alternative rock / experimental rock / progressive rock / art rock
 Dredg

CRÓNICA

Dredg
Dredg
23 de Junio de 2011 por Gonzalo Puebla Sala Heineken (Madrid) 2139 lecturas

Eran muchas las dudas que me asaltaban sobre cómo se presentarían Dredg en directo tras la decepción, podríamos decir general, que ha supuesto su última publicación, “Chuckles And Mr. Squeezey”. Una obra que se pierde en fallidos intentos de llevar su música cada vez más a un terreno comercial, perdiendo por completo la magia que si desprendían sus anteriores discos. Pero aún así, los de Los Gatos son poseedores de un directo arrebatador (como pudimos comprobar los afortunados que les presenciamos en sus dos anteriores visitas a Barcelona), y por lo tanto su primer concierto en la la capital parecía una buena manera de comprobar cómo defendían sus nuevas composiciones sobre las tablas.

El cambio de sala de Caracol a Heineken puede que desagradase a muchos, y no sin razón por su paupérrima acústica, pero sin duda fue una señal de que el culto hacía el grupo es más grande de lo que se puede llegar a pensar en un primer momento. Por falta de tiempo nos perdimos a Tenpel, pero en cuanto entramos comprobamos que la sala registraba una entrada bastante notable.

Sin hacer mucho ruido, Gavin Hayes, Drew Roulette, Mark Engels y Dino Campanella hicieron acto de presencia y sin más dilación atacaron con los dos primeros cortes del nuevo álbum: “Another Tribe” y “Upon Returning”. Se podía ver que la banda, que contaba con un guitarrista de apoyo (físicamente parecía el hermano gemelo de Josh Homme de Queens Of The Stone Age) no se encontraba demasiado agusto con el sonido, y los presentes empezábamos a temer no solo por ello sino también porque el repertorio pudiese resultar insuficiente.

Afortunadamente la cosa fue cambiando a mejor. “Not That Simple” hizo que el respetable comenzase a animarse y con “Bug Eyes” nos vinimos arriba (a pesar de que la ecualización se cargó por completo la mágica intro de pedal steel). Repasaron temas de sus anteriores referencias, en especial al glorioso “Catch Without Arms”. “Ode To The Sun” sonó furiosa y rotunda de la misma manera que “Information” o “Pariah” desprendieron una majestuosidad solo al alcance de los maestros, a medida que el sonido iba mejorando ligeramente.Ya en la recta final se fueron destapando algunas sorpresas en forma de temas poco habituales como “Of The Room” (de lo mejor del concierto) o “Hungover On A Tuesday”.

Incluso “The Thought Of Losing You” consiguió ganar muchos enteros sobre las tablas, gracias sobre todo a la impresionante pegada de Dino Campanella a los parches. Lo de este hombre es sencillamente de otra dimensión, es como si tocase a otra velocidad y en un tempo completamente inalcanzables para el resto de los mortales, todo ello con una técnica y clase de primera. Solo por presenciar semejante despliegue de fuerza ya mereció pagar el precio de la entrada. Todo lo contrario que sus compañeros, que no hacían excesivos esfuerzos para comunicarse con el público.

El cierre con “The Canyon Behind Her” empalmando con “Down The Cellar” estuvo bien, pero quizás esperábamos un poco más. Algún bis podría haber terminado de mejorar su actuación, pero el grupo no se mostraba demasiado contento quizás por culpa de los problemas que tuvieron a lo largo del concierto. Tanto que ni siquiera hicieron el numerito de ir desmantelando el set de batería como ya habíamos visto otras veces. No podemos decir que fuera un mal concierto, pero sabiendo que estos tipos son capaces de hacerlo muchísimo mejor al final me volví a casa con un sabor agridulce.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA