alternative rock / punk / punk rock / post-punk

Ezpalak

CRÓNICA

Ezpalak + Rodeo
Ezpalak, Rodeo
15 de Diciembre de 2022 por Jorge Azcona Sala Jimmy Jazz, Vitoria-Gasteiz 503 lecturas

Aunque haya mucha distancia entre Ezpalak y Rodeo para el ojo del que siempre está delimitando géneros, los puntos en común llegan solos si te paras a pensar en ello. Ambas bandas proceden de Zestoa (Guipúzcoa), cantan en euskera y vienen siendo un valor en alza dentro de la prolífica escena vasca desde hace un tiempo. De ahí que hayan hecho bueno aquello de "la unión hace la fuerza" para presentar sus nuevos trabajos en todas las capitales del territorio y un par de fechas más antes de acabar el año.

La primera de ellas, un jueves laboral que en mi cabeza pintaba complicado por ser además la antesala a las típicas cenas navideñas de empresa (otra moda en alza, ya que estamos), acabó convirtiéndose en punto de encuentro para varias cuadrillas de jóvenes más preocupadas en disfrutar del cierre académico que de compartir mesa con ese compañero de curro indigesto con el que algún día también tendrán que lidiar. En cualquier caso, un panorama bastante digno el que esperaba a Ezpalak para presentar "Hortz Aina Hots" en sociedad.

Fue, de hecho, el último corte de este reciente trabajo -"Kaosari Deika"- el encargado de abrir fuego y apuntalar todas sus virtudes como si de otro single se tratara. Y es que han bastado tan solo un par de semanas desde que viera la luz para que muchos lo hayamos posicionado como su mejor obra, un ejercicio donde la inmediatez del pop-rock alternativo, la nueva pulsación post-punk británica que siempre les guió y su innato sello personal más pulido está. Lástima que pildorazos como "Berdian Zait", la bailable "Zu Izan" o "Lehertu Arte", con más influjo Idles que nunca, aún no estén del todo masticados por buena parte del público y palpitaran más en el escenario que debajo de él. Ese testigo lo cogió "Kolpatu Topatu" (e incluso la primeriza "Atarian") con total naturalidad, subiendo la temperatura en el coro hooliganesco que se creó en torno a "Banpiroak" y en una "Itzala" cantada, ahora sí, a pleno pulmón. De menos a más en la noche de hoy, al igual que su prometedora trayectoria.

Lo de Rodeo es curioso, porque de haber superado antes mis prejuicios (la explotada etiqueta stoner es lo que tiene) hubiera seguido la pista de estos chavales mucho más de cerca. Mencionar simplemente a Kyuss como influencia o acotarlos a un género como el desert rock es hacer un flaco favor a una banda con una energía desbordante y una paleta de recursos más rica que la de otras bandas afines. Tanto en directo, con una puesta en escena muy fresca y dinámica, como en estudio. Por algo han sacado no uno, sino dos de los discos más interesantes del panorama nacional en 2022, "Moira"/"Hybris", en los que la senda de su música te puede conducir a terrenos más propios del post-rock, la psicodelia o incluso el punk. De ambos nació el grueso del repertorio, con "Atlas", "Tartaro", "Keres" o el cameo del propio Juanjo Berasain (Ezpalak) en "Odola" como momentos destacables. En realidad, cualquiera de ellos nos hizo cabecear, sudar, soñar y llevar una grata sorpresa a casa. A su directo ya le espera festivales como el Resurrection Fest, a nosotros seguir hablando de nuestras marcianadas musicales en las sobremesas de empresa... ¡On Egin!

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA