electronic / experimental / noise / alternative dance / ambient
 Blanck Mass
World Eater
ZONA-ZERO
70
3 VOTOS
77
+
Blanck Mass World Eater
Publicación:
Marzo 2017
Sello:
Sacred Bones Records
Productor:
Benjamin John Power
Género:
otras tendencias
Estilos:
electronic, experimental, noise

Tracklist

  • 01. John Doe's Carnival Of Error
  • 02. Rhesus Negative
  • 03. Please
  • 04. The Rat
  • 05. Silent Treatment
  • 06. Minnesota / Eas Fors / Naked
  • 07. Hive Mind

Miembros

  • Benjamin John Power

Análisis

por el 22 Mar 2017
695 lecturas
Benjamin John Power es el nombre detrás de este proyecto unipersonal dedicado a recoger drone de los campos y mezclarlo con melodías felices más tarde, todo ello combinado con miles de aditivos y colorantes, que convierten a Blanck Mass en algo que, más que alimentar, nos ceba.

"World Eater" es su tercer disco, y pese a una portada que podría pasar por un grupo de hardcore, las intenciones de su sonido andan lejos de resultar amenazantes para nuestros oídos. De hecho, comienza con una introducción llamada "John Doe's Carnival Of Error" que bascula entre la fascinación y el ensueño. En la siguiente "Rhesus Negative" la cosa se pone más seria: beat inquieto y ruidoso, melodía que parece sacada de algún programa de tele de los 90, y así durante 9 minutos, que se hacen un pelín eternos nada más empezar, aunque para la mitad ya estás moviendo el pie de manera esquizofrénica, y enganchado hasta el último track. El drone es así.

Curioso es el salto hacia "Please", donde ya no vale correr, solo flotar. Una base sucia, casi de hip hop o chillwave, que juega con una voz sampleada a lo Burial, y donde de nuevo te sientes pegado a la misma con el mayor paso de los minutos.

Con "The Rat" llegamos al mejor momento de todo el disco, sin ninguna duda. Una base gordísima y viscosa nos introduce en una melodía de sintetizador que rezuma años 80 por todas partes, que recuerda a Kraftwerk y que nos tritura el cerebro del gusto. Dan ganas que pedirle al ex-componente de Fuck Buttons que suba un vídeo a Youtube con esta melodía una y otra vez durante una hora, como hacen los japoneses.

La segunda parte comienza bajando un poco el pistón pero en clara continuación con respecto al anterior tema de la rata, pudiendo decir que la parte central del disco es sin duda el gran punto de inflexión. Por desgracia, en el anterior "Dumb Flesh" esto no existía, pues todo el disco giraba en niveles enormes. Tampoco creo que pueda hablarse de una mayor falta de inspiración, y por si hasta ahora os lo pudiera parecer, nunca está de más volver a las idea primitivas de su primer y homónimo "Blanck Mass", como hace en "Minnesota / Eas Fors / Naked": tres temas en uno: noise y drone en el primero, ambient repetitivo en el segundo, y cómo no, acabando con vaporwave del que quita el hipo. ¿Para cuándo un disco entero de vaporwave, señor Power? Por favor.

La última "Hive Mind" nos enseña la puerta de salida a fuerza de electrónica más convencional, con un beat muy marcado y más samples, y que solo se entiende gracias al in crescendo brutal del estribillo. En definitiva, poco de oirignal esta vez en un hombre que tiene la fuerza de la verdadera frescura en sus manos, eso sí, siempre que se sienta inspirado para hacerlo. Esta vez al perro le han salido algunas pulgas, pero cuidado que muerde igual.


Lo Mejor: Toda una revolución en cuanto a su mezcla de estilos.

Lo Peor: Se puede hacer un poco monótono.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Wakibu
    Pepinazo.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre