CRÓNICA

Groezrock 2010
Caliban, Funeral For A Friend, This Is Hell, Haste the Day, Millencolin
23 de Abril de 2010 por Manuel López Millán Meerhout, Bélgica 5108 lecturas

Crónica: Manuel López Millán
Fotos: Groezrock

Por segundo año consecutivo decidíamos viajar a Bélgica para acudir al festival de Punk/Hardcore "Groezrock", el que es posiblemente a día de hoy el mejor macro-evento de estos estilos en toda Europa. Tras el buen sabor que nos dejó en su edición del 2009 decidimos repetir; el precio y los grupos son sus partes más llamativas pero la organización y la gente que por allí te encuentras también suma puntos.

Por desgracia todo indicaba que el viaje saldría mal, el maldito volcán islandés Eyjafjallajokull cubría con su ceniza el cielo lo que nos hacía presagiar una cancelación de vuelos apenas 10 días antes de la primera fecha del evento. Mientras pensábamos en vías alternativas de viaje (16 horas en coche) no reaccionamos ante posibles cancelaciones de grupos que, por desgracia, no tardaron en llegar. Si bien el primer grupo en cancelar fue The Gallows meses antes del inicio, las caídas por razón de la ceniza de Hatebreed y Saves The Day principalmente quitaban todo el atractivo al Viernes y es que ambos grupos formaban la primera línea de dicho día. Los organizadores se vieron en la tesitura de reemplazarlos a última hora, pero Caliban y Funeral For A Friend no lograron tapar el deseo que teníamos por los grupos caídos.

Por suerte la nube se “desvaneció” el Miércoles, por lo que el Viernes a primerísima hora de la mañana no tuvimos problemas para pillar el avión que nos llevaría directamente a Charleroi. De allí tomamos un coche alquilado hasta el hotel para descansar un par de horas, algo necesario ante la primera noche que nos esperaba.

Este momentáneo (pero necesario) parón nos llevó a perdernos algunos pocos grupos ya que empezamos la tarde con This Is Hell. Días antes estos neoyorquinos visitaron Madrid pero no pudimos verlos, por lo que acudimos ávidos de energía al que fue uno de los conciertos más brutales del festival. Haste The Day sonaban a la par en el escenario mediano, pero un breve asalto nos confirmó única un buen sonido y un mediano interés por parte del público. Tras ellos empezaba lo grande, Millencolin deberían ser un valor seguro pero su Punk suena demasiado a Pop y suelen ser demasiado irregulares en directo. No sonó especialmente bien pero siguen siendo divertidos.

Glassjaw fueron una gran sorpresa para mi, un concierto con un volumen realmente atronador pero que me dejó buen cuerpo para continuar un anochecer que siguió con un conciertazo de Agnostic Front, tal como lo son todos. Buen Hardcore que para nosotros tenía más atractivo ya que al no ser en España no tradujeron algunos de sus temas. Pero debimos irnos pronto ya que a la par llegaban Face To Face (¿el mejor concierto del festival?), mis amigos tenían muchas ganas de verlos y era un sentimiento contagioso. Una perfecta selección de temas y un trato directo con el público a base de buenos temas coreables caldearon el ambiente como pocos en estos dos días. Tanto fue así que dan ganas ya de poder verles en nuestro país.

Obviando a los ya mencionados Funeral For A Friend nos quedamos en la carpa principal para disfrutar del Ska de The Mighty Mighty Bosstones, un simpático fin de fiesta para empezar el festival con un arranque flojo en público.

El sábado amanecía tarde, la fiesta de la noche anterior nos hizo quedarnos en la cama más de lo debido y es que en estos países noreuropeos los festivales comienzan pronto. Tan pronto que llegando a las 12:00 ya nos habíamos perdido dos conciertos a los que teníamos ganas: Pour Habit y The Ghost Of A Thousand. Eso no nos desanimó y tras ver un concierto divertido de Zebrahead marchamos a ver a los divertidos Mariachi El Bronx, con sus acordes de origen mexicano aunque sin guitarrista principal que no pudo acudir por estar encarcelada.

Buenos presagios para un día que empezaba relajado antes de los irregulares Strike Anwywhere, que o bien dan un concierto genial o bien se les queda grande cualquier escenario. En esta ocasión al menos mantuvieron el tipo y eso que era en el escenario principal. Tras un pequeño descanso por parte nuestra llegaron The Bouncing Souls y The Aggrolites, creo que a pesar de la calidad que tuvieron fue poca energía para mitad de la tarde. Bajo mi opinión a organización en este punto debería haber ordenador mejor los grupos, ya que no creo que el peso del día anterior se le vino encima a mitad de la tarde la potencia de los grupos.

Tras comer rápidamente Rise And Fall nos trajeron de vuelta a las carpas con un show brutal al nivel de los This Is Hell del día anterior. Mientras, sobre el escenario grande, Sum 41 rompían moldes siendo sin ninguna duda el más multitudinario concierto de los dos días. Sin duda verles siempre es divertido, pero el hecho de que la media de edad del evento rondara los 25 años ayudaba a que no se pudiera ni respirar en la carpa mayor. Por ello algunos de nosotros fueron a ver a The Bronx que demostraron su buen hacer sobre el escenario.

A.F.I. tomarían el relevo de los canadienses en el escenario principal, pero ya no son lo que eran. Un público sin ninguna entrega nos poníamos delante de ellos para tratar de ver de lejos la sombra del Hardcore que fue, pero obviamente no se vio. Dos únicas canciones de discos antiguos (cantadas con una desidia sorprendente) fue lo único merecedor del show. En cambio Pennywise con su nuevo cantante lograron elevar al ánimo del personal, que nos debatíamos entre ellos y H20. Los buenos temas de los primeros contrastaron con la energía de los segundos y me alegro de haber ido a ver a estos últimos, la toma literal del escenario por parte del público en su última canción mereció la pena. Tras ello fuimos adrenalínicos a gozar de Bad Religion, son los mejores y nunca fallan. Con 30 años a sus espaldas saben darlo todo sobre el escenario, una pena que la gente se fuera tras Sum 41 o una suerte ya que fue un no parar de bailar.

Así concluyó nuestro corto viaje por Meerhout con la promesa de volver a ir el año que viene también, sin duda la perfecta organización del evento (ni un concierto empieza nunca tarde, los precios más que baratos de la comida y bebida, el corto espacio entre escenarios y la genial localización) y la reunión con buenos amigos lo merece. ¡Hasta el año que viene!

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate