CRÓNICA

Mareira Fest 2010
Un Lobo En La Jaula, Hand of Fatima, Toundra, Positiva, Moksha
17 de Julio de 2010 por Alberto Sánchez Sala Bahía, Foz, Lugo 4431 lecturas

Crónica: Alberto Sánchez
Fotos: Isa Alba

Llega el verano, tiempo no sólo de playa o montaña si no que también son los meses por excelencia de los festivales. Así, quien más quien menos, por estas fechas se plantea a qué festival o festivales va a asistir durante esta época.

Nosotros no podíamos ser una excepción, pero este año decidimos alejarnos de las tradicionales propuestas de conciertos masificados al aire libre para dirigirnos a la pequeña localidad de Foz (Galicia) con motivo de la segunda edición del Mareira Fest.

Este pequeño festival nos ofrecía un más que atractivo cartel, centrado en la escena nacional underground, acompañados de un par de bandas internacionales. Y es que teniendo entre nuestras fronteras a bandas tan buenas como las que aquí se dieron cita nadie debería echar de menos más presencia de bandas extranjeras. Por otro lado, la sala Bahía, lugar escogido para acoger las actuaciones, resultó ser un emplazamiento inmejorable, teniendo una acústica fantástica (no en vano era un teatro antiguo, lo cual ya da muchos puntos) lo que hizo que prácticamente todos los conciertos sonaran realmente bien.

Antes de hablar de los conciertos en sí, permítanme explayarme sólo en aquellos que me parecieron más interesantes, pasando un poco por encima los demás, pues son bastantes y de meterme en detalles en cada uno de ellos quedaría una crónica excesivamente larga.

Con cierto retraso Un Lobo En La Jaula inauguraron el Mareira Fest 2010. En una actuación de apenas media hora nos ofrecieron una muestra de su post rock minimalista y delicado realmente bien ejecutado dejando muy buen sabor de boca. Habrá que seguir de cerca a estos chicos.

Los siguientes en subir al escenario fueron Hand of Fatima, que gozaron de aproximadamente un cuarto de hora más que los anteriores. En ese tiempo tocaron tres temas de su primer disco “Obake” y dos temas nuevos, que esperemos, vean la luz pronto en el nuevo disco. Aunque estuvieron bien, la guitarra de Carlos estaba demasiado alta (llamaba la atención sobre todo cuando la usaba en slide) comiéndose al resto de la banda pero sobre todo a la otra guitarra, quedando un sonido demasiado ruidoso. Los que los hemos visto otras veces sabemos que pueden sonar mejor.

Llegó el turno de Toundra, y con ellos una de las grandes sorpresas de la noche. Decía en la crítica de “II” que éste era el álbum en el que los madrileños confirmaban que eran una banda que iba en serio y que lo de su primer disco no era un espejismo. Pues bien, ahora sólo faltaba la prueba del directo para convencerme del todo (y es que nunca había tenido la oportunidad de verlos sobre un escenario). Y tras una actuación como la de esta noche no puedo si no rendirme ante la evidencia de la gran banda que es Toundra. A lo largo de todo el show (en el que tuvieron cabida temas de sus dos trabajos) sonaron contundentes y precisos por igual, consiguiendo que las canciones trasmitieran llevándolas a un nivel superior. En definitiva, un directo sobresaliente al que poco o nada se le puede reprochar.

Ahora les tocaba el turno a Positiva. Con su rock de corte setentero se mostraron enérgicos y directos. Aunque estuvieron más que correctos su propuesta no terminó de cuajar entre gran parte del público, en cualquier caso no fue por falta de ganas.

Moksha fueron los que tomaron el relevo y con ellos comenzó la parte más agresiva de la noche. Durante toda la actuación se desenvolvieron bastante bien tanto en los temas de su último disco como en el material más antiguo. Aunque el cantante me resultó un poco más payaso de lo deseable.

Tras ellos Desert Icons ofrecieron un concierto un tanto flojo para mi gusto. Las canciones aunque contundentes, pecaban un poco de machaconas (quizás tres guitarras es excesivo). Aunque hubieran estado bastante bien de no ser por el cantante, que resultaba demasiado lineal y gritón para el sonido de la banda.

Ya de madrugada llegó el momento a priori más esperado: The Ocean, que se adelantaron para no tener que tocar demasiado tarde. Empezaron con los dos primeros cortes de su último trabajo “Heliocentric” y lamentablemente no sonaron como se esperaba que lo hicieran, sobre todo las partes más melódicas que no eran nada limpias. No obstante lo compensaban con una puesta en escena muy espectacular. Tras estos dos temas se centraron en su anterior trabajo “Precambrian” (curioso que tocaran más de este disco que del último, que, en teoría, venían presentando) que sin duda fue la mejor parte del concierto, y es que la banda se desenvolvía mucho mejor en las partes mas cañeras que en las lentas (especial mención para “Hadean”, que fue simplemente brutal). Y para acabar volvieron al "Heliocentric" para cerrar su actuación de la misma forma que el disco con “The Origin Of Especies” y “The Origin Of God”, unos (o uno, según se mire) de los mejores del disco. Al final una hora escasa, que aunque intensa, se hizo un poco corta, tres o cuatro canciones mas se hubieran agradecido.

Pasadas ya las tres de la madrugada las fuerzas empezaban a flaquear y con la actuación de los cabezas de cartel terminada, seguramente muchos pensaron que lo más gordo había pasado. Los que ya habíamos visto a Adrift anteriormente sabíamos que eso no era así. Y es que los madrileños son una auténtica apisonadora sobre el escenario. Si con un disco como “Monolito” pueden mirar de tú a tú a cualquier banda, en directo se comen a la mayoría de ellas, y esa noche lo demostraron delante de todos. Su actuación fue todo un ejercicio de contundencia y poderío en estado puro. No hay mucho que decir, simplemente brutales, apoteósico final con “Ramses” incluido (aunque luego se marcaron un bis, los únicos que lo hicieron). Grandes Adrift.

A Humanfly les tocó la difícil papeleta de cerrar el festival, para colmo tuvieron algunos problemas técnicos (parece que se les rompió un pedal) lo que hizo que se retrasaran aún más. Y aunque les tenía bastantes ganas y estaban sonando realmente bien, ya no podíamos más.

Desde mi punto de vista hubiera estado mejor con un par de bandas menos en el cartel, pues al final el festival se prolongó durante demasiadas horas y resultó realmente agotador. Por lo demás el Mareira Fest 2010 fue todo un ejemplo de buena organización, ojalá no se cumplen las amenazas de que éste sea el último, porque son propuestas como ésta las que hacen falta en nuestro país. Una verdadera lástima que no tengan el apoyo que se merecen.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate