CRÓNICA

Bilbao BBK Live
Stone Sour, Mastodon, Juliette And The Licks, Within Temptation, Billy Talent
21 de Junio de 2007 por Fernando Martín Marquiegui Monte Kobetas, Bilbao 6571 lecturas

Tras lo acontecido el año pasado en la primera edición del festival, era de esperar que en su segunda el evento se convirtiera en una gran fiesta. Mayor incluso que la que se vivió en 2006. Con los primeros nombres se vio que la cosa iba muy en serio, y con la publicación del grueso del cartel se confirmó que la cita bilbaína apunta muy alto, como indica su evolución del año pasado al presente. De cualquier manera el, en esta ocasión denominado Bilbao BBK Live, debido al patrocinio de la caja de ahorros en su centenario, se presentaba también con un problema: la división de sus cuatro jornadas en dos paquetes de dos días, jueves y viernes de dos semanas consecutivas. Un inconveniente enorme para todo el que quisiera venir de fuera.


JUEVES 21

Llegada a la parada de los autobuses que subían al recinto y cola, llegada a la caseta de acreditaciones y más cola. Menos mal que para entrar una vez conseguida la pulsera no hubo problema, porque si no vaya gracia de inicio. Total que entre pitos y flautas conseguí estar dentro para el final de Blood Simple, uno de los grupos de metalcore más en forma en la actualidad, que se mostraron muy enérgicos ante una cantidad de público que superaba ampliamente mis expectativas para esas horas de la tarde.

Sin tiempo más que para cambiarse de escenario aparecieron en el principal Stone Sour. Hay que reconocer que la puntualidad fue uno de los puntos más positivos del festival, al contrario que el sonido, pues prácticamente todos los grupos tuvieron problemas con él. Aquí los de Iowa no quisieron ser menos que nadie, pero supieron salir al paso de una forma bien elegante, con su batería currándose un solo mientras los micros no funcionaban. Y lo mejor de todo es que se oía. Anécdotas aparte el quinteto hizo un muy buen concierto, dejando claro a los escépticos que en absoluto están a la zaga de Slipknot.

Mastodon salieron como siempre a comerse el mundo… en estático. Soltaron bombazo tras otro hasta terminar con la poderosísima “Blood And Thunder”, haciendo gala de una ejecución impecable, a la par de una sosez extrema. Todo lo contrario que Juliette And The Licks, cuya frontwoman no paró de correr, saltar, bailar y además atinar en el apartado vocal. Todo un lujo de actuación en la que casi todo el mundo terminó moviendo el cuerpo.

Y llegó la hora del reclamo del día. Con una legión de seguidores bastante numerosa, que rondaba las 15.000 personas, salieron a escena Iron Maiden, haciendo gala del montaje que la ocasión merecía. Empezaron con varios temas de su último disco, “A Matter Of Life And Death”, cosa razonable, aunque la mayoría de los presentes era gente que llevaba suficiente tiempo siguiéndolos como para no saberse de memoria esas canciones. Sin embargo supieron hacer un set equilibrado, que tocó cumbre en la conmemoración del vigesimoquinto aniversario de “The Number Of The Beast”, precedido de clásicos como “The Trooper” o “Wrathchild”.

Durante el homenaje, tocando el corte que nombra el disco nos deleitaron incluso con la aparición un demonio de dimensiones considerables. Un detalle de varios, entre los que queda también el tanque que sacaron a relucir hacia el final de la actuación. Intensidad y muchas ganas por parte de los británicos, que se marcaron un verdadero conciertazo. Tras ellos, absolutamente relegados a un segundo plano tocaron Within Temptation, que a pesar de cubrir bien la baja de uno de sus guitarristas hicieron un concierto demasiado cuadriculado y poco emocionante, hasta el punto de que unos cuantos terminamos bostezando mientras emprendíamos camino a casa.




VIERNES 22

Si lo del jueves fue cola lo que se vio esperando a la apertura de puertas el viernes no tenía nombre. Menos mal que con la combinación de pulserita azul y saber echarle un poco de morro al asunto pude evadirla y plantarme a tiempo para ver a One Direction Drive, que con una mezcla de rock, funk y grunge, así como bastantes tablas, hicieron entrar en ambiente al personal. Al terminar la gente se agolpaba en el escenario secundario a la espera de Berri Txarrak. Apuesta segura por estas tierras, nos deleitaron con un concierto subidito de ritmo y pocas concesiones a la hora de dialogar con el público. La idea era tocar cuantos más temas mejor y así cayeron himnos como “Hil Nintzen Eguna”, “Ohiu”, “Espero Zaitzaket”, “Berba Eta Irudia” o la apoteósica “Denak Ez Du Balio”.

Vuelta entonces al escenario principal a vivir otro concierto vibrante. Sorprendieron Billy Talent, al menos a quienes no los habíamos visto en directo, con un espectáculo impecable, en el que dieron cabida a todos sus temazos, cosa normal por otra parte teniendo sólo dos discos. Terminaron con “Red Flag” y la gente respondió con un pogo de dimensiones meritorias. Sin duda fueron los triunfadores del día visto lo que pasó después con Red Hot Chili Peppers.

Llegó el momento de descansar un rato para afrontar fresco la recta final. Kula Shaker no sonaron mal desde la distancia, sobre todo ese clásico llamado “Hush”, con el que nadie permaneció impasible. El comienzo de Fishbone me hizo pensar que verlos sentado había sido una gran elección, pero no, pronto se animaron y a ritmo de reggae, ska, funk mezclados con rock y metal ofrecieron uno de los mejores espectáculos de la jornada, eclipsando a Fermín Muguruza, a quien muchos ignoramos para coger buen sitio para el grupo grande del día.

“Under The Bridge”, “Around The World”, “Otherside”… seguro que todos conocéis estos temas de Red Hot Chili Peppers. Me atrevo a decir que casi todos los presentes querían escuchar esos tres temas, y unos cuantos más que se dejaron en el tintero. De las míticas creo recordar únicamente haber escuchado “Give It Away” y “By The Way”. El resto fueron todas canciones de sus dos últimos discos. Resumen: tocaron poco y mal. El setlist fue completamente incomprensible, y a pesar de la vestimenta, Anthony Kiedis nunca pareció estar sobre el escenario. Flea y Frusciante le quitaron el protagonismo a base de virtuosismo y un final estremecedor por lo aburrido y que, como no podía ser de otra manera, terminó con una pitada monumental. Desde luego fueron la gran decepción del festival, más teniendo en cuenta de que muchos de los 25.000 asistentes habían pagado sólo por verlos a ellos.

Menos mal que quedaban My Chemical Romance, que fueron exactamente su antítesis. Sabia elección de las canciones, descaro y muchas ganas. La única pega, “Helena”, aparentemente bajada de tono, aunque no lo suficiente para que Gerrard llegara cómodamente. Se la cargó, pero el resto del concierto fue sensacional, haciendo que el día terminara bastante mejor de lo que se esperaba después del fiasco de los angelinos.


JUEVES 28

Una semana más tarde volvían las actuaciones al Bilbao BBK Live, con una jornada un tanto extraña para lo que se supone un festival de rock. Esto, unido a la pereza y algún inconveniente de última hora retrasó mi presencia hasta mediado el concierto de Muchachito Bombo Infierno. Menos mal que hablar de ellos es bien sencillo: ejecución impecable y mucha fiesta, con versión de Mano Negra incluida. Impecable fue también la presencia del multiinstrumentista Maceo Parker, quien tirando de funk y jazz dio un recital, a pesar de hacerse un tanto largo y cansino el final.

Turno entonces para otro de los ídolos locales. Acostumbrado a las citas multitudinarias, una constante en sus giras y sobre todo en sus conciertos al aire libre en Bilbao, donde en su última presencia en la semana grande hizo desbordar un recinto con capacidad para 40.000 personas, Fito presentó junto a sus inseparables Fitipaldis su último trabajo. Las 15.000 personas presentes habían venido prácticamente por ellos y eso se hizo notar, pues todos los temas fueron coreados al unísono. Fito demostró que estaba en su salsa, animando y corriendo de un lado al otro del escenario, aunque no se le vio tan convencido como en otras ocasiones. El repertorio fue decente, centrado en su último trabajo y con demasiado medio tiempo que terminó por aburrir a todos los que no somos fans devotos.

Tirando a las dos de la mañana aparecieron The New York Dolls. Estos precursores del punk salieron a escena con otro aire, a pesar de que el cartel de la jornada jugaba completamente en su contra. Dentro de lo que cabe consiguieron reunir a una cantidad meritoria de público, que seguro salió contento a poco de mantener el nivel inicial de la actuación. Yo preferí irme a descansar a la espera del día grande.


VIERNES 29

Comenzó de forma extraña el final del Bilbao BBK Live 2007. A la sabida sustitución de Bullet For My Valentine por los franceses Dagoba hubo que sumar un pequeño ajuste de horario debido a que Incubus habían perdido su avión, cosa que hizo que su hora para tocar fuera cambiada por la de Nebula.

Visto que los días de más afluencia son los más problemáticos es momento de hacer una pequeña reflexión sobre la organización. A los problemas de sonido ya citados, que sufrieron todos los grupos, y en especial Stone Sour y The (International) Noise Conspiracy, hay que sumar el mal criterio para disponer las actuaciones en los dos escenarios el último día. Con Metallica como actuación estrella estaba claro que mucha gente iba a dedicar la tarde únicamente a coger sitio. Y Biok no lo sufrieron demasiado, incluso tampoco Zico Chain, pero lo de The (International) Noise Conspiracy fue demencial. Tiene que ser desesperante tocar con el sonido capado y delante de un mar de personas, muchas de ellas sentadas, que lo único que quieren es que llegue cuanto antes la hora de los cabezas de cartel. Tanto el grupo como sus seguidores merecían un mínimo de respeto.

En lo puramente musical, Biok salieron como siempre, a por todas, con unos cuantos temas del potente “Margo Debekatuak” y, ciertamente, no sé si alguno nuevo. Zico Chain me sorprendieron cuando sólo vi a tres personas sobre el escenario. Sonaron potentísimos, aunque no más que Nebula, uno de los grupos actuales de stoner más considerados, que dejaron bien claro el porqué con un concierto muy intenso en el apartado musical. Anteriormente, Dagoba también habían dejado su estela.

Pero era el día de Metallica. Porque estos no hicieron como Red Hot Chili Peppers, ni como Fito y Fitipaldis. Fue más bien a lo Iron Maiden, pero con 40.000 personas delante. Empezó el asunto con la escena final de la película “El bueno, el feo y el malo”, y desde ese momento, trallazo tras otro. Apostaron a caballo ganador, dejaron de lado sus últimos trabajos y optaron por tocar todas, o casi todas las canciones míticas, donde tuvo cabida al completo ese disco llamado “Master Of Puppets”, que hace unos cuantos años los lanzó definitivamente a la fama. Supieron dar a la gente lo que quería, tocado por su parte con muchísima ilusión y entrega. Como si fuera uno de sus primeros conciertos. Quizás se echara en falta “Fade To Black”, pero quedó compensada más que de sobra con “The Unforgiven”, “Master Of Puppets”, “Welcome Home”, la inesperada “Nothing Else Matters” y el final apoteósico con “Seek And Destroy”. Diálogo con el público, pirotecnia… todo fue absolutamente perfecto, y hasta los que no somos muy fans de la banda salimos convencidísimos por el espectáculo que nos brindaron. Los grandes ganadores del festival, y un punto a favor de la organización por haberlos traido.

Y antes de terminar quedaban Incubus. Tan sosos como siempre, pero clavando canción tras otra, también se centraron en temas míticos, aunque se olvidaron del “S.C.I.E.N.C.E.” y del “Fungus Amongus”, y canciones como “Pardon Me”, “11 AM” o “Agoraphobia”. Aún así fue un placer escuchar “The Warmth”, “Drive”, “Warning”… La respuesta del público fue sensacional y ellos respondieron con “Privilege” como bis, cosa que no han hecho en un solo festival este verano.

Así terminó el Bilbao BBK Live 2007, que ha dado un gran paso adelante en cuanto al nivel musical, pero no a nivel organizativo. Además de todo lo dicho, no puedo cerrar esta crónica sin mencionar las condiciones infrahumanas que sufrió la gente que tenía entrada de un día, pues su zona de acampada estaba bastante lejos, tirando monte arriba, y sólo podían acceder a ella a pie para encima disponer del suelo de una cantera muy escasamente acondicionado.


Fotos: Bilbao BBK Live

COMENTARIOS

3 Comentarios

  • #3
    USER_AVATARel 2 de Agosto de 2007
    40_Below_KoRn
    Muy buena crónica. Yo sólo fuí el día 29, pero me la pasé de puta madre y coincido 100% con todo lo que has dicho. Aunque podías haber hablado más de Dagoba, que para mí fue la sorpresa del día y consiguieron ganarse al público con su espectacular directo (siendo unos desconocidos pra gran parte de la gente). Grande fue también el pogo que se formó. De Metallica poco hay que decir, perfectos. Y en cuanto a Incubus, yo no sabía que éramos los únicos que habíamos disfrutado de un "mini-bis"... Está bien saberlo. La verdad es que el público (yo incluído) se entregó con su actuación.
  • #2
    USER_AVATARel 1 de Agosto de 2007
    treecool1
    Billy Talent espectacular,pero espectacular de verdad (quitando la mierda de sonido). entre marea y marea veía a pasillas por allí. En My chemical Romance tube ganas de matar a demasiadas quinceañeras (perdón, pero así lo sentí cada vez que daba un pequeño salto y notaba navajas en mi cuello). Me gustó mucho el festival a nivel general. La cantidad de gente que había en metallica no era ni medio normal. El precio de la cerveza muy correcto, bien por ellos!!!.
  • #1
    el 1 de Agosto de 2007
    taja
    jataaaaa Vaya conciertazo de Iron Maiden, aunque Charged twins no se quedaron atrás xD


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate