ENTREVISTA


TETRARCHIA EX BESTIA
Judaswiege + Moribundo + Sönambula + Barbarian Swords

La Hermandad de los Malditos por César Aguilar
12 de Septiembre de 2019 873 lecturas
Tal vez el formato ‘split’ (o disco compartido entre bandas) no goce de una popularidad ni de un predicamento remarcable en los tiempos que corren, pero qué duda cabe que siempre ha sido una ‘delicatessen’ para algunos de los seguidores más acérrimos del metal extremo. En este país tampoco es que se estilen mucho que digamos estos discos colaborativos, pero mire usted por donde que en 2019 Judaswiege, Moribundo, Sönambula y Barbarian Swords se han sacado de la manga “Tetrarchia Ex Bestia”, un magnífico tratado en cuatro capítulos acerca de la oscuridad y otros demonios que se ha convertido por derecho propio en una de las grabaciones más inesperadas y reivindicables de esta añada en lo que al underground nacional se refiere. En un esfuerzo sin precedentes para el arriba firmante, contactamos con todas las bandas involucradas para que nos expliquen por qué y cómo se lleva a buen puerto esta aventura, además de los entresijos de los temas que la conforman. Y he aquí el extenso resultado.

En primer lugar, ¿a quién o a quiénes debemos atribuir la maravillosa idea de producir “Tetrarchia Ex Bestia”?

JUDASWIEGE (Obszen): Pues la idea salió en una de esas conversaciones que se tienen en un bolo, en un parón entre banda y banda. Von Päx y un servidor pensamos que sería cojonudo hacer algún día un split entre Barbarian Swords y Judaswiege, pero ahí quedó. Al poco tiempo Evilead de Moribundo me comentó que tenían unos temas cojonudos a los que querían dar salida y si me interesaba hacer un split. La respuesta fue un sí inmediato, casi tan inmediato como el mensaje que le mandé a Von Päx para que se uniera a la fiesta. Y como tres por culo, veinticinco, él se lo comentó a Rafa para redondearlo todo y, bueno, ahí está el resultado.

SÖNAMBULA (Rafa): En nuestro caso coincidimos con Barbarian repartiendo mugre en Bilbao, y viendo que ambas propuestas nacen del más sórdido y profundo averno barajamos la posibilidad de hacer un split casi de forma instántanea, pues nosotros en Bilbao somos un poco el bicho raro del corral. Tan solo necesitábamos algún que otro bicho raro y un empujoncito [risas].

Ahora mismo tenemos grupos de gran calidad a nivel estatal, lo que faltan son sellos que les den cobijo, y más aún en lo que a metal extremo se refiere. Mismamente Barbarian Swords y Moribundo habéis editado en sellos foráneos, así que sabéis muy bien de qué hablo. El extremo no suele dar dinero, pero si todo lo moviera el dinero tampoco habría grupos, ¿no? ¿Cuál creéis que es el problema de los sellos en este país?

JUDASWIEGE (Dis): Creo que en España, como en la mayor parte de países, el problema es que el metal extremo no da dinero a ningún sello. Eso implica inicialmente con suerte recuperen lo invertido haciendo tiradas pequeñas junto a toda la promoción posible en los diferentes medios. Si va bien harán otra tirada pequeña, y si va mal no volverán a contar contigo. Y si esto es así, lo mejor es la autoedición. El dinero en la producción te lo vas a tener que gastar igualmente y hacer pequeñas tiradas de CDs no es caro. Sólo veo útil a día de hoy la visibilidad como banda si estás en un sello que sepa promocionar sus ediciones; si no, lo mejor es ir por libre.

MORIBUNDO (Evilead): Coincido en parte con lo dicho por Dis. Es cierto que hoy en día los sellos tienen unos márgenes muy limitados y, salvo grandes discográficas, es impensable que puedan financiar las grabaciones de los grupos. Ni tan siquiera les da para pagarles con pasta, sino con copias de su propio disco y corriendo con el coste del artwork en el mejor de los casos… En otros, la banda tiene que pagar hasta las copias del disco y el sello se dedica a poner su logo y a intercambiarlas con otros sellos para surtir su catálogo de material. En este tipo de situaciones, como bien dice Dis, te sale más a cuenta autoeditarte, porque un sello que no puede ofrecer unas condiciones mínimas a sus bandas tampoco va a poder mover su trabajo. Un sello debería ofrecerte dos cosas fundamentales por encima de tus posibilidades como banda: distribución y promoción. ¿De qué te vale tener 1.000 copias de un CD que la gente no sabe que existe o no tiene manera de hacerse con él? Pues eso, amigos, sucede en la mayoría de las autoediciones y, en más ocasiones de las que debería, teniendo una discográfica detrás que se limita a actuar como distribuidora de catálogos propios y ajenos.

SÖNAMBULA (Rafa): Bueno, todos sabemos que el formato físico está en constante declive, así que montar un sello discográfico es un acto de romanticismo puro. Afortunadamente aún hay gente que hace sus apuestas. También creo que en lo que se refiere al death metal y sus variantes hay mucho coleccionista y eso garantiza un mínimo de ventas… si consigues asomar el pescuezo.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Yo discrepo un poco con estos señores. La mayor diferencia entre los sellos españoles y los alemanes, estadounidenses o de donde sea, es que ahí hay un mercado real. Si el sello logra hacerse con una imagen y una línea editorial coherente, va a vender álbumes, sobre todo en vinilo. Madre mía, que le digan a Hells Headbangers, Norma Evangelium Diaboli o Iron Bonehead si hacen pasta con el metal extremo… La peña les compra los discos a ciegas, agotan tiradas y tiradas porque se fían de su criterio. Saben que si la banda está editando allí, es porque es buena de verdad y se mueve entre las coordenadas que buscan, aunque no hayan oído el nombre de ese grupo en la vida. Puedes comprar cualquier disco de Profound Lore y sabes que te volará la cabeza, y eso, en los países con poder adquisitivo y verdadera pasión por la música under, se valora, se apoya y se respeta. ¿Autoedición si el sello no hace promo? Sí, pero pásate unos meses buscando bien una disquera guiri, que seguro que suena la flauta. Y el apoyo de una buena agencia de promo también puede ser ideal.

¿Y cómo se produjo el contacto con Negre Plany?

MORIBUNDO (Evilead): Sólo apuntar que llamamos a un montón de puertas para ofrecerles el disco y, por unos motivos u otros, no le interesó a ningún otro sello, por lo que agradecemos profundamente a Jordi de Negra Nit/Negre Plany que apostara por el lanzamiento. Esperamos que le depare todo lo bueno que pueda, porque se lo ha currado muchísimo con nosotros.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Básicamente nos decían que no editaban splits, que no creían en ese formato. Lo puedo entender, porque a no ser que se junten dos monstruos, los compartidos no tienen mucha viabilidad económica si son los típicos de un tema o dos entre un par de grupos. “Tetrarchia” es distinto, claro, con su maldita hora de duración, pero ya de salida vetaban los splits. Tampoco diría que hablamos con un montón, Evilead [risas]. Con unos cuantos sí, pero Barbarian somos especialistas en hablar con cantidades ingentes de sellos y la verdad es que éstas fueron las negociaciones más relajadas que recuerdo [risas].

¿Fue complicado llevar a cabo el proyecto? Lo pregunto porque si cumplir los plazos de una banda es complicado, cuadrar los de cuatro ni os digo...

JUDASWIEGE (Dis): Por nuestra parte pensábamos que tardaríamos más. La verdad es que todo ha ido especialmente fluido. Supongo que todos creíamos que era una buena idea y teníamos ganas de ponerla en marcha. ¡Así da gusto, joder!

MORIBUNDO (Mortvs Vyrr): Por la nuestra el hecho de tener aprendida la lección con “Raíz Amarga” en cuanto a grabación sobre todo, y de tener claro que era bueno hacer un EP o un split ya que el próximo álbum tardará en llegar, pues nos dio ese punto de velocidad extra. Eso sí, que tampoco se crea la gente que ha sido coser y cantar: este split ha tenido mucho curro por nuestra parte.

SÖNAMBULA (Rafa): Bueno, en este caso nosotros nos anticipamos, ya que nuestros tres temas del split están grabados al mismo tiempo que grabamos nuestro segundo álbum, “Bicéfalo”. Nos pegamos la pechada en cuanto a composición y grabación, y en medio de la misma la bajista nos dejó tirados, desapareció sin más, lo cual fue una jodienda, pero una vez pasado el bache y con el material en la mesa, seleccionamos los temas del disco y apartamos los tres temas del split, aunque aún sin saber qué forma tomaría o si se quedarían en un cajón sin más. Un tiempo después Von Päx se puso en contacto conmigo para refrescarme la memoria y proponernos esta infecta unión, entonces pensé: «¡Bieennn, tenemos todo hecho, adelante!».

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Pútridamente sencillo hacer los temas nuestros, como siempre. El único puto hándicap era que el split debía salir en la primera mitad de 2019, porque en otoño, ahora mismo de hecho, nos íbamos a centrar al 100% en nuestro tercer álbum, y nada podía hacerle sombra a eso. Ninguna promo, y menos otro lanzamiento tan guapo como el split. Todo ha salido a pedir de boca, como puedes ver.

¿Qué opináis de vuestros compañeros de álbum? ¿Cuándo os propusieron hacer el compartido os conocíais todos?

JUDASWIEGE (Dis): A muchos compañeros sólo los conozco por redes, a otros en persona y con otros he compartido escenario. Así que hay un poco de todo. Mi compañero Obszen fue quien me comentó la idea y ya tenía cosas habladas con el resto de participantes. Me pareció un proyecto interesante y nos pusimos a ello.

MORIBUNDO (Mortvs Vyrr): En mi caso conozco mucho a Judaswiege, somos verdaderos amigos. Con Sönambula nos habíamos visto en algún que otro concierto y este verano hicimos buenas migas en el Obscene Extreme Fest. Con Barbarian Swords la cosa cambia, tengo a Von Päx como amigo en Facebook y poco más.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Eh, eh, yo amigos no tengo. En ningún lado. Soy un auténtico y pútrido Barbarian.

SÖNAMBULA (Rafa): Conocemos en persona a Barbarian y a Moribundo. A Luis y a mí nos lo comento Evilead. Nosotros teníamos la idea de montar un split con alguien.

¿Sabéis si se contactaron a otras bandas? ¿Hubo alguna que se viera obligada a decir ‘no’ por problemas de calendario?

JUDASWIEGE (Dis): No sé realmente si la idea original incluía a otras bandas. Me limité a hacer las letras y a grabar la voz de los temas. Pese a la distancia con mi compañero de banda no hago muchas preguntas y no sé decir que no [risas]. Soy un tío facilón…

MORIBUNDO (Luis): Nosotros fuimos los últimos en mandar el material, si no me equivoco. Sin embargo, todo estaba bien machacado, e incluso me permití el lujo con el tema de las voces, de incluir alguna cosilla extra que surgió el mismo día de la grabación y que pudiera valerle a mis compañeros a la hora de la mezcla.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): No se barajaron otras bandas, no. Fuimos las cuatro a muerte y punto.

Por lo que sé, a día de hoy el CD está agotado. Imagino que estaréis satisfechos, ¿no?

JUDASWIEGE (Dis): Por supuesto, y más aun teniendo en cuenta como está todo en general dentro del formato físico. Reconozco que la propuesta tenía su riesgo dado el diferente estilo de cada una de las bandas. No las tenía todas conmigo respecto a la aceptación que tendría.

MORIBUNDO (Mortvs Vyrr): A nosotros nos queda alguna copia, pero muy bien la verdad. No creo que a nivel Moribundo podamos tener queja.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Claro, es que ahí ha habido algún malentendido, no eres el primero que lo comenta, César. Algunas bandas hemos finiquitado las copias que nos tocaban, pero Negra Nit/Negre Plany sigue teniendo, así como algunos de estos caballeros tan gallardos que me acompañan en esta entrevista.

SÖNAMBULA (Rafa): A nosotros nos queda alguna copia, sí. Hemos bajado la actividad en directo y eso se nota. Llevamos varios años cocinando canciones y tocando en directo ambas cosas de forma bastante intensa y bueno, era hora de descansar y tomar una nueva perspectiva para lo que nos va a acontecer en el futuro. Realmente necesitábamos este descanso ya que no hemos parado: bolos, disco, videoclip, disco en directo, componer, más bolos…

Investigando un poco sobre cada banda me he dado cuenta de que existen muchas conexiones entre vosotros. Por ejemplo, Obszen y Evilead tocan en Bizarre, que editaron un EP para Xtreem Music, sello que a su vez sacó el último CD de Sönambula. Uretra, hermano de Von Päx, aparte de en Onirophagus también toca en Bizarre junto a Obszen y Evilead. Realmente el mundo del metal extremo es muy pequeño, ¿no?

JUDASWIEGE (Dis): Demasiado pequeño, diría yo. Es complicado si llevas algo de tiempo en esto no conocer, o como mínimo no saber quién es, la mayoría de gente que hay en la escena extrema nacional. Obszen, Evilead, Mortvs Vyrr y yo nos conocimos cuando éramos redactores de la casi extinta web del sello Xtreem Music. A partir de ahí se fue expandiendo parte de la plaga que nos vincula en diferentes proyectos y colaboraciones.

MORIBUNDO (Evilead): Además de todo lo anterior, Rafa de Sönambula y yo compartimos un proyecto de death metal sinfónico llamado Insidious War y en breve saldrá nuestro primer trabajo. ¡Todo queda en casa! [risas]. Da gusto hacer las cosas entre amigos; sabes que tiene que salir bien.

SÖNAMBULA (Rafa): Jodidamente pequeño [risas].

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): A ver, yo es que te voy a decir una cosa: en esta vida miserable sólo me interesa la gente vinculada al metal, y en especial, al metal extremo. Entonces, en tema redes sociales, por supuesto sólo te relacionas con gente devota de la verdadera religión, dándole la espalda a toda la sucia morralla que puebla esta sociedad asquerosa y aniquilable. Es totalmente normal que conozcas a todo quisqui, incluso a un nivel internacional, porque incluso a nivel planetario es reducido el nivel de enfermedad metálica si te alejas de autómatas, seres grises y demás chusma cristiana.

El CD me ha sorprendido muy gratamente, entre otras cosas porque aun tratándose de grupos muy distintos, con sus particularidades, es muy coherente y fluye muy bien, tal vez con la oscuridad como único nexo. ¿Qué os parece a vosotros?

JUDASWIEGE (Dis): El secreto ha sido sin duda la producción y masterización para que el sonido, pese a la diversidad de estilos, fuese lo más homogéneo posible. La oscuridad siempre es un elemento cohesionador.

MORIBUNDO (Evilead): Sí, Javi ha hecho muy buen curro en Moontower porque le ha dado un empujón al sonido, pero respetando el sonido y la identidad de cada banda. No me gusta escuchar un recopilatorio de bandas clónicas donde tengas que estar pendiente del libreto para ver dónde empieza y acaba cada una. Esa diferencia de una parte a otra es parte del encanto de estos trabajos.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Totalmente de acuerdo con Evilead. Se nota cantidad cuándo empieza cada banda, pero al mismo tiempo, sin chirriar gracias a un buen trabajo en los volúmenes. Bandas pesadas con algún nexo común, pero personalidades muy dispares. Ahí es donde destacan las buenas propuestas con ideas propias.

SÖNAMBULA (Rafa): Yo diría que sí, sin duda la oscuridad es el nexo de unión más latente.

Imagino que estos temas serán exclusivos para el disco, ¿o me equivoco?

JUDASWIEGE (Dis): Pues finalmente sí respecto a Judaswiege. Si el split no prosperaba, nuestros temas iban a formar parte de nuestro primer LP. Ahora estamos componiendo desde cero todos los temas del futuro álbum al incluir los cuatro que teníamos en este split.

MORIBUNDO (Mortvs Vyrr): Rotundamente sí. Fuera del poco bagaje que tenemos como banda, personalmente odio cuando las bandas meten temas ya publicados para rellenar un álbum. Sé que cuesta pero se lo acaben de currar, ¡joder!

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Está claro, cualquier otra cosa sería un poco estafa para el que ha comprado el split, o al revés, para el que pilla un nuevo álbum nuestro y resulta que un jodido cuarto de hora ya lo ha escuchado, además sin guardar coherencia alguna con el resto de material. Igual para el típico CD recopilatorio para los diez ó quince años de la formación de la banda mola poner algunas rarezas, pero bueno, que eso es otra historia en la que de momento ni pensamos.

El split es un gran escaparate para fijarse en grupos de aquí. No os voy a engañar: de los cuatro grupos solo había escuchado a Barbarian Swords (toda su discografía) y conocía a Moribundo de leídas. Ahora tengo un conocimiento de todas y supongo que esto le pasará a más oyentes. Uno de vuestros propósitos sería lograr está exposición, ¿no?

JUDASWIEGE (Dis): Como consumidor acérrimo de música no suelo comprar splits porque si una banda me gusta quiero más canciones y prefiero un larga duración, aunque sin duda como bien has dicho, es el formato que quizás da más visibilidad porque aunque no lo compren por tu banda, es probable que terminen escuchándote casi sin querer [risas].

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Tío, no te voy a engañar: aunque de puertas hacia fuera pueda parecer que el bueno de Päx es un maldito descerebrado, es algo en lo que pensé desde el principio. Por ejemplo, a esta banda le ha costado penetrar en el público extremo mesetario, ya no digamos en Madrid… En una ciudad como Alicante siempre mandamos más discos que en toda la Comunidad de Madrid entera. Pero si hacíamos algo con Moribundo, con la cantidad de colegas que tienen, estaba seguro que más peña nos escucharía al fin. De hecho, he visto circular el split en algunas distris de allí que siempre han pasado de nuestra puta cara, así que objetivo cumplido en este ámbito. De Sönambula no pudimos chupar mucho en ese aspecto, porque afortunadamente esta banda en Euskal Herria es otra cosica bien rica [risas].

MORIBUNDO (Evilead): A mí me encanta pillar este tipo de ediciones menores, sobre todo cuando son formatos atractivos, como 7” EPs o mini CDs. No un CD corto de duración, sino de los pequeñitos de 3”, que se comercializan pocos. He descubierto bandas de puta madre a raíz de pillarme el split por otra que ya conocía y hay auténticas joyas en ese formato: Altar/Cartilage, Haemorrhage/Dead, Rageous Intent/Crisischrist, Demigod/Necropsy, Ophis/Officium Triste… Uffff, ¡maravillosos, joder! En nuestro caso es casi más un acto de hermanamiento, más que de exposición como tal porque lo cierto es que nuestro público potencial es prácticamente el mismo. Ese propósito de abrirse a diferentes audiencias es más propio de splits con bandas de diferentes nacionalidades.

SÖNAMBULA (Rafa): Creo que es algo positivo para ampliar la audiencia de cada banda, pues tenemos nexos en común y es muy posible que debido a nuestras similitudes, y también por qué no a nuestras diferencias, este trabajo pueda acercarnos de una manera u otra a nuevos consumidores de terrorismo sónico.

Las cuatro bandas os mantenéis en las mismas coordenadas estilísticas que en vuestras anteriores grabaciones, pero en estos temas aprecio una sublimación de vuestras cualidades. ¿Notáis cómo grabación a grabación tenéis las ideas más claras y las cosas salen más fácil?

JUDASWIEGE (Dis): Efectivamente. Por parte de Judaswiege es nuestro segundo lanzamiento y todo ha ido bastante más rápido y fluido que en el primero. Prima el vive y deja vivir, sin agobios pero con responsabilidad. Además cuando ya sabes la forma de trabajar de tu compañero aun es más sencillo.

MORIBUNDO (Mortvs Vyrr): Tengo bastantes ideas para Moribundo, pero lo principal es no cerrarse a nada y así llegar a un término medio que nos dé acomodo a nosotros, y la mayor gente posible, porque entre los tres componentes, de una forma de otra, bebemos de todos los estilos del metal y el underground. Así las ideas siempre estarán claras.

SÖNAMBULA (Rafa): Sin duda en este segundo trabajo nosotros nos hemos asentado en cuanto composiciones, hemos tomado lo que más nos ha gustado, o que mejor funcionaba de nuestro anterior trabajo añadiendo algún elemento nuevo y, bueno, tampoco queremos entrar en una peligrosa zona de confort ahora que, como banda, todo es más fácil para nosotros. También es obligatorio complicarnos un poco más la vida, para darle sentido y alcanzar nuevos objetivos.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Para nosotros grabar siempre ha sido lo mismo: primeras tomas, errores, horror, fiesta. Muerte absoluta al perfeccionismo, a los obsesos de la técnica y lo pulido hasta alcanzar lo robótico. Que le jodan a la forma moderna de entender el metal. Lo que sí está claro es que, con el paso de los años, uno aprende, ni que sea sin querer, así que amplía su arsenal de recursos, tanto instrumentalmente como dentro del estudio. Por ejemplo, ahora mismo puedo hacer voces que ni imaginaba cuando empecé en la banda, y es que todo crece sin que uno se dé cuenta. Si te fijas, “The Eternal Axe Of The Goddess” es nuestra primera canción en la que no chillo, es una especie de recitado muy expresivo a lo “The Rime Of The Ancient Mariner” de Iron Maiden. Hace unos años ni siquiera se me habría ocurrido hacer algo así, y menos empezar a cantar tan tarde, a medio tema o más. ¡Ni la banda conocía mis intenciones de antemano! [risas]. Lo mismo en Moontower Studios: sabemos que podemos hacer allí cosas que antes ni conocíamos, así que la pelota de odio es más gorda aún con cada grabación que pasa.

Ahora toca empezar a desmenuzar la grabación desde el principio. La parte de Judaswiege, diría que para mí es la a priori más… voy a decir ‘problemática’, porque en el black/death aparte de ser muy dinámico hacen falta riffs y canciones pegadizas, y aquí todas cumplen con creces. Os voy a dar la enhorabuena, porque a estas alturas me parece complicadísimo enganchar al oyente jugando con elementos tan simples y, sobre todo, no caer en lo meramente genérico. ¿Os es difícil componer para Judaswiege?

JUDASWIEGE (Dis): La composición, pese a ser solo dos componentes y a los kilómetros que nos separan, es bastante fluida. Cada uno sabemos el rol que tenemos. Obszen se encarga de todos los instrumentos y yo de la parte lírica y vocal.

Como ya hemos dicho, Obszen toca en Bizarre, una banda totalmente death metal old school que sigue planteamientos muy distintos de los de Judaswiege. ¿De dónde surge la idea de crear Judaswiege?

JUDASWIEGE (Dis): Ambos somos unos entusiastas del black/death pese a que en el resto de bandas en las que estamos no sean de ese estilo. A mí me gusta más el black metal y a Obszen el death metal, factor que aun facilita más las composiciones y la dinámica en Judaswiege. Es la banda que siempre hemos querido tener pese a que sea la única que no es de directo de momento.

¿Pensáis en algunos grupos concretos al componer? Si te digo la verdad, desde fuera no me sonáis a ninguno en particular…

JUDASWIEGE (Dis): Obviamente. Aunque pensamos en grupos como Marduk, Aura Noir, Darkthrone, Nekromantheon o Dissection, según quien nos escucha nombra bandas diferentes cada vez. Eso nos reconforta porque supone que hay algunas señas propias de identidad en lo que hacemos.

En una época en la que el metal está muy bastardizado –hasta el punto en que la etiqueta ‘metal moderno’ sirve para un roto y para un descosido–, Judaswiege os mantenéis en unas coordenadas estrictas, muy ‘puras’. ¿Habéis pensado en incluir otras influencias o precisamente en esa pureza reside el encanto del grupo?

JUDASWIEGE (Dis): La banda tiene la máxima de cuanto más añejo y crudo, mejor. Han llegado a decir que somos antiguos, cosa algo absurda, porque toda la humanidad ha mamado y mamará de lo que ya ha existido previamente. Nos sentimos muy identificados con el estilo de Judaswiege y moriremos fieles a ello. Cualquier novedad sería mutilar la banda.

Según he leído en una entrevista, “Raíz amarga”, el hasta ahora único álbum de Moribundo, nació para ponerle música a los poemas de Mortvs Vyrr en un momento en el que Evilead estaba un poco quemado de la música en general. ¿Sirvió el disco para que tomaras algo de aire y recuperaras las ganas de crear?

MORIBUNDO (Evilead): Bueno, más que quemado, andaba desilusionado porque mi banda de toda la vida, Elderdawn, llevaba ya tiempo en stand-by, y el hecho de ponerme entonces a escribir en la web de Xtreem me puso en contacto con gente en la misma frecuencia de onda que yo. Aparte de una gran amistad, no tardaron en surgir varios proyectos musicales entre varios de nosotros. En mi caso, Moribundo y Bizarre. Yo diría que me he desquitado a base de bien del tiempo de sequía musical, porque de unos años para acá he podido participar en grabaciones y bolos de varios grupos amigos: Nangilima, Moñigo, Sad Eyes, Judaswiege, DIS GOB, Famishgod… dentro de nada Insidious War con Rafa, y también grabar alguna cosilla instrumental bajo el nombre genérico de Evilead, que será una cajón de sastre para cosas sueltas que no tengan cabida en ninguna de las otras bandas.

Tenéis una formación muy extraña que incluye un letrista y además vivís entre Madrid y Salamanca. Supongo que trabajar a distancia no será problema para vosotros, pero ¿no echáis de menos tomaros unas birras juntos de vez en cuando?

MORIBUNDO (Luis): La formación de Moribundo al completo sólo hemos podido coincidir en una ocasión: para las fotografías de álbum. Debido a mi trabajo de noche, soy el que tengo menos disponibilidad a la hora de poder quedar con mis compañeros. Mortvs Vyrr y Evilead se ven más frecuentemente a pesar de la distancia.

MORIBUNDO (Mortvs Vyrr): Bueno, como muy bien ha dicho Evilead, él y yo tenemos una gran amistad. Es como un padre, cabrón, pero un padre, y nos vemos bastante en ferias del disco, conciertos, quedadas… A mí me gustaría vernos semanalmente, pero claro, es imposible. Con Luis es cierto que es más complicado verse, lo cual es una putada.

Evilead, tú te encargas de todos los instrumentos en Moribundo y además grabas con tus propios medios, ¿no? ¿No aportaría otra perspectiva el hecho de contar con más instrumentistas? ¿O sería un problema al perder autonomía y capacidad de decisión?

MORIBUNDO (Evilead): Sí, realmente no es que tenga buen equipo ni conocimientos; todo es muy casero, o DIY que dicen los guays [risas], pero echándole paciencia nos vale para salir al paso. En cuanto a la formación, por las características del proyecto, necesitábamos algo muy minimalista. Al contrario de lo que suele ser habitual, nuestra música parte de las letras, por lo que me lleva mucho trabajo de composición a base de ensayo y error, echando muchas horas con un verso por delante. Hacer esto entre varios y máxime trabajando a distancia, se me antoja casi imposible. En otras bandas sí que lo hacemos de una manera más colaborativa y, en ocasiones, mi aportación está más en segundo plano, como en Bizarre, donde la carga creativa la lleva Obszen.

Lo de los proyectos diferentes que hablaba con Judaswiege también puedo aplicarlo a vosotros. Luis y Evilead tocan en un montón de bandas muy distintas entre sí. ¿Qué os da Moribundo que no os dé el resto de grupos?

MORIBUNDO (Evilead): No correr… en ningún sentido [risas]. Tanto a la hora de tocar leeeeento, como por el método de trabajo y por no tener más presión que la que nosotros queramos meternos, que es poca, porque somos de naturaleza más bien vaga, qué le vamos a hacer...

MORIBUNDO (Luis): A mí me da la oportunidad de hacer brutalidades con la voz sin tener que ocuparme de melodías. Necesitaba algo crudo, pesado y lento. Además, soy un gran fan de bandas de doom metal y death doom. Moribundo me ha permitido poner en marcha la maquinaria más agresiva y le estoy tremendamente agradecido a mis compañeros. Moribundo para mí es, sencillamente, enfermizo.

“Virgen” y “Amor – Entierro” diría que son aún más majestuosas que las canciones de “Raíz Amarga”. Escuchándolos a veces he pensado en los My Dying Bride de “The Dreadful Hours”, un disco para mí genial que, creo, está muy ensombrecido por la importancia histórica de sus primeras obras. ¿Pretendéis conseguir esa triste majestuosidad, realzar la belleza que hay en lo decadente?

MORIBUNDO (Evilead): ¡Joder, me encanta ese puto disco! “My Hope, The Destroyer” es una de mis canciones preferidas de todos los tiempos. Sí, ahora que lo dices, creo que aunque nos comparan más a bandas de death doom, rollo Saturnus, es cierto que tenemos muchos elementos tributarios de esa época tan grandilocuente de My Dying Bride. Aún quedan integristas dentro del metal extremo que no conciben el uso de los teclados y nos lo han echado en cara en alguna crítica… Un flipado de Polonia decía que parecía que queríamos llevar al doom las óperas de Mozart [risas]. Pero vamos, que nos la pela, y seguirá habiendo teclados siempre que consideremos que un tema los pide.

MORIBUNDO (Luis): Desde luego has dado en el clavo y estoy totalmente de acuerdo con mi compañero. Has citado a una banda que también es un referente para mí, sobre todo los primeros álbumes, pues con los cambios de sus últimos trabajos les he perdido un poco de vista.

MORIBUNDO (Mortvs Vyrr): Mira, yo no concibo el doom sin melancolía. Para quien escribe el doom es el género que te remueve por dentro, por lo cual nuestra música siempre va a estar rodeada de diferentes elementos para que gane profundidad, y por qué no decirlo, delicadeza. Como antes dejé caer, tenemos un espectro bastante amplio, sin perder el norte, y nos vamos a cambiar nuestras ideas porque ante todo nos tiene que gustar a nosotros. Lo que venga después ya se verá, no se puede gustar a todo el mundo.

“Sufres” me ha descolocado un poco porque no sé si es una broma (respetuosa, por supuesto) o un homenaje para demostrar que de algún modo los extremos se tocan. ¿Cómo surge la idea de hacer esta versión de Napalm Death?

MORIBUNDO (Evilead): [risas] No te preocupes, que no hace falta añadir lo de respetuosa. No voy a engañarte con flipadas de rendir tributo a tus ídolos ni polleces similares, porque has dado de lleno en el clavo. El que se piense que por hacer doom tienes que ser un puto amargado e ir por la calle como un alma en pena, debería hacérselo mirar. Hacer esta versión no deja de ser una coña que se nos ocurrió ya con los otros dos temas grabados, y tiramos pa’lante para incluirla en el split. Sinceramente, no creo que la intención de los propios Napalm Death fuera mucho más seria a la hora de hacer el tema original, y en lo que sí hemos sido serios ha sido a la hora de llevarlo a nuestro terreno. De hecho, si no hubiéramos dicho de lo que se trataba, poca gente habría caído en ello.

Rafa, la intro de “Entrañas”, comienzo de la parte de Sönambula, parece el epílogo de la de Moribundo; de hecho, suena como si la hubiera grabado Evilead. ¿Ha sido deliberado, una idea para hacer más fluida la transición?

SÖNAMBULA (Rafa): Mmm, es hora de confesarse [risas]. Bueno, Sönambula no somos muy de intros: soy más partidario de poner toda la carne en el asador desde el minuto uno, aunque el hecho de no haber usado nunca ninguna era el mejor motivo para hacerlo. Buscaba algo que realmente contrastase y que cuando viniera el hostión en la cara lo hiciera en el modo más intenso, violento y destrozadientes.

Seguís con las influencias que caracterizan a vuestras anteriores referencias, o sea Celtic Frost, Autopsy o Winter, por nombrar los que más me saltan al oído. Pero en esta ocasión parece que habéis puesto especial dedicación en los estribillos. Los de “Entrañas” y “Conspiración subterránea” son muy, muy pegadizos.

SÖNAMBULA (Rafa): Cierto, el tema que suena tras la intro tiene toda la intención de llegar al lado bobo de tu cerebro, una canción funcional que si te consigue enganchar a la primera escucha puede hacer que nos ames o nos odies definitivamente. Somos una banda de contrastes muy marcados, nos movemos en el filo de la navaja. Creo que es nuestra mejor virtud y nuestro principal defecto, Sönambula es carroña en estado puro, así que si tienes gustos muy refinados no somos para ti.

También me sonáis algo más punk en estas canciones, como más sueltos. No sé si son imaginaciones mías…

SÖNAMBULA (Rafa): No, no lo son. Hemos otorgado elementos más dinámicos a nuestra pesadez habitual, cosa que nos ha gustado bastante y puede que en el futuro lo tengamos de nuevo en cuenta de modo más acentuado.

“Bicéfalo”, vuestra última referencia, es un disco maduro y bien definido, con un sonido crudo, denso, absolutamente old school. ¿Pensáis que os queda margen de mejora en algún aspecto o solo pensáis en seguir sacando buenos temas?

SÖNAMBULA (Rafa): Realmente, lo de mejorar es muy relativo, en cuanto a sonido me refiero. El sonido cumple con nuestras expectativas y desde luego la intención era ésa, que resultara crudo, cavernoso y oscuro. Para los modernillos imagino que sonaremos maqueteros, pero la gente que sabe de donde viene este género, creo que entiende perfectamente por dónde vamos. Se trata de recuperar el espíritu y feeling de los 90 y por qué no, darle cierto rollo actual, sin caer en la sobreproducción, sin utilizar triggers, sin hacer apaños ni abuso de la tecnología, y sin limpiar exageradamente las pistas. La mugre es la vida [risas]. Es un buen eslogan para nosotros.

Rafa, llevas más de veinte años metido en esto del metal extremo. ¿Qué te da para seguir enfrascado a estas alturas? ¿Ha cambiado tu perspectiva desde que comenzaste?

SÖNAMBULA (Rafa): Estoy mal de la cabeza [risas]. Creo que la clave es no tener expectativa alguna, simplemente disfrutar del camino, lo cual obviamente no siempre es fácil. Es rejuvenecedor continuar con la misma afición que tenía con diecisiete años. Aparte, ahora puedo sacar más provecho a la experiencia adquirida en todos estos años.

Barbarian Swords sois una banda muy prolífica. En siete u ocho años habéis editado una maqueta, dos álbumes de estudio y uno en vivo, este split y ya habéis anunciado que "Totemic Anal Turbofucker", vuestro tercer disco de estudio, sale en octubre. Ya me has dicho anteriormente que en un ensayo sois capaces de sacar un tema. ¿Os es difícil escoger y pulir el material que finalmente grabáis?

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): No, no, eso no es del todo cierto… en un ensayo de unas dos horas somos capaces de crear tema y medio [risas]. Pues la verdad es que no: seguimos cagando material a un ritmo frenético, y lo único que nos frena a la hora de sacar más movidas es el alto coste económico que conlleva grabar en un estudio, por muy ajustado que este sea en el precio. Esta banda siempre va un par o tres de años por delante respecto a lo que veis. Aunque aún no ha salido “Totemic Anal Turbofucker”, ya tenemos más que avanzado el siguiente a todos los niveles. Así como todos los demás movimientos no tan serios como un disco de larga duración, claro… Escupimos riffs a diestro y siniestro, sudamos blasfemia, así que no pararemos hasta que todo se vea reducido a cenizas.

Los dos temas que incluís como pútrido colofón de “Tetrarchia Ex Bestia” son conceptuales. Explica un poco las ideas que quieres transmitir, por favor. Imagino que una muerte y destrucción que los humanos nos tenemos muy merecida...

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Por supuesto, pero esta vez a un nivel cósmico ya. Todo el universo es exterminado [risas]. La idea primigenia de estos dos temas me la dio un crítico musical alemán, que suelen ser muy cabezotas y obtusos. El tipo éste cogió la canción “The Last Virgin On The Earth, Sodomized” de nuestro anterior disco Worms y la tildó de misógina. Me sorprendió que este chaval tirara por ahí, porque nosotros somos nihilistas, pretendemos terminar con el global de la especie humana sin distinguir entre sexos ni ninguna otra gilipollez, pero claro, si haces una lectura plana, lineal y banal de ese corte, sin esforzarte un poquito, pues es hasta comprensible que opinara eso. Yo no me refería a una mujer en sí, a una virgen de trece años que vague por el mundo, sino al mayor símbolo de pureza e inviolabilidad del pútrido cristianismo, que no es otro que la maldita Virgen María y cualquier idiota que llegue sin desflorar al matrimonio. Es decir, yo pretendía ensalzar la mayor de las blasfemias, al mayor insulto que pueda recibir una sucia rata cristiana. Entonces me dije «Mmm… si alguien opina que somos misóginos, vamos a darle la vuelta para reírnos de él también». Así que ideé una historia en la que una lesbiana es humillada, vilipendiada y torturada hasta la muerte únicamente por su orientación sexual, y teniendo en cuenta que eso pudiera ocurrir en cualquier sociedad regida por la arbitrariedad religiosa de este apestoso planeta. Cualquiera vale, son todas una puta porquería. Pero esta chica renace, y no sólo eso, sino que se convierte en la Diosa de la Guerra y la Aniquilación. En la primera parte, con su gloriosa hacha revienta a toda la humanidad, tampoco deja ni a un solo ser vivo caminando por la Tierra, y en la segunda amplía su venganza a todo el universo. Sólo descansa cuando el silencio es absoluto, cuando el filo de su arma es lo único que gobierna el cosmos. Como ves, son nuestros dos primeros temas progres, aunque todo el mundo pierde la vida, por supuesto [risas].

Siempre que te pregunto sobre la evolución de Barbarian Swords dices que no quieres evolucionar y le pones peros, sobre todo sueles decir que cada vez tocáis mejor, como si eso fuera un descrédito [risas]. Puedo entender tu perspectiva, pero también creo que eres el crítico más severo de la banda. ¿Cómo ves estos temas en el contexto de vuestra discografía?

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Es gracioso, porque son más nuevos que el disco que va a salir. Los dos cortes del split son de esta primavera, pero “Totemic Anal Turbofucker” lleva grabado más de un año por cuestiones de sello, colas de producción y tal. Entonces, este otoño e invierno un montón de peña va a cagarse en todo diciendo que Barbarian Swords ya no hacen black doom, sino black, punk e incluso war metal, cuando no es cierto. Las dos canciones del compartido son Barbarian de toda la vida. Otra treta más para continuar la juerga en esta formación… Hay una cosa que en esta banda nunca va a evolucionar: nuestra total lealtad a los postulados del metal extremo real. Es en eso donde nunca cambiaremos. Siempre seremos extremos, cuanto más mejor, y nunca caeremos en aburridos mensajes arreglamundos ni grabaciones chicletosas actuales. Queremos verlo todo arder, nuestras letras siempre serán despiadadas, no nos casaremos nunca con nada ni nadie. Esta idea engloba más estilos que el black doom, pero por supuesto, estos deben ser fieros, de la vieja escuela, sanguinarios y pendencieros. Ahí sí puede haber cambios, aunque en cualquier próximo trabajo volvamos al clasicismo Swords.

En lo que a mí respecta, son dos de los cortes más atinados a nivel composicional de vuestra discografía. La banda sigue siendo una primitiva bola de odio, pero por otro lado se nota un trabajo muy meditado de capas de guitarras y ruidos. No te ofendas, pero diría que es lo más maduro que habéis grabado hasta la fecha [risas].

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Yo no hablaría de madurez, pues creo que atravieso una de las etapas más nihilistas y alejadas de cualquier ideal humano que haya vivido, pero te lo contaré a la china, con una bonita fábula. Cuando la Señora Tortuga Black Doom decidió ponerse a correr para perder barriguita, primero dio pasos en falso y fue a un ritmo ridículo, cansándose a los dos metros. Pero tras unos años, como persistió, sin darse cuenta, sólo por el mero hecho de practicar ganó en cardio, evolucionó su técnica, y sin duda fue mejor corredora. Eso es lo que puede haberle pasado a esta banda: quieras que no, ocho años tocando juntos se tienen que notar, y ahora mismo todos tenemos el ADN Barbarian Swords más que integrado en nuestra mugrienta sangre. Cualquier puede sacarse un riff totalmente admisible en el grupo, y mi capacidad vocal ha aumentado notablemente también. Es cuestión de práctica, no tanto de voluntad. Te haces mejor músico aunque lo odies, como es nuestro caso. Te fijas en polladas que antes ni oías.

Y la última, para todos. Si hubiera un "Tetrarchia Ex Bestia" parte 2 y vosotros fuerais los encargados de elegir las bandas, ¿cuáles elegiríais?

MORIBUNDO (Evilead): Hombre, no me molaría que “Tetrarchia Ex Bestia” fuera ningún tipo de franquicia, que lo poco agrada y lo mucho cansa. Dentro de uno años sería una gran noticia si seguimos las cuatro bandas en activo y en contacto, con lo que igual molaría volver a juntarnos para hacer una segunda parte, en plan “La Venganza De La Bestia” o alguna flipada así [risas].

SÖNAMBULA (Rafa): Joder, hay demasiadas bandas, pero la idea de repetir la jugada dentro de unos años podría molar.

BARBARIAN SWORDS (Von Päx): Claro, debería ser con los cuatro grupos otra vez, ¡pero haceos fotos promocionales al menos, hijos de puta! Algunos se pasan de unders [risas].
  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate