electronic / drum and bass / dubstep / nu metal
 Hollow Earth

ENTREVISTA

La vida y nada más por César Aguilar
13 de Septiembre de 2018 702 lecturas
“Ha sido un largo camino, pero aquí estamos ahora. Puedo decirte que nada será lo mismo. Ha sido un largo camino. Ha sido duro, pero ha merecido cada sacrificio”, dicen los madrileños Hollow Earth en el último tema de su nuevo disco, el flamante “BIRTH + LIFE + DEATH”, que, tras tres complicados años de trabajo, salió al mercado el pasado 11 de septiembre y sucedió por fin a su doble EP de debut, un “From the Beginning to the End” que sorprendió por su filiación electro-rock en un país poco dado a producir mezclas tan eclécticas. Mantenemos una reveladora charla con Pol Dy (voz) y Mike Sanz (batería) en la que desmenuzan todos los pormenores de la creación de un álbum fresco y diverso que les confirma como una rara avis que solo atiende a su intuición y juega según sus propias reglas.

La primera pregunta es obligada. “Gonna Meet Today”, el primer adelanto de “BIRTH + LIFE + DEATH” se publicó en esta web el 1 de diciembre de 2016, y “Electromechanical”, el segundo, el 12 de mayo de 2017. El lanzamiento del álbum estaba previsto para mediados o finales de 2017 y al final se ha editado este 11 de septiembre. ¿Cuáles han sido los motivos de este largo retraso?

Pol: Normal que sea obligada, hasta nosotros cuando echamos la vista atrás nos preguntamos “¿qué coño ha pasado?”. No en vano decimos que este disco es el proyecto de nuestras vidas, porque ha ocupado una buena porción de ellas a veces casi sin darnos cuenta. ¿Por qué tanto tiempo? Yo diría que hay dos motivos principales. El primero: el trabajo. El mismo trabajo que en el sentido económico nos permitía realizar este disco era lo que más nos apartaba de esa posibilidad. El segundo sería la auto exigencia. Me atrevería decir que de los tres años que ha durado la elaboración de este disco, un 40% lo hemos invertido en que sonase exactamente tal y cómo queríamos. Perfeccionando día a día cada uno de los elementos: los beats, los synths, la voz… Hasta llegar a un punto que, sinceramente, ya nos daba igual sacar el disco en septiembre de 2018 que a principios de año, cosa que podríamos haber hecho sin problema de no haber sido tan cabezones con la idea que teníamos entre ceja y ceja. Fue un de perdidos al río de manual.

Mike: Como dice Pol, fundamentalmente fue por falta de tiempo y también porque hicimos numerosas pruebas y fuimos aprendiendo mediante el método de ensayo/error. De hecho, grabamos las voces dos y hasta tres veces, las guitarras dos veces y recompusimos muchos temas. Gracias a Ed Is Dead y a 1101vs13, que son sublimes a la hora de sacarle todo el jugo, y más, a una canción. También el dinero jugó su papel, pero sobre todo fue cosa de darle muuuchas vueltas a los temas, y a eso añadimos el mismo proceso de postproducción: mucho ensayo/error y diferentes pruebas.

¿Cómo fue trabajar con Ed Is Dead y 1101vs13 en labores de producción?

Mike: La parte de Ed y 1101vs13 fue larga porque no paramos hasta llegar a un punto en el que cada tema encajaba perfectamente, en sí mismos y entre ellos, como álbum. Porque más de la mitad de los temas han cambiado radicalmente de cómo se compusieron a cómo han acabado editados.

Pol: Estoy de acuerdo con Mike en que Ed y Agro (también conocido como 1101vs13 -ndr) han hecho un trabajo cojonudo en este disco. La etapa con ellos fue larga pero la más fluida y la que más respetó la agenda que nos marcamos en un principio. Hubo retrasos menores, bastante normales en estos casos, porque tardamos más de lo previsto en perfilar algunos temas. Pero, para que te hagas una idea, la producción en Fashion Beat Team terminó en verano de 2016, teniendo en cuenta que el disco ha salido en septiembre de 2018, queda claro lo relativamente sencillo que fue este proceso en comparación con otros.


¿Y qué pasó con John Davis (conocido por su trabajo con Lana del Rey, The Prodigy o The XX entre muchos otros)? Al final no habéis incluido su trabajo en el disco…

Mike: El tema de John Davis era una de las pruebas que más apuntaba maneras, pero trabajar a ese nivel conlleva limitaciones, fundamentalmente en el plano económico, y a pesar de que el resultado era fantástico no acababa de convencernos el carácter o color que aportaba. No obstante, no descartamos masterizar con él hasta que realmente nosotros mismos dimos con un sonido que, sinceramente, nos sorprendió y nos convenció tanto como para dejarlo así. Además, de ese modo podíamos invertir más en otros aspectos como la promoción, duplicado, vídeos, etcétera, a día de hoy tan importantes o más en esta industria que el sonido.

Pol: John masterizó los dos temas de adelanto y fue nuestra opción hasta prácticamente el final. Pero Mike y yo nos sentamos, con el disco ya sonando prácticamente igual que el resultado definitivo, y nos preguntamos: “Después de haber invertido tanto tiempo en haber logrado el sonido que queremos y del esfuerzo que nos ha costado conseguirlo, ¿merece la pena gastarnos casi 2000€ para que luego a lo mejor, solo a lo mejor, prefiramos cómo suena lo nuestro?”. Nunca sabremos si tomamos la decisión correcta, pero lo que tenemos claro es que somos 2000€ más ricos [risas]. Obviamente, ahora es muy fácil hablar y decir “qué guay, qué bien ha salido”, pero la verdad es que nos ha costado horas, energía y algún que otro disgusto llegar a este punto.

Resulta curioso que hayáis elegido vuestra mezcla y máster para la versión definitiva del disco después de haber trabajado con un ingeniero de alto nivel como Davis. Y digo que es curioso porque cuando os entrevisté a raíz de “From the Beginning to the End” me dijisteis que en el doble EP había representado un problema y un esfuerzo enorme el hecho de tener que encargaros de absolutamente toda la parte técnica. ¿Qué ha sucedido para que hayáis llegado a este punto?

Mike: Una de las razones por las que yo no tuve mucho tiempo para trabajar en el disco fue porque estaba empezando a construir un estudio de grabación. En un principio “BIRTH + LIFE + DEATH” no se iba a demorar tanto y para cuando hubiera salido pensábamos que el estudio aún no estaría operativo, pero al final coincidió el arranque del estudio con la fase de mezcla final y decidimos probar. En un principio no queríamos hacer nosotros esos procesos por las razones que mencionas y para que otras mentes aportasen su pericia al producto final, pero las mezclas que hicimos aquí nos gustaron bastante, y al estar en un estudio de verdad el trabajo fue comodísimo y rápido. De todas formas hubo cosas que nos gustaron mucho de las mezclas que hicimos con Facundo Novo (Novo Estudios) y nos intercambiamos sesiones de mezcla (él trabaja en Valencia) para que retocara algunas cosas. El tema del máster fue parecido: probamos varias opciones muy diversas y acabamos haciéndolo nosotros.

Pol: Tengo que ser sincero en este punto. En lo que respecta a la producción y todo lo que rodea al apartado técnico, no somos personas fáciles. Tenemos una idea tan metidísima en la cabeza de cómo queremos que suenen los temas que cualquier variación por pequeña que sea nos cuesta mucho ignorarla. Sé de buena tinta que hemos vuelto loco a más de uno, y era algo que nos sabía muy mal porque tampoco queremos marear a la gente. Quizás por eso tuvimos que comernos nuestras palabras, escritas precisamente delante de ti hace ya cuatro años, y cambiar el chip.

De todas formas, contado así parece que fue de sopetón, pero, como dice Mike, fue muy natural. Cada vez hacíamos más cosas para facilitarle el trabajo a Facundo y llegamos al punto de que él mismo nos dijo que no era necesario hacer nada. Y la verdad, tenía razón. Habíamos trabajado tanto para dejar la mezcla a nuestro gusto que poco más se podía hacer. Le pedimos ayuda para perfilar la voz y algunos planos y gracias a su trabajo pudimos dejar la mezcla de puta madre. Con respecto al máster, es lo que te comentaba un poco más arriba. Valoramos si merecía la pena invertir 2000€ en masterizar con John Davis y decidimos quedarnos con lo nuestro.


Aparte, para rizar el rizo de las dificultades, en un momento determinado tuvisteis una grave incompatibilidad de horarios que ralentizó aún más el proyecto…

Pol: Pues yo diría que esa ha sido la gran prueba de fuego de este disco. Muchos pensarán que es una chorrada, pero Mike y yo hemos podido estar más de un mes sin poder vernos porque era completamente imposible quedar. Y eso que su estudio está a diez minutos de mi casa. Era frustrante ver que semana tras semana su horario laboral y el mío eran completamente incompatibles. De hecho, hemos tenido que fundirnos días de vacaciones para poder terminar el disco. Pero es lo que hay: sin curro no hay ingresos, y sin ingresos no hay, entre otras cosas, disco.

Mike: Exacto. Durante más de un año Pol y yo prácticamente no pudimos vernos. Aunque seguíamos avanzando en el disco de forma individual, fue un frenazo importante.

Supongo que a lo largo de este largo proceso habéis crecido como seres humanos y, como se suele decir “os habréis encontrado a vosotros mismos”, ¿no?

Pol: Yo diría más bien que hemos crecido como músicos. Hemos aprendido muchísimo de Ed y Agro y, lo más importante, hemos encontrado nuestro sonido. Como seres humanos… yo diría que este disco en ocasiones ha sacado lo peor de mí. Soy una persona impaciente y muy crítica, sobre todo conmigo mismo, hasta un punto que puede rozar lo excesivo. A veces eso ha provocado que mi actitud estuviese fuera de lugar. ¿He aprendido de ello? La verdad es que sí, pero dudo que vaya a provocar un cambio significativo en mí de ahora en adelante, ya que así es como soy. Lo que si he aprendido es que mis compañeros y la gente con la que he trabajado me aceptan cómo soy, y eso me ha enseñado una importante lección: aceptarme a mí mismo, con mis virtudes y mis defectos. Mmmmm… al final parece que sí me he encontrado a mí mismo [risas].

Mike: [Risas] Hemos vivido de todo. Yo no soy el mismo que empezó el disco, y creo que eso se nota.

¿Os ha afectado sicológicamente este período? ¿Habéis perdido en algún momento la motivación y pensasteis en tirar la tirar la toalla?

Pol: Desde un poco antes del rodaje del clip de “Gonna Meet Today” hasta un poco después de que Javi dejase Hollow Earth, pensaba prácticamente a diario en dejarlo. Estaba saturado, ya no del grupo sino de todo en general. Coincidió con una época en la que laboralmente me iba de pena y sufría continuos ataques de ansiedad, algunos de ellos bastante severos. Ante esa situación personal, la producción del disco no ayudó mucho. Estábamos en esa etapa en la que parecía que no encontraríamos una salida. El disco no avanzaba, incluso parecía que cada vez estábamos más lejos del final. Por suerte, nos marcamos un objetivo: sacarlo cuando estuviese listo, sin fechas (aunque las hubiéramos anunciado y retrasado dos o tres veces), sin prisas y sin presiones. Por otro lado, mi situación personal también fue mejorando a la par que el disco ya iba tomando esa forma que tanto habíamos buscado antes. Al final y por suerte, el proyecto pasó de ser un calvario a ser algo que me volvió a ilusionar como hacía mucho tiempo que algo no lo hacía en mi vida.

Mike: Pues en mi caso todo lo contrario. Desde el principio he tenido muy claro que este disco iba a salir, e iba a salir bien, más tarde o más temprano. La verdad es que nunca he pensado lo contrario.

Pol: Creo que si Mike no hubiese sido tan tenaz ni hubiera demostrado tanta determinación, el disco se hubiese ido a la mierda.

¿Habéis notado alguna vez que usabais el grupo como una especie de terapia?

Mike: Llevo usando la música como terapia desde que la oí por primera vez, y más desde que cogí una guitarra. Tocar es un lenguaje de comunicación mucho más elevado, profundo y lleno de contenido que la palabra o el gesto, de esta forma cuando toco expreso mucho más que de ninguna otra manera. Eso es incomparable.

Pol: En mi caso no. La terapia la tenía con mis amigos y, principalmente, con mi pareja. María es psicóloga y me ayudó muchísimo en un proceso que me estaba poniendo malo por dentro y afectando psicológicamente. No digo que todo esto fuera por culpa del disco, pero sí era una parte importante de los muchos frentes abiertos que tenía. Por suerte, las heridas se fueron curando poco a poco y, como he dicho antes, volví a recuperar la ilusión y las fuerzas para seguir adelante con el proyecto.

Si ponéis en una balanza todo lo que de momento os ha dado y quitado “BIRTH + LIFE + DEATH”, ¿el resultado es positivo, negativo o está equilibrado?

Pol: Curiosamente, a pesar de los aspectos negativos que he mencionado antes, el resultado es positivo. La ilusión con la que hemos terminado el proyecto, la satisfacción de hacerlo nosotros mismos logrando exactamente lo que queríamos, la lucha por sacarlo adelante durante tres años y la oportunidad de poder ahora disfrutar de él sobre los escenarios… todas estas cosas hacen que merezca muchísimo la pena haber llegado hasta aquí.

Mike: La música solo da, jamás quita.

Por el camino, con tanto bache, ya lo ha mencionado Pol, os habéis quedado en dúo. ¿Qué sucedió con Javier?

Pol: Su decisión no nos sorprendió en absoluto. A Javi le costaba cada día más conciliar el grupo con su vida personal. Hacía esfuerzos titánicos por cumplir con las exigencias de la producción, pero cada vez era más difícil para él. Como los tres teníamos una filosofía de consenso absoluto, muchas cosas quedaban paradas porque él no estaba ahí para dar su visto bueno, cosas que no puedes validar por WhatsApp. En parte, esta es otra de las causas de los continuos retrasos del disco, y sé que Javi se sentía culpable por ello.

El último día de grabación de guitarras, liquidó su deuda con César de Rec Disease (cada uno pagamos nuestra grabación) y nos dijo que tenía que hablar con nosotros. Como te decía al principio, aunque nos dio muchísima pena, era la crónica de una muerte anunciada. Nos dijo que él retrasaría más la producción de “BIRTH + LIFE + DEATH” y, lo que es peor, no podría cumplir con ensayos, posibles giras y todo lo que envuelve al post-lanzamiento. Es decir, nos dijo que sería un lastre para el futuro del grupo.

Para quien no conozca a Javi, diré que es una de las personas más nobles que conozco. Es como una especie de Superman porque, al igual que el superhéroe, tiene una moral muy marcada y sentido del honor que ojalá tuviésemos los demás. Yo sé que tenía la decisión tomada desde hace muchos meses, pero no nos dejó tirados en ningún sentido: grabó todas las guitarras y cumplió económicamente. Su comportamiento fue intachable.

Mike: En la vida, según qué objetivos tengas, te verás obligado a sacrificar cosas. En el caso de Javi, muy a mi pesar, tuvo que sacrificar la banda. Sé que no fue fácil para él y, como dice Pol, no podía haber hecho las cosas mejor. Aunque le echaré de menos en la banda, seguimos siendo amigos. Sé que ha tomado la decisión adecuada y me alegro muchísimo por él.

¿Tardaréis tanto en grabar un tercer álbum o de momento ni os lo habéis planteado?

Pol: ¡Pues no te lo vas a creer! El siguiente álbum tiene la preproducción terminada al 80%, algunos temas ya están listos para grabar. Tenemos el concepto definido, el título, cómo vamos a grabarlo, dónde e incluso cuándo. Vamos a utilizar todos los conocimientos adquiridos en “BIRTH + LIFE + DEATH” y los vamos a aplicar en este nuevo álbum. Como producción no va a ser tan faraónica, queremos simplificar. Será más crudo, directo y tendrá algunos cortes más experimentales. Será el cierre de la trilogía que empezó con “From the Beginning to the End”, ya que casi todos los temas los compusimos más o menos a la par. Sobre tiempos, no voy a cometer el mismo error que con “BIRTH + LIFE + DEATH”, pero teniendo en cuenta que vamos a grabar en el recién terminado estudio de Mike y que volverá a ser autoproducido (así ya no nos pillas en otro renuncio) [risas], no vería descabellado verlo terminado en 2020.

Mike: Desde luego, no creo que tardemos tanto en publicarlo como este. Hemos aprendido mucho acerca de cómo queremos trabajar y cómo funcionamos, además de tener la ventaja logística de mi estudio. ¡Pero no prometemos nada! [Risas]


El título del nuevo disco me ha recordado al del doble EP: principios, finales, nacimiento, vida y muerte. Al fin y al cabo, todo es cíclico, ¿no?

Mike: Ciclos y ciclos de ciclos. Hasta ahora es lo más que se puede decir que es la existencia, a cualquier nivel, desde los ciclos en los que transcurre una vida a los que vibra un fotón al viajar o las oscilaciones del sistema solar. Por lo menos hasta donde somos capaces de comprender, y es interesante explorar cómo esos ciclos influyen en ti y, a su vez, tú en ellos.

Pol: Exactamente. Nuestro entorno, la naturaleza y hasta el universo nos demuestran una y otra vez que, como dijo Tenpel, “todo gira y vuelve”. La linealidad es algo creado por el ser humano que nos aparta de la verdadera naturaleza de las cosas. Algunos pensarán que llamándose “BIRTH + LIFE + DEATH”, es contradictorio que se trate de un proceso cíclico, y tienen su parte de razón; es imposible saber qué hay después de la muerte, al menos a día de hoy, pero este disco no trata de la muerte como deceso, sino de algo más filosófico. Este nuevo álbum toma algunos de los conceptos de “From the Beginning to the End” y los enfoca desde una perspectiva individual y terrenal. Lo que antes nos afectaba a todos aquí hemos querido contarlo en primera persona. En algunos cortes, sigue teniendo un impacto global pero siempre hemos tratado de individualizar las emociones.

El hilo conductor del disco son los sucesos importantes que marcan la vida de una persona: la infancia, la familia, la juventud, el individuo en el contexto la sociedad actual, entre otras cuestiones. ¿Hay mucho de vosotros y de vuestras circunstancias?

Pol: No mucho, TODO. El disco es completamente autobiográfico. Algunos cortes pueden representar más a Mike, otros más a Javi o a mí, pero todos cuentan algo de nosotros, y no me refiero a grandes rasgos. Hablo de temas e historias concretas que hemos vivido en primera persona. Obviamente, mucha gente se verá reflejada, es normal. Todo el mundo ha vivido el desamor, ha sido traicionado o se ha sentido atrapado en un sistema del que no puede escapar.

Mike: Por supuesto, aunque no de una forma literal o concreta, contamos historias más o menos metafóricas en las que hay más de un significado o lectura. De hecho, hay letras o partes de ellas en las que para Pol se dice una cosa y para mí otra. Y las dos son válidas.

Musicalmente, la primera parte del álbum me ha parecido más orientada al pop, y la segunda, a partir de “D I Y” (el sexto tema) es en líneas generales más dura y rockera, más similar, por decir algo, al material de “From the Beginning to the End”. ¿Ha sido intencionado?

Mike: Ni sí ni no. Los temas han salido como han salido, y cada uno habla de lo que habla, en el sentido de que cierta melodía te sugiere cierto tema. A la hora de ordenar las fases de una vida la progresión salió sola, aunque hemos hecho que encaje a lo largo del proceso de una forma más o menos consciente.

Pol: Para mí ha sido completamente intencionado. Por poner un ejemplo, todos recordamos el pasado con nostalgia. No podemos hablar del amor a nuestras madres o de nuestra dulce infancia con temas que suenen como “Hell”, “The Getaway” o “Fony”, simplemente no funcionaría. Los temas se compusieron en torno a un concepto, solemos trabajar así, aunque otras veces el tema viene antes y vemos que automáticamente encaja en el concepto que hemos desarrollado posteriormente; pero siempre, siempre, siempre el concepto está por encima de todo. Por esta razón hubo temas muy trabajados que no incluimos en “From the Beginning to the End”, incluso sabiendo que hubiesen mejorado muchísimo el doble EP.

En “BIRTH + LIFE + DEATH” según avanza la historia los temas se vuelven más crudos, como la vida misma, al menos la que hemos vivido nosotros. Hemos tenido la suerte de vivir una infancia muy feliz y no fue hasta la tardía juventud, o la primera madurez, cuando hemos visto el lado feo de las cosas. “Gonna Meet Today” deja caer ya ese lado feo, es el primer corte que no tiene un mensaje positivo, aunque musicalmente esté más cerca de los cuatro primeros temas. No en vano, es el que abre el capítulo de “LIFE”. “D I Y”, vuelve a un mensaje positivo pero la música ya está “contaminada”. Además, el mensaje habla de superación personal y lograr los objetivos a través de la lucha. Si hay lucha es que hay un enemigo, y este llegará en “No Mercy”, que trata el tema de la traición.

Salta al oído que los beats han mejorado mucho, son más estilizados, definidos y potentes que los de “From the Beginning to the End”. ¿Cómo los habéis trabajado? ¿Qué pretendíais conseguir esta vez?

Pol: Bueno, en primer lugar, los culpables de esa mejora son Ed y Agro de Fashion Beat Team, que nos marcaron el camino que más tarde nosotros adaptamos a nuestro concepto musical. Ellos nos hablaban una y otra vez de la importancia del beat, del bombo y la caja en la puta cara y de cómo impactaba al público/oyente esa filosofía musical. Nosotros lo entendimos, pero no lo aplicamos hasta más tarde. Al principio queríamos que se oyera todo: la guitarra, las bases, la batería, la voz… Pero eso es imposible, da igual las vueltas que le des a la mezcla, a la edición, a toda la producción.

Llegados a ese punto, decidimos abordar la mezcla desde un punto de vista pop; no solo en los primeros temas sino en todos. Pusimos en primer plano bombo, caja y voz, y luego lo demás. Si en algunas partes queríamos más guitarra, bajábamos un poco algunos synths y realzábamos alguna frecuencia de la guitarra para hacerla destacar. En otros temas en cambio, la guitarra apenas se aprecia por sí sola, se fusiona con los synths formando un troncho de audio cañero que parece un único sonido. Este nuevo enfoque en la producción nos hizo mimar muchísimo los beats. Ahora estaban en primer plano, por lo que la elección de los sonidos, su intensidad y su alineación con el conjunto era sumamente importante.

Mike: Como dice Pol, ahí han tenido muuucho que ver Ed y Agro, porque si bien ha habido temas que apenas han tocado a nivel rítmico, han hecho unas perlas en otros que ni nos imaginábamos. Por ejemplo, a “No Mercy”, que originalmente tenía un ritmo reggaetoniano, le dieron una vuelta de tuerca impresionante. Aunque desde el principio quisimos deshacernos del toque rock e investigamos mucho la amplísima gama de ritmos y arreglos provenientes de la electrónica, que han probado ser muy interesantes de cara a tocarlos y combinarlos.

Vuestras influencias, según lo veo, pueden ser Pendulum, Linkin Park o The Prodigy. ¿Habéis añadido algo a la paleta de colores? ¿Algún referente a la hora de trabajar el sonido de este álbum?

Mike: Muchas y en muchos aspectos distintos, aunque sobre todo de cara a los sonidos, a las texturas sonoras y cómo se combinan en la electrónica moderna, teníamos mucho que aprender de ahí.

Pol: Has citado tres grupos de cabecera, al menos en lo que a mí respecta. Añadiría algunos pasajes a lo Thirty Seconds to Mars por ejemplo en “Carnivàle”, y algún toque industrial a lo Rammstein en “Electromechanical”.  En la paleta de colores, hemos introducido uno nuevo: el pop como concepto de sonido y forma de abordar la producción, cosas a lo The Weeknd, Charlie Puth, Lady Gaga, etcétera. Y referencias a la hora de comparar nuestro sonido con el de otros artistas, puffff… ¡MUCHÍSIMOS! Así, de carrerilla, Modestep, Bring Me The Horizon, Enter Shikari, Die Antwoord, Danger, Gesaffelstein, The Knife, Mick Gordon, Volkova Sisters, Crosses… En la mayoría de los casos son referencias que no se parecen nada a lo que nosotros hacemos, pero de una manera u otra nos han servido como inspiración o referencia a la hora de trabajar en algún track en concreto.


Como tercer single acabáis de sacar “No Mercy”, que cuenta con la colaboración de Sagan Ummo y Kantz. Desde luego, no es lo más representativo del disco, así que me intriga por qué habéis elegido este tema en concreto…

Pol: Con “No Mercy” lo tuvimos claro desde su versión demo, mucho antes de que Sagan Ummo y Kantz nos acompañasen en este proyecto. Mike, Javi y yo somos unos cinéfilos empedernidos y con algunos temas nos pasa que, cuando los escuchamos, automáticamente y sin pensar, “vemos la película”. En el caso de “No Mercy”, creo que fue a la segunda escucha cuando alguien dijo, Javi si no recuerdo mal, “tío esto me pide una tortura, hacer sufrir a alguien muchísimo, estoy viendo la escena de la silla y la oreja del señor Rubio en “Reservoir Dogs”. Tenemos que coger ese concepto y darle nuestro toque”.

Nos gustó tanto la idea que supimos que ese tema sería el single de lanzamiento. De hecho, iba a ser el primero, pero por logística, calendario y demás, elegimos “Gonna Meet Today”. Cuando Javi se fue, ya teníamos la idea bastante avanzada por lo que seguimos adelante con ella. Como todo proyecto artístico, cuando Roberto Peromingo se puso manos a la obra le dio su toque y puso su experiencia, Sagan aportó su locura y Kantz su carisma. Así que la idea de Javi, junto con la aportación de los demás ha dado como resultado el vídeo de “No Mercy”. A mí me parece un pepino, qué voy a decir, y le estoy profundamente agradecido a Kantz, a Sagan, a LittleClip y, por encima de todos, a Rober por todo el esfuerzo y la fe que han depositado en hacer tan grande este videoclip. ¿Te acuerdas que hace varias preguntas te dije que no somos gente fácil con la que trabajar? Pues ahora te digo que quién más nos ha sufrido ha sido Roberto Peromingo. Así que quiero aprovechar estas líneas para decirle lo profundamente que le agradezco su paciencia y su profesionalidad y que creyera en esto tanto o más que nosotros. Uno de los mayores regalos que me he llevado de “BIRTH + LIFE + DEATH” es su amistad.

“First Heart Beat” es un tema agridulce, un buen ejemplo de eso que decían Ultravox de “dancing with tears in my eyes”. Hay guitarras acústicas, que es algo sorprendente. Es un inicio bastante arriesgado y desafiante para vuestro público, que tal vez esté más metido en ámbitos rock, ¿no?

Pol: Completamente de acuerdo, es muy arriesgado. Lo digo claramente: en lo musical NO es un buen tema de arranque y sé que más de uno se va a echar para atrás cuando lo escuche y tal vez termine quitando el disco, cerrando Spotify o lo que sea. Pero es el concepto, y para nosotros es tan importante como la música, en este caso incluso más. Lo fácil hubiera sido empezar con un tema como “The Getaway”, que es mucho más estándar y más alineado con el público que disfrutó con “From the Beginning to the End”, pero entonces el resto del disco no hubiese tenido sentido. Sabemos que puede jugar en nuestra contra, pero es cómo concebimos el álbum y lo vamos a defender hasta el final.

Mike: De todas formas, en el fondo no somos tan rock. Es verdad que venimos del metal, pero en este grupo queremos hacer otra cosa, algo que no tenga limitaciones de estilo, sonido o elementos.

“WE ARE THE NIGHT” es otra de mis favoritas. El contraste de los beats con la melodía suave y susurrada es muy interesante…

Mike: Es el único tema que no ha pasado por ningunas manos más que las nuestras, y me sorprende lo bien que encaja con el resto. Es un tema que tiene un enorme contraste de cómo empieza, rollo chico malo del insti, y acaba con ese buen rollo sincero y abierto, resolutivo.

Pol: Exacto. Como dice Mike, es el único tema que no comparte edad con el resto y además no está producido ni por Ed ni por Agro: es 100% autoproducida. Además, añado otra curiosidad: "WE ARE THE NIGHT" entró en este disco en el último momento. Mike nos sorprendió con esta base cuando ya estábamos a punto de terminar la producción en Fashion Beat Team. Empecé a trabajar en ella a nivel escritura y me di cuenta de que encajaba perfectamente en la historia de “BIRTH + LIFE + DEATH”, de hecho, rellenaba un hueco muy importante: el de los últimos coletazos de la juventud, cuando estás a puntito de saltar a la madurez. De cuando eres joven y no tienes ni un duro ni trabajo y el futuro te da igual. Sales, conoces gente, te emborrachas, te drogas, te crees que la noche es tuya… Luego, claro, para quien no se retira a tiempo vienen las hostias [risas].

“Last Will & Testament”, el cierre del CD, es uno de mis temas favoritos. Jamás habría pensado que grabaríais uno de nueve minutos y que además sería de los mejores. Esas partes rapeadas huelen a Linkin Park y los beats son brutales, igual que ese clímax a base de insistencia y de una potencia que no necesita de guitarras para estallar. Contadnos algo de este tema, por favor.

Pol: “Last Will & Testament” también es de mis favoritos. Creo que es el tema que mejor resume qué es Hollow Earth. Tiene beat, un poquito de pop, es triste, tiene un aire sci-fi o incluso lovecraftiano, también es cañero… No sé, veo un resumen de buena parte del disco ahí, el compendio de todo lo que hemos tratado de transmitir tanto a nivel musical como de escritura desde “From the Beginning to the End”. Además, es un tema muy interesante a nivel compositivo. Tanto “Last Will” como “First Heart Beat”, a nivel de base electrónica, son el mismo tema. Quisimos coger el mismo esqueleto y vestirlo de dos formas diferentes. Con “First Heart Beat”, trabajamos la base desde un punto de vista pop y con mensaje más luminoso, usando para ello elementos completamente acústicos como percusiones y guitarras acústicas. En cambio, con “Last Will” decidimos hacer justo lo contrario: abordar el tema desde una perspectiva súper oscura, abusando de las atmosferas y trabajando muchísimo con riffs pesados. Además, quisimos hablar de la muerte, pero no la muerte como tal, sino la muerte del individuo, de sus esperanzas y su futuro.

Mike: Este tema duraba catorce minutos originalmente, pero gracias, una vez más, a Ed y Agro, pudimos reducirlo sin perder un ápice de historia, y ganando en que no te parecen nueve minutos cuando lo escuchas. Además, fue uno de los primeros temas que compusimos Hollow Earth, el tercero, creo.

Pol: Eso es, “Last Will & Testament” fue el tercer tema que compusimos.

He mencionado algunos temas en concreto porque ahora mismo son mis favoritos, pero todos los cortes del disco por un motivo u otro podrían ser singles. Seguís teniendo ese olfato para dar con melodías pegadizas. ¿Es uno de vuestros objetivos primordiales hacer canciones recordables?

Mike: Creo que se nos dan bien este tipo de melodías, pero no es algo que busquemos en concreto. Simplemente a raíz de algo muy básico, como pueda ser un loop, un sonido, o una textura nos surgen ideas que nos encajan y de ahí suelen salir esas melodías. Aunque buena parte (muy buena parte, de hecho) provienen del trabajo de Ed y Agro, que para eso son unos auténticos maestros.

Pol: En lo que a melodías de synth se refiere, Ed y Agro nos ayudaron mucho en ese aspecto. Temas como “Now You’re Gone” pegaron un subidón importante de calidad melódica en la electrónica. Pero es cierto: no es algo que busquemos como objetivo, aunque un buen estribillo siempre ayuda.

Si me preguntas por la voz, el proceso es bastante sencillo. No pienso en notas, ni en líneas de voz curradas, ni registros; soy consciente de que como cantante ando bastante justo. Simplemente adapto mis recursos a lo que me sugiere la canción. A veces me sale a la primera y otras veces me cuesta un poco más, pero siempre mi objetivo es encontrar la melodía que la canción necesita. Quizá el no tener un amplio registro o cualidades técnicas destacables me obliga a sacarme las castañas del fuego.

Aunque hay un buen balance en el CD, os sigo viendo demasiado electrónicos para gustar a los rockeros y demasiado rockeros para ser aceptados por el público de lo electrónico. ¿Os preocupa esto?

Mike: Para nada. Cada vez hay menos público rockero que sólo sean rockeros, la gente es cada vez más ecléctica y pasa lo mismo con cualquier estilo. Además, si una canción es buena va a gustar. Y yo creo que las nuestras son buenas.

Pol: Pues a mí todo lo contrario. A pesar de que he dicho que lo importante que es el concepto, que si lo es todo y bla bla bla… Si no hemos sabido trasladar esa idea o si el público no la entiende, habremos fracasado. No hacemos música para un target concreto, hacemos música que nos gusta, que puede ser muy mainstream si analizas los temas por separado, pero que en conjunto puede hacer arquear la ceja a muchísima gente. ¿Por qué digo lo de fracasar? Pues porque si el disco no tiene buena acogida, la gente no irá a los conciertos y si la gente no va a los conciertos no tendrá sentido hacerlos. Hemos trabajado tres años en este disco y ahora queremos disfrutar con él. No hablo de pegar el pelotazo sino de hacer lo mismo que hicimos “From the Beginning to the End” a un nivel algo mayor, es decir, más conciertos, rodar más vídeos… y así hasta donde podamos llegar.

Como has apuntado, algunos de vuestros temas me parecen ideales para sonar en la radio y creo que no desentonarían con los hits que llegan de fuera, pero al no tener el respaldo de una discográfica potente dudo que eso suceda. ¿Pensáis mucho en ello? ¿Sentís que estáis ‘desaprovechados’?

Pol: Estamos igual de desaprovechados que Teksuo, Catorce, Aphonnic, Bolu2 Death… y así hasta el infinito. Da igual el estilo, España es un país culturalmente conservador, miedica y lleno de complejos a la hora de apostar por el talento nacional. Es cierto que de todos los grupos que he citado, nosotros somos los que más posibilidades tendrían de sonar en los 40 (y solo algunos temas que se pueden contar con los dedos de una mano). Pero, ¿acaso Bolu2 Death no podría sonar en Rock FM? No es un tema principalmente de discográficas sino también de medios. Si Mariskal Rock o alguno de estos medios se quitasen la chaqueta de Pacos del metal, descubrirían auténticos GRUPAZOS. Si esos medios más conocidos apostasen por la nueva sangre, luego vendría todo lo demás.

A tu pregunta, ¿pensamos en ello? Por supuesto. Por eso, viendo el panorama, preferimos un modelo a lo Enter Shikari donde no tengamos que rendir cuentas a nadie y nosotros seamos los máximos responsables de nuestro producto. Con trabajo y esfuerzo puede que algún día tengamos el respaldo de un medio importante, pero no es nuestra meta. De serlo, ese camino nos acabaría llevando a la frustración.

Mike: Ese es un tema complicado. Cierto que el respaldo de un sello puede facilitar algunas cosas, pero cuanto más grande es el sello menos control tienes sobre lo que haces y cómo lo haces. A día de hoy todo el mundo tiene a mano las mismas herramientas y, usadas correctamente, se pueden obtener resultados impensables hace apenas diez años. Veremos qué pasa a continuación.

El artwork es obra de The Braves Church y es bastante distinto al del doble EP. ¿Qué queréis expresar con este artwork? ¿Le dejasteis libertad a Kantz o trabajó sobre vuestras indicaciones?

Pol: Kantz me dejó flipado. Me puse a hablar con él del disco, pero no con una idea concreta en cuanto al diseño. Le hablé del concepto y le dije que me molaba mucho el rollo de Asaf Hanuka. A los quince minutos, ¡PUM!, me manda un boceto de la portada. Cuando no me creía lo que estaba viendo ¡BOOOOM! El boceto había evolucionado a una ilustración bastante avanzada de lo que es hoy la portada. Así que le dije “Mira tío, haz lo quieras, esto es la polla”. Así que sí, Kantz tuvo absoluta libertad creativa para este trabajo. No quiero sonar como un comercial que te llama a la puerta para que le compres unas enciclopedias, pero el trabajo que hecho con el diseño completo del digipak es una jodida pasada. Se ha inventado una historia que toma referencias del disco pero que la desarrolla de forma independiente, ilustrando para ello todo el libreto, sin contar las caras exteriores e interiores de la caja del digipak. Lo dicho: una auténtica pasada.

Ahora es el momento de presentar estas las canciones en directo. De momento con Bolu2 Death el 22 de este mes en Madrid. Imagino que estáis ansiosos y abiertos a cualquier propuesta para el futuro, ¿no?

Pol: Pues sí. Hemos estado tan ocupados en el disco que no hemos podido contar con un nuevo guitarrista hasta hace prácticamente nada. Menos mal que ha venido Dani Montalbán al rescate porque si no nos hubiera tocado a Mike y a mí defender el disco solitos en el escenario [risas]. Nos ha venido de lujo que Bolu2 Death hayan contado con nosotros para este bolo. Va a ser especial, la primera vez en Madrid después de tres años, en la sala donde más veces hemos tocado y presentando por fin el disco junto con Bolu2, con los que tenemos una buenísima relación. Será el cierre de una etapa, la de la producción, y el comienzo de una nueva, la de disfrutar del disco. Me gusta componer y me flipa escribir, pero disfruto más del directo.

Ahora mismo estamos trabajando duro para ponernos a tono después de tres años sin tocar en directo. Nos está costando, pero casi lo tenemos. Queremos defender los temas como se merecen, pero por encima de todo QUEREMOS DISFRUTARLOS y, a ser posible, con la gente. Como parte negativa, el estar tan centrados en el disco y no haber tenido guitarrista hasta ahora, nos ha impedido montar una gira en condiciones. A estas alturas del año será imposible, así que en 2019 nos centraremos en mover “BIRTH + LIFE + DEATH” por todos los rincones posibles. Ojalá tengamos la oportunidad de tocar en algún evento importante, pero tampoco nos lo marcamos como prioridad.

Mike: No te puedo ni empezar a contar cuantas ganas tengo de arrancar con esto...

Y la última. ¿Qué esperáis de este disco? ¿Cuáles son vuestras metas y ambiciones?

Pol: Queremos estrenar al menos un nuevo videoclip para final del primer trimestre o principios del segundo de 2019. A ver si esta vez acierto con la fecha [risas]. Además, sacaremos un lyric video y/o un live video antes de que termine el año. A nivel conciertos, como te decía antes, este año lo damos por perdido para montar una gira en condiciones. Evidentemente estamos abiertos a cualquier propuesta, pero por nuestra parte vamos a centrarnos en 2019.

Todo lo demás depende de la gente y de cómo reaccione al disco. Por eso no quiero tener mucho hype. Prefiero que nos centremos en pequeños objetivos realistas y poco a poco ir subiendo el listón. Tocar en más sitios, mover a más gente, ampliar el contenido (vídeos musicales, videos en directo, vlogs, fotos…) tenemos el estudio de Mike disponible para ello. Además, me gustaría recuperar el tema de los remixes y, por último, pero no menos importante, me gustaría que empezáramos a trabajar en el siguiente disco en 2019 para tenerlo listo en 2020. Creo que si el grupo vuelve a estar tres años enfrascado en la grabación de un nuevo disco, todo lo que consigamos con “BIRTH + LIFE + DEATH” no habrá servido para nada.

Mike: ¿Metas y ambiciones? Todas, esto tiene que ser un no parar, no mientras haya energías y ganas, y de eso nos sobra.


Fotos: Javier Bragado
  

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA