CRÓNICA

Chimaira + Maroon + The Sorrow + Dead Shape Figure
Chimaira, Maroon, The Sorrow, Dead Shape Figure
29 de Marzo de 2008 por Manuel Piñeiro Sala A!, Vigo 2484 lecturas

Crónica: Manuel Piñeiro y Rubén Cougil
Fotos: Manuel Piñeiro y Rubén Cougil

Un día rodado. Tras una interesante entrevista en vivo con André Moraweck, vocalista y carismático frontman de Maroon, no tuvimos que esperar mucho más de una hora para entrar en la sala A!, donde iba a comenzar el concierto. Un concierto, dicho sea de paso, que era un todo un acontecimiento en Vigo y alrededores. En Barcelona, Madrid e incluso el País Vasco suelen entrar dentro de los circuitos de conciertos de las bandas internacionales, cuando se aventuran a venir a España, pero el Noroeste peninsular, exceptuando Oporto, no venían muchos grupos extranjeros.

Ni cinco minutos tuvimos que esperar para que los apenas anunciados Dead Shape Figure subiesen al escenario. El hecho de no estar anunciados en la mayoría de carteles produjo alguna confusión entre el público Los fineses largaron andanadas de death metal melódico muy en la onda de At the Gates, con algunas reminiscencias al thrash metal sureño de Pantera. Comenzaron bien, aunque se fueron desinflando. Estuvieron rápidos e intentaron ser comunicativos, aunque no consiguieron levantar grandes pasiones en el público. Sólo cuando hicieron uso de una versión de “Davidian” de Machine Head, la gente reaccionó con vítores. Entretanto, todavía entraba gente cuando estaba acabando su concierto. La puntualidad no está muy al uso en los concierto y pilló desprevenido a más de uno. En general, dejaron algunas buenas impresiones, con destellos de muy buena técnica, aunque el batería pareciese atrapado por el ritmo que llevaban sus compañeros y algo incómodo con la situación de su instrumento. Nada nuevo bajo el sol. Además, en su repertorio bajaron el listón con canciones arrimadas al hardcore old school, que no encajaban, como si su repertorio no fuese lo suficientemente amplio y tirasen de temas pretéritos..

Llegó la hora de The Sorrow. No es que me encandile su sonido, pero hay que admitir que el concierto que dieron fue redondo. Ellos sí se encargaron de animar al público. A la segundo canción se creaban los primeros pogos de la noche. Aún entraba gente y lo siento mucho por los que se lo perdieron. Un raudal de exoneración del metal de estribillos grandilocuentes de Metallica y Iron Maiden, todo picadito y mezclado con dosis de modernidad como ya hacen Trivium, Bullet for My Valentine o Killswitch Engage. Ya tenemos representante centroeuropeo para el trono de este, digamos, renovado sonido. The Sorrow eran los “tapados” del concierto. Pensábamos que no serían lo suficiente potentes, que no estarían a la altura, que calentarían el ambiente y nada más. Pensábamos mal. Jóvenes pero no inexpertos, con tablas como para dejar pasmado a medio aforo con sus canciones. Mostraron el contenido de su primer disco “Blessing from a Blackened Sky” con energía, sin miramientos, sabedores de que el tiempo apremiaba. No dejaron de avanzar ni un momento, a un ritmo trepidante, sin fisuras. Una grata sorpresa.

No tardaron mucho en salir al escenario los germanos Maroon, con Andre Moraweck al frente sonriente. Con la misma actitud en conjunto, salieron los cinco componentes de la experimentada banda alemana. Nos esperaba un concierto de intensidad sublime, pues nunca dejaron de dar duro. Su última obra “The Cold Heart of Black Sun” es todo un tratado de metal extremo en todas sus vertientes, a pesar de que los orígenes de la banda radican más en el hardcore y sus ideales aún hoy en día son más identificables con esa escena –ndr. veganos y straight-edge. Y esa diversidad la saben plasmar en directo rompiendo tópicos como el que el metal es un estilo musical de gente enfadada. Para nada, Maroon son la viva representación de que se puede mover al público, entreteniendo. Lo suyo es un espectáculo. El detalle de la noche fue nuestra sorpresa cuando tras la primera canción, y habiendo André Moraweck entrado en calor, se sacó la chaqueta negra que llevaba puesta y enseñaba una camiseta con las mangas cortadas. ¿Qué camiseta? Aquella que le había regalado Rubén Cougil, el mismo que firma, de su grupo: Noishock, con el lema que da título a su EP: “…hasta que la muerte nos una”. Una prueba de que Maroon a pesar de los años y la posición que ocupan, no olvidan, y ejercen con humildad. Cuando ya caía “(Reach) The Sun”, una de sus mejores composiciones, el público se subía a la barra que había debajo del escenario, para intentar tocar a los alemanes. Debemos explicar que el escenario estaba a una altura aproximada de tres metros, con lo cuál el contacto con el público no dejaba de ser complicado. André protestaba con razón por tener un escenario tan alto. Él quería el calor del público y una barrera arquitectónica se lo impedía. ¿Se lo impedía? Bueno, no tanto, pues al final decidió bajar no sin peligro bajando por una barra a lo cuál la gente respondió con un pogo en su honor, tras lo que después lo cogerían entre todos mientras intentaba gritar a un micro roto por el trajín. Pero aquí no se acababa el concierto. Las últimas sorpresas aún faltaban por llegar. Sin André siquiera percatarse el vocalista de The Sorrow se acercó a él en un intermedio entre canciones y le acercó un disfraz. La escena siguiente sería simplemente hilarante: un hombretón del norte desgañitándose disfrazado de bola de cristal. Las risas se oyeron a decenas. Nadie se esperaba esta salida. El concierto se hizo imprescindible, y cuando acababa convertido ya en una fiesta, con los técnicos, el vocalista de The Sorrow y otros colegas haciéndole los coros ya estábamos echándolos de menos, y eso que a punto seguido nos esperaban nada más y nada menos que Chimaira.

Se hicieron esperar un poquito más de la cuenta, pues sus técnicos probaron uno a uno los instrumentos. Querían que sonara perfectamente. Chimaira estuvieron solventes, increíbles realmente, porque su repertorio es impecable, tema a tema son una banda sólida y la gente sólo por el hecho de verlos una vez cerca de sus casas y no tener que recorrer kilómetros y kilómetros para hacerlo, lo dieron todo, no hubo tema que no disfrutasen, incluido servidores, pero les faltó comunicación, empatía. Nos dejaron sin un bis esperadísimo y no hasta después de diez minutos dejo la gente de pedir una recta final diferente. Todos lo merecíamos, la gente, el ambiente, la noche, las copas…Sólo fallaron en eso. Por el resto, salieron de la oscuridad de la sombra y comenzaron los primeros ritmos y acordes de “Pure Hatred”. La gente enloqueció. Personalmente, era casi onírico aquello. Nadie esperaba esta visita y era difícil de creer que ya estuviesen ahí arriba. Su posición era muy cómoda. No tuvieron que esforzarse mucho a nivel de entrega, pues ya todo lo daba el público. Eso si, la ejecución de los temas fue perfecta, a pesar de que se quedaron escasos, pues llegaron a la hora por muy poco. Todas las canciones fueron coreadas. El cenit insondable fue la canción “Six”, donde nos mostraron a unos Chimaira totalmente alejada de los clichés de banda dura, dándonos a entender claramente que ellos también se dedican a la introspección con una canción progresiva que en directo, señores, se convierte en una multiplicidad de sensaciones. Mark Hunter se colgaba una preciosa guitarra y usaba un teremín, mostrando que el también es un solvente instrumentista. ¿Será este el camino que sigan en un futuro? Por otra parte, la caña que ofrecen se agradece ya solamente por la maestría de Rob Arnold, guitarra solista, o Andols Herrick, batería. Dieron un buen repaso a sus clásicos como “Severed”, “Nothing Remains”, aunque de su disco homónimo faltaron “Inside the Horror” o “Save Ourselves”, por ejemplo, “Power Trip”, “Cleansation”, “Worthless” o la traca final con “Resurrection”. Con todo, una noche que por el noroeste peninsular se comentará dentro de unos años por su magnificencia. Esperemos que haya muchos más como este.

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • #2
    USER_AVATARel 28 de Abril de 2008
    Kreeper
    muy bueno manu
  • #1
    el 28 de Abril de 2008
    MaNuKN
    That night I felt good yeeaah....fromdahell!! xDD


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate