The Unreal Never Lived
ZONA-ZERO
80
6 VOTOS
79
+
Yob The Unreal Never Lived
Publicación:
Diciembre 2005
Sello:
Metal Blade
Productor:
Mike Scheidt
Género:
metal

Tracklist

  • 01. Quantum Mystic
  • 02. Grasping Air
  • 03. Kosmos
  • 04. The Mental Tyrant

Miembros

  • Mike Scheidt
  • Isamu Sato
  • Travis Foster

Análisis

por el 08 Dic 2005
1866 lecturas
Cuatro discos en poco más de tres años es un gran aval a la hora de hablar de la enorme creatividad que atesora Yob, un grupo originario de Portland (Estados Unidos), el cual se autodenomina como banda de doom metal, aunque escuchando sus discos se antoja difícil encasillarlos exclusivamente dentro de ese estilo.

Si bien es cierto que los cansinos ritmos y muchos de los riffs que a lo largo de su corta pero intensa carrera han formado parte de sus canciones tienen mucho que ver con el doom, la peculiar propuesta sonora de Yob añade muchos más elementos, como sonidos propios del stoner rock, voces más propias del heavy metal y estructuras progresivas. Cogiendo a cualquier gran banda de doom metal (especialmente europea) y poniéndola al lado de ellos, resulta difícil creer que ambas se autodefinan con las mismas palabras.

Si en sus anteriores discos esta faceta diferenciadora de Yob era bastante evidente, con "The Unreal Never Lived", su nuevo disco, las diferencias se ensanchan considerablemente.

A las formas y medios utilizados de costumbre por la banda, hay que añadirles ciertos toques melódicos que en muchas ocasiones sirven de descanso ante la intensidad que presentan todas las canciones, o algunos efectos electrónicos y programaciones que dan mayor profundidad al disco.

"The Unreal Never Lived" es para empezar un disco con clara vocación progresiva, pues tan solo cuenta con 4 canciones, laberínticas, repletas de detalles técnicos y lo suficientemente variadas (y sin estribillos, por descontado) como para evitar que el disco se haga pesado. Las cuatro canciones, evocando a los mejores temas del rock progresivo, están por encima de los 10 minutos, a excepción del último, “The Mental Tyrant”, que supera los 20.

El disco empieza con “Quantum Mystic” y una explosión de guitarras aplastantes a lo que le siguen unos riffs en clave stoner que prácticamente no abandonan la composición hasta el final. La voz de Mike Scheidt en esta ocasión es bastante agresiva y dura, aunque intercalado sus guturales (y casi siempre incomprensibles) alaridos con tonos más agudos y cercanos al heavy metal. Lo mejor del tema, sin lugar a dudas es la atmósfera asfixiante que logra crear, algo a lo que no le va a la zaga “Grasping Air”.

“Grasping Air” nos muestra a los Yob más doom, pero en su faceta menos melódica. La oscuridad provoca una sensación en el oyente solo comparable a la de una buena película de miedo. A pesar de ser solo un trío, en canciones como esta, Yob parece ser una auténtica orquesta infernal. El tema, de decurso extremadamente lento y agobiante, tiene su punto clave hacia la mitad de su metraje, cuando en medio de una tensa calma surge una voz femenina de ultratumba, casi imperceptible más propia de una psicofonía que de un disco de rock.

“Kosmos” por su parte es el tema más material del disco. Los sonidos son consistentes y muy pesados, especialmente en lo referente a los riffs de guitarra y al bateo de Travis Foster, un batería que a lo largo del disco deja de lado los complicados ritmos a favor de simples pero técnicos y precisos golpes que añaden un grado extra a la intensidad y pesadez del sonido de "The Unreal Never Lived".

El disco finaliza con los más de 21 minutos de “The Mental Tyrant”. Es una canción de inicio muy melódico y envolvente, algo que no hace presagiar en absoluto la explosión de guitarras doom que hacia el minuto 4 despiertan el lado más duro del grupo. Con el característico ritmo parsimonioso y siniestro de la banda, “The Mental Tyrant” va intercalando bellos pasajes melódicos con aterradores escenas cargadas de guitarras hirientes y una base rítmica que parece sacada del mismo infierno. Y para rematar la jugada, si decíamos antes que el disco empezaba con una intensa y oscura descarga de guitarra, el final no podía ser una mayor antítesis: una suave brisa de programaciones que mezclan canto tibetano y electrónica chill.

Para aquellos que amen sufrir escuchando música, "The Unreal Never Lived" es un disco muy a tener en cuenta, que solo peca de estar producido deficientemente. Por suerte la calidad que atesora el grupo hacen que esto quede en un segundo plano.


Lo Mejor: La original propuesta doom que ofrece el grupo. La intensidad y asfixiante sensación que recrea la banda en cada uno de los temas.

Lo Peor: La producción y la calidad de sonido dejan bastante que desear.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 71 Bueno
    USER_AVATAR
    BRaiN
    a mi tb me deja a medias y no me dice mucho en cuanto a novedad
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    the_berzerker
    Me ha dejado un poco a medias.
  • 82 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    masterplan
    interesante
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre