ENTREVISTA

Desear cosas imposibles por César Aguilar
29 de Junio de 2018 464 lecturas
Con las ganas de crear y la inquietud como inagotable combustible, el quinteto Habitar La Mar presentó el pasado 15 de junio su EP debut, “La Deriva”, cinco cortes de noise rock crudo con un toque punk que pasan en un suspiro y dejan ganas de más, de mucho más. El nuevo proyecto de unos veteranos como Kantz (Tenpel, De La Cuna A La Tumba, Delobos), Kike Gutiérrez (El Gran Oso Blanco, Xkrude), Frego (Oddhums, Xkrude), José Miguel Ocón (Catorce, De La Cuna A La Tumba) y Paco Reig (El Gran Oso Blanco) refleja la suma de sus partes y, lejos de mostrarles anquilosados, saca a la luz nuevas e interesantes facetas de su música. Hablamos con ellos sobre sus motivaciones, el significado de la amistad a la hora de montar una banda, su querencia por el formato físico y el proceso creativo que ha desembocado en un EP tan apreciable.

Cuando supe de la existencia del grupo, ‘Habitar La Mar’ me sonó a sludge, a post metal atmosférico, cosa que a la hora de la verdad no puede ser más incierta. ¿De dónde sacáis el nombre de la banda y cómo encaja en el concepto general?

Kantz: El nombre viene por un artículo de los 70 de la revista francesa de arquitectura AD, titulado “Habiter La Mer”, que muestra una serie de edificaciones subacuáticas absolutamente geniales. Mi amigo Yetta me habló de ello y me encantó la sonoridad. Por otra parte, viene de vivir dentro del mar, de la conquista imposible del hombre y toda esa basura que nos define como especie, del deseo de lo inalcanzable. Vámonos a Marte.

Este es un proyecto que parte de Frego y Kike y se ha ido construyendo poco a poco, buscando músicos para llevarlo a buen puerto. ¿Cómo se forja la identidad del grupo? ¿Teníais claro lo que queríais hacer desde el principio o surgió espontáneamente?

Frego: Algunos puntos sí los teníamos bastante claros. Queríamos temas directos y que tuvieran su dosis de descarga a la hora de tocarlos en vivo. También queríamos dar un toque diferente a las guitarras usando bastantes disonancias y experimentar con otra textura más orgánica y cruda para el sonido final. Lo demás ha ido surgiendo y mutando cuando íbamos incorporando las voces de Kantz.


¿Habéis hecho cambios sobre la marcha en algún aspecto? ¿Ha sido este EP como una película con final sorprendente, inesperado?

Frego: Siempre hay pequeños detalles que se cambian. Pero la verdad nos dedicamos a darle forma a la pre-maqueta que grabamos porque queríamos dejarlo listo antes del verano y no robarle tiempo a Kantz, que va a ser papá muy pronto (ndr –ya lo ha sido).

¿Cómo se vive una banda así, sin un ensayo, desde la distancia? ¿Os ha faltado algo en el proceso? Sudor, desacuerdos, broncas, ya sabéis…

Kantz: Puedo asegurar que el sudor sigue ahí, los desacuerdos por ahora no han surgido, quizá todos veníamos de unas dinámicas en las que estábamos un poco estancados y esto ha ayudado a que fluya con una naturalidad impresionante. Las broncas nos sobran, todos peinamos canas y por hache o por be ya hemos dejado atrás nuestro ego. Venimos a trabajar y a disfrutar, para sufrir ya tenemos trabajos.

José Miguel: En realidad, disfrutamos cada uno a nuestra manera, con su aportación. Creo que como bien dice Kantz, agradecemos y aprovechamos la naturalidad con lo que crece cada canción o cada tema que tratamos. Dedicamos más a celebrar lo que tenemos que a pensar en lo que pudiera faltar, aunque siempre tratando de mejorar y aprender.


Kike es el vocalista y guitarrista de El Gran Oso Blanco, así que ¿por qué no ha puesto la voz en Habitar La Mar? ¿Qué buscabais en otro que no pudiera dar él?

Frego: Para este proyecto Kike quería estar dedicado al 100% a la guitarra y así lo hicimos. A los dos nos hacía ilusión trabajar con Kantz. A la hora de trabajar desde la distancia también es más rápido porque podemos centrarnos en los instrumentos mientras Kantz hace las voces y las letras desde casa.

Aparte, Kantz también hizo el diseño del formato físico, del que más tarde hablaremos. Y, como hacía falta un bajista, pues es lógico que recomendara a Semi, con el que comparte De La Cuna A La Tumba además de la gestión de The Braves Records, la discográfica que edita el EP. Frego y Kike estuvisteis juntos en Xkrude y con Paco en otras bandas. La pregunta es obvia: ¿qué papel juega la amistad en este grupo?

Kantz: Creo que la amistad forjada es la base. Por mi parte sé lo que puedo obtener de Semi, después de vivir varios momentos amargos nos hemos mantenido a flote con respeto y humildad y creo que eso ya no va a cambiar nunca. Con Frego siempre he tenido feeling, desde que le conocí pude percibirlo, él me presentó a Kike y creo que lo que se está forjando es algo realmente especial. Aunque parezca mentira a Paco aún no le conozco personalmente, pero toda referencia a su persona a día de hoy me indica que lo mejor está por llegar.

José Miguel: Al final somos gente que conoce a gente, con el culo demasiado inquieto añadiría, así que es normal que acabemos colaborando y creando. Por un lado, agradezco mucho que Kantz me ofreciera la posibilidad de participar en este proyecto, por otro, aunque había coincidido con Frego y Kike en el pasado por sus respectivos grupos, prácticamente no había tratado con ellos, pero son gente que admiro y respeto muchísimo musicalmente desde hace años. Si además al conocerlos eso se extiende a lo personal, todo se traduce en facilidades a la hora de trabajar. La amistad, la afinidad y la capacidad para entenderte con los demás es imprescindible en mi opinión para poder trabajar juntos en un grupo o cualquier proyecto.


Como ha dicho Semi, vuestras respectivas trayectorias parecen tener un lema: “Conocer a gente para hacer música para conocer más gente para hacer música”. ¿Os resulta necesario saltar de un proyecto a otro, probar cosas nuevas?

Kantz: El que me conoce bien sabe que para mí la clave de todo esto es el camino, lo demás son todo consecuencias de cómo haya sido ese camino. A nivel personal es algo que necesito, con Tenpel he estado casi veinte años trabajando con las mismas personas y cuando comencé con Delobos y después con De La Cuna A La Tumba se abrió un universo para mí. Eso no significa cambiar una cosa por otra, pero sí que, para alguien con las inquietudes que yo tengo, estar continuamente creando y recibiendo cosas nuevas no solamente a nivel musical sino a nivel personal, emocional e incluso espiritual es muy importante. En los últimos cuatro años siento que he madurado como músico y como persona más de lo que lo había hecho en los treinta y uno anteriores.

¿Hay algo en Habitar La Mar que no hayáis dicho o hecho en anteriores proyectos?

Frego: Sí, no llevar afinaciones en modo sótano. Kantz también quería probar cosas distintas a lo que acostumbra para la voz.




¿Pensáis ya en evolucionar hacia otros campos o incorporar nuevas influencias o para eso tenéis (o tendréis) otras bandas?

Frego: De momento no lo hemos planteado. La mecánica sigue siendo la misma que hicimos con “La Deriva”: quedar para tocar y grabar lo que sale. Para nosotros es como una intensa vomitada colectiva y tras un tiempo trabajamos sobre lo que nos llega dentro sin pensar demasiado más allá.

Aun gustándome mucho el EP, y supongo que no seré el primero que os lo diga, se me hace corto, muy corto: con cuatro o cinco temas más me hubiera quedado bastante más a gusto. No ha salido hace mucho, pero ¿qué pensáis con el tiempo de “La Deriva”? ¿Estáis completamente satisfechos con el resultado?

Kantz: 100% convencido con el trabajo, ahora a por el siguiente.

Frego: Por supuesto. Ha sido una primera toma de contacto cojonuda y hemos aprendido en el proceso como con cada grabación. Creo que no le damos mucha importancia a la duración de los temas y álbumes. Siempre hay discos que se hacen cortos y otros eternos, así que intentamos no volvernos locos con este tema. Lo importante es seguir creando material y soltarlo.

Hicisteis un pre-order de una tirada de cien CDs, edición limitada en digipak. Como la lógica del mercado (y de la mayoría de las vidas de los oyentes) ha convertido el formato en un trasto, en algo que ocupa espacio donde apenas lo hay, pues vosotros ofrecéis un producto interesante, cuidado, lo que se dice una obra de arte. En estos tiempos en los que el CD es un mero anuncio publicitario de una gira que, en vuestro caso igual no llega por pura logística… ¿Os consideráis unos románticos o se trata solo de atraer al comprador, de darle más por su dinero?

Kantz: Para mí esto es un dilema, porque estoy escapando cada vez más del consumismo loco de estos malditos días, pero a la vez me gusta coleccionar discos, CDs, vinilos, cassettes, y creo que la mayoría de los de nuestra generación y algunos de los que llegan detrás y sienten esa pasión por la música piensan igual. La música siempre es dinero bien invertido, y si además con ello ayudas a que las bandas con escaso presupuesto como la que firma puedan seguir haciendo cosas, pues aún mejor. Nosotros siempre tratamos de cuidar las ediciones que lanzamos, tiradas pequeñas y hechas con cariño, por eso siempre lanzamos primero un pre-order y si la cosa va bien mejoramos el producto, como ha sido el caso de “La Deriva”, donde hemos cambiado el libreto por cartas de cada uno de los temas.


No sé si es mi obsesión por el tema –que ha hecho que me mantuviera alejado de las redes sociales unos cinco meses, hastiado de las batallas que se libran en ese espacio ficticio que tanto daño hace a la sociedad–, pero me parece que las letras hablan de la situación actual con bastante desencanto, ¿me equivoco?

Kantz: Las letras hablan del desencanto, de la frustración, de la impotencia, de la rabia, de la obsesión y también de la resignación y la aceptación. Así que, visto desde un punto de vista ajeno al mío, podrían ir por ahí los tiros perfectamente.

“El fuego” parece que habla de la profunda fractura que hay en este país, de eso que se llamó ‘Transición’ y que ya parece asumido que fue un gran engaño, “El colgado” de lo poco que vale hoy día una vida humana o “El Pacto” de la necesidad de frenar tanto odio. ¿Es Habitar La Mar una banda política o es simplemente sociología aplicada? ¿Qué mensaje pretendéis meter en la botella?

Kantz: Como te digo, normalmente no escribo letras que tengan una temática literal. Me gusta crear imágenes y que quien lo escuche haga su propia interpretación de las mismas, tal cual has hecho tú. Eso no significa que vaya a ser siempre así; de hecho, ando escribiendo cosas nuevas y estoy sorprendido de mucho de lo que sale. Tampoco me han gustado nunca los eufemismos, por tanto, aunque en el caso de las letras de Habitar La Mar no hay mensaje estrictamente político, quiero que sepas que sí que nos cagamos abiertamente en toda la pandilla de cerdos que nos andan engañando o intentando engañar desde hace tanto tiempo que ya ni recordamos.

La promoción ha sido muy original: habéis presentado el EP corte a corte en formato audiovisual y cada uno en un medio diferente. Empezasteis por Goetia Media (“La Bruja”), seguisteis por esta casa (“La Ira”), Rock I+D (“El Fuego”), MiradAlternativa (“El Colgado”), para finalizar con Binaural (“El Pacto”). ¿Es una oportunidad para llegar a más público o hay en ello un cierto homenaje a los medios?

Kantz: Tuvimos claro desde el principio que queríamos hacerlo así, soltar de manera distinta la historia de los videos y el hacerlo a través de las webs y medios que tanto apoyan a las bandas nos parecía lo más acertado. Por un lado es una buena manera de hacer promo de una banda que sale de la nada y en forma de relámpago, y, por otra, de agradecerles todo lo que hacen, gente como Luis Benavides, Jordi Meya, Jorge Fretes, Gonzalo Puebla, Varo Andrés, Ramiro McTersse, Oscar Sancho, Juan Rodríguez Talavera, Sebastián Rosas, Pablo Porcar, Juan Ángel Martos o tú mismo, César, son muchas las personas que apoyan esta historia desde tiempos inmemoriales y no habrá ninguna banda capaz de mostrar realmente el agradecimiento que os merecéis.

Habladnos un poco de esos vídeos. ¿Quién ha sido el responsable? ¿Cómo surge la historia y qué pretendéis contar?

Frego: Todo el trabajo ha sido realizado por +The Braves Church+ (el estudio de arte gráfico de Kantz) y la gente maja que ha participado de diferentes formas: Manuela, Rubén, Marta y José Luis, Víctor, Dani. Lo que han hecho tiene un valor incalculable para nosotros.

La historia te puede conducir por varios sitios, solo viendo los cinco vídeos se puede ver la conexión entre los personajes y la historia. A mí personalmente me transmite varias cosas, pero sería un tostón mortal si te las cuento yo. Lo mejor es que cada uno lo vea y se monte su propia idea del asunto.

Kantz: La idea con esos vídeos, al igual que con las letras es que cada uno saque sus propias conclusiones. Las imágenes textuales nunca me han ayudado demasiado, así que suelo dejar que la imaginación haga su trabajo, para eso todos tenemos un poco.

Ya que ha salido a colación MiradAlternativa, me gustaría hablar de Varo, su responsable, alguien que suele ser muy crítico con los medios y cuya labor respeto y aprecio mucho. No hace mucho dejó la web en barbecho y se replanteó no pagar el servidor porque lo que hacía, por un motivo u otro, ya no le llenaba. Al final, menos mal, ha vuelto con renovados ánimos y sigue ofreciendo contenido interesantísimo y recomendable 100%. ¿Habéis pensado vosotros alguna vez en tirar la toalla o como ponéis en vuestro Bandcamp, “vuestra enfermedad es incurable pero se puede calmar creando”?

Frego: Es una pena que a medios así se les pase por la cabeza cerrar el chiringuito ya que hacen un trabajo impresionante, a veces incluso las mismas bandas no sabemos apreciarlo como se merece. No juegan a lo fácil publicando noticias exclusivamente de grupos consagrados y se vuelcan con las bandas nacionales dándoles voz y poniendo el foco sobre sus trabajos.

La frase que hay en Bandcamp es realmente lo que sentimos. Somos personas muy parecidas en cuanto a tener la necesidad de hacer cosas. Meterse en todo el proceso es lo que ayuda a desconectar del curro y de movidas varias y en cierto modo te produce esa sensación de calma.

Kantz: Varo para mí siempre ha sido un referente en cuanto al medio especializado, hace más de diez años que le conozco y siempre ha estado al pie del cañón. Supongo que, como a todo el mundo, en algún momento surgen momentos flacos, pero para personas como nosotros tirar la toalla nunca es una opción.


Para terminar, quiero hacer mención a los coros que Víctor Hernández, compañero de Kantz en The Chapel Radio y The Chapel web, hace en “El Fuego”. ¿Cómo surgió esa colaboración y cuánto hay en ella de homenaje, de “quiero que estés aquí porque te lo mereces”?

Frego: Kantz propuso la idea y nos pareció un puntazo tenerle ahí aportando su toque en “El Fuego”. No conocía esa faceta suya y nos encantó como queda el resultado al combinar su voz con la de Kantz. Es un grande.

Kantz: Pasados los treinta, conocer a una persona y poder llamarla amigo no es algo fácil. Al llegar a Málaga tuve la suerte de encontrar personas maravillosas que me ayudaron a sentir que pertenecía a este lugar, y Víctor es una de ellas. A día de hoy es más que un hermano y supe que participar le haría tanta ilusión como a mí. No es ninguna recompensa por nada, es un regalo que nos hacemos mutuamente; además, he estado en muchos conciertos con él y puedo asegurar que está perdiendo el tiempo sin un micrófono en la mano. Víctor, te quiero ¿vale?


Foto: Juan Partal
  

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA