CRÓNICA

1ª Festival Pròxims
Antònia Font, Standstill, Mishima, Mujeres, El Petit De Cal Eril
21 de Julio de 2011 por El Nerdo Poble Espanyol, Barcelona 2516 lecturas

La primera edición del festival de nuevo cuño Pròxims tuvo lugar en el Poble Espanyol de Barcelona. Precioso emplazamiento donde bandas del indie catalán se reunieron para demostrar su auténtica valía en un escenario que no da respiro ni alternativa a presunciones.

El cartel empezaba con la nueva revelación del sello Bcore. Anímic abrían fuego a las 18 horas para presentar su reciente segundo largo "Hannah". Desafortunadamente, no llegamos a tiempo para poder disfrutar de su despampanante calidad. En cambio, para la puesta de largo de El Petit de Cal Eril llegamos a medio empezar. Su nuevo trabajo "Vol i Dol" (Bankrobber, 2010) muestra a un Joan Pons en estado de gracia y así lo demostró durante su actuación en el festival. Pese a algún comentario desafortunado respecto a la cerveza que bebía -teniendo en cuenta el patrocinador principal- el cuarteto acarició sus melodías más destacadas ante un auditorio que empezaba a llenarse pese a no ser ni las ocho de la noche. Tras presenciar el buen estado de forma de los chicos de Guissona, era el turno de Mujeres. Esta formación escapa de toda respuesta lógica. Se dedican a versionar lo que les apetece pero en menos de un año han pasado de tocar en antros de mala muerte a formar parte del cartel de los festivales más de peso de España. Como rezan ellos mismos 'son cuatro tipos con zapatos nuevos que hacen música vieja' pero yo añadiría efectiva, sin pretensiones y que la gente quiere escuchar. Todo el mundo habla de ellos. Para bien o para mal eso es un punto a su favor. Después del concierto del Pròxims, pese a un sonido en ocasiones nefasto, tendremos que seguirles la pista. Además ya es hora que saquen un segundo esfuerzo que demuestre su fama.

Y ya estamos a medio camino. Ahora tocan los grandes nombres del indie de nuestras tierras. En primer lugar, para sorpresa mía, nos toca afrontar otro concierto de Mishima. El combo de David Carabén está por todas partes. Después de su cambio de idioma todo han sido alabanzas y viento a favor. La marcha de su batería y mayor insignia, el ahora Delafé y Las Flores Azules, Óscar D'Aniello les ha supuesto escalar posiciones de modo progresivo pero imparable.

Uno de los máximos exponentes actuales de la música hecha en los Países Catalanes tuvo a un Poble Espanyol, ahora sí, lleno hasta la bandera y entregado a las lindezas de un repertorio que no mostró carencias. La banda se veía segura, precisa y sin tapujos ante una audiencia que siempre quiere más. Si hace apenas unas semanas reventaron la noche de Montjuïc, a tan solo unos metros de donde estábamos, este el momento de decir 'felices vacaciones y hasta la vuelta al cole'. Fueron los que marcaron el momento de las palabras mayores.

Esa progresión cualitativa y celestial fue llevada al extremo por los héroes de la noche. Standstill ya no deben demostrar nada en directo. Tienen una formación que quita el hipo: Ricky Falkner, productor y multi-instrumentista; Pitino Elvira, mago de las seis cuerdas que en breve saca nuevo disco; Enric Montefusco, ¿necesita presentación?; la precisión potente de Ricky Lavado y sus platos...

Los amantes de su pasado solo esperamos a que salga su siguiente elepé y regresen un poco a la mala leche de antaño y recuperen esa garra que ha desaparecido en pos de su discurso más intimista y conceptual con "Adelante Bonaparte". Sonaron las canciones que todos queríamos oír. La única pega, quizás fue, que no cerraran la noche y nos dieran el final apoteósico que ofrecieron Antónia Font con su "Wa Yeah!".

Los mallorquines ofrecieron un mejor set que el visto a principios de julio en el Cruïlla Barcelona. En la presentación de "Lamparetes" que tuvo lugar en el Parc del Fórum parecía que las asperezas del pasado seguían latentes y sobrevolando sus cabezas. Ahora se vieron más rodados, menos tensos, más liberados de la presión de ser el gran grupo catalán del momento, con permiso de Manel, claro.

De todos modos, la última incorporación del cartel del Pròxims ya juega en otra liga. El mainstream está más cerca y su pasado independiente ha dejado de existir. Tal vez en el concepto de la velada hubiera hecho mejor gala de alernativa su máximo compositor Joan Miquel Oliver. De todos modos, la diversión estuvo asegurada hasta que se encendieron las luces y el recinto dejó de brillar para solamente acompañarnos a la salida.

Esperamos con ansia la segunda edición de esta propuesta necesaria y original. 




Fotos: Agnès Riba

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate