Cobra Sunrise
ZONA-ZERO
75
4 VOTOS
70
+
Ghostride Cobra Sunrise
Publicación:
Noviembre 2005
Sello:
Golf / Dock-Land
Productor:
Eric Stenman
Género:
pop-rock

Tracklist

  • 01. Star Magic
  • 02. 3AM Cobra
  • 03. Rotten Pig Iron
  • 04. White Wings Of Death
  • 05. Bear Trap
  • 06. Spearmint Whino
  • 07. 10 Lb Blowgun
  • 08. Diamondhawk
  • 09. Snowflakes That Kill
  • 10. Fire Shop
  • 11. Keeping The Sixer
  • 12. Untitled

Miembros

  • Rey Osburn
  • Jeff Irwin
  • Cayle Hunter
  • Mike Martin
  • Mitch Wheeler

Análisis

por el 14 Nov 2005
1142 lecturas
Desde su Sacramento natal Ghostride se presenta en sociedad con su disco “Cobra Sunrise”. A muchos no les sonará de nada esta banda, algo lógico pues no se trata de un grupo del que se haya escuchado mucho en Europa, tan siquiera en Estados Unidos. No obstante, si decimos que la banda es el resultado de la separación de los míticos Will Haven, la cosa cambia. Jeff Irwin, Mike Marin y Mitch Wheeler (ex–Will Haven) se pusieron rápidamente a buscar dos nuevos miembros para su nueva andadura musical, hasta que dieron con Cayle Hunter (guitarrista y ex–Doman) y Rey Osburn (cantante y ex–Tinfed). Con la banda ya en marcha, se pusieron rápidamente a trabajar en nuevo material, no obstante, varios problemas han hecho que “Cobra Sunrise” no haya sido publicado hasta hace poco.

Tras muchas escuchas, pues no es un disco que entre fácil, puedo decir con toda tranquilidad que no sé como clasificar este disco y el sonido de Ghostride. No son punk, no son hardcore, no son nü-metal, no son hard rock, no son post-grunge y tampoco son stoner rock, pero tampoco todo lo contrario. Es una curiosa combinación que da como resultado una mezcla de sonidos duros y corrosivos que en las líneas de guitarra especialmente se acercan al lado más agresivo del rock y otros melódicos y envolventes que en ocasiones llegan a evocar el rock de principios de los 70.

Cobra Sunrise” es uno de esos discos que logra captar la atención de principio a fin. Sin necesidad de experimentar con sonidos electrónicos o distorsiones imposibles, el grupo ha logrado en su primer larga duración desmarcarse de las corrientes más populares sin que se les pueda tildar en ningún momento de freaks. Dicho de otra forma, el sonido que vamos a encontrar en este disco puede recordar a muchísimos estilos y grupos, pero ningún otro estilo o grupo recuerda a este sonido.

Lo que más me ha gustado y llamado la atención del disco es la contraposición sonora que surge al combinar una base rítmica contundente, cercana al metal en muchos casos, con la voz de Rey Osburn, pues su voz es melódica y aterciopelada, cargada de cierto tono positivista. Aunque a principio podría sonar raro o no encajar, la banda ha logrado mezclar lo imposible: agua y aceite.

El disco está compuesto por doce canciones, de las cuales, la primera y la última forman un encaje que permite que el disco finalice tal y como acaba y pueda ser considerado como un círculo. A parte de esas dos canciones que incluyen relajantes fragmentos de música oriental, nos plantamos ante 9 composiciones muy parejas entre sí. Ningún tema destaca por su originalidad, virtuosismo, accesibilidad o agresividad. El nivel es muy alto y parejo, y eso se agradece. No obstante, si a la introducción y la conclusión le sumamos 9 buenos temas y antes dije que el disco estaba formado por 12 canciones, falta una. ¿Qué sucede con esa? Sencillo: no está a la altura. Me refiero a “Spearment Whino”, que suena forzada y se acaba haciendo algo sosa. No es una canción mala, pero sorprende que entre tanto acierto musical se haya colado esa pieza que mancha el disco sin pena ni gloria.

El resto del trabajo es variopinto en cuanto estructuras. Encontramos canciones como “10 LB Blowgun”, tema de sonido rock clásico con ciertos aliños de stoner rock. Otras piezas interesantes son “Rotten Pig Iron”, mezcla de punk y stoner en la que sobresale la labor de la batería, “Bear Trap”, más metalera y pesada en la que Rey Osburn llega a sonar por momentos a Glen Danzig, “Fire Shop”, tema que une a Corrossion of Conformity, Motörhead y hardcore moderno dando como resultado un tema contundente con increíbles líneas de bajo (como en los mejores Will Haven) o “Keeping the Sixer”, tema más psicodélico a la par que emotivo del disco.

Lástima de ese pequeño bajón que supone “Spearment Whino” y algún que otro momento en el que flojea la producción. No obstante, estamos ante un disco debut, y como tal, permite al grupo tiempo para mejorar, aprender y auto corregirse.


Lo Mejor: El sonido es original y mestizo, pero sin dejar de ser 100% rock. La mezcla de contundencia y suavidad resulta muy interesante.

Lo Peor: La producción falla en algunos momentos. Spearment Whino baja el listón del resto del disco.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 93 Muy Bueno

    puta
    pues a mi me parecen increibles!!y lo bueno es q no han copiado a will haven(aunqe se notan de donde vienen).el disco suena potente, y es verdad q la cancion q mencionas no es tan acertada como las demas. pero las demas derrochan energia, fuerza y sutileza por todos lados. para mi es un discazo y cada vez q lo escucho mas. la putada o suerte segun como se mire es q will haven(lo dice un fan devoto de ellos) han vuelto y no se si esto significara el adios a esta banda. pd:los vi en directo y clavan todas las canciones.
  • 62 Bueno
    USER_AVATAR
    krater
    y tanto que decepcion
  • 55 Mediocre
    USER_AVATAR
    Zeko
    Decepcion mayuscula....viniendo de donde venian PD: Eran Will HAVEN
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre