alternative metal / thrash metal / hard rock / heavy metal / groove metal / nu metal
 Hamlet

CRÓNICA

Hamlet
Revolu-Insomnio Tour 2022
04 de Marzo de 2022 por Jorge Azcona Sala Tótem, Villava (Navarra) 816 lecturas

Desde que los madrileños Hamlet fueran dejando caer que este mismo año celebrarían el aniversario de “Revolución 12.111” y el propio Luis Tárraga nos lo confirmara en aquella entrevista especial con la que recordamos el disco el pasado agosto, dudo que hubiera algún fan noventero que no se relamiera ante la posibilidad de disfrutar de todas esas canciones en directo de nuevo, muchas de ellas inéditas o sin ser interpretadas desde entonces.

Pronto empezaría a materializarse toda esta historia, y junto a la edición remasterizada del álbum -que pronto verá la luz- y un nuevo merch totalmente old-school se confirmaba una larga gira donde, coincidiendo con la tregua pandémica y bajo el nombre de “Revolu-Insomnio Tour 2022”, se diera el homenaje prometido. Debo decir que me sorprendió un poco ver tal compañero de repertorio, habiendo tenido su correspondiente gira remember hace unos años, pero si hay algún disco que despierte absoluta unanimidad entre su público y fotografíe aquella época con su mismo espíritu, este es sin duda “Insomnio”.

Tras arrancar la gira con los respectivos sold-out de Madrid y Valencia, y continuarla en Oviedo, llegaba el turno de Pamplona. Pocas giras recuerdo en las que no hayan pasado por la sala Tótem, y una tan especial como esta no podía ser la excepción. La constancia y perseverancia de la banda son máximas que ha sabido reconocer su público, siempre fiel, y este tampoco falló a una cita que sirvió para que ese seguidor con hijos, mil historias y desconectado de la escena también se diera su capricho particular. “Cronica antisocial” fue la primera en sonar, justo después del habitual “Misirlou” de la banda sonora de Pulp Fiction como entradilla, y aunque los primeros compases resultaran algo fríos para lo potente de este inicio no tardaron en calentarse al tiempo que llegó “Tortura-Visión”. Poco se puede decir de uno de sus temas emblema, que siempre ha funcionado en directo y en el que, sustituyendo TV por redes sociales, tendría el mismo sentido que entonces. “Poseer bajo sumisión” volvió a traer consigo esos riffs pesados y esas guitarras ultra graves que nos enamoraron, junto a la irresistiblemente rap-metalera “Dementes cobardes”, y aquellos que no podemos evitar mirar setlist.fm para chequear qué nos vamos a encontrar dimos cuenta –para bien- que el repertorio iba a ir alternándose y cambiando en cada fecha. “Creerse Dios” fue una de las que no cayó en Madrid, momento que también sirvió para agradecer a esa gente que les ha apoyado estos dos últimos años y, en especial, a todo aquél que vino a ver el acústico de la banda en esta misma sala hace tan solo unos meses.

Sabíamos que el repertorio de hoy iba a dar poca tregua, y que precisamente esos temas no tan trillados serían lo más atractivo para quienes perdimos la cuenta de cuántas veces hemos visto a Hamlet en directo. Y es que no recuerdo la última vez que les vi tocar “No me jodas”, “La tierra de Paco”, “El pequeño dictador” u “Hombre del 2000”, canciones menos populares que saboreamos al máximo conscientes de que no las volveremos a escuchar en mucho tiempo. El que sí seguirá luciendo será “Muérdesela”, arrancando hoy un tímido pogo en las primeras filas y con un mensaje tan vigente que da miedo pensar que así estén las cosas 24 años después. Aún más sorprendentes fueron “Dónde duermo hoy” y “Odio”, ambos de “Insomnio” y cuya presencia sería todo un regalo para los más completistas.


Tan solo un par de segundos de “El color de los pañuelos” y el inconfundible bajo de Álvaro bastaron para que el respetable, con el permiso de Molly, se convirtiera en el protagonista cantando todas las estrofas a pleno pulmón, creando una atmósfera increíble e incluso dejando una anécdota graciosa nada más acabar. Y es que lo que empezara siendo una amigable ovación hacia el batería Paco acabaría en presentación de todos los miembros aprovechando la ocasión y con las lógicas risas de la banda. Dos de los pesos pesados de “Revolución 12.111” como “Habitación 106” y “Egoísmo” llegaron justo después, momentos frenéticos y realmente alborotados que precedieron al único minuto de tregua.

Con el quinteto ya de vuelta sobre el escenario caería un bis en el que todavía quedaba mucho por disfrutar. Por un lado “1998”, uno de los temas más personales y escondidos de “Insomnio”. Por otro, aquél que marcaría un “Antes y después” en el sonido de Hamlet hacia terrenos más melódicos y que desembocaría de forma salvaje en el final de “Tu medicina”. Estoy seguro que si preguntásemos a sus seguidores este sería uno sus favoritos y más divertidos de saborear en directo. Para cerrar ni cotizaba que la elegida sería “J.F.”, personalizada con un “¡Jodido Putin!” en su estribillo para la ocasión y poniendo la guinda a un concierto que los más fieles seguro recordaremos. Sonrisas, abrazos y alegría en los miembros de la banda. La maquinaria vuelve a rodar de nuevo en su hábitat natural, el directo.




COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA