mathcore / avant-garde metal / post-hardcore / math rock / experimental rock / progressive metal
 The Dillinger Escape Plan

CRÓNICA

The Dillinger Escape Plan
TDEP European Tour 2014
25 de Junio de 2014 por Ruben Cougil Sala Apolo, Barcelona 4542 lecturas

La gira europea de presentación de “One of Us is the Killer” (Summerian Records) hizo que los veteranos reyes del mathcore, The Dillinger Escape Plan, se pasasen por nuestro país en una cita única en la sala Apolo de Barcelona. El pasado 25 de junio representaba la segunda fecha en este tour (después de Francia), acompañados por Hypno5e y Vera Cruz.

Mi sorpresa inicial fue encontrarme la sala a medio gas. Unas trescientas personas difícilmente llenaban el espacio del recinto. Mi acompañante me aseguraba (yo era la primera vez que los veía) que en su anterior visita en la Razzamatazz 2 lo habían llenado. Quizá el elevado precio de la entrada en taquilla (unos 28 euros) y que además era fin de mes propició una baja afluencia. No lo sé. El caso es que estas situaciones me producen cierto morbo. Me explico. Me gusta ver si los grupos grandes responden igual ante mil que ante cien, sobretodo, una banda como ésta, famosa entre otras cosas por sus directos.

TDEP salieron a la palestra sobre las 21:30h. Un escenario aliñado con dos pantallas sobre los amplificadores cuyas proyecciones en blanco y negro resultaban hipnóticas, muy en la línea estética de su último disco. Imágenes en bucle que acompañaron cada tema. Y la maldita máquina de humo. No entiendo como en salas pequeñas como ésta y con las luces proyectadas de esa forma particular le dan tanta caña al humo. Más que crear atmósfera, lo que hace es entorpecer la visión, ocultar a los músicos y hacer que el espectáculo de luces se empobrezca. Además de dificultar el hecho de tomar alguna que otra foto decente.

Sin mucha dilación el grupo ya estaba tocando los primeros acordes de “Prancer”. Greg Pucciato impresiona encima de un escenario. Su desorbitado talento como músico también se refleja encima de las tablas. El público ya era suyo desde el minuto uno, aún así, un tanto distante y frío. Y que decir del resto: Ben Weinman, Liam Wilson, Billy Rymer y James Love… unas máquinas en sus respectivos instrumentos. Una delicia verlos tocar a pesar de que el sonido en los primeros temas fue un auténtico desastre. Por fortuna se fue perfilando durante la primera mitad hasta conseguir una buena audición en general.

La cosa se iba calentando a media que sonaban “Farewell, Mona Lisa”, “Milk Lizard”, la mítica “Panasonic Youth” o la frenética “Hapiness is a Smile”. Éramos pocos, pero la banda no parecía incómoda. Además, los fans se repartían el pit corriendo de un lado para otro y animando al grupo. Como era de esperar, su actuación me estaba dejando sin palabras, quizá no estaba viendo a aquellos temerarios subiéndose a las torres y haciendo enemigos entre los dueños de las salas, pero la esencia de un directo de mathcore por la banda estandarte del género fue suficiente como para que estuviese con la boca abierta durante todo el show. “Understanding Decay”, “One of Us is the Killer”, “Black Bubblegum”... poco espacio para respirar nos dejaron entre tema y tema, cada cual sonando mejor que el anterior. La voz de Pucciato es para enmarcar, no flaquea, ni lo hará. Me gustaría verlo en la última fecha de este tour y comprobar que es un verdadero portento. Eso sí, parco en palabras.

Tras un pequeño parón (unos 2 minutos) llegó la sorpresa, Dillinger se marcaron la mítica “Come to Daddy”, versión de Aphex Twin que interpretó Mike Patton junto a la banda en el EP “Irony is a Dead Scene”.

Después llegaron unos cuantos temas más, entre ellos “Good Neighbor”, “Sunshine the Werewolf” y “When I Lost my Bet”. Lo cierto es que perdí la cuenta. Pero en total el set hubo de constar de unas catorce canciones.

De hecho, el momentazo se produjo durante el último corte. Pucciato hizo subir a media sala al escenario para liarla bien gorda. Los músicos por el aire y los fans encantados de pegarse una juerga encima de las tablas. Un detalle que los hace más y más grandes.

Conclusiones. The Dillinger Escape Plan están en forma, quizá no sean los inconscientes chalados de antes, pero siguen haciendo grandes discos acompañados de grandes directos. ¡Y que dure!.

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • #2
    USER_AVATARel 26 de Junio de 2014
    Kreeper
    Gracias por las correcciones Carlos!
  • #1
    el 26 de Junio de 2014

    Buena crítica. Eso sí, una pequeña corrección, tras el parón sólo tocaron Come To Daddy y Sunshine The Werewolf que fue con la que finalizaron el bolo no tocaron las demás después, pues esos temas los tocaron antes del parón. Y respecto a la última vez que vinieron a Razz junto con The Ocean y Cancer Bats no llenaron por desgracia, es más tocaron en Razz 2 y cortaron la sala con una especie de telón para hacer el efecto de que se viera la sala más llena.

    Por lo demás el mejor concierto que he visto de DEP y el mejor en el que he estado en mi vida, amén de que luego los pudimos conocer y son la gente más maja que te puedas encontrar. La mejor banda del planeta y con diferencia.


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA