CRÓNICA

F*ck Cnsrshp Festival
Hora Zulu, Narco, Boikot, Fuckop Family, Gatillazo
28 de Enero de 2017 por @hollow__life Villena (Alicante) 845 lecturas

El pasado sábado se celebró en Villena, ciudad habitual del Leyendas del Rock, el festival F*ck Cnsrshp, que venía a ser una nueva edición del Parental Advisory Fest del que ya os informamos el año pasado (aquí), y que surgió como respuesta a la desaparición del Aupa Lumbreiras, que también celebró alguna fiesta pre-Aúpa en aquellos inviernos. Más que entrar a valorar el por qué o la razón de ser de este evento, vamos a ocuparnos directamente de lo que dieron de sí los conciertos que tuvieron lugar en la Plaza Cubierta de Villena.






Para empezar, el hecho de que la cita fuera este finde y no el anterior salvó al festival de la más que probable cancelación, tras la horrorosa preciosa nevada caída solo unos días antes. Sin embargo, no fue así y hasta el clima estuvo a pedir de boca. Los primeros eran Konsumo Respeto, cuyo papel en el Marea Rock del verano pasado era algo mayor, y que esta vez se limitaron a caldear un poco el ambiente, pese a una audiencia más bien limitada. Tras ellos, le tocaba hacer de teloneros de sobremesa a La Kontra, demostrando otra vez que hay que tenerlos bien puestos para tocar en un festival español a estas horas, sobre todo cuando no eres un principiante, puesto que Txetxu Palacios, de Parabellum, es el que los comandaba en este caso; de hecho, eran las canciones del mítico grupo las que más levantaron al público presente.






Un cambio de última hora en el horario dio con Envidia Kotxina en el último lugar de la noche y con los paisanos Fuckop Family en el horario de tarde. Y ya sabemos lo que pasa normalmente cuando se juega en casa, que se suele ganar, aunque nadie puede decir que no se lo ganaran a pulso. Aparte de que para ellos ya era una gozada estar allí, la verdad es que bordaron temas como “La Cultura Del Odio”, “Levante Corruption” o la añeja “Esto No Es Vida”, donde salió a acompañarles Carlos, guitarra de Mente Devil, que estuvo sustituyendo a Arturo en algunos conciertos de su última gira veraniega. Por si fuera poco, la Gato, compañera de Abadía en el proyecto paralelo Alicante Zona Absurda, también colaboró aportando algo de beef femenino al concierto. Por último, destacar algunas versiones, como “Con Mari Qué?” de Red Hot Chili Peppers o “Armas De Barrio”, original de The Clash.

Después del momento villenero tocaba dejar paso a los momentos más álgidos de la tarde, antes de que se fuera el sol. Y ese momento se lo quedó Pipi, que anteriormente la liaba en Ska-P y ahora lo hace con sus The Locos, y que complementa su directo con parafernalia extraña (ese enorme grillo) y con disfraces que nos hicieron pensar que el Carnaval se había adelantado. Pese a no ser el famosísimo grupo de ska del que antes formaba parte, el cantante repartió lo que pudo con “Playa, Sol Y Mar”, “Buscando Líos”, “Ladrillo” o “Como Un Animal”. Además, no podía faltar su más conocida “La Realidad” ni tampoco “Resistiré”, que trata sobre el bullying (tema de desgraciada actualidad en Villena) y donde un chico minusválido subió a cantar y a recibir un merecido homenaje. Para acabar, Pipi le pidió literalmente a Jesucristo que no le cerrara el sonido y le dejara acabar su concierto con un buen wall of death, lo cual pudo lograr finalmente.

Decir que una de las sorpresas del festival la dio El Último Ke Zierre debería costarme la expulsión inmediata como redactor en Z-Z, pero así fue. No es que no conozcamos ya de sobra a los autores de “Cuchillas”, del año pasado, ni que sus directos sean muy diferentes entre ellos, pero la intensidad y la mala leche que pusieron en este día en concreto fue de lo mejor que se pudo ver sobre el escenario. Además, a esas horas el recinto ya andaba a reventar, por lo que era obvio que nadie quería perderse “Soldadito Español” o “Escupiré Jodidos”, y menos si sonaban tan bien. No puede decirse lo mismo de Gatillazo en cuanto a la fuerza, pero qué más da si viene Evaristo, te toca unas cuantas de La Polla y te vas tan contento cantando eso de “Cua cua cua, cua cua cua, cua cua cua…” de la enormísima “Lucky Men For You”, entre muchas otras. Por cierto, aunque no sean La Polla (doble sentido), Gatillazo editaron disco nuevo el año pasado, y se llama “Cómo Convertirse En Nada”.

Con la llegada del último tramo de conciertos pasábamos a intercalar sonidos más duros con otros tantos de punk. Y es que Narco decidieron acelerar la máquina y dar un bolo muy agresivo, quizá no tanto por el setlist, que también (“Chispazo”, “Puta Policía”, “La Cucaracha”, etc.), sino por su actitud rabiosa y violenta encima del escenario. Eso sí, a la gente le dio bastante igual, pues un concierto de los sevillanos es sinónimo de fiesta para el gran público, toquen como toquen, y más todavía si es un festival.

Empiezo a pensar que Boikot, más que un grupo de música, es un colectivo itinerante que va pregonando sus historias a través de canciones y de imágenes, puesto que esa es la sensación que dan cada vez que visitan un escenario, que por cierto, son muchas veces. Cada dos por tres nos los encontramos, les saludamos, nos cantan “Hasta Siempre Comandante” y sus demás éxitos, y hasta que nos los volvamos a encontrar, que será dentro de poco.

Tras ellos se alcanzó el nirvana del ruido en la plaza con Hora Zulu. Como punto positivo, significaba que el metal con influencias del flamenco había llegado; por el lado negativo, la muy mejorable acústica del recinto hizo de las suyas y no pudimos olvidarnos de que aquello no era precisamente el Madison Square Garden. Pero tampoco hizo falta, porque quién quiere Nueva York teniendo a Graná sobre las tablas… Y más si te tocan lo mejorcito que tienen: una exquisita “Reinvención”, una depresiva “Por Los Ceniceros”, y unas rompedoras “Agua De Mayo”, “Andaluz De Nacimiento” y “A Ver Si Me Entiendes”. Y paro, porque podría poner el setlist entero.

Para acabar, solo nos quedaba disfrutar de Envidia Kotxina, que se habían apuntado a la moda de hacer giras de despedida que no acaban nunca y se tiraron todo el año pasado dándole a la guitarra, pero lamentablemente ahora sí han acabado, y de hecho la última parada era este festival. Basta decir que me cuesta decidir quién lo pasó mejor, si la banda o el público, aunque recordando cómo sonaron “Con Y Contra Quién”, “A Ras De Suelo”, “Día Tras Día”, “El País De Alicia”, “Alimañas” y todas las demás, parece evidente que el grupo quería enmarcar esta fecha como se merecía: con el conciertazo que se marcaron.






Sobre las 4 de la madrugada este F*ck Cnsrshp Festival cerraba sus puertas, pudiendo decir que había sido un éxito en cuanto al ambiente (casi todos los grupos destacan en sus RRSS el buen rollo que hubo allí) y también en cuanto a asistencia, aunque quizá fue algo inferior al Parental del año pasado. En definitiva, nos preguntamos qué falta para que Sufriendo & Gozando opte por encontrarle un nombre fijo a esta fecha invernal, o incluso que aumente su importancia, y que el protestar contra la censura deje de ser algo que cambie de nombre todos los años.



Fotos: Vicente M. y El Periódico de Villena (reportaje completo aquí)

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate