progressive rock / folk rock / art rock / symphonic rock
 Pain Of Salvation
In the Passing Light of Day
ZONA-ZERO
88
3 VOTOS
88
+
Pain Of Salvation In the Passing Light of Day
Publicación:
Enero 2017
Sello:
InsideOut Music
Productor:
Daniel Bergstrand
Género:
pop-rock
Estilos:
progressive rock, folk rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. On a Tuesday
  • 02. Tongue of God
  • 03. Meaningless
  • 04. Silent Gold
  • 05. Full Throttle Tribe
  • 06. Reasons
  • 07. Angels of Broken Things
  • 08. The Taming of a Beast
  • 09. If This Is the End
  • 10. The Passing Light of Day

Miembros

  • Daniel Gildenlöw: voz, guitarra
  • Ragnar Zolberg: guitarra, voz
  • Daniel D2 Karlsson: teclados, coros
  • Gustaf Hielm: bajo, coros
  • Léo Margarit: batería, coros

Análisis

por el 03 Mar 2017
656 lecturas
Después de un parón, que a bien seguro supo eterno a los fans de Pain Of Salvation, uno de los grupos punteros del metal progresivo vuelve con un nuevo esfuerzo creativo, con ciertos cambios de sonido y con una esencia renovada.

Lo primero: los suecos cuentan con dos elementos característicos en esta nueva aventura: se han endurecido un poco y se han vuelto más sutiles, o al menos ahora lo hacen de manera diferente. Quizá la dureza sea una palabra más tabú en el metal y haya que buscar otras, como que el discurso de los suecos se ha vuelto mucho más escarpado y rotundo. Y quizá la sutileza ya haya formado parte de toda su larga historia como para apuntarla como algo novedoso.

Este décimo disco arranca con “On A Tuesday”, inicio largo, con ritmo y progresivo, quién da más. Además, la voz de Daniel Gildenlöw se echa encima a todo lo demás y a partir de ahí el éxito inicial está más que asegurado. Y si encima acaban con un poco de electrónica añadida al resultado final, poco más que añadir. Y es que cuando un simple toque hace a una canción, solo queda felicitar a los fans del grupo y decirles que tienen muy buen gusto: “Tongue Of God” está construida sobre una base muy simple, con un riff poco virtuoso, pero justo es ahí donde reside su magia: unos coros y todo arreglado.

La electrónica también juega un papel importante en “Meaningless”. Unos simples efectos de alguna instrumentación muy cuidada sirven para mover a todo el conjunto, como si de una brújula se tratara, sonando en el comienzo y en el fin, aunque cuando llegan las voces de Gildenlöw y Ragnar Zolberg (el guitarra y voz secundaria) es cuando el tiempo se para. Este fue uno de los primeros adelantos, y las opiniones fueron de todos los colores, con lo que la vuelta del grupo ganó en debate y de paso también en expectación.

Un piano exquisito nos recibe en “Silent Gold”, una canción muy simple de amor tanto carnal como espiritual y sobre la protección de este, que desemboca en uno de los mejores momentos: “Full Throttle Tribe” comienza con una respiración asistida de fondo, seguida por el increíble combo de riff arrítmico junto con efectos electrónicos, y no menos increíbles son el estribillo o el cambio radical de ritmo hacia la mitad, para volver a cantar más tarde ese pegadizo “This has been my tribe, my family”; toda una declaración de intenciones de mano de la república independiente de Pain Of Salvation.

El maravilloso ecuador continúa con “Reasons”: un tema sencillo, hecho con metal y con mucha clase, y con una composición realmente exótica, sobre todo por el uso de las voces, nada habitual. Este grupo enamora cuando innova y eso es lo que han hecho aquí. Hay momentos llenos de buenas ideas durante toda la escucha del disco, y con la calidad que atesoran todo va más que rodado. Este es sin duda el ejemplo más claro de las intenciones del grupo en su vuelta.

Una extremaunción parece estar teniendo lugar en “Angels Of Broken Things”, que comienza sencilla para ascender mediante un solo más que digno. Los pequeños grandes detalles siguen en “The Taming Of A Beast”, con un teclado que comanda todo lo demás, un tema con poco que contar en lo musical pero con una buena historia sobre actitudes bipolares, el bien y el mal.

Para acabar, “If This Is The End” es el tema más obvio sobre la conceptualidad del disco ante la muerte, el paso del tiempo… algo que tampoco necesitaba de mucha investigación para darse cuenta, y que no es ninguna sorpresa en una banda como esta. Además, conseguir tocar un acordeón y riffs duros de guitarra en un mismo tema sin que sea folk metal tiene también su mérito.

La final y homónima canción es un cierre redondo y perfecto para un disco así. La historia se termina, el ambiente es cálido gracias a lo acústico del tema en su primera mitad, y la larga duración acaba con una explosión sencilla de metal progresivo y con agónico final. Hasta aquí da de sí la vuelta de uno de los grandes del estilo, y sobre todo de uno de los abanderados de la evolución en el mismo. Pocos hay tan elegantes, y tan buenos. Y encima cada vez quedan menos.


Lo Mejor: Una vuelta interesante, sutil y necesaria.

Lo Peor: Los fans cerrados a nuevas etapas siempre tendrán algo negativo que decir.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 89 Muy Bueno

    sopnas
    ...grandes canciones y mucho talento
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Julio