CRÓNICA

The Baboon Show
The Baboon Show
05 de Junio de 2021 por Jorge Azcona Iradier Arena (Vitoria-Gasteiz) 1357 lecturas

Al igual que la pandemia, en pleno proceso de desescalada y vacunación masiva, la música en directo ha empezado a ver un pequeño halo de luz en el horizonte gracias a la flexibilidad de horarios que se ha ganado la hostelería en base a los últimos datos sanitarios, el esfuerzo titánico de un sector especialmente tocado por la situación e incluso de alguna que otra asociación que ha apostado por mantenerla a flote en sus momentos más delicados. Es el caso de Kultura Bizia, colectivo formado por las principales salas de Vitoria-Gasteiz y promotores consolidados como HFMN Crew con el objetivo de revitalizar el tejido cultural de la zona y aprovechar el máximo aforo permitido por el gobierno en cada momento gracias a un espacio como el Iradier Arena.

Dentro de la amplia programación que va llevándose a cabo desde mayo con Crim y La Excavadora y que se prolongará hasta el mes de septiembre con grupos como The Jayhawks de por medio (además de muchos otros ajenos al rock) destacaba la enésima visita de The Baboon Show por estas tierras. Qué queréis que os diga, en condiciones normales quizá ya estuviera saturado de verlas, pero el hecho de volver a disfrutar de una banda internacional quince meses después de la última hizo que me olvidara de las dichosas restricciones y marcara una de estas sesiones sobre rojo en mi calendario. Y es que tuvieron que ser tres para colmar la impresionante demanda de un público que agotó las dos primeras en cuestión de días y a punto estuvo de hacerlo con una tercera, o lo que es lo mismo, casi 1.800 entradas despachadas en lo que sería un hito para la banda aún sin pandemia de por medio.

Tras haber escuchado opiniones muy positivas sobre el primer show del viernes tocaba hacer lo propio con la sesión matutina del sábado, un horario un tanto inusual que sin embargo nos regaló el ambiente de las grandes citas en los aledaños del coso gasteiztarra. Una vez dentro observamos los cambios que se han realizado en el recinto para este ciclo de conciertos, con la colocación de césped artificial para hacer más confortable y vistosa la estancia en pista y una supuesta mejora acústica que a cualquiera que estuviera en alguna edición del Gasteiz Calling (por poner el ejemplo más cercano) seguro tenía en ascuas. Quizá estaría bien testearlo con alguna otra banda más, pero el caso es que no recuerdo tal sonido y sensación en ninguno de aquellos bolos. Eso sí, después de recolocarnos y centrarnos tras el inicio arrollador de "No Afterglow", tema con el que suelen arrancar habitualmente y uno de los más coreados de su discografía, "The Shame" y "Queen Of The Dagger". Si algo les ha hecho grandes en este país es su directo, y año y medio sin pisar un escenario no iba a ser obstáculo en el día de hoy.

Tampoco lo fueron el par de canciones que extrajeron de su nuevo EP interpretándolas del tirón, pese a bajar los decibelios del público durante unos minutos. Ni "Which Way Will You Go" ni "Some Piece Of Peace" son malos temas -en este sentido me sorprendió no escuchar el single "I Never Say Goodnight"-, pero su tirón está lejos de competir con cualquier éxito de su catálogo. "Me, Myself And I" y "Tonight" volvieron a caldear el ambiente de un plumazo, justo para que Cecilia presentara a la banda en clave de humor. Si has visto a la banda en alguna otra ocasión sabes que esto llegará de un momento a otro, y sin embargo sigues esbozando una sonrisa con el carisma del batería Niclas o la pasión que siempre despierta Frida entre la audiencia. No me olvido de Håkan, quien tuvo su protagonismo habitual tomando el micro en "Again" y "Dig On", momento en el que en vez de surfear sobre nuestras cabezas Cecilia aprovechó para cambiar de modelito por primera vez. De alguna manera habrá que adaptarse a la situación actual, ¿no?

A estas alturas de show la plaza era ya un hervidero, y aún quedaban algunas de sus balas más imponentes en la recamara. "Faster Faster Harder Harder" puso la nota macarra, "Holiday" una de las más divertidas y "Same Old Story" sin duda la revolucionaria antes de abrir un doble bis donde a todo el mundo le costó permanecer junto a su asiento. En el primero destacó sin duda "Radio Rebelde", convertido en el mayor himno de la banda y capaz de poner los pelos de punta incluso en situaciones como esta, mientras que el segundo invocó a los hermanos Young en "Hurray" y se desató con "You Got A Problem Without Knowning It" como colofón final. El Show del Babuino ha conectado definitivamente con el público, y a esta conexión no tiene pinta de desafiarla ni una pandemia.




Fotos: www.musicsnapper.com

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA