CRÓNICA

Rabolagartija Fest 2018
Zoo, O'funk'illo, Boikot, Skindred, La M.O.D.A.
16 de Agosto de 2018 por Vicente Madrigal Villena (Alicante) 437 lecturas

La cuarta edición del Festival Rabolagartija de Villena (Alicante) nos dejó como gran noticia el haber superado al Leyendas del Rock en cantidad de abonos vendidos. No es menos cierto que este no era el mejor año del festival heavy de Sufriendo & Gozando. Pasó todo lo contrario para esta otra cita, que reunió hip hop, rock, pop, mestizaje y punk en un cartel que brillaba sobre todo en su parte nacional y que no decepcionó a nadie.


JUEVES
La jornada del jueves se abría con los temas reivindicativos de Xavi Sarrià, de Obrint Pas. Tras él vinieron Zoo presentándonos alguna canción de su nuevo EP "2K18", además de lo más conocido de "Raval" y "Tempestes Vénen Del Sud", y ya sabemos que no suelen fallar. Pese a que Zoo dejaron el ambiente bien caldeado, la cancelación a última hora de Riot Propaganda por problemas de salud de Nega nos dejó a todos más bien fríos.

Los granadinos Eskorzo fueron una de las grandes sorpesas del día con su "Cumbia Kaníbal" que causó estragos entre los que venían con ganas de fiesta, y telonearon a los siguientes en llegar, La Raíz, de una manera perfecta. Y qué decir de los de Gandía. Tienen al pueblo llano en el bolsillo desde hace tiempo y nunca se pierden uno solo de los bolos de la banda. Y más si pensamos que el parón indefinido de la banda les dejará un tiempo sin noticias de ellos.

El siguiente en pasar por el escenario fue Nach, que pese a ser una de las apuestas fuertes del día, nos regaló un concierto mucho mejor de lo que nos esperábamos. Con uno de los mejores sonidos de todo el fin de semana, las bases intensas se nos inyectaban junto con cada uno de los versos de Nacho, que se complementaban con imágenes proyectadas al fondo. Por ejemplo, fue memorable su interpretación de "Rap Español" con las imágenes de cada una de las portadas de los grandes álbums del rap nacional. Tan sencillo como efectivo. También nos presentó "Grande", publicada este mismo año con gran éxito.


Tras el rapero de Alicante, tocaba el turno a las guitarras de Boikot, que aprovecharon también la técnica del escenario y lo llenaron de atrezzo y luces rojas, ideal para la ocasión. Contra más se le exige a Boikot, más dan de sí mismos, y mejor concierto nos regalan. Son ya muchos años de ellos y no nos acabamos de cansar de escuchar "De Espaldas Al Mundo", "Skalasnikov", "Naita Na", "Inés" o "Kualkier Día". Cuando tienen una buena noche son infalibles.

O'Funkillo fueron, en mi opinión, el mejor grupo de todo el festival. Un sonido envidiable, unos músicos impresionantes (lo de Pepe Bao no tiene nombre) y una química que no se ve muy a menudo sobre un escenario. Como quien está haciendo algo normal y no se da cuenta de lo especial que suena. Como es obvio, no faltaron sus éxitos "A Jierro", "Esso 'Cuenno'", o "Nos Vamos Pal Keli", pero cualquier tema habría estado bien. Como si se tocan una jam...

Para acabar el día, Lágrimas De Sangre llegaron desde Barcelona para rapear sobre buen rollo, filosofía de vida y activismo. Su buen hacer y sus éxitos más reconocidos como "Voy A Celebrarlo" quedaron empañados por una pequeña parte del público que les lanzó alguna piedra y trató de parar su actuación, en respuesta por un supuesto caso de abuso sexual por parte de uno de sus integrantes. El grupo trató de poner paz y calmar a la gente, destinándolos a tener una charla tras el concierto o en cualquier red social.

Para olvidarnos de polémicas y disfrutar del momento, llegaron los chavales de Roots World Music, un grupo de amigos de Murcia que nos pusieron a bailar a base de reggae y electrónica. Allí sonó de todo, desde Afrojuice 195 y Swan Fyahwboy hasta Major Lazer, pasando por temas más clásicos.


VIERNES
El mix de canciones metaleras conocidas y folk de Steve'n'Seagulls calentó motores desde bien pronto. Desde aquí, el reggae iba a ser el protagonista de las próximas horas. Primero con Julian Marley, hijo de Bob, que nos regaló algún que otro tema de su padre como "Exodus" además de sus temas más conocidos, siendo en todo momento un concierto para relajarse y tomarlo con calma, como es lógico.

Lo de Skindred tampoco es que fuera el concierto más duro que hemos visto de ellos, pero en un cartel donde escaseaban las guitarras afiladas, los del gran frontman Benji Webbe movieron a la gente poco a poco, yendo de menos a más, hasta que se formó el pogo en las últimas canciones, con los bises y los típicos momentos de subidón (como cuando pincharon "Out Of Space" de The Prodigy). Son los únicos que, gracias a su eclecticismo, han tocado en los tres festivales de Villena (Aúpa Lumbreiras!, Leyendas del Rock y Rabolagartija) aunque personalmente me quedo con la actuación del Leyendas, donde les vi más centrados y en aquella ocasión, por cierto, había mucho más público.

El ska-reggae relajado de The Skatalites también triunfó, tanto entre los que acababan de ver a Skindred como los que llegaban en ese momento y querían algo más tranquilo. Los jamaicanos llenaron de felicidad a todo el mundo y encima nos regalaron una colaboración con Julian Marley interpretando "Simmer Down", original de Bob Marley & The Wailers, y marcándose unos bailes que fascinaron al público.

La M.O.D.A. contaron con el entusiasmo de los numerosos asistentes desde el principio de su bolo. La voz de David Ruiz, vocalista del grupo y (ex-forero de Zona-Zero, por cierto) y el resto de integrantes se volvieron a meter a todos en el bolsillo, como llevan haciendo desde hace unos años, hasta el punto de llenar pabellones. Su último disco, "Salvavida (De Las Balas Perdidas)" ha vuelto a ser un éxito, y también lo es en vivo.

Pasado el momento de los cabezas de cartel con un corte más comercial (desde la intensidad y la gran expectación que levantó la cantante albaceteña Rozalén, hasta el cachondeo de La Pegatina y El Canijo De Jerez) llegó la hora de volver a añadir guitarras eléctricas, que ya tocaba. El turno era de Desakato, ocupados de encender al público con su punk rock metalizado que suena mejor que nunca, y presentándonos su útimo EP, "Antártida". Después vendrían Trashtucada para ofrecernos un concierto que, como nos pasa con Boikot, conocemos bien y nos engancha, y que en lugar de cansarnos nos anima a seguir, sobre todo a las tantas de la madrugada.

La hora "rave" había llegado y The Qemists lo dieron todo para dignificar a los pocos valientes que nos manteníamos en el recinto, y que incluso aumentamos con el paso de los minutos y el sonar del drum&bass de estos ingleses. No son ni The Prodigy ni Pendulum, pero una fórmula a medias entre ambos nos da como resultado un combo de batería, guitarra y electrónica que nos hizo darlo todo durante su show.


SÁBADO
Ante el paso de las jornadas y el resentimiento de los pies, hubo que hacer un último esfuerzo para llegar a primeras horas de la tarde al recinto para ver a Fuckop Family presentar su último "Kinkilleros" del año pasado, haciéndolo además en la ciudad de Ricky, vocalista y bajista del grupo. El que jugaran en casa les ayudó mucho, tanto en asistencia como en ganas de liarla. Los siguientes en desfilar fueron Che Sudaka, argentinos que gustaron a los amantes de los sonidos más mestizos.

La vuelta a los escenarios de El Langui sin La Excepción fue de lo más intenso de la noche. El de Carabanchel no puede editar discos debido a una disputa contractual con ZonaBruta y Warner, pero anunció una gira especial para el año que viene y temas sueltos que subirá a internet. Esperamos atentos.

Por fin llegó el momento de Kase.O en el escenario de Villena. Curiosamente, la cantidad de gente que llenaba el campo grande del polideportivo recordaba a recientes llenazos del Leyendas del Rock como Megadeth o Helloween, si es que no había todavía más. El de Zaragoza lleva ya un tiempo reventando escenarios con "El Círculo", hasta el punto de cantar a capella todo el disco si se lo propone, ya sea a solas o con la ayuda de sus entregados fans. "Esto No Para", "Yemen", "Pura Droga Sin Cortar" o temazos made in Violadores Del Verso como "Ninguna Chavala Tiene Dueño" o "Cantando" fueron más que suficientes para hacer que Kase.O y R De Rumba pasaran un buen rato. Además, Rozalén acompañó a Kase para interpretar "Mazas Y Catapultas", algo que ya ha hecho en varios de sus directos y se ha convertido en habitual, y que fue la guinda perfecta para los espectadores.

A partir de aquí, el festival empezaba a apagar sus luces con el flamenco de Mártires Del Compás y el folk de El Niño De La Hipoteca. El contrapunto de estos nombres fue Los De Marras, con un escenario lleno de gente a las 3 de la mañana que reivindicaba no olvidarse los sonidos más guitarreros de este festival, y con mucho éxito.

Y con esto se terminaba un exitoso Rabolagartija. La gran cantidad de asistentes (unos 20.000 diarios) da casi por asegurada la continuidad de este festival amante del eclecticismo, el mestizaje y sonidos más suaves, aparte de otros más rockeros. Otra cosa es si se celebrará en Villena o en otro lugar, algo que sabremos con toda probabilidad en septiembre.


Fotos: Salvador Villa - Facebook Oficial Rabolagartija (Galería)

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate