hip hop / hardcore punk / electronic / rap / punk rock
 Moscow Death Brigade

CRÓNICA

Moscow Death Brigade
Moscow Death Brigade
10 de Abril de 2022 por Jorge Azcona Sala Tótem, Villava (Navarra) 625 lecturas

No hacía falta ser un experto en geopolítica y la guerra de Ucrania para ver peligrar la gira de Moscow Death Brigade por nuestro país hasta hace escasas semanas. Los motivos eran obvios, venir de Rusia y llamarse -casualmente- brigada de la muerte de Moscú parecían ser razones suficientes para que este tour, cancelado ya otro par de veces por la pandemia, lo hiciese una vez más. Sin embargo, el combo se pronunciaba confirmando la gira al completo y, por si aún quedara alguna duda de su condición, lanzando una camiseta para vender en los propios shows con la que recaudar fondos para los refugiados ucranianos a través de Taxi For Solidarity.

Tras colgar el cartel de no hay billetes en Badalona y Madrid y saldar con éxito el resto de las siete fechas, al combo le tocaba bregar con la noche más complicada de todas debido a las circunstancias. Y es que no es fácil para nadie cerrar un tramo peninsular en la sala de mayor tamaño, precisamente un domingo. La sospecha de que la entrada iba a ser discreta se confirmó en la misma apertura de puertas, y más aún con la ausencia de Animal -proyecto paralelo de Carlitos de Non Servium- por enfermedad después de anunciarse como invitado para acompañar la gira. No obstante, en cuanto el arsenal de rap, hardcore-punk combativo y electrónica de "Renegade Stomp" comenzó a disparar las primeras bases y los primeros fraseos con algo de retraso, al público de Tótem -arengado por los propios Moscow Death Brigade para ocupar toda la parte delantera- se le olvidó de un plumazo que en pocas horas tocaría madrugar y aguantar al jefe de turno. Si mañana llegamos con la voz ronca nos acordaremos del registro nasal de Ski Mask G, al que girar un mes sin apenas descanso también le está pasando algo de factura.

"It´s Us" fue la siguiente en caer, recordándonos que algunas de las mejores imágenes de su divertido videoclip fueron grabadas en su día en Pamplona. Lo que antes eran casas ocupadas, conciertos auto-gestionados y festivales anti-comerciales ahora son salas más profesionalizadas, sin embargo, su sello y compromiso no ha cambiado lo más mínimo. Para muestra "Brother & Sisterhood", auténtico himno del trío en el que el todo el mundo -salvo alguno que aún no se ha enterado de qué va la vaina, de todo tiene que haber en la viña del señor- se olvida de si es vándalo, hooligan, punk o crustie (o todo ello a la vez) para bailar y disfrutar al unísono, en clave de hermandad.

Tan triste como el enfrentamiento en Ucrania son los que día a día se suceden en Siria, Afganistán, Yemen o Dombás. Aunque a algunos se les olvide, o no lo quieran ver, el combo lo hizo recordar justo antes de que sonaran esas geniales notas de piano con las que nace "Anne Frank Army, Pt. II", todo un temazo. Al igual que la libertad lingüistica en favor de un concepto global de protesta, que en estas fechas norteñas tenía todo el sentido del mundo de cara a presentar "Bad Accent". Llegado el turno a "Feed The Crocodiles" era hora de que el famoso reptil andante se uniera a la fiesta sobre las tablas intentando seguir las rápidas rimas primero y danzando sin descanso en su loco desarrollo ravero después. Sobra decir que es uno de los momentos favoritos del público. Y de sus smartphones, claro.

Aunque ya no pille por sorpresa a nadie, es verdad que el hecho de llevar todo lanzado y grabado lastra un poco temas como "Ghettoblaster", en los que guitarra, bajo y batería sustituyen a las típicas bases, pero es algo que, una vez asumido, tomas como parte de la puesta en directo de Moscow Death Brigade. Y es que con pocos recursos y tan solo un par de discos y EP´s han sido capaces de crear un enorme catálogo de hits en lo suyo, si es que hay alguien que haga algo parecido. Solo así puede explicarse el éxito de una frase tan futbolera y hooliganesca como "Never Walk Alone" en el contexto de una base techno noventera, o que temas aparentemente simples como "What We Do" y "Sound Of Sirens" tengan más gancho y actitud que los de cualquier banda de la supuesta escena hardcore.

Sin apenas descanso pero solo una hora después de que diera comienzo, la actuación llegaba a su recta final de la mano de "Boltcutter" y "Papers Please!", dedicada una vez más a los refugiados de cualquier tipo. Y aunque muchos pensamos que aún quedaba alguna bala en la recámara, el extracto más representativo de "Brother & Sisterhood" volvía a sonar poniendo fin definitivo a un directo breve, intenso y adictivo. No se podía concebir de otra manera.  

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA