post-hardcore / progressive rock / experimental rock
 From First To Last
Throne to the Wolves
ZONA-ZERO
73
6 VOTOS
76
+
From First To Last Throne to the Wolves
Publicación:
Marzo 2010
Sello:
Rise Records
Productor:
Lee Dyess, Matt Good
Género:
punk-core, pop-rock
Estilos:
post-hardcore, progressive rock, experimental rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. Cashing Out
  • 02. Chyeaaaaa!
  • 03. Elvis Said Ambition is a Dream with a V8 Engine
  • 04. G.R.I.T.S.
  • 05. Going Lohan
  • 06. I'll Inoculate the World with the Virus of My Disillusionment
  • 07. You, Me, and the Significant Other
  • 08. The He Man Woman Haters Club
  • 09. M.O.
  • 10. A Soft War
  • 11. Now That You're Gone

Miembros

  • Matt Good: voz, guitarra
  • Derek Bloom: batería
  • Matt Manning: bajo, voz
  • Blake Steiner: guitarra

Análisis

por el 30 Mar 2010
1692 lecturas
Desde hace mucho tiempo pienso que la Iglesia católica ha sido una de las mayores lacras para la Humanidad en toda su historia. Por su culpa el progreso social, intelectual, político, científico y tecnológico fue sumamente lento durante siglos y las consecuencias aún colean hasta hoy, en pleno siglo XXI en el que la Iglesia sigue teniendo muchísimo poder. La influencia del cristianismo en la sociedad occidental se palpa incluso en el lenguaje coloquial en el que la palabra “Dios” aparece continuamente de manera casi inconsciente. Dónde estaríamos hoy de no haber existido esa oscura época de persecuciones e Inquisición es algo que nadie puede responder.

A cuento de qué viene esto ahora, os estaréis preguntando. Sólo intento introduciros en una reflexión muy personal, y es que el emocore (entendido como este post hardcore melódico con cierta influencia del metal) tuvo en mi criterio musical un impacto parecido al de la Iglesia en la sociedad. Durante mucho tiempo me obsesioné con estos grupos que salieron poco después del cambio de milenio y prácticamente no escuchaba otra cosa. Fui de aquellos que creyeron, pobres de nosotros, que esto era screamo y que era lo más de lo más. Años después y cuando miles de bandas más han pasado por mis oídos ya casi ni me acuerdo de la mayoría de aquellos grupos. Sólo algunos nombres que han seguido más o menos en la cresta de la ola como Silverstein o From First to Last entre otros tienen aún un hueco en mi acervo personal.

Os cuento esto porque esto del emocore es hoy un género desfasado y sin misterio (muchos dirán que afortunadamente), que ve todavía nacer grupos clónicos que no aportan absolutamente nada nuevo, y los antiguos buques insignia tampoco es que hagan mucho por resucitar la escena. Y sin embargo, no puedo dejar de pensar que este "Throne to the wolves" que nos ocupa es un buen disco y me cuesta saber si es que realmente lo es o simplemente las reminiscencias de una fase anterior de mi vida siguen latentes.

El cuarto disco de From First to Last vuelve a la senda de sus inicios y deja atrás el sonido más rockero de su anterior y homónimo álbum para retomar el sonido que les hizo conocidos en discos como "Dear diary, my teen angst has a body count" o "Heroine". Y sinceramente creo que lo han hecho con maestría. El estilo está denostado y masacrado hasta el extremo, pero si juzgamos este trabajo como un ejercicio de género, no cabe ponerle pegas de ningún tipo. Lo que quiero decir es que me parece respetable y hasta comprensible que la gente pueda decir que esto es horrible, pero que desde un punto de vista objetivo, es de lo mejor que ha dado esta escena en muchos años.

Todos los elementos que hicieron populares a toda aquella maraña de grupos adolescentes que mezclaban melodía y caña están aquí presentes: gritos a mansalva, cambios de ritmo, riffs contundentes, voces limpias y melódicas y cierto componente melodramático. "Throne to the Wolves" es un disco entretenido, directo y con muy buenas canciones. El que escuche “The He Man Woman Haters Club” y piense que es una canción sin gracia o tiene muchos prejuicios o poca sensibilidad. Y no es la única que merece un juicio imparcial, porque aunque quizá el disco empieza con poca pegada, a partir del quinto corte y primer single “Going Lohan” y hasta “M.O.” es un temazo tras otro. Incluso se marcan una experimentación Auto-Tune en mano en los dos últimos temas que le dan un aire fresco y experimental a su sonido.

Es posible que quizá esté condicionado por lo mucho que me hizo disfrutar el grupo en una época en la que era más joven e ignorante, pero lo cierto es que precisamente creo que es eso lo que me permite hablar de ellos con más objetividad que la mayoría, que probablemente echaría pestes sin haber terminado siquiera de escuchar el disco. Lo admito, este álbum por momentos me vuelve loco y no me avergüenzo. Me atrevo a decir que From First to Last es el único grupo de su generación que sigue valiendo la pena tantos años después. Y eso tiene mérito teniendo en cuenta la cantidad de cambios de formación que han experimentado últimamente, fruto de las cuales ya sólo queda un miembro original en el grupo: Matt Good, que está hoy más cómodo que nunca con su rol de frontman. Se merecen, como mínimo, un reconocimiento.


Lo Mejor: De lo mejorcito que ha salido en su estilo en varios años, mucha calidad y muchas canciones buenísimas.

Lo Peor: Si no eres fan del género, ni te acerques.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 75 Bueno
    USER_AVATAR
    zegers
    Oh, no tenía ni idea de que Travis se había pirado del grupo. Aún así de la formación original también sigue Derek Bloom, el batería. El disco está bien, pero me gustó más el anterior que éste.
  • 95 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    mecagonto
    le pongo tanta nota por lo que me ha sorprendido. no esperaba nada de este disco. les ha salido un buen pepino. y menuda bateria.
  • 63 Bueno
    USER_AVATAR
    KissKissBangBang
    Tampoco me ha parecido tanto, instrumentalmente muy bueno pero este cantante nuevo no me gusta nada, suena a voz emo estandar.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre