hardcore punk / mathcore / experimental rock
 Rolo Tomassi

CRÓNICA

Rolo Tomassi + Clouds Over Normandy
Rolo Tomassi, Clouds Over Normandy
22 de Noviembre de 2010 por Oscar Lladó Sala Moog Club, Barcelona 2809 lecturas

Texto: Oscar Lladó
Fotos: Carlos Benito

La recta final del año, coincidiendo con la progresiva bajada del mercurio en los termómetros, siempre suele ser sinónimo de giras potentes con las que entrar en calor. Este 2010 no ha sido caso a parte, y la oferta no ha dejado que desear en unos meses en los que ya nos han visitado bandas como The Dillinger Escape Plan, Sick of it All, Madball, Cancer Bats, Anti-Flag, Tragedy y un largísimo etcétera. Pero, entre todos los combos que ya han pisado esta tierra en el último trimestre del año, Rolo Tomassi eran probablemente uno de los que he esperado con más ansia.

Los de Sheffield tenían programada su primera visita a territorio ibérico para el pasado mes de octubre junto a los controvertidos Throats, pero finalmente cancelaron las fechas para más tarde volver a confirmar una gira en solitario en la que estarían acompañados por bandas locales. Zona Zero estuvo en la primera fecha de las cuatro que los ingleses realizaron por la península, para disfrutar de una ruidosa noche de lunes en la barcelonesa sala Moog.

© Carlos BenitoCon unos teloneros que están dando tanto que hablar como son los barceloneses Clouds Over Normandy, la jugada no podía salir mal. O al menos eso pensaba hasta que saltaron a escena con una sala medio vacía, vaticinio de que la noche sería más bien íntima. Pero eso no frenó, ni mucho menos, las ganas de los teloneros, que dieron una lección de savoir faire con cada uno de sus instrumentos. A pesar de su corta trayectoria, demostraron una técnica notable, una ejecución perfecta y una actitud correcta pero siempre mejorable (se echó en falta un poco más de movimiento por parte de su vocalista Sergio). Estoy seguro de que con un público más entregado pueden dar un espectáculo mucho más impactante.

Dieron un repaso a los temas de su primer EP de título homónimo, el cual está teniendo una buenísima acogida no solo en la ciudad condal, si no también más allá de nuestras fronteras, haciendo que el contador de escuchas de su MySpace no baje la media desde que lo publicaran en él unos meses atrás. Comenzaron arrasando con "Concluding Genesis" para dar paso al primer cover de la noche, "Back Burner" de August Burns Red, donde tanto el bombo de Guille como el chorro de voz de Sergio (un cruce entre Winston de Parkway Drive y Anthony de After the Burial) hicieron que no parara de retumbarnos el pecho.

El show siguió adelante con "Vanity is Slang for Submission" y el cover de los norteamericanos The Ghost Inside, "Faith or Forgiveness", para finalizar con sus dos trallazos "Vengeance Unleashed" y la épica "Nihil". En resumen, un show breve pero intenso en el que Guille (batería), Lluis (guitarra), Sergi (voz) y los hermanos Gil (Jordi y Marc, guitarra y bajo/voces limpias, respectivamente) demostraron de qué pasta están hechos, augurando que van a dar muchísimo de qué hablar en un futuro no muy lejano.

Al volver a la realidad de la sala, mirar alrededor generaba sentimientos contrapuestos a causa de la poca afluencia de público. Definitivamente, los lunes no son un buen día para el hardcore. Eso sí, egoístamente hablando, ver a Rolo Tomassi en acción en una sala pequeña y rodeado de apenas cuarenta personas puede ser considerado como un lujo (en su país, dudo que esto sea algo común).

© Carlos BenitoCon su aspecto de estudiantes aplicados, los ingleses ultimaban las pruebas mientras Eva aparecía en el escenario con un deje de timidez extrema exteriorizada a través de una torcida sonrisa y una mirada que a duras penas se apartaba del suelo. Parece mentira que fuera la misma persona que minutos después nos volaría la cabeza a base de gritos.

Comenzaron fuerte con los dos singles de su primer trabajo, "Hysterics: Oh, Hello Ghost" y "I Love Turbulence". Desde el primer segundo, uno no puede evitar abrir los ojos como platos y quedarse patidifuso ante tal descarga de brutalidad hipnótica. Eva Spence es puro nervio sobre las tablas, y no para de moverse como si estuviera poseída, contorsionándose y retorciéndose sobre sí misma mientras se mueve entre el terreno de la brutalidad y la extrema suavidad (únicamente en éste último aspecto, el sonido de la sala dejó que desear, puesto que los suaves susurros de la vocalista apenas se apreciaban). Con "Unromance" siguió la locura y Joe (guitarrista) parecía estar en trance mientras sus dedos se movían por el mastil en forma de riffs jazzeros y agitaba la cabeza con la mirada perdida. La parte “ambiental” del tema fue embelesadora a más no poder, y el estado catatónico en el que nos sumieron al unirla con el interludio "An Apology To The Universe" fue sencillamente increíble (chapeau a James, el hermano de Eva y encargado de las teclas). Mr. Dutton (batería) nos devolvió a la realidad dando paso a Nine, y siguieron intercalando temas de sus dos álbumes creando un setlist bastante variado y equilibrado. Así cayeron "House,  House Casanova" y "Fofteen" para dar paso al mejor momento de la noche. Y es que, señores, lo de Kasia y Sakia fue para quitarse el sombrero. Cerca de diez minutos de absoluta abstracción, de no pensar en nada, de sentir cada una de las notas que están saliendo de enfrente tuyo retumbando en tu cabeza, de que ese “without a doubt I am complete, this is unbroken, there’s no defeat” te ponga los pelos de punta… no hay palabras suficientemente elogiosas para definir el momento. Después de aquello, el resto del show no estuvo a la altura, por el simple hecho de que ese conjunto de dos temas muestra todas y cada una de las facetas de Rolo Tomassi en su mayor esplendor, aunque oír en directo "Abraxas" y "Party Wounds" es un puntazo.

En definitiva, un sabor amargo al salir de allí. Sabe mal por ellos, por ser su primera visita al estado y encontrarse con tan poca acogida, pero sabe peor aún por nuestra escena. Todo el mundo conoce a alguien que monta o ha montado conciertos, y conoce el riesgo que hay detrás de ello. Todos arriesgan, promotores, bandas, salas… y arriesgan porque creen que la música underground merece su hueco en este país, o en el caso de las bandas porque quieren tocar para sus seguidores de aquí, aunque sepan que son muchos menos que en otros países por los que les sería más rentable girar. Ya es hora de ir apoyando todo esto, nadie quiere que la música en directo acabe muriendo. Y la nota curiosa, por nombrarlo de alguna manera, es que el New York United Tour que trajo a Madball y a Sick of it All a Barcelona metiera cerca de 1000 personas en Razz II, más de la mitad de las cuales jamás se dejan ver por los conciertos de menor escala. O nos ponemos las pilas, o la burbuja revienta.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA