death metal / brutal death metal / extreme metal
 Rebel Souls

ENTREVISTA

De vuelta a los campos de exterminio por César Aguilar
30 de Noviembre de 2022 396 lecturas
Se ha hecho de rogar, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Hace apenas unas semanas, Rebel Souls, el grupo (casi) afincado en Málaga, publicó su segundo disco, “Dawn of Depravity”, toda una golosina para amantes del metal extremo servida al estilo de Krisiun, Morbid, Angel o Suffocation y con un extra de melodía. Ya sin Thomas Plewnia, amigo y compinche hasta su debut, “The Forces of Darkness”, Stefan Hielscher (voz, bajo y alma del ahora cuarteto) nos desgrana los pormenores de la larga gestación un álbum que, por méritos propios, está obteniendo excelentes críticas tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

En los cinco años que han pasado desde que se publicó “The Forces of Darkness” lo más significativo respecto al grupo es sin duda la marcha de Thomas Plewnia. Rebel Souls ha sido (y en parte sigue siendo) un grupo atípico en muchos sentidos, primero porque los miembros fundadores vivís en distintos países. Pero habéis girado sin Thomas y hoy día hay medios técnicos para componer y grabar un disco en la distancia. ¿Por qué toma la decisión de dejarlo?

Simplemente ya no le fue posible compaginar su vida familiar y profesional con la banda, así de fácil y aburrido. Ya sé que no giramos todo el rato y no damos conciertos constantemente, pero siempre hay algo que hacer y no le sobra tiempo en su día a día.

No sé si entonces pensaste que la banda se terminaría después de editar este disco. O que cambiaría de nombre...

Francamente, no adelantamos acontecimientos, vamos paso a paso, de un hito al siguiente. En aquel momento estábamos 100% centrados en la composición y producción del disco, ahora estamos con la campaña de marketing y después veremos si podemos presentarlo en los escenarios. Ya veremos lo que pasa después.

Como ya hicisteis en “The Forces of Darkness” para este segundo trabajo habéis reciclado temas de una antigua demo, “Estrangement. Disillusion. Frost”, pero en este caso habéis compuesto un 50% de material nuevo. ¿Qué ha resultado más fácil, empezar desde cero o adaptar los temas existentes a los tiempos actuales?

Digámoslo así: adaptar los temas antiguos a los tiempos actuales requiere menos esfuerzo. Sobre todo en este caso, ya que la mayoría de los temas de “Estrangement. Disillusion. Frost” que elegimos para este disco no necesitaban tanto trabajo. En “Corrupting the Lambs”, por ejemplo, no hemos cambiado ningún riff. Los temas de “Dark Forces” requerían mucha más remodelación.

Después de una complicada búsqueda de músicos para el directo, sobre todo de un batería que fuese capaz de tocar temas tan exigentes, llevas tiempo trabajando con la nueva formación. Alex Guerrero (también en los torremolinenses Krypticy) y Arnau Martí (Noctem) llevan varios años contigo. Tornay, también productor de vuestros dos discos, ha sido anunciado hace poco como segundo guitarrista. ¿Qué destacarías de cada uno de tus compañeros?

Lo que destacaría de cada uno es lo que destaco de todos a la vez: son excelentes músicos y mejores personas. Ya sé que suena a respuesta de libro, pero es así. Nos llevamos muy bien como amigos y nos compenetramos y completamos como artistas. Esto para mí es muy importante para poder trabajar bien en equipo. Tenemos un humor muy similar, un buen denominador común musical y creo que hacemos buena piña.

Cinco años dan para mucho. Empezaste a trabajar en el disco antes de la pandemia con Thomas y la tarea se ha prolongado hasta no hace tanto. Sé que en tu caso has grabado la voz y el bajo en tu casa, pero sería interesante que contaras cómo se ha desarrollado el resto de la grabación.

La composición de todos los temas, los nuevos y los antiguos, se completó a finales de 2018. En 2019 ya empezamos con la pre-producción. Esto quiere decir que Alex y yo grabamos unas guitarras provisionales en su casa, encima de unas pistas de batería programada. Estas guitarras le sirvieron a Arnau tanto para el aprendizaje de los temas como para guiarle durante la grabación de la batería en el estudio de Tornay en Ronda en noviembre de 2019. Después de eso Arnau y Tornay se dedicaron un rato a la pos-producción de la batería grabada. Cuando todos estábamos confinados en nuestras casas a principios de 2020, Alex, Tornay y yo grabamos nuestros instrumentos respectivos en casa y le enviamos las pistas a Tornay para que hiciese el re-amping en su estudio.

Se puede decir que la grabación de la base musical finalizó en mayo de 2020. Por diversos motivos no pude grabar las voces hasta septiembre de ese año, y Alex sus coros en noviembre. Todos los detalles que faltaban, como guitarras acústicas, solos de artistas invitados, efectos, etcétera, se prolongaron durante el año de 2021, ni me acuerdo de los motivos, pero me imagino que sería por compromisos profesionales, disponibilidad de los músicos, disponibilidad del estudio, cosas así. Durante todo ese tiempo Tornay ya estaba trabajando en la mezcla, la cual completamos a finales de 2021, principios de 2022. Jacob Hansen no estuvo disponible hasta abril de 2022 y fue entonces cuando ya terminamos la grabación, mezcla y masterización del disco.

También sé que Tornay ha tenido que trabajar en varias mezclas hasta dar con el resultado que buscabas. Eres muy perfeccionista, se nota. ¿Nunca te impacientas cuando se trata de sacar vuestro material a la luz?

Hay momentos en que me lo tomo con calma, pero también hay muchos otros de frustración extrema cuando las cosas no avanzan, sobre todo si es por motivos externos fuera de nuestro alcance. Entonces sí me impaciento, y mucho, créeme.

“Dawn of Depravity” me parece una continuación lógica de "The Forces of Darkness" pero más madura y meditada. ¿Has notado el paso de los años en tu capacidad compositiva?

Sí, y mucho. Ya por aquel entonces, entre “Dark Forces” y “Estrangement. Disillusion. Frost” Thomas y yo dimos un salto considerable  respecto a nuestro nivel técnico con los respectivos instrumentos. Compusimos riffs más elaborados, más divertidos a la hora de tocar, pero nuestra capacidad compositiva la mejoramos sobre todo con nuestro otro proyecto Dead Entities’ Realm cuando dejamos de componer canciones a base de riff tras riff, sino realmente cogiendo un motivo musical y jugando con él, modificando, abstrayendo, complementando, etcétera.


El primer adelanto, “Beneath the Veneer”, hacía presagiar una cierta amplitud de miras y una vena algo más prog o melódica. El final de “Three Thousand Screams”, la guitarra acústica y la atmósfera de “Virulent”… ¿Cómo encajáis esos fragmentos entre tanta brutalidad?

Como he dicho antes, la música te ofrece una infinitud de opciones para variar un motivo. Cambias la clave de una secuencia de acordes y de repente te mueves en el ámbito del black metal. Esto es hablando a nivel teórico, pero la verdad es que a la hora de componer nos dejamos guiar por nuestro instinto. ¿Qué fluye? ¿Qué tiene sentido en la dramaturgia de la canción? ¿La estructura tiene sentido?

En esencia, este disco, como el anterior, me parece una carta de amor muy sentida dedicada a cierto tipo de death metal old school, sobre todo el que yo llamo "post Morbid Angel", técnico y plagado de blast beats pero a la vez muy pegadizo. En vuestra música se nota la devoción y el respeto por un género que se está volviendo bastante aburrido por el exceso de grupos y, sobre todo, por la falta de temas memorables. ¿Buscabais algo concreto musicalmente con este trabajo o ha salido sin pensar?

Ha salido sin pensar, la verdad. Como las mejores cartas de amor, ¿verdad? Por cierto me encanta el símil (risas). Pero como bien has dicho antes, el 50% del disco son temas de hace veinte años y por aquel entonces (y a decir verdad hoy día también) componemos por fases de inspiración y normalmente nos inspira lo que escuchamos. No voy a escuchar una canción de Rosalía en la radio y sentirme inspirado. En todo caso buscábamos ser más técnicos y versátiles. Eso sí, cuando ya estábamos en la fase final de la composición de los temas nuevos, con “Three Thousand Screams” sí buscaba algo en concreto: le pedí a Alex un tema más lento, con groove, porque sentía que teníamos que darle al oyente algún respiro después de tanta tralla.

¿Cómo ves el panorama death en la actualidad? ¿Encuentras algo que te enganche?

Hay muchísimas bandas y lo veo bastante saturado. No me hago ilusiones: nos va a costar destacar entre esa infinitud de bandas. Y seguramente haya muchas muy buenas allí fuera, pero la verdad es que no me sobra el tiempo precisamente para explorar y descubrir música nueva. Eso sí, de los lanzamientos más recientes me han gustado muchísimo “Els nous cants de la Sibil·la” de Ósserp y “All That Was Promised” de Hath.

“Dawn of Depravity” dura unos trece minutos más que “The Forces of Darkness” pero a la hora de la verdad no se nota. Desde fuera parece que habéis grabado un puzle para no aburrir al oyente.  Hay un trabajo muy meditado para cuidar las dinámicas, ¿no?

Si hablamos del orden de las canciones en el disco sí, porque quería equilibrio entre tralla extrema y un poco más de calma, si podemos usar esa palabra. Si hablamos de la estructura de las canciones, volvemos a lo que he dicho antes: a la hora de componer nos dejamos guiar por nuestro instinto, lo que en nuestra opinión fluye mejor, tiene sentido musical o simplemente sorprende.


Como he dicho, nuevamente tenemos a José María Tornay en la producción. Me parece uno de los mejores productores nacionales de la actualidad, un mago pulsando botones. Cuando escucho sus discos me viene a la cabeza esa frase tan condescendiente de «no parecen españoles», que en tiempos estuvo tan de moda. Además, diría que tiene parte del mérito de que Rebel Souls resucitara tantos años después. No sé si me equivoco…

Tienes toda la razón. Thomas estuvo aquí de vacaciones en 2013 y espontáneamente decidimos re-grabar una de nuestras canciones antiguas, “Decay of a God”, porque siempre habíamos sentido esa pena por no haber podido darles el sonido que en nuestra opinión merecían. Elegí a Tornay para la mezcla porque poco antes había escuchado “Erebo” de Chaos Before Gea y el sonido me parecía, y me sigue pareciendo, una pasada. El resultado final de su mezcla y masterización nos encantó tanto que decidimos resucitar a Rebel Souls y grabar “The Forces of Darkness”.

¿A día de hoy os veis trabajando con otro productor?

Difícil, la verdad. No sólo es un puto máquina y nos entendemos perfectamente a nivel músical, también nos hemos hecho muy buenos amigos. Como dije antes, para mí es muy importante que la cosa funcione también en el ámbito personal.

¿Y cómo lo enganchas para que se cuelgue la segunda guitarra? ¿Qué ha aportado musical e instrumentalmente a este trabajo?

La mayoría de sus aportaciones han sido armonías para darle más profundidad a ciertos pasajes, pero también solos de guitarra, como el segundo de “Beneath the Veneer” o el de “Virulent”. Si Alex nos aporta el toque old school y lo pútrido, Tornay nos aporta la belleza y le elegancia, por decirlo de alguna manera.

Y, de nuevo, tenemos músicos invitados. ¿Qué aportan en “Dawn of Depravity” y por qué están ellos y no otros en el disco?

Tenemos a Pablo Coines de Lapidated cantando el break en “Dawn of Depravity” (y haciendo coros en varios otros temas), Sergio Álvarez de Krypticy aportando el solo de guitarra en “Sea of Crises”, Raúl Muñoz de Chaos Before Gea el de “Rebel Souls” y Hellthroat de Grabak compuso las letras de “Virulent” y hace “dueto” conmigo en las voces.

¿Por qué no otros? Porque tuve la suerte de que me dijeran «sí» cuando les pregunté (risas). En serio, si hubieran pasado habría tenido que buscar otros. Me gustó mucho la experiencia que tuve con los artistas invitados de “The Forces of Darkness” y quería repetir, pero esta vez con otros músicos. Son todos amigos y les elegí por su afinidad con el tema, Pablo con el brutal death, Hellthroat con el tema más black, etcétera. Creo que ha salido brutal, todas sus aportaciones me han volado la cabeza.

Líricamente, el trabajo trata del estado del mundo en la actualidad, no precisamente halagüeño. Todo, me parece, queda perfectamente resumido en el speech del principio de “Virulent”. Habéis cambiado los demonios del anterior álbum por otros bastante más peligrosos, ¿no?

Sí, hablando de letras, “The Forces of Darkness” para mí siempre ha sido más una película de terror o una novela gráfica, todos los estereotipos y clichés que uno puede pensar cuando se trata de death metal. Un poco lo que Bloodbath tenían en mente a principios, cuando se trataba más de un proyecto de diversión y tributo. “Dawn of Depravity” trata de temas reales y tangibles, una distopía que se está haciendo realidad un poco demasiado rápido para nuestro gusto. ¿Es otro cliché? Pues sí, claro, Megadeth ya tenían su “Countdown to Extinction” hace treinta años y habrá mil bandas más allí fuera que cantan sobre esto, pero es lo que me salía, no quería nada de zombis o demonios.

Y qué decir de la portada, en total consonancia con las letras, obra de Mitchell Nolte (Aborted, Baest, The Bishop of Hexen, Eos). Imagino que el shock tuvo que ser importante al ver el resultado final…

Bueno, no (risas). Le dijimos claramente lo que queríamos, y nos basamos en una obra suya anterior. Hablamos mucho con Mitchell, él entendía perfectamente lo que queríamos expresar y trasmitir, y nos enviaba bocetos del work-in-progress. Esto no quiere decir que no nos enamorase el resultado final y nos parece una obra maestra, pero un shock no fue (risas).

Como ya has apuntado, para el máster habéis contado con un veterano como Jacob Hansen (Epica, Arch Enemy, Blotted Science, Evergrey y mil más). También ha militado, o milita, en grupos como Invocator (excelente su “Excursion Demise”), Anubis Gate o tapados como Beyond Twilight. ¿Hay algún trabajo suyo en especial que os haya hecho decidiros a contar con él?

La elección fue de Tornay, sobre todo por su trabajo como ingeniero, no tanto como músico. No hay ningún trabajo especialmente destacable, a Tornay le convence su sonido en general, es muy redondo sin perder contundencia, muy completo. En cada época hay ingenieros que marcan un poco los pasos y Jacob es uno de ellos ahora mismo sin duda alguna. Jens Bogren fue uno de ellos hace años (y lo seguirá siendo para muchos) pero según Tornay hoy día suena más suave, más agradable, y ha perdido un poco el punch que buscamos. Obviamente depende del sonido que busques, claro está.

Las giras van a ser complicadas de cuadrar porque cada uno tenéis vuestro trabajo y Arnau está con Noctem, que tienen nuevo disco y supongo empezarán a funcionar en directo el próximo verano. Pero tal vez el encarecimiento de los desplazamientos y la falta de público para eventos underground más pequeños es más determinante que todo eso, ¿no?

Yo diría que no. Tenemos ganas de tocar en directo, aunque sea delante de cuatro gatos. Son más bien nuestras agendas individuales que complican la cosa.

En el pasado, unos años después de grabar las primeras demos de Rebel Souls, Thomas y tú os dais cuenta de que vuestros gustos habían evolucionado hacia terrenos más prog y atmosféricos como Opeth y Disillusion y dejáis de lado el death más directo de Rebel Souls para grabar “To Reconciled Solitude” bajo el apelativo de Dead Entities’ Realm. ¿Hay algún plan de revivir este proyecto?

Tenemos varios planes con ese proyecto, sí. No solo nueva música sino también una remezcla y reedición de nuestro primer disco. Eso sí, cuándo se podrán hacer realidad está escrito en las estrellas.

Y la última... Supongo que Thomas habrá escuchado ya el álbum. ¿Cuáles son sus impresiones?

Lo ha escuchado mil veces (risas). Aunque ya no es miembro activo de la banda sigo contando con su opinión y consejo. Escuchó mezclas de cada instrumento e hizo sugerencias como «pues mira, al bajo se le podrían dar un poco más de agudos para que suene más agresivo», etcétera. O sea, ha escuchado de todo, desde borradores iniciales hasta la masterización final. Ten en cuenta que hay canciones que son básicamente suyas y quería asegurarme de que se quede contento con el producto final. Creo que lo hemos conseguido (risas).
  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA