CRÓNICA

The Damned Things + Protest The Hero + Days Of Heroes
The Damned Things, Protest The Hero, Days Of Heroes
15 de Junio de 2011 por Javier Jimenez Sala Heineken, Madrid 2880 lecturas

Que la cosa musical en Madrid está muy malita ya lo sabemos todos, pero el concierto del pasado 15 de Junio fue una muestra más de cómo las salas de Madrid y la actitud son dos factores que terminan resultando de lo más desfavorable últimamente, porque lo que vivimos en la sala Heineken fue ciertamente un ligero despropósito por parte de casi todos.

Uno de los principales problemas son los horarios y en la sala Heineken son especialistas en jugar con ellos como un perro con un muñeco de estos que suena cuando lo muerdes. A veces los conciertos empiezan antes, sólo este año ya he ido a un par de ellos, o simplemente inician a unas horas que a poco que tengas clase o salgas de trabajar a una hora decente, siempre te pierdes algo, porque no eran ni las ocho y Days Of Heroes ya estaban tocando. Lo poco que vimos de estos chicos de Madrid (con gente de Avenues and Silhouettes) tenía buena pinta, aunque el deleznable sonido lo echaba a perder. Ese sonido, con las guitarras perdidas en el éter cósmico y las voces de lo más bajito que he escuchado en mucho tiempo, no mejoró prácticamente nada en toda la noche.

Poco después de las ocho y media aparecieron en escena Protest The Hero, que defraudaron de lo lindo a gran parte del público. Vale que el sonido no ayudaba nada y que la seguridad pedía a la gente que se venía un poco arriba que bajara los humos, lo que frenaba ese feedback entre público y banda, pero es que la actitud de la banda tampoco acompañaba. Con un Rody Walker descalzo y con alguna copa (o sustancia) de más y con un equilibrio algo inestable, la banda empezó el show presentando su nuevo “Scurrilous” a través de “C'est la Vie”, todo un trallazo que sonaba demasiado sucio. “Tapestry”, “Sequoia Throne” o “Wretch” hicieron acto de presencia, pero era ciertamente difícil adivinar qué canción estaba sonando la mayoría de las veces. Una verdadera pena. Igual que Tim Millar, que aprovechó el concierto para merendar un sandwich, lo que no gustó mucho a cierto sector del público. En definitiva, excepto en “Blindfolds Aside”, donde quedaron sorprendidos porque gran parte del público cantaba con ellos, la actitud dejaba bastante que desear, aunque si es verdad, que se veía perfectamente que el cansancio de la gira estaba pasando factura. Para gente que les había visto en anteriores giras fue un gran chasco.

Unos minutos después aparecerían en escena The Damned Things y en este caso fue el público el que perdió en intensidad, ya sea porque un buen número de gente desapareció tras la actuación de la anterior banda o que simplemente este supergrupo no llegó a conectar del todo con el público. En cualquier caso, pese a un sonido todavía poco fino, aunque algo más benévolo que con los canadienses, el grupo se marcó un buen bolo, sin mucha intensidad, pero con dedicación de profesional. Sin la presencia de Scott Ian, para el que Keith Buckley dedicó una palabras por el nacimiento de un nuevo retoño, la banda descargó su “Ironiclast” casi por entero, empezando con la canción homónima del disco, hasta el apoteósico final con “We've Got A Situation Here”. También tuvieron tiempo de marcarse una versión del “Fazer” de Quicksand. Destacaría “Graverobber “, porque en ese terreno se mueve perfectamente el frontman, pero “Little Darling” y “A Great Reckoning” son las que más parecían calar entre la gente. Sorprendido me dejó Andy Hurley, quizá por eso de venir de Fall Out Boy. No se complica mucho, pero desprende una energía y una entrega que aportan mucha intensidad al conjunto.

Tras la llegada de las luces y ver el logo del grupo sobreimpresionado en la pantalla del escenario mientras el supercombo americano se iba, no paraba de pensar en que todo me había dejado mal sabor de boca. Aunque he de decir que hubo momentos que disfruté bastante. Esperemos que en su próxima visita ambos grupos tengan mejor suerte con el sonido y con las ganas del personal, porque la batalla con las salas de Madrid hace tiempo que no tiene solución.

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • #4
    USER_AVATARel 27 de Junio de 2011
    chopy28
    Ninguno de Protest le echó muchas ganas al asunto, quizás el bajo se echó unos bailes, pero el resto tenían cara de haber pisado una mierda y estar oliéndola todo el rato...
  • #3
    USER_AVATARel 23 de Junio de 2011
    el_mory_90
    Siempre pasa lo mismo en la Heineken. NUNCA suena bien nadie. Y eso que pienso que con un megatécnico y un megaequipo suenas bien hasta en la Cubierta (va, en la cubierta no).

    En cuanto a lo de Protest the Hero... Yo voy a verles porque prefiero ver a gente tocando su instrumento que a un punki dando saltitos y tirándose al público...

    Y si, lo de la "seguridad" de la sala dando lecciones de civismo es lamentable. Sobre todo en una ciudad donde los menores tienen prohibida la entrada. Y más descorcentante teniendo en cuenta cómo se pone la cosa en otros eventos como el Dimefest...
  • #2
    el 23 de Junio de 2011

    No estoy nada de acuerdo... Sé que esta crónica es una visión personal pero me ha parecido bastante desacertada.
  • #1
    el 23 de Junio de 2011

    Protest The Hero: No estoy nada de acuerdo, pues yo les he visto en anteriores giras e hicieron lo de siempre. En su ultimo en Vigo Tim aprovechaba canción y canción para beber y seguia tocando igual, y el que toco descalzo aquella vez fue Arif. No son un grupo de moverse por el escenario sino de tocar técnicamente y partirlo, que fue lo que hicieron, que el sonido no acompañase ya es otra cosa que no puedes echarles en cara, porque el técnico de la sala es una mierda


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA