heavy metal / crust punk / technical death metal / black metal / death metal
 Darkthrone
Arctic Thunder
ZONA-ZERO
84
4 VOTOS
76
+
Darkthrone

Arctic Thunder

Publicación:
Octubre 2016
Sello:
Peaceville Records
Productor:
Darkthrone
Género:
metal
Estilos:
black metal, technical death metal, heavy metal

Tracklist

  • 01. Tundra Leech
  • 02. Burial Bliss
  • 03. Boreal Fiends
  • 04. Inbred Vermin
  • 05. Arctic Thunder
  • 06. Throw Me Through the Marshes
  • 07. Deep Lake Trespass
  • 08. The Wyoming Distance

Miembros

  • Nocturno Culto: voz, guitarra, bajo
  • Fenriz: batería, bajo, guitarra

Análisis

por el 20 Oct 2016
1487 lecturas
El bueno de Fenriz y su amigo Nocturno Culto están de vuelta, después de su último “The Underground Resistance” de 2013. El devenir costra y punki de sus últimos trabajos concuerda a la perfección con el rol que se han labrado de freaks de la música underground y de librepensadores del black metal, pero del de verdad, de cuando esa escena aún daba un poco de miedo, aunque solo fuera por lo trastornados de sus protagonistas.

Este “Arctic Thunder”, de título inspirado en una banda noruega de heavy metal underground de los 90, se nos presenta como un disco decente en sonido (no suena a viejo o mohoso, o no tanto) y, de hecho, sus temas así lo demuestran. El primero, “Tundra Leach”, no tendría razón de ser con una producción peor: medio tiempo, riffs muy heavies y la voz rota de Nocturno Culto, lo cual contrasta mucho con otros inicios anteriores como “The Winds They Call The Dungeon Shaker” o “Those Treasures Will Never Befail You”. Aquí la cosa se ha puesto blacker desde el principio.

La gran diferencia de “Arctic Thunder”, como decíamos antes, es que el black metal recupera aquí un protagonismo mucho más visible en el resultado final. La machacona “Burial Bliss” también tiene esas influencias rockeras oldies que tanto les gusta utilizar, pero esta vez son solo eso, influencias, y el grupo y su esencia son aquí prioritarios, antes que reivindicar cualquier otra cosa o estilo.

La tercera “Burial Fiends” es, para muchos, el mejor tema muy de largo. Si la anterior tiene los riffs molones, esta tiene el raw, la mala leche y la épica, todo bien reunido como solo alguien de la Escandinavia profunda puede entender y ejecutar. El tema no es que sea complejo, pero en su simpleza está el secreto, como siempre pasa con estos creadores de discos míticos como “Under A Funeral Moon” o “Transilvanian Hunger”. Y de hecho, aun sin complejidad, nos vuelven a dejar patidifusos cambiando de marcha hacia el hard rock y tocándose un solo que acaban en fade-out, algo de lo que abusan a veces, a decir verdad. Si nos olvidamos de eso, es un tema que refuerza totalmente las teorías musicales del black metal hasta el infinito.

Pese a que sean unas leyendas del black, algo me dice que la admiración por Darkthrone no les viene solo desde músicos afines, y que a muchos otros les gustaría tener la facilidad e inventiva para cascarse algo tan pegadizo y demoníaco como “Inbred Vermin” y no fallecer al instante del colapso mental. La segunda parte de "Arctic Thunder" arranca con una pegadiza pero simple canción homónima al disco que resulta un buen entrante para los últimos coletazos, gracias a ese aire de black & roll tan extraño que solo les podía salir a ellos, casi como una reacción espontánea a toda la amalgama de influencias que mezclan junto al black.

El orden bastante lógico del disco hace que las partes más machaconas vayan llegando al final. Y machacona de hecho es el adjetivo principal para “Throw Me Through The Marshes”, aunque eso solo dura hasta que vuelven a sacarse otro riffazo made in Darkthrone de su demacrada y olorosa chupa, y fiesta otra vez. Por otra parte, “Deep Lake Trespass” no consigue levantarnos de la silla con ningún riff, pero también se desquita con una parte intermedia rozando el heavy y el thrash. Curiosas estas canciones donde casi se nos podría olvidar por completo lo que hacía esta gente hace unos 15 o 20 años.

El último “The Wyoming Distance” es otro de esos cortes a menor ritmo y con riff trasnochado que casa muy bien con la voz eternamente resacosa de Nocturno Culto. Una vez más, estos amantes de las acampadas al aire libre, la cerveza y el metal canadiense lo han vuelto a hacer, sin liarla parda pero recuperando un poco de su sonido identitario.


Lo Mejor: Pocos grupos de su época generan tanta expectación y confianza con cada disco nuevo.

Lo Peor: Nunca van a sonar perfectamente bien, pero si lo hicieran ya no serían ellos.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 90 Muy Bueno

    PEDROANTONCORREAS
    uhhhhhuuhuhuhuhuhuhuhuhuhuhu wwwaaawawawaaawawawaw
 

DISCOGRAFÍA