alternative metal / thrash metal / hard rock / heavy metal / groove metal / nu metal
 Hamlet

ENTREVISTA

Pura Vida por Isaac Sacristán
07 de Noviembre de 2006 3023 lecturas
Tras más de quince años de carrera y siete álbumes de estudio, Hamlet nos presentan “Pura Vida” (Locomotive’06), un trabajo mucho más directo que su predecesor “Syberia”, en el que la banda vuelve a demostrarnos una vez más, su enorme calidad. Y para hablar de ello y de su inminente gira por nuestro país junto a Elecktra (el próximo día 2 de Febrero estarán en La Riviera y el 10 en Barcelona en Apolo), nos reunimos a finales del año pasado con J.Molly y Luis Tárraga en un céntrico hotel de la capital.

“Pura Vida” supone una vuelta de tuerca más a vuestro sonido, sobre todo en comparación a “Syberia”, un disco mucho más intenso y complejo. Pero antes de entrar a analizar vuestro nuevo trabajo, me gustaría saber cómo os sentís con el lanzamiento de “Pura Vida”, vuestro octavo trabajo de estudio...

Luis: La verdad es que estamos muy contentos. Si te soy sincero, el período de gestación de “Syberia” fue difícil: Queríamos hacer algo especial – algo que nos dio enormes quebraderos de cabeza -, cambiamos de bajista (n.d.r. – Álvaro ocupa desde “Syberia” el hueco dejado por Augusto) con el que llevábamos toda la vida tocando, hubo problemas personales alrededor de nosotros, etc... ¿Qué pasa con este disco entonces? Simplemente hemos vuelto a ser una banda como tal. Ha salido todo de manera natural, muy rodado, como si empezáramos desde el principio otra vez, muy fácil y sin presiones. De ahí también el título del álbum.

Ésa quizás es una de las características del álbum, su frescura, ya que entra a la primera, algo que, tras más de quince años de carrera, no es fácil de hacer ni de encontrar. Supongo que el hecho de que llevarais más de un año seguido girando, ayudó y mucho a la hora de componer estos diez temas tan directos...

L: Totalmente de acuerdo. Es por eso por lo que queremos hacerlo entero en directo, porque son 39 minutos de una energía increíble.

Molly: Además es algo que se nota. Aparte que veníamos de “Syberia”, que tenía una historia alrededor totalmente distinta a la que tiene “Pura Vida”. Y afortunadamente no iba a ser igual. Afortunadamente en el sentido que en ese momento de nuestras vidas ocurrió algo y eso quedó reflejado en “Syberia”. “Pura Vida” tiene un punto de felicidad, de otra emoción.

L: “Syberia” era un disco muy real, basado en un momento de nuestras vidas muy complicado. Y todo eso afectó a la hora de componer ese álbum. De todas maneras “Syberia” nos hizo aprender a ser músicos en otros aspectos que antes no habíamos explorado, y todo eso te vale de experiencia para hacer otro trabajo.


El título de álbum, como comentábamos, refleja a la perfección el contenido de estos diez cortes. ¿De dónde surgió el nombre de “Pura Vida”?

M: “Pura Vida” salió, como siempre, mientras que estábamos grabando el disco. No teníamos el título tres meses antes, salió así, de inmediato.

L: Salió sobre todo cuando teníamos las voces grabadas, al escuchar el disco completo nos dimos cuenta que no había otras dos palabras que expresaran mejor lo que sentíamos con este álbum.

Sobre todo a partir del álbum negro y con el lanzamiento de “Syberia” y “Pura Vida”, tengo la impresión, al menos desde fuera, que cada vez os exigís más a vosotros mismos, aunque ya no tengáis que demostrarle nada a nadie, ¿es así?

L: La verdad es que para nosotros la música es oro. Nos exigimos porque nos gusta la música. No lo hacemos como si todo esto fuera un trabajo, algo que te lleva a la rutina tarde o temprano, sino por puro reto nuestro. Nuestra intención es que nos guste y cada vez tocar mejor. Somos los primeros que en cuanto vemos que algo no nos ha salido bien, ya sea un bolo o una canción, nos enfadamos. Nuestro reto es intentar ir más allá. Mantener nuestra personalidad, pero sin caer en la repetición.

M: Y además no es algo premeditado. Muchas veces tienes la sensación, o al menos yo la tengo, de que cada vez que sacamos un disco a la calle, es como si fuera nuestro primer disco. Ahora mismo, estamos de promo, y lo afrontamos con la máxima de nuestras ilusiones. El día que no nos sintamos así, lo dejaremos, porque es una seña de identidad para Hamlet. Si es esto, es porque somos así.

En principio el álbum tenía previsto ser lanzado en este 2007, ¿qué os llevó a grabar todo el disco entero?

L: La verdad es que nosotros mientras que estábamos de gira, no nos metíamos a grabar. No sé por qué, quizás para no descentrarnos mientras que tocábamos, el caso es que hasta ahora era algo que nunca habíamos hecho. ¿Qué pasó entonces? Si te fijas, del álbum negro al “Syberia”, sacamos el disco en directo, pero pasaron casi tres años entre esos dos trabajos de estudio. “Syberia” tuvo un proceso de composición extremadamente largo, pero yo a los seis meses ya tenía riffs de guitarra compuestos. Y yendo un día a ensayar, me llamaron de la compañía preguntándome si teníamos temas nuevos, y les contesté que sí. Así que nuestra intención era montar los cuatro primeros temas y grabarlos, pero al ir al estudio nos dijeron que si podíamos esperar un mes más. El caso es que cuando llegamos al estudio, nos plantamos con muchísimos temas, y encima nos encantaban. Y nunca antes nos había pasado algo así. Siempre habíamos grabado de una forma más mecánica, y todo esto para nosotros fue una especie de reto.

“Pura Vida” ha sido masterizado en Nueva York y mezclado una vez más por Colin Richardson, hecho que potencia algún más ese empaque final del disco, que por otra parte, es realmente contundente. ¿Cómo ha sido esa colaboración, ya habitual en Hamlet, con Colin?

L: Nosotros siempre tenemos la duda de cómo hubiera sonado “Syberia” si Colin le hubiera podido meter mano. Nosotros quisimos hacer “Syberia” con Colin, pero estaba demasiado ocupado, y no pudimos. Él nos quiere muchos, somos muy buenos amigos, fíjate que llevamos trabajando con él desde el 97. Nos comenta constantemente, a pesar de los grupos con los que trabaja, que amistad únicamente tiene con nosotros y con Machine Head, con los que también lleva trabajando desde sus orígenes.
Pero en este disco lo teníamos clarísimo que queríamos hacerlo con él. Lo primero porque te quitas una presión de tener que estar constantemente en el estudio. Y segundo, porque queríamos mantener ese toque metal que hemos tenido cuando hemos trabajado con Colin. Además que tiene una agresividad mezclando que, sin lugar a dudas, para nosotros es el mejor. Además, económicante, tenemos la fortuna que no tenemos problemas con él.

En lo que se refiere a las letras, con cada trabajo vemos como el nivel compositivo supera a lo anteriormente mostrado. Supongo que debe ser complicado contar cosas diferentes y de manera distinta para no repetirse con cada álbum, ¿te autoexiges mucho a la hora de escribir?

M: Me autoexijo y nos autoexigimos mucho. Cada disco para mí es un nuevo reto, pero sí, es complicado, muy complicado. Intento no ser reiterativo con las letras. Me encierro con ello y hasta que no estoy completamente seguro, nada. Le doy mil vueltas a cada una de las letras, y si tardo dos días o lo que tarde en hacer una letra, pues eso es lo que tardo. Esta vez, mientras que la banda estaba grabando, yo me encerré en casa para escribir, me apetece hacerlo de esa manera porque así tengo más tiempo para pensar y tener las cosas más claras. Para mí es muy importante y me lo tomo extremadamente en serio.

Con “Pura Vida”, volvéis de nuevo a ese sonido tan metal que definió vuestros álbumes más populares. A pesar de que ya no tenéis nada que demostrar, ¿os afecta mucho lo que la gente diga de vosotros?

L: No. Nos afecta aquella gente que intenta meterse en nuestra cabeza, es decir, aquella gente que intenta tener la verdad absoluta sobre algo que no han hecho o no han creado. Eso sí nos afecta, pero nos afecta como a cualquier otra persona le afectaría. Luego que a unas personas les guste más o menos no nos puede afectar ya, porque nos ha pasado toda la vida. Con respecto a “Syberia”, lo único que me afectó fue que la gente creyese que, cuando haces un disco de una manera, lo hagas para vender disco. Era de risa, porque la gente que crea que estamos en ese mercado, no sabe lo que es Hamlet ni tiene los pies en la tierra. Además creo que era un álbum tan personal que nos la jugábamos en muchos aspectos, incluso en vender menos discos. Aparte que estamos en un país en el que vender un disco es complicadísimo.

Aunque sois una banda que siempre ha vivido el presente al máximo, ¿cómo veis el futuro inmediato y no tan inmediato para Hamlet? Cuando sacasteis el disco en directo, me comentabais que vuestro sueño era sacar otro disco en directo diez años más tarde...

M: Han pasado ya cuatro años, así que sólo nos quedan seis (risas). La verdad es que durante estos años ha habido momentos difíciles, momentos que siempre habrá, al igual que momentos increíbles para nosotros. Creo que ahora mismo estamos por encima de todo eso, aun así, nunca se sabe porque mira como está ahora la situación de la industria musical. De todas maneras, no reparamos en ellos, simplemente nos importa hacer un buen álbum, crear buenas canciones y girar constantemente. Lo que ocurra debajo de nosotros, estás pendiente claro, pero no afecta a nuestra música ni a lo que hacemos. Ojalá “Pura Vida” nos traiga eso, pura vida.

En lo que se refiere a Hamlet, ha habido una evolución clara a partir del álbum en directo. No es que haya habido un antes y un después para Hamlet con ese disco, pero sí que con estos dos últimos trabajos hay una madurez implícita en las canciones que, quizás, antes no se notaba de manera tan evidente, ¿lo veis también así?

L: Sí, si recuerdas las entrevistas de aquella época, lo dijimos. Un directo para mí, no es cerrar totalmente una puerta, pero sí es pasar una etapa, hacer otras cosas. Incluso eso lo queremos trasladar a los directos de ahora, es decir, no es que no vayamos a tocar canciones antiguas, pero sí vamos a hacer una limpia de temas, recuperar otros que nunca habíamos tocado, etc...Queremos ofrecer algo nuevo, sobre todo para aquella gente que nos ha visto más de una vez. Y cuesta, porque la gente se ancla mucho en el pasado, parece que una vez que has hecho algo se quedan con ello y no miran lo novedoso o lo que estás haciendo en este preciso momento.

M: Les pasa a los mejores grupos. A Iron Maiden por ejemplo.

L: Para nosotros no es un reto tocar los quince temas que sacamos en directo, más que nada porque nos aburriríamos nosotros mismos, y eso se reflejaría en el público. Así que la gira esta va a estar basada en este disco, con mitad de canciones de “Pura Vida” y mitad de canciones antiguas, y aviso, no van a ser los típicos temas de siempre.


Fotos: Hamlet
  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA