Visions of a Landscape
ZONA-ZERO
70
6 VOTOS
78
+
Ira Visions of a Landscape
Publicación:
Enero 2010
Sello:
Golden Antenna
Productor:
Tobias Levin
Género:
pop-rock
Estilos:
post-rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. Empire in the Bag
  • 02. Visions of a Landscape
  • 03. Everybody is in the Mood for Dying
  • 04. Lamb
  • 05. A Drop of Irony
  • 06. Encore

Miembros

  • Tobias Hoffmann: voz
  • Alexander Fromm: bajo
  • Andreas Rosczyk: guitarra
  • Steve Hartmann: guitarra
  • Thomas Klaus: batería

Grupos relacionados

Análisis

por el 09 Ene 2010
1134 lecturas
Es ciertamente extraño analizar sonidos aparentemente nuevos, cuando en el fondo la amalgama de melodías que nos brindan estilos como el Post rock, no dejan de ser reflejos de un pasado no tan lejano. Por un lado los alemanes Ira pueden tener ciertas similitudes con bandas como Dredg, Mogwai o los eclécticos Sigur Ros, pero por el otro lado los ecos de Pink Floyd, los New Romantics de principios de los 80s o los U2 de “Shadows and Tall Trees”, revolotean desde dentro de su propuesta ciertamente agradable a los oídos, pues tal como indica el título del disco, “Visions of a Landscape”, y su hermosa portada, de lo que hablamos aquí, es de música que suena a naturaleza, a espacios abiertos, a la grandeza y belleza de la creación, de un todo.

A modo de introducción, comentar que la banda, proveniente de Konstanz, Alemania, comenzó sus andaduras en el 2003, grabando más tarde “The Body and the Soil (2005) ”, publicado por Go-Kart Records. Acto seguido se montaron en su camioneta y recorrieron decenas de escenarios, compartiendo cartel con bandas como Unsane, Cult of Luna, Daturah y otros.

La banda ha esperado más de 4 años para ofrecernos este nuevo disco, repleto de momentos épicos, de guitarras, teclados y delicadeza en forma de new pop. Por supuesto que albergan en ellos gotas de pseudo metal, pero lo suyo es la mezcolanza mezclada con la rabia sónica. Sus temas, que oscilan entre los 7 y 12 minutos, te hacen volar, soñar, de hecho son la banda sonora perfecta para esos largos viajes en autobús atravesando parajes desolados, mundos perdidos que nadie recuerda.

El disco comienza ni más ni menos que con los 11:23 minutos de “Empire in the Bag”, preciosa epopeya pop que susurra melodía poética y que nos recuerda a los mejores y más sosegados Dredg. Es a partir del minuto 6 cuando la canción estalla, caen montañas, el mundo cesa y deja de respirar mientras la melodía se hace paso, pues nadie puede con ella. Cierras los ojos y todo suena a Apocalipsis; de hecho las letras expresan la negación del ser humano frente a las corporaciones y el control global. Probablemente el mejor tema del disco.

Con el mismo minutaje, “Visions of a Landscape” gustará a los amantes de la soledad, a esos que disfrutan con pellizcos de dolor suave y oloroso. Ira consiguen hacerte sentir cinematográfico, con sus fotos de momentos de eclosión y otros de levantamiento del Alma; por momento sientes que ya no estás, que estás lejos de ti mismo y todo es abstracto, pues no piensas ni sientes, simplemente eres. Una de las celebres frases en este disco: “the have the clocks but he have the time”, algo así como que ellos controlan el mundo, pero nosotros somos las almas. Sublime.

Es “Everybody is in the mood for dying” si cabe más épica, breve pero intensa en su inmensidad. Románticamente seductora y enérgica, negando la existencia y poniendo como telón de fondo que el querer es poder o creencia o destino premeditado. Todo depende de un mismo, incluso el ocaso o la inercia vital.

“Lamb” me recuerda instrumentalmente a los geniales Yawning Man, aunque la voz y las letras le dan un toque mas terrenal al tema; de hecho el amor es el centro del universo y la simbiosis de dos es más fuerte que uno mismo, como la negación de uno frente al otro, perdiendo esa identidad para transformarla en otro ente, un cordero.

“A drop of Irony” es el tema más ecléctico y surrealista del disco. Con momentos de grandeza y lirismos celestiales. “everything changes, everything stays the same, everything´s in bloom and grows, everything goes to hell”. Todo es posible en una mezcla de sonoridades y ambientes gigantescamente emotivos. Es bueno citar también a los italianos Klimt 1918.

Se cierra el disco con la genial “Encore”; llena de ambiente pausado, calmado, como la calma después de la tormenta, pero sin carecer de emotividad aplastante, de esa que jamás te dejará indiferente. Música como música y solo como placer vital. Y habla del ser que crece, que choca, que experimenta hasta afrontar la realidad, esa que a veces es fea y que huele a pestilencia.

Señores, este disco merece ser escuchado con los ojos cerrados, con el corazón abierto y sobre todo olvidando todo excepto que es música y que está parida desde dentro.


Lo Mejor: La intensidad y poética de su música.

Lo Peor: Quizá la producción.
 


COMENTARIOS

4 Comentarios

  • 62 Bueno
    USER_AVATAR
    KissKissBangBang
    Me parece algo flojito (en la primera escucha). No me ha terminado de convencer del todo.
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    dryuss72
    bueno, considero que lo de la nota no es tan relevante como lo que te hace sentir el disco, ... para dar un 80 o un 90, tendria que ser de esos discos mas cercanos a mi y bueno, a pesar de que el disco es realmente bueno, para nada llega a la calidad de bandas como Dredg o Pink Floyd, por poner dos bandas dispares, ..... un 70 es una gran nota, desde cuando no estudiais ?? joer, a mi me ponian un 7 y era un puto notable, ... me parece que exagerais !!!!!!!! jeje
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    RaiZ
    Una valoración escrítica alta que no se corresponde con la puntuación final, no lo acabo de entender. Un gran disco, sin ninguna duda.
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    MrJack
    Yo creo que esto merece más de un 70
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre