alternative rock / post-hardcore / emo / screamo / pop punk / punk rock
 The Used
Heartwork
ZONA-ZERO
60
2 VOTOS
60
+
The Used

Heartwork

Publicación:
Abril 2020
Sello:
Big Noise Records
Productor:
John Feldmann
Género:
punk-core, pop-rock
Estilos:
post-hardcore, alternative rock, punk rock, pop punk

MEDIA

Tracklist

  • 01. Paradise Lost, a poem by John Milton
  • 02. Blow Me
  • 03. Big, Wanna Be
  • 04. Bloody Nose
  • 05. Wow, I Hate This Song
  • 06. My Cocoon
  • 07. Cathedral Bell
  • 08. 1984 (Infinite Jest)
  • 09. Gravity's Rainbow
  • 10. Clean Cut Heals
  • 11. Heartwork
  • 12. The Lighthouse
  • 13. Obvious Blasé
  • 14. The Lottery
  • 15. Darkness Bleeds, FOTF
  • 16. To Feel Something

Miembros

  • Bert McCracken: voz
  • Jeph Howard: bajo, coros
  • Dan Whitesides: batería
  • Joey Bradford: guitarra, coros

Análisis

por el 04 Ago 2020
733 lecturas
Es innegable que la carrera de The Used tiene su mérito. Cualquier grupo que lleve desde 2002 editando discos y mantenga todavía una más que decente base de fans puede darse con un canto en los dientes de seguir siendo la preferencia de alguien en este nuevo mundo lleno de playlists.

Otra cosa bastante obvia a puntualizar es que sus inicios fueron el mejor momento de su historia. El grupo ayudó junto a otros a convulsionar la música adolescente con su emocore en "The Used", "In Love And Death" o "Lies For The Liars". Una vez ahí, con las tendencias cambiando a mil por hora y con unas composiciones que se limitaban a cumplir con la fórmula del éxito, a Bert McCracken y los suyos nunca les ha faltado su legión de fans, que ha seguido con detalle cada novedad y que ha hecho aplazar indefinidamente una posible separación.

Para empezar, resulta descorazonador que haya que empezar hablando de "Heartwork" por sus detalles extramusicales. Justin Shekoski, que llegó a The Used en 2015 procedente de Saosin, fue expulsado del grupo antes de entrar a grabar, por mal comportamiento. Su lugar en la banda y también en el disco lo ocupa Joey Bradford, de Hell Or Highwater. Aunque, para ser sinceros, poco importa quién toque la guitarra en un grupo donde su frontman prevalece como compositor y cabeza visible del proyecto desde sus inicios.

La parte lírica sigue siendo claramente uno de sus puntos fuertes, por no decir el mejor. Es cierto que el grupo se deja de experimentos y se dedica a hacer lo que sabe, el pop-rock heredado de su primera época. Aun así, nada puede hacer sombra a letras inspiradas en poemas de John Milton o libros como 1984, que hacen querer tener las letras bien cerca a la hora de escuchar los temas.

Pese a ello, y como decíamos, hay unas cuantas canciones que se nos pegan como lapas con un par de escuchas, desde la ya mencionada poesía de "Paradise Lost" como "Blow Me", con la voz invitada de Jason Aalon Butler (Fever 333) y con unos riffs que recuerdan mucho a Every Time I Die o Gallows.

Por otra parte, los intentos de grandilocuencia como "BIG, WANNA BE" o "Bloody Nose", más propios de la época reciente y poco exigente de la banda, consiguen el efecto contrario del que persiguen, precisamente por carecer de esa intensidad que tampoco parecen perseguir. El octavo álbum de los de Utah no vuelve a levantar el vuelo hasta los últimos temas, donde otras tantas colaboraciones de renombre allanan el camino hacia el final, algo que una "1984 (Infinite Jest)" a medio gas y otros tantos intentos tediosos de pop-rock (sobre todo pop) no consiguen un poco antes. Y tampoco es que dos tercios de Blink-182 sirvan para hacer milagros, pero al menos despiertan cierta curiosidad. Caleb Shomo, ex-Attack! Attack! y ahora en Beartooth, se lleva el premio de participar junto al grupo en "The Lottery", lo más destacado de la segunda parte junto con la entretenida "Darkness Bleeds, FOTF".

En resumen, "Heartwork" vuelve a mostrar las evidentes virtudes y carencias de unos The Used que aprueban en los registros vocales y en la inspiración argumental, pero que adolecen de un sonido y una intensidad característicos que les den una personalidad propia.


Lo Mejor: La inspiración de Bert McCracken sigue salvando a The Used.

Lo Peor: La poca personalidad de su música no es digna de un grupo con ocho discos.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA