CRÓNICA

O'funk'illo + Bitter Mambo
O'funk'illo, Bitter Mambo
19 de Febrero de 2010 por Javier Jimenez Sala Heineken, Madrid 2780 lecturas

Un viernes de Febrero fue el día elegido por los sevillanos O'funk'illo para volver a los escenarios tras un parón de varios años, precedido por unas cuantas disputas, que, aunque en sí no vengan a cuento ahora, quizá nos permita entender un poco los detalles que deparó la velada en la madrileña sala Heineken, entre funk, himnos y mucho sudor.

Los primeros asistentes, bueno, en realidad los escasos asistentes que tuvieron la oportunidad de escuchar a Bitter Mambo, un combo formado por supervivientes de grupos como Canallas, Zinc o Def Con Dos, pudieron catar los nuevos temas de “Días de Luz”, nuevo disco de este grupo madrileño. En general su punk-rock pasó bastante desapercibido, supongo que porque no era enteramente su público, pero también porque su presencia en el evento era totalmente desconocida para la mayoría del respetable, que esperaba a O'funk'illo como únicos actores en la obra.

Minutos antes de lo esperado salieron al escenario Pepe Bao, Andreas Lutz, Javi Marciano y compañía con una sala repleta y apretujada para ver la vuelta de estos artistas de la diversión y la fusión musical. Empezaron sin mediar palabra con cinco temas casi sin descanso para que la gente no parara de bailar y corear los temas que tantos recuerdos traían a una buena parte del público, que no quitaba la vista de lo que hacía Andreas, quien a pesar de haber reaparecido un tanto más grueso no ha perdido su clásica habilidad para camelar al público. Así tras la inicial “Riñones al Jerez”, donde el frontman no paró de incitar a Madrid a venirse arriba, aparecieron “O'funk'illo Groove” (donde se demostró por enésima vez que Pepe Bao es un genio del bajo) y “Arte un waka” con sus consiguientes bailes y chascarrillos por parte de la audiencia totalmente entregada, que cantó “Dinero en los bolsillos” mientras más gente entraba a la sala dándose cuenta que se había perdido parte del concierto por desconocer que el bolo se había adelantado media hora. Ya con casi toda la gente con cara de queremos más recibieron “A Jierro” y algunas poco comunes en sus directos, como “Así estás como estás”, que vino a calmar un poco tanto ajetreo, rematando con “Mari Jane” (deliciosamente acompañados por el saxo de Yanina) como calma que precede a la tormenta.

“Esso Cuenno”, con su toque más pesado y metalero generó de nuevo movimiento mientras la voz de Andreas empezaba a escasear y cada vez era más palpable que el rollo entre los componentes de la banda no es lo que era, con una especie de halo de falta de complicidad, o por lo menos eso me transmitieron a mí, que quizá les he visto tantas veces que te fijas en las miradas o en la falta de ellas. En cualquier caso eso no evitó que “El Marmol” y “Fiesta, Siesta” desgañitaran también gargantas bajo el escenario. De los saltos de “Al rollo del cogollo” nos volvieron a transportar en el tiempo tirando de “Caraescombro (El Hombre Roncha)” para luego volver a su última referencia discográfica con “Rulando”, un tema bastante pegadizo que a mi particularmente me encanta. En ese momento con el público embrutessío soltaron su “Nos Vamos pa'l Keli” con el típico jugueteo de que si me voy, que si me quedo mientras Javi Marciano se marcaba un solo marca de la casa y la banda al completo se iba al backstage.

A la vuelta y con casi una hora de concierto decidieron no dar tregua volviendo con “Planeta Aceituna” con su juego de voces soul (donde Susana y Atanai llevaron el peso) y los teclados de Moi en plena forma. “En el campito” reconquistó mi corazón y me dieron ganas de comprarme una máquina del tiempo para poder descubrirlos de nuevo. En ese momento se desmarcaron con “Patapalo”, primer versión de la noche, que vendría seguida por el plato fuerte: “Pacha mama”. Durante este tema pudimos ver a los intérpretes gozando de sus instrumentos durante muchos minutos y a un magistral Pepe Bao tocando el bajo de cualquier manera, como si fuera una slide guitar con el bajo totalmente horizontal o utilizando una zapatilla, daba igual, no puedes dejar de mirarlo embobado. Dio tiempo incluso para que subiera a deleitarnos David Bao (Violent Groovy), sobrino de Pepe y un grandísimo batería a pesar de su juventud, no en vano su padre, Angie Bao, es un reputado batería. Qué recuerdos hace siete u ocho años cuando con tan sólo 11 años se marcó una versión de AC/DC con su tío sobre el escenario. Para rematar “Killing in the Name”, versión de Rage Against de Machine y una breve parte de “Riñones al Jerez”, de nuevo, como colofón final.

El público encantado, sonrisas sobre el escenario y una sala abarrotada transmitiendo felicidad, pero yo me fui con la sensación de que algo no encajaba, cierto que los años pesan, pero quizá no les vi la actitud que otras veces. En cualquier caso fue una noche increíble que espero repetir y con un poco de suerte la próxima vez les veamos presentado material nuevo. Esso cuenno!

SETLIST
01. Riñones al Jerez
02. O'funk'illo Groove
03. Arte un waka
04. Dinero en los bolsillos
05. A Jierro
06. Así estás como estás
07. Mari Jane
08. Esso Cuenno
09. El Marmol
10. Fiesta, siesta
11. Al rollo del cogollo
12. Caraescombro (el Hombre Roncha)
13. Rulando
14. Nos vamos pa'l keli
15. Planeta Aseituna
16. En el campito
17. Patapalo
18. Pacha Mama
19. Killing in the name
20. Riñones al Jerez<

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate