CRÓNICA

Parental Advisory Fest
Soziedad Alkoholika, Los Chikos del Maíz, Habeas Corpus, Lendakaris Muertos, Boikot
30 de Enero de 2016 por Vicente Madrigal Villena (Alicante) 2206 lecturas

Acaba de comenzar el año y ya tenemos ganas de festivales y jarana, a la espera de los lejanos Viña, Leyendas o Resu, aunque en el caso del pasado sábado fuera en versión reducida de un día. Y es más que necesario mencionar la razón de tal evento: el claro homenaje que la organización pretendía hacer a todas las bandas (tanto del cartel como las demás) que lo han pasado mal en su carrera por ser simplemente como son, y por encontrarse en el camino con gente a la que no le gusta escuchar la opinión de quienes no piensan como ellos. Y todo esto reunidos, curiosamente, en una plaza de toros.

Y con calor en pleno enero empezó la cosa. El programar Habeas Corpus a las 14:20 del mediodía fue una jugada maestra, pues consiguió empezar a llenar la plaza, pero fue algo que enrareció algo la relación del grupo con la gente: hubo algo de hardcore, sí, pero las canciones más conocidas y las influencias con cierto tono rap-metal se impusieron. Aun así el resultado no fue malo, porque la gente se acabó animando y por lo dicho: qué mejor que un solazo en pleno invierno para disfrutar de un concierto así. "Al Otro Lado De La Crisis" dejó hace años de ser una novedad, y aunque sus mejores temas acaban funcionando (ya sea a base de circle pits o del manidísimo wall of death de “Mano De Hierro, Guante De Seda”) da la sensación de que con un setlist más movido el directo sería otra historia, pese a que los buenos temas de “Justicia” o “Basado En Una Historia Real” lo acaban arreglando todo. Su misión era cumplir y lo hicieron con creces, con buen rollo y quemándonos incluso más de lo previsto.

Seguidamente tocaba el primer cambio de estilo del día: Dos Tenores Def, algo así como el spin-off de Def Con Dos, llegaban como respuesta a muchos de sus fans que querían escuchar sus primeros temas en directo, olvidados en el formato banda actual. ¿Cómo podría no funcionar algo tan mítico como “Quiero La Cabeza De Alfredo García”? Incluso las remezclas de otros éxitos más contemporáneos ("Hipotécate tú”, “Pánico A Una Muerte Ridícula” o “La Culpa De Todo La Tiene Yoko Ono”) nos pusieron la sonrisa en la boca, puesto que el factor nostalgia con Def Con Dos hace muchísimo, y escuchar sus letras era fundamental en una ocasión como esta. Llevan al directo la propuesta del homónimo “Dos Tenores Def” fijándose en The Prodigy, con DJ y un guitarra pegando riffs. Dentro de lo malo del sonido de la plaza, fueron con toda probabilidad de los que mejor sonaron.

Encontrarse a media tarde con Lendakaris Muertos es un canto al caos y al sálvese quien pueda, y no había nadie en la plaza que no pensara esto cuando veía a su cantante correr y trolear a la gente de las gradas, mientras cantaba eso de “¡Abran paso, somos la resistance!” de “La Hoz Y El Martini”, incluida en su penúltimo álbum, ya que su nuevo “Cicatriz En La Matrix” está al caer. Y aunque suene obvio decirlo, todos los discos de estos vascos espídicos tienen protagonismo en un set de 70 minutos que da para mucho. Empezaron a liarla con “Cómeme La Franja De Gaza”, muy apropiada para el fin, y siguieron, entre otras, con “Centro Comercial”, “Gora España” con bandera nacional incluida (unos temerarios), “Que Tiren La Bomba”, “ETA Deja Alguna Discoteca” y un largo etcétera que acabó con todo el mundo molido. Lo mejor sin duda del festival.

A estas alturas de la película poco vamos a descubrir de Reincidentes. Fueron la excusa perfecta para punkear otro poco, aunque de una manera mucho más apacible. Y de igual manera, aunque con mayor expectación, llegaba el turno de los Banda Bassotti, un canto a la ideología y valores que los italianos llevan siempre por bandera. Y de banderas y ska estuvo lleno el recinto durante toda su actuación, con las trompetas como protagonistas y el buen rollo entre la gente abajo. Como curiosidad, uno de los componentes del siguiente grupo en tocar, Boikot, se sumó a los italianos para versionar “Ellos Dicen Mierda, Nosotros Amén” de La Polla Records. Más tarde, ya con los madrileños sobre el escenario, tuvimos más de esa fiesta en plan orquesta punk que se llevan a todas partes, y no podían faltar sus canciones más conocidas (“Inés”, “Cualquier Día”, nada que no sepáis), que son las que les escuchamos en casi todas las ocasiones que les vemos, lo cual sobra y basta a sus fans.

Los altibajos de Soziedad Alkoholika algunos días son evidentes. Esta vez comenzaron bastante planos, quizá por la horrible bola de sonido que hacía difícil disfrutar algo entre el ruido infernal. Menos mal que la buena labor del técnico de sonido y una mejor disposición del grupo se unieron a una sensacional “Política Del Miedo” y a una demostración de quiénes son y han sido los grandes S.A. con “La Aventura Del Saber”, “Ratas” o “Tijera Contra Papel”, esta última coreada hasta por el de la barra. Por suerte o por desgracia, los festivales acaban siendo lo que son, y es imposible evitar que suene lo que todo el mundo votaría en una encuesta si le preguntaran, es decir: “Motxalo”, “Cuando Nada Vale Nada” y “Nos Vimos En Berlín”, que cerraron la hora y pico de hardcore.

La resaca de tanto punk en vena fue grande y muy perjudicial para Los Chikos Del Maíz, que por supuesto tuvieron a sus propios seguidores bien enchufados, pero que dejó al resto algo helados, tanto como cuando se marcaron “Los Hijos de Iván Drago”, fría como la misma Rusia, si la comparamos con citas pasadas. Pero hubo un inconveniente peor: de nuevo el sonido, que nos dejaba a ratos con un sermón de Nega y Toni El Sucio, mientras las bases, punto crucial del trío, se perdían en la nada. Los dos discos editados por los de Valencia son de lo más combativo que hay, pero pierden mucha fuerza conforme pasa el tiempo, quedando sus letras anticuadas (como hablar de UPYD, de lo que hasta se disculparon). Cerraron con su típico “Uh uh, that’s the sound de la police” de “COP$” y con “Los Invisibles”, último homenaje que recibiría el canto a la libertad de expresión en este festival. Eso sí, acabaron con Chimo Bayo, lo cual siempre es motivo de orgullo y satisfacción para un valenciano.


Por último, los anfitriones y veteranos Maniática daban lo mejor de sí en una cita inolvidable para ellos como era tocar ante tanta afición, y repasando la lección a los más entendidos en el estilo con “Color De Corazón”, “Pepino”y la versión punki de Bob Marley “Eres Libre”. Y así cerraron este festival de su ciudad, del cual cabe decir que resultó ser un buen descendiente de la fiesta pre-Aúpa Lumbreiras que solía celebrarse por las mismas fechas en Villena. Nos dicen que no volverá a celebrarse con este nombre. Aun así, sería una genial noticia que siga habiendo, sea cual sea su nombre y lugar, un tributo a los que son amordazados a diario y no tienen un micrófono para cantarlo.




Fotos: Vicente Madrigal y El Periódico de Villena (reportaje completo aquí)

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate