rap metal / nu metal / alternative rock / rap-rock
 Limp Bizkit

CRÓNICA

Limp Bizkit
Limp Bizkit
12 de Septiembre de 2010 por Javier Jimenez La Riviera, Madrid 6063 lecturas

Crónica: Javier Jiménez
Fotos: Alfredo Rodriguez

Una de las maravillosas cualidades que tiene la música es que te permite viajar en el tiempo mientras juega con tus sentimientos. El pasado 12 de septiembre hubo mucho de eso en Madrid. Con una Riviera a rebosar, un cruce de estilos y generaciones (que no fue aún mayor por los problemas que se encuentran siempre los menores en este tipo de conciertos) desempolvó sus chándals y sus gorras para ver qué tenían que contar los chicos de Fred Durst. Porque, aunque Wes Borland fuera la nota de clase y elegancia de la noche, Fred es la cara de la banda, un frontman como la copa de un pino que goza cuando todos los focos le iluminan. En sentido literal y metafórico. Así pues esta es la historia de como Limp Bizkit vino a Madrid con el miedo al rechazo y salió con el corazón henchido y un público entregado.

Abrirían fuego los galeses The Blackout con mucha sorpresa entre el respetable, ya que de primeras parecen mucho más posturas y peinados que otra cosa y terminaron dejando buen sabor de boca entre la gente. Inmersos en el proceso de grabación de su nuevo álbum, nos mostraron su post-hardcore edulcorado con algunos problemas de sonido al principio, que solventaron muy bien a mitad de su actuación. Este joven sexteto, con dos cantantes repartiéndose las labores al micro, hizo disfrutar al público mientras calentaba el ambiente. Sin duda levantaron más de una ceja, sobre todo con la poderosa versión de “Fight For your right” de Beastie Boys, y más de un billete, ya que se aposentaron a la salida del evento para vender su “The Best In Town” y no dio la sensación de que se les diera nada mal.

Con algo de retraso y cuando algunos se temían lo peor, no olvidemos lo colgados que dejaron a todos los asistentes del Festimad en el 2001, aparecieron en escena los de Jacksonville con su formación original. Al principio y mientras Willy Wonka cantaba “Pure Imagination” por las pantallas, se notaba que no estaban del todo cómodos. “Why try”, primer adelanto de “Gold Cobra” (el “Chinese Democracy” particular de Limp Bizkit), sonó un poco sosa, pero tras la reacción del público con “Show Me What You Got” y sobre todo con “My Generation”, Madrid se había metido en el bolsillo a Fred Durst, de manera que el impredecible Fred no tuvo otra opción que dar la mejor versión de sí mismo, no sin antes mencionar que el día anterior en Bilbao no se les había tratado precisamente bien.

El setlist en sí era bastante interesante y Fred empezó muy fuerte, subiéndose a las barras que rodean la pista de la sala mientras “Living It Up” sonaba aplastante entre tanto salto y gente cantando. Y es que esa era la baza fundamental del grupo, que el público se conocía casi todos los temas y lo demostraba cantando al unísono (incluso en algún momento el carismático cantante se refirió al asunto, ya que cantaban más alto que él). En general, se notó la entrega de casi toda la banda (aunque John Otto y Sam Rivers anduvieran algo más distantes), porque, a parte de Mr. Durst, la noche del domingo nos descubrió a dos protagonistas más. Por un lado, Wes Borland es un seguro con sus guitarras, con una soltura que nos sacó riffs de Metallica, Pearl Jam o Guns & Roses con la misma facilidad que jugaba con sus pedales en el solo de “Break Stuff”. Ataviado como un cowboy infernal y pintado de la cabeza a los pies, nos mostró que es uno de los pilares de la banda y su falta no es algo que el grupo se pueda permitir otra vez. Sin duda, otro de los protagonistas de la velada fue DJ Lethal, inagotable durante todo momento y con una bandera de España decorando su mesa. Bailaba, reía, cantaba. Era un no parar. Se marcó desde cortes de Elvis Presley hasta sintonías de películas como Superdetective en Hollywood o Cazafantasmas, sirviendo de hilo conductor entre pausa y pausa. A estas alturas, la verdad es que el bolo iba decayendo, con algunos parones entre tema y tema que algunas veces empañaron un poco el asunto, hasta el momento en el que Fred, solo sobre el escenario, lata de cerveza en mano y con un sampler de la música de “Behind Blue Eyes” (primera de las cuatro versiones que tocarían) se vino arriba. Así fue como durante “My Way” y “Rollin'” (con toda La Riviera agitando los brazos) el calor tomó protagonismo y la vida en el foso ya era insoportable, con el techo goteando de la condensación y el público recibiendo agua desde las primeras filas. Surgieron algunos roces entre la multitud mientras el grupo iba a tomar (otro) descanso y Fred intentaba reclamar la atención de la audiencia y de la sala mientras exigía cerveza gratis para todo el mundo (lo que provocó algunas miradas entre los asistentes que no sabían si lanzarse al ataque de las barras o tomarse todo como una broma).

A la vuelta sorprendieron a todos con una perversión de “Yellow” de Coldplay, que ni pasaron por su filtro musical siquiera. El concierto en ese momento se convirtió en sufrimiento para Fred Durst, mientras el ente extraño que se había apoderado de sus cuerdas vocales intentaba hacer falsetes. No lo consiguió. Después vendría “Take a Look Around”, sintonía de MiTom InCruisible y ahora sí, la gente ya se olía que esto se estaba acabando, así que la masa tiró de reservas para afrontar la llegada de “Nookie” y “Faith”, aunque antes pudimos ver como Fred rapeaba la letra de “Counterfeit” sobre una base algo regulera. Tras la versión de George Michael, el grupo se despedía y repetía una y otra vez lo a gusto que se habían sentido. Con todo el mundo recogiendo y el resto de la banda ya en el backstage, DJ Lethal encontró algo de tiempo para pinchar “Seven Nation Army” de los White Stripes mientras se curraba algunos scratches y arrancaba los temidos “lololos” de un público que ya empezaba a recogerse.

Probablemente nadie recuerde en el futuro los temas punteros de Limp Bizkit como clásicos imprescindibles del rock, pero lo cierto es que fue un directo soberbio (aunque se echara de menos algún tema como “Boiler” y sobraran algunos parones), con uno de los frontman actuales más carismáticos y sobre todo, fue un gustazo poder ver a la formación original sobre las tablas con el bueno de Wes haciendo de las suyas. Tranquilo Fred, todavía molas.


SETLIST
01. Pure Imagination (Intro)
02. Why Try
03. Show Me What You Got
04. My Generation
05. Livin' It Up
06. Eat You Alive
07. I'm Broke
08. 9 Teen 90 Nine
09. Walking Away
10. Behind Blue Eyes (versión The Who)
11. My Way
12. Rollin'
(Intermission)
13. Yellow (versión Coldplay)
14. Take A Look Around
15. Counterfeit
16. Nookie
17. Faith (versión George Michael)
18. Seven Nation Army (Outro)

COMENTARIOS

1 Comentarios

  • #1
    USER_AVATARel 23 de Marzo de 2011
    starfuckers
    no me los esperaba tan espectaculares! mi primera vez y INCREIBLES JODER INCREIBLES, ya esta perdonado lo del festimad


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA