alternative rock / indie rock / post-hardcore / experimental rock
 Biffy Clyro

CRÓNICA

Biffy Clyro
¡Biffy Motherfucking Clyro!
10 de Diciembre de 2013 por Jolocho La Riviera, Madrid 1805 lecturas

Vaya locura la de aquella noche. Y es que todo ésto aconteció un martes de principios de diciembre, pero se vivió como si la final del mundial de Sudáfrica se tratase. En La Riviera lo que se respiraba era la alegría de un viernes. Algunos detalles antes de entrar en materia: el respetable se sabía las letras hasta de los temas nuevos (que en conjunto ocupan medio setlist, glup), coreaba los "oh" que cotienen muchos de los temas de los escoceses... ¡y hasta cantaban los riffs! Sí, sí, con el consabido "lo lo lo lo lo" y sus infinitas variables. Evidentemente, los que estuvimos aquella noche en La Riviera contribuímos mucho a hacer de esa noche algo muy especial. Y más cercano al concierto en una gran plaza que en una sala, por cierto.

Con la agraciada compañía de foreros de la talla de Jelowin El Bello y Llopis la Amazona, embestimos el principio de la noche con todo lo que puede dar de sí un cuerpo humano al final de un martes. Como digo, cayeron muchas de su reciente "Opposites": "Different people", "Sounds like balloons", "Biblical", "Victory over the sun", "Spanish radio", "Little hospitals", "The rain", "Modern magic formula", "Black chandelier", "Woo woo", "Opposite" y "Stingin' Belle". Noté cierto bajón en el seguimiendo coreado de los nuevos temas por parte del respetable: y éso es innegable aquí y en China. Y no es que sean malos temas: es que son nuevos. Mucho me pareció ya que fueran seguidos por casi la mitad de los allí presentes. Los MOMENTAZOS, así, con mayúscula, fueron para los temas del "Only Revolutions": "The Golden Rule" nos hizo estallar, "Many of horror" emocionarnos bastante (qué preciosidad de tema, por favor) y "The Captain" fue la que cerró el concierto por primera vez... y "Mountains" la que lo cerró. La palabra para definir el setlist es "equilibrado". Pese a componerse por casi la mitad del nuevo disco, incluyó seis temas del anterior, tres del increíble "Puzzle" (no podía faltar "Living is a problem...", ¡momentazo escuchar cómo coreamos los "oh-oh-oh-oh-oh" previos a la primera estrofa!), "Glitter and trauma" del "Infinty land"y "57" del "Blackened sky".

Y ahora, un apunte final sobre la banda: corred a verlos lo antes posible. Porque a los escoceses no les ha omnubilado el éxito. Siguen trayéndose entre manos una ruidera increíble, metiendo zapatilla por todos lados. Y se comen el escenario: salieron los tres descamisados, como prueba de lo que estaban dispuestos a sudar. Tienen mis diez en actitud sobre unas tablas. Y luego está la intensidad: la mantienen.

Tocan como si fuera su último concierto, y como si estuviera teniendo lugar en el mejor audiotorio sobre la faz de la Tierra. Detalles como el de Simon Neil rompiendo a gritar fuera de micro ante la excitación de un estribillo a punto de romper no se van a borrar de mi memoria. Por mucho, mucho tiempo.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA