death metal / deathcore / groove metal / progressive death metal / extreme metal
 Violent Eve
A Great Day
ZONA-ZERO
78
4 VOTOS
57
+
Violent Eve A Great Day
Publicación:
Octubre 2016
Sello:
Blood Fire Death
Productor:
Alex Cappa
Género:
metal, punk-core, nacional
Estilos:
groove metal, deathcore, progressive death metal, extreme metal

Tracklist

  • 01. Nihil
  • 02. Harmony
  • 03. Eye Of Providence
  • 04. Do Or Die
  • 05. The Burnout
  • 06. My Oath
  • 07. Guiding Lights
  • 08. One Enemy
  • 09. Deceiver
  • 10. The Wrong Shore

Miembros

  • J. Jurado: voz
  • Diego López: guitarra
  • Nacho CRD: bajo
  • Krono: guitarra
  • Álvaro Rodríguez: batería

Análisis

por el 09 Dic 2016
981 lecturas
Hace unos meses descubríamos un nuevo nivel en esto de la promoción gracias a Violent Eve. Una rocambolesca historia en la que a través de una serie de vídeos veíamos como el grupo partía peras (y un buzón de un puñetazo) con su productor Alex Cappa debido a diferencias musicales y personales en el mismo estudio mientras grababan su último disco. Una telenovela en versión hardcore que se destapó como un montajillo que casualmente coincidía con el crowdfunding que estaban preparando para aquél trabajo. Que cada cual piense lo que más oportuno considere, ya que lo que aquí nos ocupa es su tercer larga duración y continuación de aquel EP, "Devourer".

Un disco que ya de primeras llama la atención por su portada, digna heredera de esas ilustraciones que tan famosa hicieron a la década de los 80 los grupos de thrash pero con un aire más moderno obviamente. Lo mismo sucede con una formación que ha tenido que renovarse y empezar casi de cero, y de la que a medio plazo solo se mantienen Jota Jurado, Diego López y Nacho CRD. Lo que no ha mutado es ese sonido inclasificable en el que el death metal progresivo, el groove y las estructuras atípicas del math y el djent se mezclan intentando crear algo con sentido. Es más, escuchando “A Great Day” no me cuesta trabajo imaginarme a una banda con todos los miembros ya consolidados y siguiendo la evolución lógica que empezó a verse en "Devourer", la de embrutecer y complicar aún más una propuesta que se inició con "Eleven Reasons To Kill" y "Exile" pero sin ningún tipo de atadura.

Sin ir más lejos, la inicial “Nihil” demuestra que la locura va a estar más presente que nunca y que la violencia sonora va a ir en aumento. Bien a través de unas guitarras que pasan de construir auténticos muros a dibujar formas imposibles en cuestión de segundos, o de las mismas voces agresivas pero con un mayor rango vocal. Si tuviera que resumir el disco en un solo corte no hay duda que este lo hace a la perfección, pero lo cierto es que estamos ante un disco muy variado dentro de lo que se le presupone al metal extremo. Lo mismo puedes pasar de los ritmos sincopados de "Harmony" o "Eye Of The Providence" (en los que encontrarás retazos de bandas como Meshuggah o Gojira), al registro melódico (y casi operístico) del single "Do Or Die" o "One Enemy", donde Jota aprovecha el poco hueco que dejan unas extrañas líneas de guitarra para regalarnos otra buena melodía. Incluso puedo ir más allá si hablo de "The Burnout", perfecta psicofonía de manicomio guatemalteco, y "Guiding Lights", corte experimental y atmosférico que hace la función de cortafuegos en mitad del disco pero se convierte en uno de los temas más interesantes y un posible camino a seguir. Cosas más descabelladas he visto.

Tener un gran día está un poco caro últimamente, pero pasar al menos un buen rato está garantizado con "A Great Day".


Lo Mejor: El nivel técnico es indiscutible. La presencia de voces melódicas ha enriquecido algunas de las canciones sin afectar a su sonido original.

Lo Peor: Supone todo un reto encasillar a esta gente.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Julio