psychedelic rock / hard rock / blues rock / country / pop rock / rock
 Status Quo

CRÓNICA

Status Quo
Status Quo
06 de Septiembre de 2009 Sala Razzmatazz, Barcelona 2851 lecturas

Crónica: Carlos Navarro y Eduard Sonolleras
Fotos: Eric Altimis


Mucho ha llovido desde aquel primer concierto de los Status Quo, allá por 1975, en el Palacio de los Deportes de Barcelona. Por aquel entonces, Rossi y compañía, con su single "Down Down" en el nº 1 de las listas británicas, empezaban a ser conscientes de lo que significaba el éxito de masas y nos visitaron para descargar con toda su fuerza una andanada de temas, que hoy se nos antojan legendarios. 34 años después, el 6 de septiembre de 2009, en la Sala Razzmatazz, los Quo volvieron a hacer lo que se les da mejor: regalarnos hora y media de rock sin tapujos, sin adornos ni lujos en escena, sin espectacularidades más allá de la música... pero con buen rollo, conexión con el público, magnífico ritmo y contagioso boogie que puso a la concurrencia a saltar y a disfrutar desde el primer minuto.

Los que asistimos -amplio espectro de edades, desde adolescentes hasta algún jubilado, casi llenamos la sala y comprobamos que la legendaria banda británica se mantiene en forma aun llevando más de 40 años en el escenario, actuando en directo incansablemente (una media de 70 conciertos por año, quién da más??) y siendo ya sus líderes sexagenarios: Francis Rossi y Rick Parfitt.

Arrancaron con la rotunda y pegadiza "Caroline", todo un himno para sus seguidores y siguieron con "The Wanderer", canción que ya versionaban en 1965 cuando se hacían llamar The Spectres y actuaban para doce personas en el camping Butlin’s de Minehead. A continuación, Rick Parfitt echó mano de "Rain" una de sus composiciones de 1976, tras el que Rossi se marcó una de sus parrafadas (en inglés por supuesto) saludando al personal y anunciando "Don't Drive my car", de 1980. Acto seguido, los acordes de "Beginning Of The End", como obligada presentación de un tema del último álbum de canciones originales de los Quo, "In Search Of The Fourth Chord" de 2007.

Continuaron con "Mean Girl", un rock & roll de ritmo infeccioso, marca de la casa, extraído del LP de 1971 "Dog Of Two Head". Sin tiempo para respirar, ni los Quo ni el público, se enlaza con "Softer Ride", otra canción cuyo ritmo va creciendo y creciendo hasta llevarte a la extenuación.

Seguidamente, un medley de éxitos que incluyó extractos de temas como: "What You’Re Proposing" (1980), "Down The Dustpipe" (1970), "Little Lady" (1975), "Red Sky" (1986) y "Dear John" (1981) para acabarlo y cuadrarlo todo con un "Big Fat Mama" (1972) íntegro y brutal. Quizá fue éste uno de los momentos más álgidos de la noche.

Del album "Heavy Traffic" (2002) salieron "The Oriental" y "Creepin’ Up On You", tras los que se concedieron una licencia para interpretar un par de temas tranquilos con los que darse un respiro: "Living on an Island" (1979) y "In the Army Now" (1986), con gran participación de la audiencia una vez más. Aún no se habían exintiguido los acordes de esta última canción antibelicista, cuando Matt Letley empezó su solo de batería, haciendo alarde de una increíble técnica y durante el cual el resto de la banda se retiró tras los amplificadores para: 1) dejarle al baterista su momento de gloria a solas con el público, y 2) recuperar el resuello.

Pero los Quo -que parecían incombustibles- después del solo del “nuevo” batería (está con los Status desde el año 2000) la banda se entregó a una concatenación de algunos de sus éxitos más legendarios, tocando "Roll Over Lay Down" (1973), "Down Down" (1975), "Whatever You Want" (1979) reservando para el final la festiva "Rockin’ All Over The World" (1977), una composición de John Fogerty de los Creedence Clearwater Revival, que los Quo han convertido en “suya” .

No se hicieron de rogar demasiado para reaparecer en el escenario para cumplir con el ritual de los bises. Y no defraudaron. De entrada "Junior’s Wailing" versión de los Steamhammer que vio la luz en el álbum de 1970 "Ma Kelly’s Greasy Spoon". Y para finalizar, la banda arremetió con su ya clásico "Bye Bye Johnny" haciendo corear al público su inconfundible estribillo. Los Quo han manifestado más de una vez que el público español es, con diferencia, el más entusiasta (aunque no sea el más numeroso).

Sus incondicionales, que les siguen incluso por Europa con cierta frecuencia, dicen echar de menos mayor renovación en el set list, dado lo extenso de su repertorio (36 álbums oficiales, 63 hit singles de los que 20 llegaron al Top 20 y más de 118 millones de discos vendidos), pero al verlos en faena se olvidan ipso facto y se entregan vociferando pieza tras pieza.

Sorprende la fuerza de voz de Parfitt (operado en 2005 de un tumor de garganta, además de habérsele practicado un cuádruple By Pass en 1997) y la increíble velocidad que da a su mano derecha, aporreando su Fender Telecaster blanca como un servidor no recordaba haber visto antes. La simpatía y complicidad de Rossi con el público, con constantes bromas, muecas y gestos guitarra en mano, atento y rápido de reflejos cuando en pleno sólo de guitarra le lanzaron desde el público una nube o similar golosina. Rossi, como si llevara un guante de béisbol, soltó el mástil de su telecaster, la cazó al vuelo y se la comió, para seguir como si nada punteando cuerdas. Fantástico! En la batería, Matt Lettley (también un veterano en los platillos) estuvo impecable; en el bajo, John ‘Rhino’ Edwards le da al actual sonido de los Status una fuerza de fondo bestial , (el bajista original Alan Lancaster dejó la banda en 1985 por desavenencias con Parfitt y Francis); y finalmente vimos a un también veterano pero no menos marchoso y simpático Andy Bown en los teclados (alternados con guitarra y con armónica... nadie diría que en realidad lo suyo es el bajo y lo fue en su día para los mismísimos Pink Floyd) completando un gran espectáculo de Rock.

El que suscribe se encontró con 5 músicos de primera fila, entregados como principiantes a pesar de ser veteranos, con más actuaciones en directo que nadie, con un repertorio que engancha a la primera, puro rock y muy buen sonido que, francamente, superó mis expectativas, y aunque en los últimos conciertos de esta gira europea, y según parece debido al calor, retiraron 4 canciones del setlist, entusiasmaron y dieron motivos para seguirles la pista, tanto para los que ya les conocen de juventud como para los que se estrenaron en esta última visita a Barcelona. Es el caso del autor de las fotos de los Quo en Razzmatazz para este medio, Eric Altimis, que nos soltó: “Repetiría fijo, ha sido… Quojonudo!”

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA