hard rock / pop rock / pop / progressive rock / heavy metal / rock
 Queen

CRÓNICA

Queen + Paul Rodgers
Queen, Paul Rodgers
22 de Octubre de 2008 Palau Sant Jordi, Barcelona 2871 lecturas

Texto: Oriol Cardó

Cuando hoy en día se oye la noticia (difícil oirla sobretodo cuando, como en este caso, no se hace mucha publicidad en los medios) de que Queen da un concierto, la sensación que genera es agridulce: por un lado gusta disfrutar de canciones emblemáticas en directo, pero... por otro lado... no es un auténtico espectáculo de Queen (falta la pieza más importante... el añoradisimo Freddie Mercury).

Aun así, hace dos años se presentó en Barcelona el nuevo proyecto de los miembros en activo de Queen (Brian May y Roger Taylor; John Deacon ha preferido mantenerse al margen... ¿quizá ha sido el más inteligente?), con la colaboración de Paul Rodgers, cantante de grupos como Bad Company o Free.

A priori, la idea no parecía mala, pero el resultado hace tres años no fue, quizás, el esperado. Fue un buen concierto (Rodgers tuvo la difícil papeleta de sustituir a Freddie en voz y carisma... y lo hizo lo mejor que pudo), pero dio la sensación de falta de rodaje, especialmente en Brian May (cosa que se mejoró posteriormente, tal y como refleja el disco “Return of the Champions” de finales del mismo año).

Pero han pasado tres años, han sacado un disco con canciones nuevas... y han vuelto al mismo escenario con la excusa de presentar el nuevo disco. Vuelve la sensación agridulce, acompañada de una pizca de incertidumbre, por saber si la lista de canciones de esa noche será una lista de temas clásicos o mayoritariamente de temas nuevos (el disco nuevo no es malo... pero dista bastante del estilo al que Queen nos tenía acostumbrados)... y el resultado fue una versión muy muy mejorada del concierto de hace tres años.

Se inició el concierto con la imagen de un universo exterior mostrado en la pantalla de fondo del escenario mientras sonaba un medley con las canciones “Cosmos Rockin’”, “Hammer to Fall” y “Tie Your Mother Down”, para continuar, casi sin pausa, con “Fat Bottomed Girls”. Después, las notas del bajo de “Another One Bites The Dust” hizo que el público empezara a calentarse, sin saber que explotarían de emoción al escuchar, a continuación, el tema “I Want It All” y que la guinda de ese pastel sería “I Want To Break Free”.

Para mantener el ritmo generado con los temas anteriores del concierto, los anfitriones eligieron dos temas del nuevo disco (aunque casi nadie se acordara... venían a presentar un disco nuevo): “C-lebrity” y “Surf’s Up... School’s Out”, dos de los temas más rockeros del “Cosmos Rocks”.

Llego la hora de calmar el ambiente. Al igual que en el concierto anterior, cantaron temas de las anteriores formaciones de Paul Rodgers: Bad Company y Free. Rodgers apareció solo ante el piano tocando una versión de “Seagull”, de Bad Company. Acto seguido, se apagaron las luces... y un foco iluminó el final de la pasarela, que acababa en medio del público más cercano al escenario: allí estaba Brian May, sentado, con un micro delante y una guitarra acústica entre sus manos. En un castellano bastante bueno, para sorpresa de todos los asistentes, agradeció la asistencia del público al espectáculo... y solicitó ayuda para cantar, en memoria de Freddie Mercury, “Love Of My Life”.

Después llegó el “divertimento” de la noche. Presentó a los 3 músicos que acompañan a la banda en la gira, los U-3, y entre todos (colocados detrás de May al final de la pasarela), a excepción de Rodgers, tocaron “39’”. Parecía la típica actuación de una banda en un pub.

Hubo relevo de protagonismo, y le tocó el turno a Roger Taylor. Parecía un niño pequeño jugando con el bombo de batería que tenía a sus pies y con alguno de los instrumentos de los U-3. Fue en ese momento cuando se hizo un guiño a “Under Pressure” y a “Another One Bites The Dust” reproduciendo las notas del bajo de las dos canciones. No era de extrañar que Taylor se quisiera divertir más, realizando un buen solo de batería y que acabara su parte protagonista con “I’m In Love With My Car”, tema que siempre ha cantado él.

Los ánimos se habían calmado... y había que elevarlos progresivamente: llegó “A Kind Of Magic”, seguido de “Say It’s Not True” (del último disco), “Bad Company” (de Bad Company) y “We Believe” (también del último disco).

Brian May también quiso mostrar sus habilidades con la guitarra realizando un solo, en el que se hizo un guiño a “Bijou”, acompañado por Freddie Mercury, que aparecía por pantalla en un fragmento del concierto de Wembley. Se estaba llegando a la recta final, y había que rematar la faena. “Radio Ga-ga” se encargó de abrir el camino, seguida de “Crazy Little Thing Called Love”.

Y entonces llegaron dos de las joyas de la corona de la Reina. Los primeros acordes de “The Show Must Go On” hicieron saltar de alegría a los asistentes, que enloquecieron como nunca al ver en pantalla a Freddie Mercury tocando al piano las primeras notas del tema más emblemático del grupo: “Bohemian Rhapsody”.

Como todo concierto que se precie, la banda “engañó” al público despidiéndose de los asistentes para volver a la carga, ahora ya definitivamente, con “Cosmos Rockin’” y “All Right Now (del grupo Free).

Para la despedida se aseguraron de que el público colaborara, ya que los dos últimos temas fueron dos clásicos indiscutibles de Queen: “We Will Rock You” y “We Are The Champions”.

Dios salve a la reina.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA