black metal / doom metal / death metal / extreme metal
 Barbarian Swords

ENTREVISTA

(Black) Metal Up Your Ass! por César Aguilar
20 de Noviembre de 2019 581 lecturas
Buenas noticias para los seguidores del black metal más pervertido y sádico: Barbarian Swords, abanderados de la mugre, mensajeros de la devastación y la anticristiandad más insobornable, han vuelto con su tercer disco de estudio bajo el brazo, un “Totemic Anal Turbofucker” que en su breve minutaje abandona puntualmente el lóbrego y tortuoso black/doom habitual de la formación para hacer hincapié en los riffs trepidantes de vacas sagradas del género como Marduk o Immortal, eso sí, convenientemente rebozados en una insana dosis de punk/hardcore. Nos ponemos en contacto con su vocalista y portavoz, el lúcido y lenguaraz Von Päx, que nos habla entre otras cosas de este (relativo) cambio de enfoque y de paso nos obsequia con una serie de exabruptos nihilistas que deberían incitar a más de uno a la reflexión.

De primeras, este disco puede sorprender porque cambia vuestro black doom lacerante por un black muy rápido con retazos punk, eso sí, en vuestra onda sucia y malencarada. Antes habéis grabado temas como “For My Honor”, “Pure Demonology” o “Carnivorous Pussy”, que daban fe de que la velocidad y el punk forman parte del ADN de Barbarian Swords. ¿Cómo surge la idea de sacar un disco completo en esa línea?

Pues tío, fue justamente así: estábamos creando el disco más exigente y ambicioso que hayamos ideado nunca, pero un día en el local nos miramos las sucias caras y sentimos que en realidad teníamos ganas de desparramar como si no hubiera un mañana, de sólo dar rienda suelta a lo más porcino, black y punk que tenemos dentro. Dicho y hecho: aparcamos momentáneamente ese trabajo algo más complicado, al menos para nosotros, y nos pusimos a parir esta puta mierda que estamos presentando ahora mismo. En tres, cuatro meses lo tuvimos todo listo, material nuevo al 100% y, venga, para Moontower Studios a pillar la jodida cogorza.

No sé si con el título pretendéis homenajear al “Turbo Lover” de Judas Priest, pero tiene sentido: el tema de Judas es una macarrada en la onda de Billy Idol y el vuestro es otra, pero mucho más extrema, así que parece lógico cambiar 'lover' por 'fucker'. Aunque probablemente lo mío sea una tontería y el título sale de alguna broma privada o una ocurrencia puntual, ¿no?

[Risas] Lo tuyo es una tontería, sí, pero hubiera sido muy guapo [risas]. Si te soy sincero, no nos dimos cuenta hasta que nos lo empezaron a comentar vía redes sociales, en plan cachondeo absoluto. Me molaría pegarme el moco y decirte que sí, que es un puto homenaje, pero lo cierto es que no… Solo obedece a la voluntad de magnificar las cosas en plan flipada máxima. Si te fijas, pasa en distintas canciones de Barbarian Swords. Palabrejas como ‘Turbo’, ‘total’, ‘ultra’… Sólo nos falta el puto ‘super’, pero ya caerá, ya… Todo en plan superlativo siempre. Judas Priest es una de las bandas de mi vida, dicho sea de paso. Rob Halford es la puta hostia en todos los sentidos. Su actitud ‘que os jodan’, aunque con sus modales ingleses, encaja perfectamente con el espíritu Swords, te lo aseguro. En el disco hay homenajes a Immortal y Blasphemy, siempre hay guiños en mis letras, pero a ningún grupo más esta vez.

Aunque ya he dicho que este disco puede chocar al principio, creo que es muy Barbarian Swords. Lo único que le falta a estos temas es el paso funerario: mugre, actitud y misantropía tienen de sobra. Y lo que por supuesto sigue intacto es esa facilidad para hacer temas pegadizos con riffs matadores. ¿Cómo os las arregláis para mantener la esencia de la banda? ¿Desecháis algunas ideas o riffs por no estar en vuestra línea musical?

Últimamente creo que se desecha poquísimo, la verdad. Tampoco te lo puedo asegurar porque soy un asqueroso cantante de esos que se cree la repolla y apenas ensaya, pero el ADN actual del grupo es tan potente que salen cosas abominables sin ya casi pretenderlo. Hagamos lo que hagamos, es Barbarian Swords, y también opino como tú: a “Totemic Anal Turbofucker” le metes dos temas de ominoso funeral doom, ahí, con diez minutazos cada uno, y sería nuestra típica obra que todo el mundo esperaría. Pero es que simplemente no nos salió del pito hacer eso: queríamos una tromba ultrafolladora, un mete-saca impío a petar de blast beats, lefazos indiscriminados por doquier, y como los cinco deseábamos eso, poco más que añadir, joder ya. Alargar por alargar, doom por doom, habría sido una traición a lo que pasaba por nuestras maltrechas cabecitas en ese jodido momento. “Totemic” debía ser así, y punto.

¿Alguna anécdota que contar de la grabación? ¿Algún cambio en tu actitud en el estudio o sin novedad en el frente?

Sin puta novedad, joder. Globazo para grabar las voces, primeras tomas, sin piedad ante el micro. Félez obrando su magia, Panzer sin lograr cerrar el puto pico ni un minuto, birras, whisky, algún achuchón majo, banquetes en el bar con parrilla de al lado de Moontower… Errores que se dejan tal cual están, autenticidad. Todo a pedir de boca, me cago en Dios ya. Cera, cera, cera; mierda, mierda, mierda; insulto, insulto, insulto.

Imagino que ya ni os planteáis en buscarle sustituto a Javi Félez. Es como el sexto Barbarian, ¿no? ¿Se limita a sacar el sonido más adecuado posible o se atreve a aconsejaros y os da su opinión sobre los temas?

No creo que sea el sexto miembro de la banda, la verdad. Tenemos tope claro cómo es este grupo y nadie puede meter las narices en ello. Creo que eso se nota a la legua… Félez es un gentleman, sólo se mete en los temas si ve algo realmente alarmante, y bueno, ahora que sabe perfectamente qué clase de desaprensivos somos, ya ni siquiera suelta su clásico «¿Pero esto lo vais a dejar así?» cuando ve canciones tan alevosamente espartanas, tan vomitivamente primitivas. Para que un productor se implique realmente en un disco necesita un proyecto de muchos días, que busque el detallismo y todas esas mamarrachadas para tocapelotas, y nosotros somos justo lo contrario. Yo un puto mes grabando me suicidaría, en serio… Muerte al metal sesudo, desprecio total hacia los obsesivos de la técnica y las sonoridades irreales. Días contados, que Javi logre recrear de nuevo esa maraña insensata, ese ataque putrefacto, y a tomar por culo todo. Con el grupo ya no discuto ni sobre el master… me la pela, me aburre.

Lleva poco más de un mes en la calle, pero diría que es el álbum que ha recibido mejores críticas de vuestra discografía. ¿Cómo te has tomado que un disco en cierto modo rupturista haya sido el mejor recibido?

No sé si es el que mejores críticas ha recibido, la verdad, porque lo de “Worms” fue una puta locura. Pasaron dos años, incluso más, y aún salían reviews tremendas… Estuvo en el top anual de lo más desagradable y pendenciero de No Clean Singing, y eso es mucho decir. La verdad es que la prensa nos trata siempre de la hostia, es muy raro… Les vejamos y les vejamos, y ahí siguen… es casi sadomasoquismo lo suyo. Igualmente, espera a que lo escuchen los alemanes, que suelen ser peña de lo más clasicona, cabezota y cuadriculada, y verás cómo dejan a “Totemic” de vuelta y media [risas]. Yo lo espero con ganas… Menudas carcajadas me voy a pegar con su prosa fundamentalista… Siendo sincero, esperaba mucha más mierda hacia “Totemic”, que casi nadie lo entendería y lo tratarían como lo que es, puta basura yonqui creada en un plis plas, pero no, no, parece que la peña está mucho más jodida de la azotea de lo que me pensaba… Los inputs que nos llegan sobre todo es de peña que le flipa cualquier artefacto que caguemos, sea más lento, más rápido, o el híbrido habitual. Hay a quien le molamos más doom, los menos, y otros cuando sacamos a relucir la salvajada a mil por hora.

Sé que hay gente que no es fan de “Worms” o “Hunting Rats” y ha disfrutado este disco precisamente porque es un material más rápido y desbocado. ¿No os sentiréis obligados en un futuro a hacer temas más rápidos?

Joder, yo es que no me planteo el grupo en esos términos… Tío, estás hablando con Barbarian Swords. Si la gente nos dijera que a partir de ahora solo hagamos black, nos pasaríamos al drone por el simple hecho de joder la marrana. Por niñería, por echarnos unas putas risas extras. Solo nuestra huevera y la absoluta animadversión que sentimos hacia la especie humana marcarán el repugnante camino de esta patética banda. El odio que sentimos es mucho más profundo y marcado que cuando empezamos, está lejos de menguar en esta supuesta madurez que deberíamos haber adquirido como personas adultas, y es que solo observamos puta ponzoña a destruir en este asqueroso planeta. En estos momentos estoy a punto de explotar de rabia, te lo aseguro… Tal y como espera ansiosa la diosa lesbiana de la guerra y la aniquilación de nuestros dos temas del split “Tetrarchia Ex Bestia”, sólo descansaremos cuando vosotros dejéis de respirar. Y eso implica el black, el punk, el doom, el funeral doom, el war metal… y otras diabluras extremas que abordaremos sin duda en otras obras. Hay mucho funesto camino a recorrer… Las supuestas exigencias de peña ajena a la banda nos las pasamos por el forro de los cojones, como la falsa moralidad, la ética y la vida humana en general. Casi te diría que como mínimo tenemos dos o tres nuevos álbumes ya en mente, que pueden ir mutando conforme nuestros apetitos carniceros se vayan revolcando por el barro. Incluso las portadas están ya planeadas en mi cerebro, y dentro de ese plan en nada va a afectar cómo sea percibido “Totemic Anal Turbofucker”. De hecho, aunque toque presentarlo en directo y dar la puta charleta en los medios, este álbum para mí ya es pasado. Habrá una década de Swords más como mínimo, si antes la muerte no nos libera del agónico tormento de compartir aire con vosotros, claro… Hay ideas muy locas y aún más ofensivas, eso te lo aseguro. Estas pútridas mentes no dejan nunca de tramar nuevas jugarretas, eso tenlo claro.

Te voy a confesar una cosa: disfruto mucho de “Totemic” y me encanta la idea de que siga sonando 100% Barbarian Swords, pero prefiero vuestra contribución a “Tetrarchia Ex Bestia”: de este grupo espero temas arrastrados, densos y miserables. No tenéis rival en este género bastardo y encima cada vez se os da mejor.

Lo único bonito de esta formación es que cada uno tiene su propia visión del grupo, cada uno se ha montado su puta película sobre nosotros. Y remarco la palabra ‘película’. Al final, acabamos resquebrajando su guión y pasándonoslo por el puto culo [risas]. Hay quienes consideran que Barbarian Swords por fin lo son más que nunca en “Totemic”, que solo es black, punk y casi war metal a muerte. Luego hay quienes sólo desean la variación, una de cal y otra de arena, un tema black, un tema doom, e ir haciendo… Y después hay los que se ponen burrotes únicamente con las partes más rejodidamente lentorras. Personalmente, me la suda mientras las camisetas vuelen y vendamos vinilos haciendo esta puta mierda infame, que se carcajea de todo lo habido y por haber. Como ya te conté en la entrevista de “Tetrarchia Ex Bestia” los temas del split son mucho más actuales que los de “Totemic Anal Turbofucker”. Este disco lo grabamos en julio de 2018, y el split en abril de este mismo año… ¡Si es que somos malnacidos hasta para esto! La peña se cree que los Barbarian de ahora son los del puto “Totemic”, los del disco que tiene un puto mes de vida, pero en realidad la cara más actual de la banda es la del split del pasado junio [risas]. Manda huevos…

El único formato que os falta por editar es un EP. Os veo grabando un tema de media hora, un muro de sonido impenetrable con tus berridos maltratando tímpanos. ¿Habéis pensado en grabar la versión roña-cavernosa del “Crimson” de Edge of Sanity o del “Jerusalem” de Sleep?

[Risas] Pues no, lo cierto es que no. A los pobres Sleep creo que la sucia chusma moderna que los sigue actualmente les ha hecho un poco de daño, pero bueno, respeto siempre hacia esa peña, por supuesto. Los dos temas del split, en mi cerebro, eran un tema completo, así que es algo que, creo, haremos tarde o temprano. Un solo corte de una hora, o dos de treinta minutos… Sería putamente sideral, una buena caraja follaculos. Ahí has estado certero, César, y te maldigo por ello.

Ya habéis empezado la presentación en directo en Polonia y República Checa. Para bandas del norte cada vez es más normal empezar fuera, mismamente las primeras fechas del tour de “Nyctosphere” de Stained Blood fueron en Francia, Italia y Eslovenia, aunque por desgracia tuvieran que cancelar al poco. ¿Cómo está el panorama en Europa? ¿Hay facilidades por parte de promotores y salas?

Te voy a contar cómo fue nuestra experiencia en Praga, y cualquiera que tenga una banda en este país, que eche cuentas… Llegamos a la sala Underdogs’ Ballroom, como una especie de subterráneo mohoso, decadente y guapísimo en forma de tubo, perfecto para el metal de ultratumba, y todo sonrisas. Me viene una chica y me pregunta si tenemos inventario del merch, que lo venderán ellos para que no tengamos que pensar en el cambio a coronas checas. Van a adaptar los precios también. Le digo que no, que vaya puta pereza, y me comenta, risueña, que lo hará ella. Telita. Cuatro modelos de camisetas, con sus distintas tallas, dos vinilos, no sé cuántos CDs, la cinta de “Worms”… Nos lo contó todo, artículo por artículo. Tremendo… Vamos al backstage. Una mesa larguísima con comida apta para todo el mundo: carnívoros, veganos, marcianos, catalanes… Todo bienvenido ahí. Agua, botellas de whisky, así, en plural, fruta, embutido… Empezamos a zampar y nos preguntan cuándo queremos ir a cenar. Y nosotros, «¿¡Y esto qué es!?». «Nada, un tentempié para que paséis el rato, que lleváis muchas horas metidos en la furgo y hay que entrar en calor». Les decimos que después del bolo, que cuando he cantado con la barriga llena casi poto de la que lío… Técnico ultra profesional, se nota que disfruta con su curro. Todo simpatía. Le meten tralla primero los locales, y sala casi llena. Luego nosotros, y nadie se va, aunque no nos conozcan de nada. Ahí están, como debe ser. Ni de coña el típico «salgo a fumar, que a mí éstos me la pelan, no me suenan de nada». Al segundo tema, el recinto está como loco. Terminamos, respiramos, nos secamos el sudor, y nos vienen a buscar para cenar. Para recenar, vaya. Restaurante en la misma calle, todo pagado. Comida y birra de la parra, otra vez. Hora de recoger, nos ven hablar de pillar taxis para ir al apartamento que esa organización también nos ha pagado, claro, y nos dicen que ni hablar: que ellos llaman a los taxis y que, evidentemente, corren de su cuenta. En Polonia el público fue más frío, pero joder, es que va con el país… Aunque flipamos con las ganas que nos tenían algunos. ¿Trato y profesionalidad? Inmejorable en ambos países, nunca habíamos visto algo así. Pero no culpo a las salas ni a los promotores de aquí totalmente de ello, porque si estás en un país que no responde, que no respeta la música, donde no existe escena como tal, es imposible que puedas invertir en comodidades para las bandas. Tampoco se debería notar tanto que te mueres de ganas de que se larguen los peludos para abrir en horario de discoteca, podrías estirarte un poco con las birras, pero de verdad, no les culpo del todo a ellos. Para salir a Europa tienes que pasarte el jodido día mandando mails y charlando con guiris para conseguir estas oportunidades, claro. No son cosas que caigan del cielo por muy bueno que seas, hay ahí un puto currazo enorme detrás para lograrlo. Pero en cuestiones de trato a las formaciones metálicas nuestro país está a años luz de Europa, pero es que a putos años luz… Y es algo que no va a cambiar, es el paradigma sociocultural que tenemos, no hay más.

Imagino que tocar con Varathron habrá sido un gustazo. ¿Qué nos puedes contar de este mini-tour? ¿Alguna anécdota/borrachera reseñable?

Vaya que sí… El primer día, mini festival y abriendo nosotros. Toda la jodida tarde-noche para desparramar. Menuda nos pillamos con Panzer… Joder, es que no vi ni un show. Varathron y Lucifer’s Child son lo más jodidamente pro que he conocido en mi vida. Apenas bebían, todo era currar para lograr lo máximo para sus asistentes. Puntualidad total, ni un instante de relajación se permitían una vez en las salas. Peña ultra humilde, súper de puta madre. Ya nos dijo la agencia que íbamos a ser los más macarras, ya… [Risas] En Cracovia, por ejemplo, una niña de entre doce y catorce años nos vino al merch con su madre a comprar una cinta de “Worms”. Con toda la timidez que puedas tener a esa edad, yo flipé… Te aseguro que yo a esas edades no me había asomado a una banda como Barbarian Swords… En Varsovia un heavy trilladísimo de unos cincuenta tacos nos vino al merch también, y de una mochila sacó un carpesano. Nosotros pensando «¿Qué cojones está haciendo este tío?», y de ahí empezó a sacar fotos nuestras de todas las épocas a tamaño folio para que se las firmáramos también. Un acérrimo de los de verdad. Bueno, nos lo pidió a todos menos a Joe, porque afortunadamente los baterías no le importan una mierda a nadie [risas]. Polonia es toda una experiencia, hay peña ahí dura y fría como el puto hielo. Por ahí también rondaba el skin más grande que haya visto en mi puta vida y fui a tocarle un poco los huevines con el pedo… Me podría haber matado o hacerse coleguita, y eligió lo segundo. Lástima.

Aún no habéis anunciado gira española, si es que la va a haber, pero a raíz de un artículo que hace poco publicó tu alter-ego, me he enterado de que hay una especie de boicot a Barbarian Swords y no os dejan tocar en según qué salas de ciertas ciudades. Parece ser que han reaccionado mal a letras como la de “The Last Virgin on the Earth, Sodomized”. ¿Tienes algo que decir al respecto?

A ver, hablar de boicot igual es un pelín exagerado… Tampoco victimicemos. Ya con “Worms” nos empezaron a vetar en las salas autogestionadas del norte peninsular. Incluso gente que es colega me decía que no nos podía programar, no con estas letras antitodo… Pues bueno, qué le vamos a hacer, a título personal seguramente pensamos al 90% como ellos, pero se ve que sólo pueden tocar ahí los 100% conversos. Sus garitos, sus reglas. Lo que ya nos tocó los cojones de verdad es que para esta gira ya pasamos de esta gente, es que ni contactar, pero con una fecha en Vitoria el promotor habló con una banda de éstas de neoconservadores metidos al doom sludge para tocar juntos, y ahí se fue al traste el asunto. En la sala en la que íbamos a tocar, totalmente privada, también había peña currando de la órbita de las autogestionadas, y eso también ayudó a que el propietario decidiera vetarnos para evitar problemas. Censura, vaya, de la de toda vida. Repugnante censura. Antes provenía del nacionalcatolicismo y ahora a la basura de siempre hay que sumarle ciertos sectores, pocos, de esta nueva izquierda fundamentalista y trasnochada. Y todo por una jodida canción interpretada literalmente, sin preguntar ni hacer servir un poquito la cabeza. Sin contextualizar, para qué… mejor joderle los conciertos a peña que crees conocer por una puta letra de mierda. Haremos fechas por el norte, por supuesto, no nos vamos a achantar por cuatro analfabetos temerosos de Dios, pero no habrá tantas por el Estado como con la gira de “Worms”. Eso ya lo hicimos, y nos fue suficientemente bien, pero esta banda busca nuevas motivaciones, y están ahí fuera, básicamente.

Creo haberte leído frases como «El metal será extremo o no será», así que es natural que no entiendas el metal sin gritar sobre la ponzoña que asola este mundo. ¿Te sale instintivamente? ¿Necesitas provocar, desafiar al oyente, ya sea para escandalizar o hacer que reflexione?

Es posible que lo dijera, esta boquita suelta mucha mierda rimbombante. A ver, es que el metal extremo, si no provoca, si no es subversivo, inmoral, transgresor, básicamente no es metal extremo. Si no muestra estas cualidades, lo demás es un insulto, una burda tergiversación para hippies, buenista y simpática, una aberración a ojos de cualquiera que lleve metido en esto toda la vida. Son los recién llegados los que están vulnerando sus verdaderos postulados. Eres la primera persona en ocho años que lo dice, pero en efecto, una banda como Barbarian Swords debería hacer reflexionar… Porque el cristianismo no es sólo la Iglesia, esos curas organizados internacionalmente para violar niños y esa decena de viejas malgastando sus últimos domingos en vida en cada puta parroquia… Casi toda la basura que tragamos proviene de allí, es algo que infecta casi todos los campos de tu sucia existencia, y que sólo verás si analizas un poco la vida gris y sumisa a la que quieren condenarnos todos esos hijos de la gran puta del Congreso, los bancos, los mercados y los conglomerados alimenticios, farmacéuticos y armamentísticos. En realidad, somos una banda antisistema, es una obviedad si uno sabe leer entre líneas e ir un poco más allá del sexo guarro, la apología de las drogas o las viejas historias de venganza a espadazo limpio. Supongo que eso es pedir demasiado… Pero antisistema no del palo «vamos a subvertir el orden establecido para alcanzar la utopía marxista». No, no, antisistema porque esperamos vivir lo suficiente como para ver caer la zafia civilización occidental en la más negra noche de la decadencia, antisistema porque le cantamos al fin de los días del orden mundial para que la nada se abra paso entre dolor, llantos, muerte y caos.

Eres un tipo tan radical que a veces me pregunto qué hubiera sucedido si hubieras vivido en Noruega en pleno apogeo del Inner Circle. ¿Lo has pensado?

No, nunca lo he pensado. Estoy muy cómodo aquí. Tampoco creo que sea radical, sólo analista, sincero y consecuente. Igual si en mis años mozos me hubiera topado con Helvete seguramente me habría sumado a la quema de iglesias de forma entusiasta, aunque menudas locuras hice también… [Risas] Pero hoy en día me hubiera cagado en los calzones con la mera posibilidad de dar con mis huesos en el puto talego, te lo confieso. La libertad de movimientos es algo que me tomo muy en serio, si no pudiera ir a conciertos de metal extremo y festis por Europa perdería toda razón para seguir respirando. También te digo una cosa, por mi curro he tenido el privilegio de entrevistar a personas que formaron parte del Inner Circle, y al final te das cuentas, ellos mismos te lo comentan, de que todo se magnificó desde la prensa amarillista. Me siguen chiflando muchas de las formaciones que esa Noruega legó, pero hoy en día no tengo idealizados todos esos actos que acapararon tantas portadas. Cuando Attila Csihar te comenta que sólo eran unos pocos chicos súper educados con ideas algo revoltosas, y Abbath te certifica que nadie más quiso saber nada de aquello cuando Vikernes asesinó a Euronymous, uno aprende a valorar las cosas en su justa medida. Además, a mí me interesan todas las escenas y corrientes auténticas, macarras, los estallidos artísticos en medio de las llamas, la depravación y la violencia, y por ejemplo, no sé hasta qué punto estás familiarizado con el gangsta rap, pero tengo bastante claro que cualquier blacker no habría durado ni cinco minutos en las calles de Compton. Mucha pose de malote verás por aquí, pero el mundo siempre se supera con horripilancias palpables que no podemos ni imaginar. Que le hablen de black metal a las madres cuyas hijas han sido secuestradas por Boko Haram para ser esclavizadas sexualmente, va, les animo a ello… El otro día salió un informe que revelaba que uno de cada cinco niños en Catalunya ha sufrido abusos sexuales. La realidad es siempre mucho más espeluznante y pavorosa que cualquier expresión black.

En los primeros tiempos, aunque era un secreto a voces, el seudónimo Von Päx jamás aparecía junto a tu nombre, y tampoco publicabas las letras (bueno, aún no están publicadas, que yo sepa). ¿Temías que te aplicaran ese invento (para mí inconstitucional) que los juristas católicos colaron como “delito contra los sentimientos religiosos”?

Sí, va por ahí, aunque también obedece a la voluntad de que algunos juzguen las canciones por lo que son, no por quién hay detrás. Hay mucho asqueroso lameculos en este país, imagino que lo habrás notado… Como decía antes, no mola visitar a esos amables coleguis de la Audiencia Nacional, ¿sabes? Igual por ser catalán todo acaba en una macrocausa por terrorismo, vete tú a saber… Lo que pasa es que no puedes controlar internet, y algún gracioso se fue de la lengua en cierta enciclopedia cibernética donde, una vez algo es registrado, cuesta eones que te lo cambien. Igualmente, sólo en redes lo ven algunos de confianza, tampoco es que sea un personaje mediático, no jodamos, y estoy seguro que el 99% de basura humana que escucha esta puta banda sigue sin tener ni puñetera idea de quién soy. Las letras están algunas en Bandcamp, en los vinilos o los CDs nuevos… Sí están, sí. Sólo las de “Hunting Rats” siguen siendo imposibles de leer por ahí, y menos mal… [Risas] También las del split, creo… Además, en esta banda hay peña con ciertos curros de responsabilidad que no te podrías ni imaginar, así que tal como está el país, casi mejor guardarse las putas espaldas.

Con los años diría que te has relajado un poco y en tu perfil de Facebook ya aparece eso de «Singer in Barbarian Swords». Y con el grupo ha terminado sucediendo algo paradójico pero previsible: las letras han molestado a gente de izquierdas porque los de derechas ni se habrán enterado de que existís. ¿Cómo se siente uno cuando gente de ideologías afines no capta vuestro mensaje?

Llegados a este punto, hay algo muy importante a dejar bien claro: el único mensaje de esta formación se enmarca dentro del nihilismo más exacerbado y la misantropía más destructiva. Es por eso que no tiene ningún sentido que, como banda, entremos a valorar sucias guerras ideológicas que son, pues eso, humanas. De aquí a mil millones de años, cuando la Tierra por fin haya dejado de girar, no habrá ni un cuerpo celeste que nos recuerde, ningún puto ser humano será idolatrado, la palabra ‘olvido’ se quedará corta para retratar el infame chiste que habremos representado, y de hecho, quien todavía no se haya dado cuenta de que nuestra miserable existencia no es ni una mera anécdota si la sometes a la enormidad del universo, donde las invenciones sobre el bien y el mal que hemos creado bajo el mandato del azar sociocultural y temporal no significan absolutamente nada, sólo puede esperar de nosotros el más absoluto desprecio. Dicho esto, cuando uno empieza una banda como esta, efectivamente, cree que si puede tener problemas será con los de siempre, y al principio debo decirte que sí fue un poco chocante recibir ataques, muy puntuales y residuales, de esa falsa izquierda reaccionaria y analfabeta. Es parte del juego artístico, provocar, ultrajar, confrontar, y vas a causar admiración, rechazo o indiferencia, pero es literalmente increíble que el mancillar los preceptos cristianos sea interpretado como un ataque hacia gente que, presumiblemente, es atea y libertaria, que debería huir despavorida de la arbitrariedad, la falsa rectitud y la hipocresía nacionalcatólica. De hecho, ellos mismos se están retratando al posicionarse en su mismo marco, en su mismo ordenamiento mental. El mundo se ha vuelto loco, y si el ser de izquierdas antes implicaba ser una persona racional, lógica y mínimamente ilustrada, es obvio que hoy en día ya no garantiza una mierda, ni tan siquiera una mayor predisposición a alimentar esa parte más intelectual de tu ser. Por mucho que observe, sólo veo repugnantes dogmas de fe en todos lados, alienación, histerismo y piel muy, muy fina, tirando a translúcida. Androides, perros falderos, cobardes y limpiabotas. Son tiempos oscuros para los librepensadores, para los que analizan racionalmente, para los alejados de los rebaños y las marchas nocturnas con antorchas. Lo que te contaré ahora, ya para matar esta pregunta, es súper divertido y puede servir para contrastar con ciertas mentalidades… Hay un seminarista de una ciudad importante de aquí que es fan de Barbarian Swords. Pero fan, fan. Lo compra todo, lo quiere incluso firmado. La primera vez que me pasó su dirección le dije «Estás de coña, ¿no?». El tío vive enclaustrado, y le flipamos, aunque sabe perfectamente a qué coño le estamos cantando. Debería ser nuestro enemigo, pero en realidad es un auténtico punk. Es tan católico que se está preparando para ser un puto cura, ¡en teoría no folla!, pero eso no le nubla la cabeza a la hora de disfrutar de la cultura. Este tío es admirable, y me jode reconocerlo. Quizá esté acaparando pruebas para un pedazo de denuncia junto a Ortega Smith, pero no tiene pinta [risas].

¿Te atribuyes parte de la culpa o se le echas toda al lector/oyente, que ni se molesta en indagar sobre el contexto y se ciñe a la literalidad, en este caso del título de una canción?

Se la echo toda al oyente. Si una banda de metal extremo te ofende, no estás preparado para el metal extremo. De hecho, tampoco lo estás para la vida adulta. Te has equivocado de lugar, sobras tú. Lárgate con tus inseguridades a otro lado, vete a otras escenas para ingenuos moralistas, atontados idealistas y arreglamundos que se forran vendiendo quimeras irrealizables. Nos estás insultado con tu presencia y apestas. No intentes hacer partícipe a la sociedad de esto, lograr algo positivo de lo que hacemos, no te lo vamos a permitir. Nuestro lugar es la sombra. No hay ni una sola formación en el mundo que pueda afectar mi forma de ver las cosas, soy impermeable a sus mensajes. Me la sudan las letras de las bandas. Yo me marco mis límites, qué quiero y qué no quiero en mi vida, así que, desde luego, no necesitamos comisarios políticos, juicios sumarísimos de chusma inculta, valientes de red social y parrafadas de niños bien.

Me acuerdo de cuando tocasteis en el Primavera Club. Que esos indies que tantos metalheads odian por posers y tal os invitaran a tocar y salas donde pertenecéis de modo natural os veten me parece paradójico. Al final va a ser verdad que lo más justo es odiar a todo el mundo por igual y juzgarlos por sus actos, ¿no?

[Risas] Ver la cara del stage manager del Primavera cuando le lancé una botella a unos fotógrafos que estaban charlando en primera fila durante el show es uno de esos grandes momentos vitales que me llevaré a la tumba. Cualquiera que haya ido a ese festival sabe que hay más vicio, y en general, más actitud punk y black metal, que en cualquier evento que se jacte de ello. Ahora me saldré por la tangente e igual me pondré más profundo, y te odiaré por ello, pero es un problema intrínseco en el ser humano, no importa el sistema político o económico que impongas: se pervertirá. Cualquiera con poder se convertirá en un monstruo, no importa de qué escuela filosófica provenga. Está dentro de nosotros, es el mecanismo de autodestrucción que la Naturaleza nos instaló para instaurar un nuevo reino animal cuando hayamos desparecido al fin. Querer hacerle un favor al planeta, salvarlo, pasa indisolublemente por el exterminio total de la especie humana. Cualquier político o activista que lo niegue está mintiendo, se está asegurando un sueldo. Tan simple como eso. Me parto la caja porque ninguno es capaz de pronunciar la palabra mágica: antinatalismo. Elimina a la humanidad y salvarás a la fauna y la flora del planeta. Frenarás en seco el calentamiento global. Es la única forma, y en el fondo, todos lo sabemos, por muy hipócritas que seamos. Lo siento, Greta, pero no hay futuro. Tus padres no lo van a permitir, viven demasiado bien en Suecia y les importa una mierda el 80% de la humanidad que no come ni tiene agua corriente. Cuando tengas mi edad, lo comprenderás, y entonces serás escoria nihilista y cínica a mi altura. Esa chica los tiene bien puestos, tiene mi respeto, pero al día siguiente de su discurso ‘histórico’, Donald Trump se retira de los acuerdos de París, China ni se inmuta y las dictaduras teocráticas de Oriente Medio siguen produciendo barriles a destajo. No es la política o la economía, que también… es la maldita humanidad.

Hablando de vetos y censuras varias, la portada del nuevo disco no defrauda. Pero Facebook ahora veta los cocidos y no vuestro rabo. Vivimos tiempos raros. Muy raros.

Te diré… Hemos elegido un enorme pollote africano no porque creamos que sea polémico, sino porque hay gentuza que, en 2019, aún lo considera polémico. Así que, a por ellos, y unas risas de gratis. Te comentaré un dato: los falos, las tetas y los chochos siempre han estado vetados en las redes de Mark Zuckerberg, pero con las páginas de supremacía blanca, guerra racial y tal, sólo se han puesto serios en el último año, dos como mucho, y lo han hecho tras recibir presiones externas. Esto explica, y de qué manera, qué tiene realmente en la cabeza toda esta peña, de qué pie cojea. No es de extrañar que un montón de bandas de black metal y war ya no tengan redes sociales… ¿Para qué, si es imposible que puedan expresarse o blasfemar? Creo que Facebook no ha vetado nuestro rabo porque se ve parcialmente, pero ha sido imposible hacer un post pagado de pre-order para llegar a todo el público potencial. Qué le vamos a hacer, hemos venido aquí a jugar, y de qué manera… Fue divertidísimo porque nos tumbaban todo post pagado a los treinta segundos de intentarlo, cinco minutos como mucho, pero con uno que hicimos a la inversa, tergiversando todo nuestro mensaje, estuvieron como doce horas pensando qué carajo hacer con él. Rollo «¡Estos hijos de puta se están riendo de nosotros!». Al final vieron que tenían que aprobarlo, pues era el mayor alegato en favor de la paz y el amor que habían leído en mucho tiempo [risas].

Volviendo al contenido musical del álbum, diría que “Be The War” es de mis favoritas y junto con “How to Destroy Christianism” la más black metal ortodoxo del conjunto. Oigo trazas de Immortal y Marduk. ¿Eres consciente de vuestras influencias cuando componéis un tema?

Sí, creo que sí lo somos, pero a toro pasado. Hablo en plural porque son estos señores que me acompañan los que crean la música; yo sólo soy el portavoz y el aparato ideológico, en realidad. Creo que la influencia de Immortal viene más por las letras, de hecho las de “Be The War” son un homenaje puro y duro, pero musicalmente ésta salió algo Marduk también. De hecho, por su visceralidad, mucha peña está comparando este álbum con “Panzer Division Marduk”. Son unos putos herejes y pagarán por ello, pero lo están haciendo. La propia “Totemic Anal Turbofucker”, por ese martilleo tan marcado, puede que haya quedado algo Archgoat, banda que nos ultraflipa. Sería un puntazo tocar con ellos algún día, la verdad.

¿Os aplicáis esa famosa frase de Tarantino: «Los grandes artistas roban, no hacen homenajes»?

Para nada. Creo que los grandes artistas crean escuela, despiertan puta admiración, pero no roban. En todo caso, se dejan influenciar por lo que haya habido antes, algo que tampoco pasa necesariamente por el homenaje. Tom G. Warrior, Teitanblood, Wormed, Mercyful Fate, Bathory, Iron Maiden, Revenge, Morbid Angel, Primordial. ¿A quién están mangando esta peña? Puede que nosotros, al no ser grandes artistas, sí robemos a manos llenas [risas].

En “Fleshy Battering Ram” y “Pig Crap Shitty Christ” no se sabe dónde empieza el hardcore/punk y dónde termina el black metal. Esta última me ha recordado, por cómo está encajada la letra, al “Premenstrual Princess Blues” del mítico “Speak English Or Die” de S.O.D. ¿Es casualidad?

Pues sí, porque igual hace veinticinco años que no escucho a S.O.D., de cuando mi hermano Uretra los ponía en casa de mis padres. No es un grupo que haya salido en conversaciones de la banda acerca de lo que nos la pone tiesa. El caso es que, que no sepas dónde empieza el black y dónde el punk, evidencia que estás escuchando a Barbarian Swords, grupo para el que estas diferencias, para algunos irreconciliables, resultan salvables, cuando no eliminables en su totalidad.

Habitualmente sueles hablar de grupos de metal extremo, pero ¿qué grupos de hardcore/punk dirías que te han influenciado?

Yo siempre he sido un fan a muerte de Hatebreed. Su música es pura violencia, y sus letras le llenan el pecho a cualquiera. Es de los pocos grupos a los que presto el oído a lo que cantan. Otro de los que leo las letras serían Manowar: destruir al enemigo, bañarte en su sangre… eso me interesa, por supuesto [risas]. Madball siempre me han molado mucho, Minor Threat, Terror, todo el rock radical vasco… Eskorbuto, claro… La música oi! me marcó totalmente de crío, 4 Skins, Cock Sparrer, Angelic Upstarts, Cockney Rejects, Pilseners, Opció K-95… De joven pasé varios años de botas y tirantes, de pelea en pelea, aunque siempre conectado al heavy metal también. Qué tiempos… No creo que me hayan influenciado en nada como cantante, pero sigo siendo muy leal a este tipo de sonidos y me interesan sus distintas luchas, las comparta o no.

¿Crees que salís bien parados al comparar vuestro material con el que os ha influido?

Para nada, el que opine eso que vaya al jodido otorrino con urgencia. ¿“Pure Holocaust”, “Into The Infernal Regions Of The Ancient Cult” de Inquisition, “In The Nightside Eclipse” de Emperor, cualquiera de Bolt Thrower o Autopsy? Por favor, insultadnos a nosotros todo lo que podáis, pero no blasfememos en esta materia.

Hay una tercera vía en el álbum, la versión de “Cerebros destruidos”, en la que confluyen por única vez en el disco el black, el punk y el doom. ¿Cómo os ha dado por recuperar ese tema del directo “Worms (The Final Hour)”?

Se ha comentado que hay jodido doom en ese corte, pero yo no lo creo. Simplemente es un puto momento tranquilo de la cover, nada más que eso, y que no supone que deba caer en el doom a la fuerza. Y bueno, esta versión está en el directo porque la empezamos a tocar en la gira de “Worms” y el vinilo recoge el final de ese tour en Rocksound con Ered y MuerT… La teníamos muy mamada ya, y como he comentado antes, hace un porrón de tiempo que este álbum está grabado, con lo que, como habrás observado, todo coincide bastante en el tiempo, en realidad.

Las partes caóticas de “How to Destroy Christianism” y “Jesus the Pederast” me han flipado. Esa sensación de que lo peor puede pasar en un tema de Barbarian Swords me parece impagable.

[Risas] Pútridas gracias, cabrón, se agradece. Lo de “How To Destroy Christianism” considero que tiene más delito aún porque creo que es el mejor puto estribillo que hemos sacado nunca. Pero aparece una vez, y se va, y todo decae hacia un jodido revoltijo anárquico sin ningún tipo de sentido. Los riffs desaparecen, cada instrumento va a su puta bola… y eso explota, y nos flipa [risas]. ¿Quieres estructuras clásicas de canciones? Pues que te jodan, no somos tu banda. Como bien dices, espera siempre lo peor. Siempre iremos a joder. Un tema como “Requiem”, en el disco “Worms”, sólo se hizo para acabar con la paciencia de aquellos menos versados, y créeme que logró su pleno objetivo. Se trata de poner a prueba a los oyentes y reírnos de ellos. Si no, no seríamos Barbarian Swords, ni sería divertido.

Cambiando de tema, “Totemic Anal Turbofucker” ha salido con Third-I-Rex en CD y Fair Warning en vinilo. Corrígeme si me equivoco, pero lleváis cuatro álbumes y aún no habéis repetido sello. ¿Es por alguna razón en concreto? ¿Qué esperas cuando te comprometes con una disquera?

Hemos repetido con Blood Fire Death en la demo y el debut, y con Fair Warning en el vinilo, pero sí, es por una razón concreta, claro… Somos una puta banda instalada en el más remoto underground, casi anticomercial, y en esta liga en la que nos movemos se firma para un solo disco, y con el siguiente aspiras a mejorar un poquito en esa parcela. Cuando empezamos buscábamos que alguien nos editara el disco, tan simple como eso, en CD. Pero vas progresando, y de pronto alguien te ofrece todos los formatos posibles… Y te acostumbras al jodido vinilo, un sueño para cualquier banda extrema subterránea de coste bastante alto para unos currelas de este país. Con el tiempo, cuando llamas ya sólo a los sellos que te flipan, y éstos te conocen ya de antemano y te aseguran todas esas copias que crees merecer, al menos en nuestro caso, ya es una cuestión de qué pueden conseguir en términos de promo para que esta banda siga dando pasitos para adelante. Premieres en CVLT Nation, No Clean Singing, ya sabes… cosas que en este mundillo, sobre todo cuando te dejan por las nubes, dan caché.

¿Qué tal fue la experiencia con Satanath y Cimmerian Shade?

Hablo por nuestro caso, porque conozco peña que con Cimmerian no tan bien, pero con nosotros todo fue putamente fabuloso. Le exigimos un tanto por cien de las copias que casi ningún sello te daría nunca, sacamos “Worms” hasta en cassette, dos ediciones en vinilo, que encima era doble, con el tremendo gasto que eso conlleva… CD en jewel y digipack… Joder, fue un dispendio bien tocho, y salió de lujo, daba gusto ver aquello. A Satanath Records siempre le agradeceremos el buen trabajo de promo que hicieron en la Europa del Este, seguramente una de las zonas del mundo donde mejor pueden comprender a una repugnante banda como ésta.

Conociéndote, supongo que te gustaría editar con Hells Headbangers. Y teniendo en cuenta lo que suelen lanzar sería muy coherente. ¿Has hablado con ellos?

Nunca nos han contestado un mail, pero ya no son una prioridad para nosotros. Iron Bonehead, por estar ahí sí que mataría. Nuclear War Now! sería otro hito para nosotros. Pero bueno, que hay tiempo, no es algo que me saque el jodido sueño. Somos agradecidos con cada una de las personas enfermas que haya empleado su tiempo y dinero en algo tan puerco y malsano como Barbarian Swords. Somos unos putos privilegiados que no merecen tantas putas atenciones.

Respecto al directo, ¿a qué nivel os veis ahora y cómo va a cambiar “Totemic Anal Turbofucker” vuestros shows?

La maquinaria de guerra está jodidamente engrasada. Me piré de gira europea sin un solo ensayo a mis espaldas y no pasó absolutamente nada. No fue queriendo, tampoco os penséis que soy tan chulo… [Risas] Simplemente estalló la sentencia del Procés y me fue imposible hacer los 120 kilómetros que separan mi pueblo de Barcelona. Obviamente ahora el setlist es mucho más canalla, atroz y rápido, pero también nos guardamos un poco de metralla doom bien ponzoñosa para bajar hasta los más purulentos infiernos. Hay de todo, pero una pizca más de black y punk encabronado, por supuesto. El nuevo disco lo pide, y sin vaselina.

Aún os queda tocar con Blasphemy a principios de diciembre, y también habéis anunciado una fecha con Noctem, Altarage y Survival is Suicide en Barna. ¿Bajaréis de Despeñaperros o hace mucho calor por aquí para alguien que vive en los Pirineos?

A ver, es cierto que el calor es algo que nos repele, que odiamos con todas nuestras fuerzas, pero si alguien en la zona Málaga nos hiciera una oferta seria para bajar, no habría ningún puto problema. Actualmente vendemos más copias en Andalucía que en Madrid, por ejemplo, y aunque pueda chocar dado lo complicado que históricamente lo tiene el metal duro en tus tierras, esto que comento es una verdad como un templo. Personalmente, sería un sueño para mí compartir escenario con PYLAR, y ya sabes que Barbarian nos movemos por retos y fechas específicas bien punteras… yo ahí lo dejo. Y por cierto, ¡no vivo en los Pirineos! Ojalá… En el campo sí, bastante cerca, pero no en los Pirineos…

Y ya para terminar, se acercan las dichosas listas de lo mejor del año. Ya sé que te ha gustado mucho “CALIGULA” de Lingua Ignota, pero ya te digo yo que ese va a aparecer en todas las listas de publicaciones del palo. Así que, si eres tan amable, adelántame uno de tus favoritos que no vaya a aparecer en ninguna.

Mmm… Que no vaya a aparecer en ninguna… esto mola. “Posthumous Humiliation” de Pissgrave debe ser escuchado por cualquiera que esté metido ya en el snuff del metal extremo. Sólo para valientes. El de Deiphago mola mil, ya lo sabes, y los que echen de menos el black sinfónico de alto octanaje noventero no pueden perderse “Reign In Supreme Darkness” de Vargrav. Cualquier acérrimo de Summoning debe hincar la rodilla ante los recientes trabajos de Druadan Forest o Elffor, faltaría más. Sigue saliendo mierda increíble, tío, vaya que sí…
  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA