CRÓNICA

Corizonas
Corizonas
15 de Noviembre de 2012 por Gonzalo Puebla Teatro Circo Price, Madrid 5235 lecturas

Con gran pesar en nuestros “corizones”, la aventura iniciada hace justamente un año entre Arizona Baby y Los Coronas pone su punto y (esperemos) aparte. Las dos bandas hermanadas separan sus caminos para centrarse en el próximo curso, en el que publicarán sus nuevos trabajos, algo que si bien es motivo de celebración, por otro lado no podemos evitar sentirnos un poco tristes ante su obligado hiato. Y es que por muchas tablas que pudiesen acumular entre sus miembros, no ha dejado de sorprendernos desde el primer instante que un proyecto como el de Corizonas estuviese tan bien cohesionado y presentado, más teniendo en cuenta que los estilos por los que se venían moviendo (el surf rock y folk de aires western) resultaban antagónicos a más no poder.

Llegaba pues a Madrid la recta final de la gira que les ha llevado por todo la piel de toro a lo largo de este 2012, a modo de despedida. A pesar de la buena acogida que siempre han tenido en las anteriores ocasiones que se han dejado caer por aquí, la verdad es que el Circo Price se les quedó un poco grande. Resultaba desangelado ver el estado de las gradas a medio llenar. Pero aún así, eso no impidió que disfrutásemos de su show de unas dos horas y cuarto al completo.

Tras esa solemne introducción instrumental de tintes psicodélicos (¡con solo de theremin incluido!), arrancaron con su dupla habitual: “The News Today” y “The Deceiver”, en la que ya dejaron ver que el bueno sonido y las ganas de agradar por parte de los miembros iban a ser la tónica general de la noche. Como era de esperar, cayó su álbum de debut, “The News Today”, prácticamente en su totalidad: “The Falcon Sleeps Tonight”, “Hotel Room”, “Run To The Woods”, “Thieves And Liars”, “Run To The River” (que HIMNO, por favor)… un repertorio envidiable para una formación que solo cuenta con un disco en las estanterías.

Pero en dos horas de concierto hay cabida para todo, así que también recuperaron esas versiones de clásicos que les han unido desde sus primeros encuentros: “Supernaut” de Black Sabbath, una coreadísima “Wish You Were Here” de Pink Floyd, la infalible “Piangi Con Me” de The Rokes o un “Everybody Knows This Is Nowhere” de Neil Young que debo decir a título personal que me agradó de manera notable. Y es que los cabrones tienen buen gusto hasta para las covers. Mención especial merecen tanto Javier Vielba como Fernando Pardo, los dos líderes que demostraron la buena camaradería existente en todo momento, y como no, esa bestia parda de las baquetas llamada Loza.

Tras el descanso y “The Queen Of Hearts”, tomamos carrerilla para una recta final absolutamente apoteósica. Primero con “Shiralee”, la canción bandera de Arizona Baby, que en directo confirmó mi teoría de que los temas de los vallisoletanos ganarían muchísimos puntos con una banda al completo. Pero es que no teníamos previsto que la contagiosa “I Wanna Believe” fuese a ser empalmada sorprendentemente con el petardazo bailongo que es el “Danger! High Voltage!” de Electric Six. Si ya de por si resulta complicado no reprimir las ganas de mover el trasero ante semejante ritmo, imaginen lo que se convirtió el foso cuando el bueno de Vielba decidió bajar para unirse a la fiesta. La catarsis, oiga. El clásico soul “I’m Alive” terminó por hacernos sudar hasta la última gota, poniendo punto y final a un concierto que esperamos no tardar demasiado en volver a disfrutar. ¡Larga vida a los Corizonas!

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA