CRÓNICA

Azkena Rock Festival 2019
Wilco, Stray Cats, The Cult, Glassjaw
21 de Junio de 2019 por Jorge Azcona Mendizabala, Vitoria-Gasteiz 922 lecturas

Cuando uno llega al punto de cuestionarse la integridad del circuito actual de festivales, siempre aparece en escena el Azkena Rock Festival para arrojar un poco de luz en esta burbuja tan turbia como impredecible. Lejos de ponernos demasiado románticos, la marca que ya ha patentado el festival más genuino y auténtico de nuestro país siempre es sinónimo de comodidad, ambiente inmejorable y cita obligada en el calendario.


VIERNES 21
La típica rueda de reconocimiento que siempre supone el primer contacto con el festival no deparó grandes sorpresas esta vez (cuando algo funciona es mejor no tocarlo demasiado), si bien los escenarios alternativos siguen ofreciendo novedades para regalar al asistente una experiencia más. El Thrasville (carpa dedicada a los artistas más underground y al apartado más visual) recuperó la lucha extrema mexicana, mientras que las motos rugieron en un Wall Of Death extremadamente original.

En el programa principal, las primeras horas de la tarde estuvieron protagonizadas por bandas como Inglorious, Deadland Ritual (supergrupo formado por Geezer Butler, Matt Sorum, Steve Sevens o Franky Perez) y The Living End a lo largo de los escenarios Love, Respect y God respectivamente, de menor a mayor tamaño y engalanados como viene siendo habitual por algunos de los nombres más representativos de la historia del rock que nos han dejado este año. Los ojos de Roky Erickson, Aretha Franklin, Andre Williams o Vinnie Paul observaron desde el cielo y sus figuras fueron homenajeadas como se merecen.

El perfil mediano de esta jornada dejó de serlo en cuanto Stray Cats saltaron a escena. Como ya hiciera en solitario en la edición de 2011, Brian Setzer volvía a Vitoria para encabezar el festival con motivo del 40 aniversario de la banda más representativa de la historia del rockabilly. El sorprendente buen estado de la banda (completada por Slim Jim Phantom y un Lee Rocker que volvió a regalar instantáneas espectaculares con su contrabajo) ya dio sus frutos en un más que correcto disco de regreso (“40”), pero muchos de esos tupés que engalanaron Mendizabala volvieron a disfrutar de himnos como “Blast Off”, “Rock This City” o “Rumble In Brighton” como si el tiempo no hubiera pasado. Un año más, el ARF vuelve a tachar otro clásico de su larga lista.

Uno de los solapes más comprometidos del fin de semana llegaba con Blackberry Smoke y Tropical Fuck Storm, decantándonos por estos últimos y comprobando que lo de Gareth Liddiard y sus particulares compañeras de viaje (nunca mejor dicho) va mucho más allá de ser uno de los hypes de la pasada temporada. Su complicada propuesta convirtió en accesibles temas como “Antimatter Animals” o “You Let My Tyres Down”, comandados por un frontman en estado de gracia y esos coros femeninos tan particulares que de lo fieles y perfectamente empastados aún dudamos fueran de verdad. Quién lo hiciera de un segundo disco más acomodado tuvo “Paradise” como respuesta (“Braindrops” será publicado el 23 de agosto), mientras que el fan de The Drones tuvo que esperar al final para disfrutar de “Baby Squared”. Su puesta en escena acabó por encandilar a un público que supo desde ya cuál iba a ser una de las actuaciones del festival.

Lejos (en todos los sentidos) de esas antípodas australianas se encuentran The B-52's, pero así es el Azkena Rock Festival. De una de las sorpresas del underground actual viajas directamente a otra que popularizó y llevó su particular visión del new wave a las masas en los años ochenta. Sería injusto desmitificar a una banda que convertía en hit casi todo lo que tocaba, pero los cardados, las pelucas y los vestidos de colores no lucen de la misma manera cuando eres un septuagenario y toda esta parodia la imagen de una época tan concreta. A pesar de ello, y de la continua estampida del público, los valientes que decidieron llegar hasta el final recibieron su recompensa disfrutando de clásicos como “Love Shack”, “6060-842” (presentado por Kate Pierson como un tema punk) o “Rock Lobster”.

El desplome de la temperatura y la espantada general del público se aliaron para ensombrecer, aún más, la actuación de uno de los caramelos de esta edición. No debe ser sencillo despachar post-hardcore de tintes modernos en un Azkena Rock, llamarse Glassjaw y cerrar la jornada en familia, pero todo eso quedaría en un segundo plano en cuanto las primeras notas de “Cut And Run” nos hicieron torcer el morro y mirar irremediablemente hacia la mesa de sonido.

A juzgar por la actitud del propio Daryl Palumbo esto no preocupó en exceso a una banda carente de cercanía y expresividad en todo momento, palideciendo temas tan esperados como “Tip Your Bartender”, “Mu Empire”, “Ape Dos Mil” o “Siberian Kiss”, cierre que acabó siendo el epitafio de una noche fría y una actuación heladora.


SÁBADO 22
La jornada del sábado, multitudinaria y marcada por sonidos más densos, se vio acompañada incluso por la predicción meteorológica. La tarde más calurosa de las que se recuerdan por estos lares, al menos en las últimas ediciones, nos daba la bienvenida con Garbayo, proyecto en solitario de Ignacio Garbayo tras su etapa en Los Zodiacs, y Mt. Joy, una mezcla de indie-rock que no acabó de cuajar en el escenario dedicado a Scott Walker y Dick Dale.

Por el contrario, no hizo falta esperar mucho para ver como toda la explanada del escenario principal se llenaba para disfrutar de Tesla diez años después de su última visita a nuestro país. Eternamente infravalorados, me atrevería a decir que el Azkena Rock (y su público) es uno de los pocos festivales que ha sabido apreciar la longeva carrera de una de esas bandas a las que solo un single rompedor separó del estrellato. Esa especie de jam controlada que responde al nombre de “Cumin' Atcha Live” dio inicio a un show en el que no solo brilló el nuevo blanqueado dental  de Jeff Keith, sino también gran parte de su discografía (“Heaven's Trail (No Way Out)”, “Love Song” o “Edison´s Medicine”), curiosas versiones (“Blackbird” de The Beatles) y alguna que otra novedad (“Taste Like” de su recién estrenado “Shock”).

La primera baza de esos sonidos más pesados fue la de Corrosion Of Conformity, a los que el tercer escenario quedó minúsculo. No cabe duda de que la gente tenía hambre de Pepper Keenan y ese repertorio que finalmente no cubrió “Deliverance” al completo (no faltaron “Seven Days” o “Broken Man”, entre otros) pero que equilibró la balanza (por suerte para servidor) con temas de discos como “America's Volume Dealer” (lluvia de mecheros incluida a la pregunta de “Who´s Got The Fire?”), “Wiseblood” e incluso el último “No Cross No Crown”. Aún nos preguntamos qué hubiera sido de esta actuación en uno de los escenarios principales y con un sonido algo más potente y depurado.

La sensación que dejó el anuncio de Wilco como cabezas de cartel de esta edición fue el fiel reflejo de su actuación. Quien tuviera en un altar a Jeff Tweedy y su personal visión del rock americano agigantó su leyenda a lo largo de hora y media cargada de emociones y temas tan brillantes como “Misunderstood”, “Box Full Of Letters” o “Heavy Metal Drummer”. Para el resto, estos noventa minutos fueron la prueba de que el cabeza de un Azkena Rock Festival debe rockear más, mucho más.

Los mayores beneficiados de la caída de (the) Melvins del cartel fueron sin duda Morgan, que a pesar de contar con una amplia (y variada) base de fans lograron arrastrar al grueso del público frente al poco éxito de Gang Of Four, sustitutos de Buzz Osborne y compañía. Seguramente no fuera este el mejor escenario para profundizar en la grandeza de la banda, una suerte de pop, soul, funk e incluso góspel al servicio de la increíble voz de Nina, pero esta íntima propuesta dejó destellos de su magia en una actuación que fue de menos a más. No es de extrañar cuando en ese más se encuentran piezas como “Oh Oh!” (que la gente hizo suya), “Sargento de hierro” (derramando alguna que otra lágrima) o “Another Road (Gettin' Ready)”, guiño a Daft Punk incluido.

Al contrario que en otras ocasiones, la tercera visita de The Cult a Mendizabala se presentaba en el mejor marco posible, un horario adecuado y la certeza de que el trono del día acabaría siendo suyo. Por si fuera poco, el aniversario que prometía interpretar íntegramente uno de sus buques insignia (“Sonic Temple”) sería la mejor de las excusas. Como era de esperar, cortes como “Sweet Soul Sister”, “Soul Asylum” o “Fire Woman” fueron los más celebrados, y a pesar de que otros tardaron más en desperezar al público no dejó de ser un auténtico lujo escuchar uno de sus trabajos más maduros e icónicos treinta años después. La incógnita que siempre rodea a la figura de Ian Astbury no deparó demasiadas sorpresas más allá de un ligero enfado con su monitor y una voz algo justa en determinados fraseos, mientras que la solvencia del resto de la banda apuntó inevitablemente hacia una sola dirección, aquella en la que siempre brilla Billy Duffy. La recta final redondeó una actuación notable (el sobresaliente de 2017 sigue siendo una nota difícil de igualar para la mayoría de asistentes) regalándonos una tanda de clásicos en la que no faltaron “Wild Flower”, “Rain” o “Love Removal Machine”.

Puede que solo fuera casualidad, pero el destino quiso que en el primer aniversario de la muerte de Vinnie Paul el público del Azkena Rock escuchara los mayores himnos de Pantera en directo. Para muchos un tributo y para otros lo más cerca de una hipotética reunión, lo cierto es que el show de Philip Anselmo & The Illegals fue más aceptable de lo que muchos podíamos imaginar en un primer momento si estás al tanto de la vida y milagros de Phil. Temas como “Mouth For War”, “I´m Broken”, “Fucking Hostile” o “A New Level” (los himnos más básicos y cañeros de su inabarcable greatest hits) fueron el epicentro de un repertorio que también ofreció canciones menos explotadas como “Yesterday Don't Mean Shit”, “Use My Third Arm” y “Hellbound”. La sensación de estar frente a una banda de metal extremo versionando a Pantera con su histórico cantante en horas bajas no desapareció en toda la actuación (ese groove tan característico sí que lo hizo), pero lo que disfrutamos de esta cita única e irrepetible no se olvidará tan rápido.

Para los que gusten de números y estadísticas, el festival cerró su decimoctava edición con la nada desdeñable cifra de 36.000 espectadores y las fechas para el próximo año (19 y 20 de junio), para el cual se vendieron más de 3.000 abonos en el propio recinto. La experiencia de la que hablaba fideliza, el anuncio de Fu Manchu y Social Distortion hizo el resto.









Fotos: Azkena Rock Festival

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate