metalcore / hardcore / stoner rock
 CardiaC

ENTREVISTA

Sin fronteras por Jorge Azcona
11 de Febrero de 2019 394 lecturas
El caso de Cardiac es un claro ejemplo de cómo la globalización ha hecho acto de presencia también en nuestra escena. Mientras para algunos sigue siendo aquella banda suiza con cantante y letras en castellano, el cuarteto se empeña en callar bocas poniendo el listón cada vez más alto. Con “Mañana no será otro día igual” no hay duda de que estamos ante su obra definitiva. Hablamos con Ricardo (voz y alma de la formación) sobre todo lo que rodea a este trabajo, sus curiosas colaboraciones y el pequeño garbeo con Cypress Hill.

Hola Ricardo. ¿Cómo estás? Aunque demasiado breve (tres fechas en Madrid, Vitoria y Tolosa hace escasos días), ¿qué tal ha ido el paso por nuestro país y el reencuentro con los fans españoles?

Hemos venido casi con lo puesto. Con la mitad del crew, con un guitarrista menos… sin apenas material y con las bandas apoyando con su backline para que podamos tocar. No queríamos quedarnos en casa, como banda un poco suicida tuvimos que tomar una decisión; estabilidad económica e ir a tocar a conciertos seguros o hacer más sacrificios, salir de nuestra zona de confort y jugárnosla. El dinero nunca nos ha conseguido frenar ni tampoco la ausencia de marketing o de imagen. La música siempre es lo primero, ese es nuestro mantra. Los conciertos fueron todos muy bien aunque quizá en el de Madrid estábamos algo cansados, pero siempre con ganas. Tenemos amigos por aquí y eso es importante, hay ganas de verles. La gente se acuerda todavía de nosotros y estamos agradecidos de que nos vengan a ver. No podíamos dejar pasar más tiempo, nos encanta venir por la península donde es increíble ver cómo el número de bandas se ha multiplicado y se ha vuelto difícil llenar una sala. Pero al mismo tiempo me parece que las bandas están a un nivel altísimo y es una gozada.

El groove metal, el hardcore y la melodía siguen siendo los elementos que conforman el sonido Cardiac. Sin embargo, “Mañana no será otro día igual” es vuestro disco más contundente, muy cercano a lo que conocemos como NYHC (New York Hardcore). ¿Estás de acuerdo? ¿Qué os ha hecho endurecer vuestra propuesta?

Bueno, siempre hemos tenido influencias varias, la música es un lenguaje ilimitado y nos encanta sentir que en cada disco hay cosas nuevas que decir o al menos de otra manera. En el nuevo disco teníamos ganas de volver a nuestros orígenes, queríamos hacer también un disco donde todos los temas se pudieran llevar al escenario crudamente… También es verdad que haber conocido a Vinnie Stigma de Agnostic Front (que vino a nuestros bolos) en New York hace 3 inviernos nos hizo recapacitar sobre un futuro disco más vieja escuela aún. Y ahí queda el disco, queríamos que fuera nuestro humilde clásico.

Aunque la evolución ha sido gradual respecto a “Sangrar hasta lograrlo”, el giro puede sorprender a los se quedaron en discos como “El sudor de la gloria”, con cierto aroma stoner, y más si hablamos de “Olas y rocas”, un disco acústico.

No tenemos miedo de las etiquetas mientras no frenen a los oyentes a aventurarse. En todos nuestros discos hay más o menos las mismas influencias, lo que cambia es la cabida que permitimos que haya. Obviamente el disco acústico es un disco aparte, aunque no excluyo más trabajos de ese tipo. Personalmente, me gusta que en cada disco las voces tengan enfoques con énfasis diferentes.

En el nuevo disco encontramos colaboraciones de Drop (Samael, Sybreed), Scott Middleton (Cancer Bats), y otras realmente sorprendentes como las de Billy Graziadei (Biohazard, Billybio) y Sen Dog (Cypress Hill, Powerflo). ¿Cómo se consigue y gestiona que gente de este calibre se involucre en el proyecto y sea partícipe de vuestras canciones?

Bueno, comiendo carretera, tocando aquí y allá y haciendo amigos y contactos. Afortunadamente, queríamos hacer un disco especial que motivara al público pero también seducir a artistas que pudieran ofrecer a las canciones algo único. Entendemos que hay muchos discos que salen todos los días, y queríamos que éste fuera algo muy especial. Hemos tenido suerte de que los temas gustasen a nuestros invitados y nuestro proyecto sea apreciado y creíble. Son ya bastantes primaveras y hemos hecho algunos contactos. Afortunadamente los artistas que colaboran en el disco son gente que se mueve por amor al arte como nosotros y no por dinero. Hemos tardado tres meses en tener todo el material grabado en estudios de Toronto y Los Angeles, ha sido una bonita aventura.

La verdad es que no me imagino una canción en la que encaje mejor Sen Dog que “En L.A. me decían”.

Lo curioso es que nosotros en un principio pensábamos todo lo contrario, fue él quién eligió ese tema y nos quedamos todo locos… Pensabamos que el tema "M.O.J.I.T.O" o "La Vanguardia" le seducirían más.

“M.O.J.I.T.O” es precisamente el más sorprendente del disco, fiestero y con un sonido diferente pero que supone un soplo de aire fresco y funciona muy bien en directo. ¿Cómo nace un tema así? ¿Dudasteis meterlo o lo tuvisteis claro desde el primer momento?

Sí, es un tema que no estaba previsto. Había terminado de componer el disco, me relajé y salió este tema que lleva una onda más desenfadada. Siempre que compongo para un disco me acuerdo que el maestro Paco de Lucía se sacó el famoso “Entre dos aguas” al final de una grabación y se convirtió en un himno. Obviamente yo a la guitarra no le llego ni a la suela de los zapatos, pero la idea de seguir trabajando a pesar de que hayas acabado me parece vital. Estás en caliente y puede salir de todo, ya no hay presión y pueden salir cosas que no esperas. Nunca sabes cúal será el tema que destacará más del disco.

Tus letras son reivindicativas, de superación personal y con un mensaje positivo (algo innato en un género como el hardcore), pero siempre desde un prisma y un estilo muy personal.

Para mí es importante transmitir un mensaje positivo. Nos alimentamos por nuestros sentidos y creo que lo que entra por nuestros oídos puede cambiar nuestra vida cotidiana. El PMA (Positive Metal Attitude) es una onda que intentamos aplicar en todo lo que hacemos. Dedicación, pasión, esfuerzo y trabajo son valores que nos inspiran dentro y fuera del escenario. Por eso prefiero escribir letras que me inspiren a mí. Y desde la humildad, si no me levantan a mí no levantarán a nadie. Me dirijo primero a mí mismo, y si resuena en mí lo comparto. Cada tema tiene su pelea interna, ha de ganar siempre la energía positiva. Transformo lo que me mata en algo que me da vida, ya sea el mundo exterior como el interior.

¿Cuidas de alguna manera la voz? No cabe duda que tu registro es algo que también llama la atención.

No, no cuido mucho mi voz. Pero cuando estoy de gira no tomo hielo, el resto sí. Cuando estoy jodido suelo tomar jengibre, pero sino paso totalmente… Si te cuidas mucho te rayas y no disfrutas. Es mejor disfrutar del día a día dejándote llevar de buen rollo, despues de un bolo suelo salir de fiesta sin tomar bebidas con hielo. ¡Nada del otro mundo!

Viendo el actual setlist no se puede dudar de la confianza depositada en el nuevo material. Salvo algún que otro clásico, gira en torno a él e incluso os habéis despedido en estas últimas fechas con “La Resurrección del Antihéroe”. Aunque aún es pronto, ¿crees que este nuevo disco puede suponer un punto de inflexión para la banda y el camino a tomar en el futuro?

¡El nuevo disco contiene solo temas tallados para el directo! A la gente parece que le esta gustando, yo creo que lo realmente importante es subir al escenario para cantar y tocar algo que tenga sentido para tí, algo real. El nuevo disco tiene ese contenido que nos une como banda, y eso es determinante. No hay nadie en el escenario que no sienta esos temas. A veces cerramos con “La Resurrección del Antihéroe” y otras veces otras, se decide sobre la marcha, ¡lo importante es que el público disfrute a tope!

Imagino que ser invitados por Cypress Hill para acompañarles en un tramo de su gira europea ha sido todo un premio a vuestra carrera. ¿Cómo nace esta oportunidad? ¿Alguna anécdota de esta increíble experiencia?

Estabamos con Sen Dog en Los Angeles rodando un vídeo en una azotea de un barrio chungo al sol tomando unas cervezas y nos dijo que nos animáramos a tocar con ellos, pensábamos que era una broma… y cuando su management contactó con nosotros alucinamos! ¡Así de sencillo!

¿Crees que el hecho de cantar en castellano siendo una banda suiza os ha abierto o cerrado alguna que otra puerta por el camino?

El castellano nos ha cerrado muchas muchas puertas, fuera y dentro de España amigo. El castellano se ve como un tópico y una etiqueta reductora en el extranjero y en España no seduce. La gente a menudo aprecia más las bandas que cantan en inglés aunque digan auténticas tonterías, da igual… La música que hacemos tiene ese formato y la gente pocas veces hace el esfuerzo. Es así, modas y fórmulas comerciales, parece que el inglés es el único camino.

Es curioso que con estas raíces y cantando en nuestro idioma no os veamos mucho por España. ¿No resulta rentable venir o es que el tema está realmente jodido por aquí para un grupo underground como el vuestro?

Es complicado, todos los países son complicados. En España muchos se creen que la cosa esta mejor en otros lados pero no es cierto, lo que ocurre en España ocurre en muchos sitios a pesar de la gente extraordinaria que lucha por la escena y que mantienen el barco a flote; hay muchas bandas, gente muy creida y prepotente, pocas salas en condiciones, bandas muy centradas en sí mismas y con poca mira fuera del estado, poco público en salas, poco apoyo del Estado, etc… Estuvimos en Warner en 2006 y fue un error porque no nos correspondia, ni compartíamos los valores ni nos hicieron caso. En 2009 estuvimos en Kaiowas Records, pero no nos dieron mucha cancha porque importaban más las bandas grandes o de Barcelona. Luego también por otro lado, trajimos a varias de las bandas mas grandes de España a Suiza que nunca se enrollaron con nosotros, pero que tampoco han vuelto a girar por Europa. Hemos visto y conocido mucha gente. ¡Estamos agradecidos con todo aquél que nos ha abierto los brazos! Con el tiempo hemos aprendido a cuidar nuestro circuito donde nosotros decidimos con quién tocamos y dónde vamos, y si se puede aunque sea arriesgado venimos.

Me imagino que estarás al tanto de todo lo que se cuece en nuestro país. Paro, corrupción política, auge de partidos de derecha…  Con este panorama no dan ganas de volver.

Sí, esta fatal... ¡como en todas partes hermano! ¡Pero siempre volveré!

Volviendo al tema musical, ¿qué bandas españolas te han sorprendido más en los últimos años?

Me gustan muchas bandas. Minor Empires, Dieaway, Motorzombis, Childrain, Toundra, Khmer, Goddamn, Lavida, Aathma, Violent Eve, Knibal, Donuts Hole... Hay una barbaridad de grandes bandas de todos los colores por todo el país.

Pues sí que estás al tanto de la escena estatal. ¿Crees que el nivel es inferior al de Centroeuropa o esta manía de infravalorar el trabajo de nuestras bandas es algo que pasa en todos los sitios?

No hay nada que envidiar... Nunca se trató de talento, se trató del poder adquisitivo para comprar buen material.

Pues esto es todo. Gracias por dedicarnos este espacio y las últimas palabras son para ti.

Gracias por vuestro tiempo y dedicación, gracias a esa gente que hace que la escena esté viva, por su generosidad y por su compromiso por nuestra cultura. ¡Gracias a vosotros! ¡PMA!
  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA