física de artistas y técnicos. Aquí empezaron los problemas… Las causas de ese parón eran toda un incógnita en un principio, y así se mantuvieron durante aproximadamente 2 horas. Desde el público veíamos atónitos como los operarios estaban desmontando parte del escenario donde hacía un rato habían estado tocando Fu Manchu. Se iban rumoreando diversas razones que justificaran la temprana finalización del concierto y el tiempo que tardarían en salir a escena los esperados Incubus, pero nadie sabía con exactitud que es lo que estaba pasando allí. Tras esas 2 horas por fin obtuvimos un comunicado oficial de la organización, un representante salió para calmar los ánimos de la gente y dar los motivos del parón.

La suma de varios factores, como la falta de previsión por parte de la organización, las condiciones adversas del clima, la escasez de infraestructura (duchas, baños, fuentes), un emplazamiento inadecuado (sobretodo en la zona de conciertos), etc. causaron un descontento generalizado por parte del publico asistente, que sumado al posterior retraso de la programación provocó duros e injustificados altercados por parte de una minoría exaltada que se dedicó a destrozar todo lo que encontraban a su paso: tumbando cabinas donde antes vendían tickets; lanzando piedras o dando patadas y empujones a cualquier cosa relacionada con la organización; haciendo que trabajadores que no tienen nada que ver con los retrasos, como los voluntarios y la gente de prensa, tuvieran que abandonar su puesto porque peligraba su integridad física (aquello empezaba a asemejarse a la película "Mad Max"). Más tarde se ensañarían con un coche de exposición, lanzándole piedras para finalmente volcarlo y quemarlo, a la vez que se saqueaban los puestos de bebida.

Toda una pena no ver a Hora Zulú, demasiado polvo tragado… Pero, de haber sido informados con antelación de la trascendencia de los contratiempos nos hubiéramos quedado allí y hubiéramos disfrutado seguro con el concierto de estos granadinos, en vez de estar más de 4 horas esperando sin saber bien lo que pasaba.

Así que después de esa larga espera por fin pudimos ver a Incubus y realmente su concierto no estuvo nada mal. Quizás algunos seguidores de la época del “S.C.I.E.N.C.E.” se sientan decepcionados con el rumbo que ha tomado el grupo en sus últimos trabajos, pero en directo siguen demostrando que son grandes músicos, incluyendo en su set-list jams improvisadas al más puro estilo The Mars Volta. Con esto demuestran que hicieron bien en buscar su propio sonido y desmarcarse del saturado nu-metal. El set-list quizás no fue el más apropiado, centrándose en los últimos discos y contentando a la gente que hace poco que los conoce, pero no satisfaciendo del todo a los seguidores de siempre al tocar temas como ‘Megalomaniac‘, ‘Circles‘, ‘Make Yourself‘ o ‘Under My Umbrella‘, y excluir clásicos como ‘New Skin‘ o ‘Certain Shade of Green‘, que muchos teníamos la esperanza de poder escuchar en vivo.

Tras una ligera espera, esta vez normal en cualquier concierto, aparecieron en escena los esperados System Of A Down. Parece que por fin teníamos la oportunidad de disfrutar de su locura en directo tras su visita como teloneros de teloneros, hace ya unos 7 años, que muy pocos afortunados pudieron presenciar. Y no defraudaron, ofrecieron un buen show con un sonido proporcional al de su espectáculo. Yo me esperaba lo peor, habiendo visto un par de actuaciones en video donde Daron Malakian tenía muchos problemas para llevar al directo todo lo que suena en disco, pero por lo que pudimos ver no fue así: La guitarra de Malakian al rojo vivo, la voz de Serj Tankian echando fuego; en general nos supieron transmitir auténtica energía. A diferencia de antiguos conciertos destacar la inclusión de una segunda guitarra en partes concretas donde se echaba de menos una rítmica más. Con un sonido casi perfecto se dedicaron a repasar temas de todos sus discos, abriendo con la intro de su nuevo disco "Mezmerize” y siguiendo con ‘B.Y.O.B.‘, primer single del mismo. Otros temas que sonaron fueron ‘Revenga‘, ‘Lost In Hollywood‘ o ‘Cigaro‘, intercalándose con temas antiguos como ‘Suite Pee‘, ‘Psycho‘, ‘Chop Suey!‘, ‘War?‘, ‘Suggestions‘, ‘Mr. Jack‘ o ‘Sugar‘ (tema con el cual cerraron). Hicieron olvidar por momentos las horas de espera; como se dice popularmente “lo bueno se hace esperar” y parece ser que en este concierto de S.O.A.D. se cumplió el refrán.

Tras ellos actuaban Prodigy, pero los altercados y tantas horas de espera habían dejado huella en el público y gran parte de los que allí estábamos nos volvimos ya a la tienda de campaña a descansar, sin poder verles.


Conclusiones

- Un Festimad para recordar por los excelentes grupos y sus directos, como el de S.O.A.D., Mastodon o The Dillinger Escape Plan, así como toda su comprensión y colaboración ofrecida durante las incidencias técnicas.

- Un Festimad para olvidar por muchísimos motivos, como la nueva localización, la organización plagada de insuficiencias (grandes esperas y largas colas para cualquier cosa)... Esperamos que en ediciones posteriores recuperen esta asignatura pendiente.


En definitiva, a nivel organizativo, es evidente la dirección que ha de tomar Festimad en futuras ediciones. La propia línea de tren que nos llevó de vuelta a Madrid nos lo indica. C-5: Humanes - Mostoles/El Soto

COMENTARIOS

8 Comentarios

  • #8
    el 28 de Julio de 2005
    gunsandlove
    No entiendo como después de tantas ediciones la organización fallara de esta manera. Cartel de lujo pero aquello era tercermundista o peor, hasta los animales los tratan mejor. Espero que el año que viene cambien de sitio porque sino...
  • #7
    el 26 de Julio de 2005
    Victims
    CLARO K SI COLEGAS OS APLAUDO MAXO, ROCK ZONE CON DOS COJONES, DEP FUERON LA CAÑA MAXO, YO LOS ADORO, LO K MAS ME JODIO ESK TOCARAN A LA VEZ K CALIBAN, Y SI HUBIERAN IDO BAD ACID TRIP, ESTE HUBIERA SIDO EL FESTIMAD MAS CAÑERO!! XD AHNN GRACIAS POR SACARME EN LA REVISTA ROCK ZONE, SALGO EN LA PAGINA 4, EL SEGUNDO QUE SE VE CON LA CAMISETA DE CANNIBAL CORPSE XDD YO SOY VOCAL DEL GRUPO GORE BACK Y ESPERO CONSEGUIR TOCAR EN EL PROXIMO AÑO DEL FESTIMAD :D IMAGINAOS EL TECHNO HARDCORE PUNK MEZCLADOS Y UNOS GRITOS GRINDCORE BESTIALES. GORE BACK ES UN GRUPO DE PARANOIA, RABIA, ODIO Y DESESPERACION ADEMAS DEL GORE XD. YO LA LIO A MUERTE! GORE BACK POWER XD victimsofhate@hotmail.com
  • #6
    USER_AVATARel 26 de Julio de 2005
    NaYaDe
    Pues pese a que la organización fuera muy mala, los grupos que vi me encantaron (sólo fui el día 28) y aun con todas las adversidades guardo un buen recuerdo.
  • #5
    el 22 de Julio de 2005
    Interloper
    Calidad organizativa ínfima, pero las bandas brillantes... ¿Cual es el recuerdo que a cada uno queda de Festimad? Eso es algo individual... mi recuerdo es, a pesar de las penurias del calor y el polvo, bastante buena, porque me quedo sobre todo con las bandas... Con lo que, en el fondo, estoy contento con este Festimad...
  • #4
    USER_AVATARel 22 de Julio de 2005
    aTo
    Yo me perdi soad y prodigy xq eske no podia mas


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate