punk rock / hardcore punk / ska punk
 Rancid

CRÓNICA

Rancid
Rancid, Klasse Kriminale, G.A.S. Drummers
31 de Julio de 2012 por Gonzalo Puebla Sala San Miguel, Madrid 6149 lecturas

Al igual que el año pasado por estas mismas fechas muchos de nosotros pudimos quitarnos esa espina clavada de ver a Foo Fighters en concierto, este verano también hemos podido tachar a otro grupo legendario de nuestra particular lista de "pendientes de ver en directo antes de morir": ni más ni menos que los californianos Rancid. Obviamente, la expectación no era la misma que con el grupo de Dave Grohl, a pesar de que los autores de "...And Out Come The Wolves" llevaban más de 15 años sin pasar por nuestro país. De hecho, tanto el concierto de Madrid como el de Barcelona, se vieron obligados a ser trasladados a recintos de menor aforo dado que la venta de entradas no fue todo lo buena que se esperaba. Algo que no resto la importancia casi histórica del evento.

Entramos en la sala San Miguel anexa al Palacio de Vistalegre cuando los andaluces G.A.S. Drummers tomaban el escenario. Me imagino que debido a las circunstancias, el grupo optó por tirar de su repertorio más antiguo, cuando estaban más cerca del hardcore melódico que del rock americano que practican ahora. Una decisión más que acertada y que además aprovecharon para presentar un par de temas de su inminente nuevo trabajo que se publicará a la vuelta de las vacaciones.

 Poco a poco el recinto se iba llenando, pero antes Klasse Kriminale se ocuparon de caldear aún más el ambiente con su punk-oi! cantado en italiano. Se ve que los tipos tienen unas cuantas tablas y su cantante derrochó carisma y simpatía. Una furiosa versión del "White Riot" de The Clash terminó por dejar todo listo para que Rancid arrasaran con todo.

Y vaya si lo hicieron. Pasadas las diez de la noche, Tim Armstrong aparecía con una sorpredente barba, sombrero y su inseparable Gretsch para arrancar con "Radio", mientras Lars Frederiksen, Matt Freeman y Branden Steineckert tomaban posiciones. A partir de ahí el resto de la velada fue un auténtico fiestón de punk rock. Sin vacilar, sin miramientos, sin parar, sin piedad. Un clásico detrás de otro para goce y disfrute de los que nos dejamos allí la garganta entre litros de ceveza y sudor (no exagero si les digo que este ha sido el show en el que más he sudado en mi vida... y creo que puedo hablar por cualquiera de los asistentes).

Como era previsible tratándose de un gira que conmemora su 20 aniversario, el setlist repaso todos y cada uno de sus grandes clásicos, con especial atención a sus dos discos más celebrados: "Let's Go" ("Nihilism", "Black & Blue", "St. Mary", "Salvation") y por supuesto la obra definitiva del punk rock de los 90, "...And Out Come The Wolves", que interpretaron casi en su totalidad ("Roots Radicals", "Journey To The End Of East Bay", "Listed M.I.A.", "The 11th Hour", "Maxwell Murder", "Olympia WA."... ¿sigo?).

Lars, como es habitual, era el que tiraba del carro a lo largo del concierto, aunque sorprendió ver a un Tim Armstrong mucho más comedido y simpático de lo normal, lejos de esa pose de pasar de todo y de todos que hemos visto algunas veces. Mat Freeman por su parte no paró de demostrar porque es uno de los mejores bajista del planeta. Y entre tanto seguían cayendo los temazos mientras el calor aumentaba: "One Last To Die", "Fall Back Down", "Red Hot Moon" (con el batería de Klasse Kriminale haciendo la parte rapeada), "Bloodclot", "It's Quite Alright", "Rejectd", "Adina", alguna rareza como "I Wanna Riot" o una emotiva "The Wars End" interpretada en solitario por Lars con la ayuda del público. Para mí, uno de los mejores momentos de la noche.

Hora de cerrar el bis, y a pesar de todo, todavía quedaba tralla de la buena. Bailamos con "Time Bomb", nos dejamos las cuerdas vocales en "Tenderloin" y "Lock, Step & Gone", para terminar de morir con "Ruby Soho". 31 canciones en cosa de hora y media. Casi nada. Mientras abandonábamos el pabellón extasiados pero felices, intentando extraer el sudor de nuestras camisetas, nos preguntábamos como era posible que hubiesen tardado tanto en volver. Como se suele decir, la espera mereció mucho la pena.


Fotos: Francisco Javier Diaz

COMENTARIOS

1 Comentarios

  • #1
    USER_AVATARel 4 de Agosto de 2012
    Sickman
    Fue la hostia. Espero que no tarden demasiado en volver.


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA