ENTREVISTA

Equilibrio místico por César Aguilar
04 de Marzo de 2020 793 lecturas
Uno de los trabajos más consistentes y personales de 2019 en lo que a black metal se refiere lo firmó Mystagos, la one-man band afincada en Madrid (al menos, a día de hoy). Inspirado por las vanguardias del metal más oscuro, el post-punk y el rock gótico, “Azoth” es un compendio perfecto de misticismo, intuición y talento, un álbum que gustará, y mucho, a quienes estén acostumbrados a mirar sin prejuicios el abismo de lo desconocido. El prolífico e inquieto Heolstor, único responsable de las voces e instrumentos de, entre otros, este excelente proyecto, contesta a nuestras preguntas sobre la carrera de Mystagos y, de propina, nos adelanta los detalles de una nueva (y próxima) edición. Estaremos atentos.

Saludos, Heolstor. Antes de empezar me gustaría darte la enhorabuena: a pesar de salir a final de año, “Azoth” fue uno de los trabajos que más escuché en 2019, y también uno de los más sorprendentes y logrados. Y no soy el único que piensa igual, porque la reseña en nuestra web también fue muy elogiosa. Ya con un poco más de perspectiva, ¿cómo lo valoras dentro de tu discografía?

¡Saludos! Muchas gracias por tus palabras, me alegra mucho saber que mi disco te ha gustado tanto. Personalmente lo considero el mejor trabajo que he publicado con Mystagos, ya que sigo evolucionando y refinando el sonido pero intentando no sacrificar la esencia de este proyecto. A juzgar por el recibimiento que ha tenido el disco, creo que todo el mundo está de acuerdo conmigo.

Tengo que confesarte que no conocía a Mystagos, y a raíz de “Azoth” empecé a desgranar tus anteriores discos en orden inverso. Me llevé una sorpresa cuando llegué a “Christeos Chaos” de Chains Ov Beleth, porque en cuestiones experimentales y de sonido me entronca más con “Azoth” que con “Ho Anthropos Tes Anomias”. Te lo digo porque Mystagos empezó algo distinto, con un sonido más crudo, ¿no?

“Ho Anthropos...” quedó como quedó más por decisiones del sello con el que trabajé que por elección propia. Yo tenía muy clara la dirección que quería para el disco, pero el sello se empeñó en hacer la mezcla y tras un año de trabajo y cambios al final acepté que lo publicaran como fuera, ya que sinceramente me canso rápidamente de mi propia música y siempre estoy con la mirada puesta en el siguiente disco. Estar un año entero esperando a que se publique un disco que yo había grabado y cerrado meses antes me resulta tremendamente exasperante.

En Bandcamp he visto que se remasterizó al poco de editarlo. Fue decisión tuya, imagino. ¿Se aproximó a lo que pretendías?

Efectivamente, se hizo una remasterización para la edición en vinilo, intentando mejorar el sonido y darle una producción más cercana a lo que quería inicialmente. El maestro Simón Alvar (The Empty Hall Studio) hizo todo lo que pudo, pero al tener solamente las pistas del CD (no pudimos conseguir los másters originales) la mejora fue mínima. Sin duda mejor que el sonido de la edición en CD, pero nada comparado con “PVRVSHA” o “Azoth”.

“PVRVSHA”, el siguiente EP, intercala piezas de ambient synth con temas que suenan similares a los de “Azoth”, aunque tal vez menos refinados. ¿Cómo se te ocurrió la idea? ¿No temías que quedara un poco disperso?

Me apetecía experimentar con sonidos ambient y explorar otro tipo de texturas, y un EP me parece el vehículo ideal para ese tipo de ideas. Creo que los temas más tradicionales tienen fuerza suficiente como para que se pueda distinguir una narrativa, sirviendo cada tema ambiental como introducción a cada tema tradicional, de alguna forma. ¡Me sigue pareciendo un CD interesante!

En “Azoth” cambias completamente de tercio en ese sentido: el álbum suena muy fluido, es un continuo en el que, más que una canción sobre otra, lo que destaca precisamente es la calidad y la coherencia de ese flujo, ¿es así?

La fluidez y el cambio son la esencia detrás de “Azoth”, así que era muy importante para mí que cada tema en sí y el disco en general fluyeran de forma orgánica de un momento al siguiente. Hay momentos mejores que otros, por supuesto, pero en general creo que he logrado mantener la calidad del disco y concentrarlo todo en solamente siete temas.

Según he leído, “Azoth” es una palabra de ambiente alquímico, un anagrama que simboliza el origen único y el carácter cíclico de todo lo que integra el Cosmos. No sé si lo entendí correctamente o quieres matizar algo. En todo caso, me gustaría que nos contaras cómo encaja en el contexto del álbum y lo que deseas transmitir con él.

Tras grabar “Ho Anthropos...”, que fue un disco altamente conceptual, necesitaba hacer algo totalmente opuesto, temas que, si bien respetando la esencia del grupo, no tuvieran demasiado que ver uno con otro, tanto lírica como musicalmente. La idea detrás de “Azoth” es la naturaleza cambiante del mercurio, la capacidad de adaptarse a nuevas ideas y situaciones. Esto se ve reflejado muy claramente en el popurrí lírico; las letras no siguen ningún tema central y son muy dispares. De hecho, algunas de las letras tienen más de diez años...

Resumiendo, con “Azoth” me preocupé más de grabar un disco interesante y variado que de seguir un concepto fijo que me limitara la creatividad. Espero haberlo conseguido.

Aunque como dices “Azoth” no es un álbum conceptual, acabas de mencionar el mercurio, el “argent vive”, y la idea queda plasmada en la portada en una excelente metáfora. Son conceptos que están muy relacionados con esa idea de flujo, de ciclo eterno, ¿no?

Efectivamente, como decía la esencia de “Azoth” es la no-esencia, la capacidad de cambiar y adaptarse, de fluir. Mi intención era alcanzar el siguiente nivel compositivo y trascender todo lo creado anteriormente, pero respetando la raíz y visión de Mystagos.

Quería preguntarte por el trabajo de composición. No sé si partes de un concepto global en cada trabajo, de una idea previa a la que intentas dar forma, o todo es más intuitivo y das con la idea y el sonido general sobre la marcha, tanteando…

Depende mucho de un disco a otro. En “Ho Anthropos...” primero escribí las letras y luego compuse la música en torno a esas letras. Con “Azoth” fue todo mucho más caótico e improvisado en ese sentido: junté letras que tenía escritas con composiciones nuevas, simplemente dejando que la música fuera la protagonista y adaptando las letras a cada tema. En general suelo tener una idea de qué tipo de tema quiero componer; parto de la velocidad y sensación que quiero transmitir y una vez encontrado el riff inicial dejo que el tema crezca de forma orgánica. Hay temas en los que sí fuerzo una estructura porque me interesa replicar un tipo de sonoridad, pero en general dejo que cada tema vaya en la dirección que me parece más natural.

¿Cómo te enfrentas al reto de crear en soledad? ¿Qué sensaciones te produce? ¿Te sientes como si estuvieras resolviendo un puzle, pintando un cuadro abstracto o es un acto totalmente diferente?

Si bien hay algo mágico en crear algo en común, sinceramente es poco eficiente. Disfruto mucho cuando estoy componiendo un tema, pero tener que esperar a que otros miembros se pongan al día (y de acuerdo) ralentiza la cosa. Yo solo puedo tener un tema terminado en una tarde, y eso jamás me ha pasado tocando con otra gente. Como es lógico, todos y todas quieren participar y poner un trozo de ellos o ellas en las composiciones. Y como he dicho, hay algo mágico y especial cuando ves que una canción tiene partes de distintas personas y aun así suena de forma coherente e interesante. Pero llevo ya más de una década tocando solo y sinceramente no lo echo de menos; si tengo una idea la pruebo, si funciona se queda, y si no la elimino. No hay discusiones y no hay problemas de ego, porque solo estoy yo.

Componer una canción es sin duda alguna como resolver un puzle, siempre estás buscando la pieza que te falta para terminarlo. Pero, al menos según mi propia experiencia, es mucho más satisfactorio terminar un tema que un puzle.

En mi opinión, el black metal es uno de los estilos que más se prestan a una exploración del yo interno por ser una música muy abierta y maleable, muy permeable a recibir influencias de otros estilos. ¿Crees que Mystagos es un fiel reflejo de tu personalidad o con este proyecto solo expones uno de tus múltiples yoes?

La verdad es que no me he puesto a analizar mi música en ese sentido. Me imagino que es inevitable que parte de mi personalidad esté reflejada en mis composiciones, de lo contrario no sonarían personales y creo que no hay nada peor que música genérica así que espero que ese no sea el caso. Pero sin duda alguna expongo distintas facetas de mi vida y experiencias. Mystagos es un proyecto personal pero no necesariamente sobre mi persona. Intento abarcar todo desde un punto universalista y general, si bien filtrado a través de mis propias experiencias y mi forma de entender la realidad.

En todo caso, la metafísica, el autoconocimiento, la liberación del potencial espiritual y el ritualismo son los temas que más reflejan unos textos interesantísimos. ¿Te consideras un estudioso de estas materias?

Al principio por interés personal y continuando por interés profesional, sin duda alguna he dedicado gran parte de mi vida al estudio de temas espirituales. Decir que soy un estudioso de estas materias me suena algo prepotente, pero sí es cierto que es algo que durante las últimas casi tres décadas ha ejercido un papel fundamental y pivotal en mi vida. Puedo afirmar sin ningún tipo de duda que no hay nada más importante para mí que el desarrollo espiritual del individuo.

Investigando para la entrevista he leído que llevas una editorial llamada Fall of Man, cosa que no me ha extrañado en absoluto. Cuéntanos un poco sobre ello, qué editas y cuáles son tus propósitos…

Efectivamente, con Fall of Man llevo ya más de una década publicando libros de índole ocultista. Como decía antes, es un tema que siempre ha estado presente en mi vida y cuando se presentó la oportunidad de empezar mi propia editorial especializada en este tema, no lo dudé ni un segundo. El objetivo es publicar a todos esos autores que me parece que tienen algo interesante que decir en el ámbito del Sendero de la Mano Izquierda principalmente, en todas sus vertientes. Hemos trabajado además con gente como Shamaatae de Arckanum, gente del entorno del black metal que van más allá de lo puramente musical y tienen un mensaje que compartir, una filosofía que merece la pena ser estudiada.

En “Azoth” una de las cosas que más destaca son las voces, hay una gran variedad de registros: en ese sentido destacan temas como “Shamdon” o “The Weight of a Burial Shroud”. No sé si te consideras un vocalista al uso, pero parece que cada disco estás más cómodo, más seguro de tus posibilidades. No sé cómo lo ves tú…

Si te soy sincero realmente solamente me considero vocalista (o tal vez baterista también); es con la voz con lo que siempre me he sentido más cómodo, ya que es como empecé, hace ya tantos años. Lamentablemente, uno de los aspectos negativos de tocar solo es que no ensayas de forma regular, y eso se ha notado bastante en mi voz, pero creo que al volver a utilizar un registro de voces más amplio nuevamente la voy recuperando y vuelvo a sentirme en mi propia piel como vocalista.

Para la producción has elegido un sonido crudo, denso pero muy nítido, y diría que el más personal hasta la fecha. ¿Estás satisfecho con el resultado?

Simón hizo una labor más que magnífica una vez más y estoy muy satisfecho con el resultado. Aun así, en el futuro creo que evitaremos la trampa de intentar conseguir un sonido de guitarra más universal (debido a la variedad de estilos) y nos centraremos en un sonido más black metal moderno, que creo que es lo que le va mejor a este estilo de música. Como digo siempre, Simón es el miembro de Mystagos en la sombra; suelo dejarle plena libertad a la hora de sacar sonido y todo el mérito es suyo, yo me limitaba a aprobar lo que me enseñaba.

Parece claro que estás bastante metido en las ramas más avantgarde del black metal, porque “Azoth” me trae a la cabeza ecos de Satyricon, Deathspell Omega o Blut Aus Nord, auténticos innovadores. ¿Aspiras a ser uno de ellos?

¡Para aspirar a estar a la altura de semejantes grupos debería de practicar mucho más! Y lamentablemente, debido a la falta de tiempo cojo la guitarra para componer y no para practicar, y siento que llevo años un poco estancado como músico. Por eso intento compensarlo empujando la música en direcciones más inesperadas, poco tradicionales. A día de hoy la mayor influencia de Mystagos serían los noruegos Virus pero los tres grupos que has mencionado forman parte inequívoca del ADN del grupo.

En “Shamdon”, por nombrar el tema en que más me transmite ese feeling, veo clara la influencia de Ved Buens Ende en los riffs y en las voces, que le dan ese carácter ritual. Supongo que es un grupo que te gusta, y más cuando acabas de mencionar a Virus…

Más que Ved Buens Ende, el grupo que tenía presente durante la composición de ese tema es Virus, que no deja de ser la versión rock de Ved Buens Ende. El estilo tan personal y único de esos dos grupos son algo que llevo persiguiendo desde que los escuché por primera vez.

¿Inviertes tu tiempo en investigar lo que se cuece en el underground actual para inspirarte o prefieres destilar las influencias que ya has absorbido? ¿Qué artistas dirías que te han impactado en los últimos años?

Evito todo tipo de influencias externas porque si no acabas copiando lo que hacen otros en lugar de seguir tu propio estilo. Es inevitable sin embargo que un disco u otro hagan un gran impacto, y seguro que se cuelan ideas de una forma u otra, como mínimo en forma de emociones o sensaciones. Dentro del black metal actual, si nos limitamos a grupos nuevos, pues sinceramente no soy capaz de decirte ninguno que me haya impactado; estoy seguro de que lo hay, pero en general me impactan más los álbumes nuevos de grupos antiguos que los primeros discos de grupos recientes. Lo único que se me ocurre son los canadienses Wake, y no es black metal. Los cuatro trabajos que han publicado hasta la fecha (“Leeches”, “False”, “Sowing the Seeds of a Worthless Tomorrow” y “Misery Rites” -ndr.) son auténticas obras maestras, pura violencia y atmósfera. Exquisitos.

En “Katabasis”, el primer disco de Chains Ov Beleth, hay una versión de “Cold”, uno de mis cortes favoritos de “Pornography”, el mítico disco de The Cure de 1982. Escuchando “Azoth” se ve claro que sus cortes no solo se nutren de black metal. Supongo que te interesa la música que refleja oscuridad en todas sus vertientes, ¿no?

Si te soy sincero durante los últimos cinco o seis años y a día de hoy escucho más rock gótico que black metal. Siempre he sido fan de la música oscura en todas sus vertientes, y el “Pornography” me parece uno de los discos más oscuros jamás compuestos. Ya quisieran muchos grupos de black metal tener semejante atmósfera de desesperación y suicidio. Sigo escuchando black metal a diario (es mi vida y a estas alturas ya no voy a cambiar), pero llevo unos años de vuelta al rollo gótico y de momento sigo disfrutándolo.

Casi todas tus entradas de Facebook están en inglés. En España creo que el black metal es un estilo que no se acaba de consolidar, sobre todo a nivel público, porque hay grupos excelentes. ¿Recibes mucho feedback de los oyentes nacionales?

Tras tantos años viviendo en el extranjero, y trabajando con Fall of Man, que solo publicamos en inglés, usar ese idioma para comunicarme de forma pública me parece lo más natural; no hay ninguna agenda o motivación tras ello. En general el único feedback que recibo de España es de músicos, gente con la que he mantenido una amistad tras años de contacto y que se toman la molestia de decirme su opinión o incluso comprar mi música, algo que agradezco mucho. Gente como Sixto (¿necesita presentación?), o Julio de Voidescent, Eloy de Hipoxia; siempre están al tanto de mis proyectos y se lo agradezco profundamente.

Has residido en países como Noruega, Serbia y Alemania y también has editado en sellos foráneos. ¿Notas más interés por parte del público extranjero? ¿Te has encontrado una ‘escena’ más consolidada en los países donde has vivido?

Totalmente. España tiene grupos de una calidad impresionante (es más, muchos de mis grupos favoritos a día de hoy son españoles, como los animales de Hipoxia, Voidescent, Deprive, Foscor, Balmog, Qayin Regis, Aversio Humanitatis... podría seguir todo el día), pero por algún motivo u otro no hay escena, y sería un hipócrita si dijera que no soy parte del problema. Voy totalmente a mi bola y no me molesto en formar parte de ninguna escena nacional. Incluso un país tan diminuto como Serbia tiene una escena que nos da mil vueltas; tienen conciertos constantemente, la gente apoya muchísimo a los grupos locales (en el caso de The Stone yo diría que más que a grupos internacionales), y hay más sensación de comunidad y hermandad. No te sabría decir cuál es la raíz del problema, así que no voy a intentar dar una solución. Sinceramente, a estas alturas de la vida me importa poco; si la gente quiere que exista una escena española, es algo que está en manos de las nuevas generaciones. La mayor parte de mi generación ya ni forma parte de la escena, así que poco peso tenemos.

Y la última… Repasando los proyectos en los que te has visto envuelto y viendo tu ritmo de trabajo, queda claro que eres un músico muy prolífico, de esos que miran poco hacia atrás. ¿Es “Azoth” ya historia para ti? ¿Estás preparando algo nuevo, ya sea de Mystagos o de alguno de tus otros proyectos?

Como comentaba antes, me aburro muy rápidamente de mi música, y una vez está grabado me olvido de ello; no soy de los que agarra un CD y se pone a escucharlo con nostalgia. “Azoth” está en el pasado, y ahora mismo acabo de terminar “Through Doors of Moonlight”, el primer disco de un nuevo proyecto que se llama At the Altar of the Horned God y saldrá a través de I, Voidhanger Records en abril. Musicalmente es mi respuesta a la pregunta: «¿Cómo sonaría Arckanum mezclado con Dead Can Dance?». Yo lo llamo ritual metal, es una mezcla de pasajes rituales/ambientales con black metal de los noventa. Temáticamente, es un disco dedicado a las fuerzas de la naturaleza, tanto físicas como espirituales, en especial a todas las distintas encarnaciones del Dios Cornudo.

En cuanto a Mystagos, estoy ya con ideas para el siguiente disco, así que espero poder tener algo listo para dentro de unos meses.
  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA