hard rock / stoner rock / southern rock / sludge metal / alternative rock / stoner metal
 Cobra

ENTREVISTA

Aviva la llama por Jorge Azcona
20 de Junio de 2020 691 lecturas
Cuando, por fin, los astros y compromisos de Lete, David, Josu y Ekain consiguieron alinearse en torno a “Fyre”, el nuevo álbum de Cobra, la dichosa pandemia obligó a paralizar todos los planes en los que el cuarteto había estado trabajado a tiempo completo por primera vez en sus 15 años de trayectoria. Aún no sabemos cuándo podremos degustarlo en directo, pero sí que se trata de su obra más redonda y donde el stoner abre horizontes a muchas otras influencias. De esta sorprendente evolución nos habló su bajista David González.

Antes de nada, me gustaría preguntaros por vuestro estado de ánimo. Parece que el chaparrón va calmándose poco a poco, pero la resaca promete ser dura.

Estamos bien, hemos ido digiriendo la situación en la que nos encontramos y sólo nos queda asumirla e ir haciendo las cosas poco a poco. Al principio fue más duro porque nos pilló de lleno con el disco a punto de publicarse y con unas cuantas fechas ya confirmadas e incluso anunciadas. Hemos trabajado muy duro para poder hacer este disco y de repente ver cómo la cosa se tambalea y la incertidumbre se adueña de todo ha sido bastante jodido. Pero es lo que hay y como decimos en “No Miracles”, habrá que hacerle frente como sea, sin buscar excusas ni culpables. 

Como dices, la pandemia ha trastocado toda la promoción de vuestro nuevo disco, obligando a posponer la edición física y obviamente toda la gira de presentación que teníais por delante. ¿Cómo se lleva una situación así?

El disco vio la luz el 27 de marzo y debido a la situación sólo pudimos publicarlo en digital. La edición física (CD y vinilo) llegó a finales de mayo, así que todo aquel que quiera hacerse con “Fyre” no tiene más que ir a su tienda de discos más cercana y pedirlo. Poco a poco vamos avanzando hacia lo que, para nosotros es nuestro hábitat natural; estar encima de un escenario. El ciclo natural de una banda es crear canciones, grabarlas y tocarlas en directo y es en este último punto donde nos hemos quedado por culpa de esta pandemia. Ha sido mala suerte y sólo nos queda tirar hacia adelante mientras todo esto pasa. Ojala pronto podamos cerrar el círculo compartiendo las canciones con la gente encima de un escenario.

Además, ha coincidido con vuestro lanzamiento más ambicioso y en el que, por fin, habéis podido dedicar todo el tiempo necesario. Ahora que Berri Txarrak ha parado, ¿sentíais que era el momento de lanzarse por fin con todo?

Después de 15 años de trayectoria como banda era la primera vez que podíamos dedicarle el tiempo necesario a la creación de un disco y eso era una novedad en este grupo, algo que podía servirnos para ver hasta dónde éramos capaces de llegar. Queríamos invertir una parte importante de ese esfuerzo en intentar integrar elementos nuevos a nuestras canciones con la intención de refrescar la propuesta del grupo pero sin perder la esencia que nos caracteriza, ser una banda de rock. Hay mucho ejercicio estilístico y creo que hemos conseguido un disco muy equilibrado que nos define muy bien como banda.

La última gira de Berri marcó un hito en la escena estatal y desató un sinfín de emociones, aunque la presión también debió ser importante. ¿Es Cobra un alivio en este sentido?

El haber solapado el final de Berri Txarrak con el disco nuevo de Cobra ha hecho que todo sea más fácil para mí. Antes de acabar la gira de “Ikusi arte” ya estaba muy centrado escribiendo canciones nuevas, ensayando y planificando todo el proceso de “Fyre”. El hecho de mirar hacia delante y pensar más en un comienzo de algo que en un final me ha ayudado a seguir haciendo lo que más me gusta, crear música y tocar.

Además de fuego, “Fyre” significa cuatro en cierta lengua escandinava. ¿Qué pretendéis transmitir con este título?

El fuego entendido como energía era el elemento primordial que queríamos transmitir en estas canciones. Creemos que Fyre es una palabra con mucha fuerza y al escribirla con Y también abarcaba el significado de cuatro, siendo este nuestro cuarto trabajo. En cierta manera tiene algo de fuego purificador, ese resurgir de las cenizas para seguir avanzando y evolucionando. Algo que hemos intentado con estas canciones, buscar algo novedoso que atraiga tanto nuestra atención como la del oyente.
Y tras tres portadas en blanco y negro, es la primera que vemos en color.

Teníamos muy claro que, de alguna manera necesitábamos renovar nuestra propuesta musical y eso tenía que verse reflejado en la estética y el arte visual del disco. Por eso era primordial romper con todo lo anterior y meter color en el diseño. Ritxi Ostáriz ha sido el diseñador y el responsable de esa portada visualmente tan potente. Ese rojo define perfectamente la energía que hemos intentado plasmar en este disco.

Definís “Fyre” como un cambio de piel tan necesario como natural, y no podría estar más de acuerdo. Sin dejar de sonar a Cobra, vuestro abanico de influencias se ha abierto muchísimo en este disco.

Ese era el plan y me alegra saber que en cierta forma lo hemos conseguido. Creo que es un matiz en nuestra música más que un cambio musical brusco. Pero es lo suficientemente eficaz como para llamar la atención de nuevos oyentes que antes pasaban de largo y a su vez seguir contentando a nuestros viejos seguidores.

Las referencias cinematográficas han perdido peso en favor de muchas otras temáticas, y musicalmente, podemos hablar de vuestro disco más variado, dinámico y, sobre todo, rápido.

Con el paso de los discos hemos tenido la necesidad de dar un paso hacia delante y no estancarnos con las letras con referencias cinematográficas. Nos sentíamos un poco reiterativos y era necesario empezar a contar otras cosas. En este disco hay un poco de todo, letras que hablan de la condición del ser humano, del lado más oscuro y perverso que tenemos pero también hay sitio para letras más livianas como “New Old Days”, que trata sobre subirte a una furgoneta y salir de gira, o “Legarreko kanpaiak”, que es un homenaje al barrio de Legarre (Eibar) donde está nuestro local de ensayo y donde hemos compuesto “Fyre”.

¿Resulta complicado salir de tu zona de confort, de esa fórmula que ya sale por inercia?

La verdad es que sí. Nos pasó eso con las primeras ideas que empezamos a maquetar. En cualquier otra circunstancia hubiesen valido pero esta vez era diferente, no queríamos repetirnos y eso nos hizo tener que descartar varios riffs o bocetos. No queríamos hacer la segunda parte de “Riffyard” (nuestro disco anterior) y eso supuso tener que ponernos más exigentes de lo normal. Hemos tenido que salir de esa zona de confort para poder ir un poquito más allá aunque haya sido rodeado de muchas dudas e inseguridades. Aun así, la experiencia te da ese grado de confianza que hace más fácil hacerle frente a todos esos miedos que aparecen en un proceso de creación. Al romper esa barrera es cuando empiezan a pasar cosas interesantes y después de tanto tiempo en esto, se convierte en algo vital y necesario, por lo menos para mí.

Es curioso, porque antes de escuchar el disco me topé con “Firebird” de casualidad sin saber qué estaba escuchando y nada más comenzar pensé en algún grupo de black metal moderno.

Si, es un comienzo de tema bastante llamativo y lo vimos muy claro, había que empezar el disco llamando la atención. No sé si para bien o para mal, pero parece que contigo funcionó!

Para bien, sin duda. Otro de los temas que más me han sorprendido (y gustado) es “Oroiminduak”, uno de los dos que habéis incluido en euskera y donde os mostráis más melódicos y luminosos que nunca.

“Oroiminduak” es el tema más diferente de este disco y por ello ha sido el más difícil. Sólo nos costó un día montarlo, pero asumir que tenía que formar parte de “Fyre” fue un proceso algo más largo. Estilísticamente es uno de los extremos de este disco y eso generó ciertas dudas pero afortunadamente fuimos valientes y tiramos para delante con ella convirtiéndose en una canción clave en el disco.

Como contrapunto está “Parasites”, quizá la más continuista respecto al sonido Cobra, ¿no?

Exacto, para mí es el tema bisagra del disco que enlaza de manera natural “Riffyard” y “Fyre”. Fue una de las primeras canciones que escribimos y tenía esa cadencia del disco anterior. Tuvimos que darle muchas vueltas para conseguir ese plus que creo que tiene y mantener la esencia de los primeros discos junto con esa novedad de esta nueva propuesta. Si algo hemos hecho en este disco ha sido trabajar mucho las líneas de voz y, personalmente, creo que es lo que ha marcado un poco la diferencia con respecto al resto de la discografía, Lete ha hecho un gran trabajo.

Como primer single apareció “We Are Next”, otro corte novedoso en el que colabora Liam Cormier de Cancer Bats. Además de la colaboración en sí, también sorprende su atípica estructura, apareciendo casi al final.

“We Are Next” nació del riff final donde canta Liam y es el tema más metalero de todo el disco. Desde el principio tuvimos claro que esa parte tenía que cantarla él, e inconscientemente la estructuramos de esa manera para dejar libre esa segunda mitad y que Liam la hiciese suya. A pesar de ser una estructura rara dividida en dos partes, creo que funciona muy bien. Pasan muchas cosas a lo largo de la canción y eso le da mucha viveza. La línea de voz de Lete es muy acertada y variada en registros. Fue nuestra carta de presentación y a su vez un buen ejemplo de lo que es Cobra a día de hoy.

La salud es lo primero, pero ya se empieza a especular sobre fechas y diferentes posibilidades para la música en directo. ¿Veis factible estar tocando este mismo otoño?

Cualquier opinión al respecto sería especular. Te diría que sí porque es lo que quiero pero realmente no lo sé. En lo que a nosotros se refiere estamos intentando cuadrarlo todo para poder arrancar a partir de octubre si es que la situación lo permite. Es lo único que podemos hacer, adelantarnos a los acontecimientos y esperar para poder mover ficha, o no.

¿Cómo crees que será la respuesta de la gente cuando todo esto vuelva a ser posible?

No lo sé, pero si tuviese que apostar diría que antes de lo que nos imaginamos volveremos a tropezar en la misma piedra. Saldremos de esto pensando que algo en nuestro interior ha cambiado y somos gente nueva, maravillosa, solidaria y concienciada pero en cuestión de poco tiempo volveremos a ser igual de miserables que siempre. Así que, más pronto que tarde, espero poder encontrarme con tod@s vosotr@s en los conciertos y así poder brindar antes de volver a cagarla!!!
  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA