Apex Predator - Easy Meat
ZONA-ZERO
90
10 VOTOS
78
+
Napalm Death Apex Predator - Easy Meat
Publicación:
Enero 2015
Sello:
Century Media Records
Productor:
Russ Russell
Género:
metal, punk-core
Estilos:
grindcore, death metal

Tracklist

  • 01. Apex Predator - Easy Meat
  • 02. Smash A Single Digit
  • 03. Metaphorically Screw You
  • 04. How The Years Condemn
  • 05. Stubborn Stains
  • 06. Timeless Flogging
  • 07. Dear Slum Landlord…
  • 08. Cesspits
  • 09. Bloodless Coup
  • 10. Beyond The Pale
  • 11. Stunt Your Growth
  • 12. Hierarchies
  • 13. One-Eyed
  • 14. Adversarial / Copulating Snakes

Miembros

  • Mark "Barney" Greenway: voz
  • Shane Embury: bajo
  • Mitch Harris: guitarra, voz
  • Danny Herrera: batería

Análisis

por el 05 Feb 2015
4646 lecturas
Estos días de invierno son días de catarros y gripes, con centros de salud y salas de urgencias hipercolapsadas por seres humanos supurando mocos, fiebres y sudores fríos por doquier, todo un derroche de belleza con la que nos deleita nuestra naturaleza humana. Yo, como ser cavernícola que también soy, me he topado con mis dos oídos derrotados en K.O. técnico, llenos de esas sustancias tan agradables. Tal como decía antes, el médico me dice que “es el tiempo”, pero yo no estoy tan seguro. Sobre todo porque hay algo que me diferencia del resto de enfermos: yo he estado escuchando “Apex Predator – Easy Meat”.

Y es que el grind siempre será grind, pero Napalm Death siempre serán los putos amos del invento. Y para corroborar esta confirmación, basta con escuchar este nuevo disco. 34 años después de su creación como banda y 28 después del sagrado “Scum”, han vuelto a izar velas hacia la composición de algo lo más rabioso y escrupulosamente potente posible, sin agujeros de ninguna índole, sin inventos, sin aperturas a innovar nada. Son Napalm Death, y están aquí para esto.

Si ponemos el álbum en el contexto cronológico de su discografía, no hay grandes cambios en la banda de la tétrica y gris Birmingham. Componentes: los mismos de toda la vida (qué mérito tiene, y qué importante es esto). En cuanto a anteriores capítulos, “Apex Predator…” guarda similitud en las formas y el sonido con “Time Waits For No Slave” o “Utilitarian”, pero el intento absoluto de ir al grano se destaca ahora por encima de lo que era habitual los últimos años, donde no era extraño ver muchas canciones algo más largas, quizá atraídos por un sonido más death, por un sentido más extenso del metal y no tan comprimido en una cápsula de rabia y odio.

El problema radica en que a los que nos gusta Napalm Death nos gusta que nos ostien en la cara a cada riff, a cada doble bombo frenético, a cada proclama de esa voz de la locura. Y a poder ser que lo hagan con grind y punto, sin tonterías. Y quizá es por eso que este intento les ha salido tan bien, y por lo que están recibiendo críticas tan positivas. Si en algo somos todos unánimes respecto a ellos, es que cuanto más grind suenan, más felices nos hacen.

Puestos ya en materia, el tema de intro, titulado como el disco, no tiene gran razón de ser al ser un simple instrumental, aunque le da al momento cierta atmósfera de introducción para directo, lo cual hila muy bien con lo que se nos viene encima más tarde, pues a ver quién no querría escuchar estas delicias en una sala (quien los haya visto sabe de qué hablo; diferente a todo). Después, arranque fulgurante y sin descanso (“Smash a Single Digit” y “Metaphorically Screw You” cuestan de asimilar de lo buenas y cortas que son) que se mantiene a piñón hasta que “Dear Slum Landlord” parece ordenarnos el darle la vuelta al vinilo con un ritmo decadente.

Ya en la segunda parte, “Cesspits” es un derroche de buenos riffs y engancha pese a los (¡oh! locura) 3 minutos y medio que dura. Tras esto, unos Napalm más hardcore si cabe con “Beyond the Pale” o “Hierarchies”, aunque no por ello dejan de regalarnos esos habituales dos minutos de grind loco que nos dejan una vez más culitorcidos, esta vez con “Stunt Your Growth”. Así hasta el final, sin outro que valga (5 minutacos finales de grind junto con otro riff pesado y desquiciante) y donde finaliza un álbum que pasa volando y que nos da ganas de repetir de esa carne fácil que venden el vocero loco Mark “Barney” Greenway y sus compañeros.

En definitiva, no por saber que Napalm Death son más que una eminencia nos sorprende menos este pedazo de disco que se han marcado. No le falta de nada y aquí la experiencia es un grado, sin duda, pero también lo son las ganas de trasladar ese virus infecto que es su directo a nuestros altavoces. De hecho, ahora que lo pienso, también me dejaron sordo en su bolo, así que no sé de qué me sorprendo. Ni catarro ni ostias…


Lo Mejor: Incomparables, inigualables... y así podríamos estar todo el día.

Lo Peor: No tener oídos de repuesto para poder escucharlo en "repeat" infinito.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 65 Bueno

    kam1kaze
    Después de unos gandes discos, como pueden ser Utilitarian o Smear Campaign, este me ha dejado un poco frio :/
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    Demanufacture
    A pesar de que sus mejores años y discos ya pasaron, un disco de Napalm Death siempre será un disco de Napalm Death.
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    CesarAguilar
    Sin desperdicio. Un ejemplo de cómo hacer que el hardcore y grindcore no resulten pesados y aburridos. Aquí no hay repetición de fórmulas y sí una ristra de temazos importante. Genios.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre