Valtari
ZONA-ZERO
65
7 VOTOS
70
+
Sigur Rós

Valtari

Publicación:
Mayo 2012
Sello:
Parlophone
Productor:
Sigur Rós, Alex Somers
Género:
pop-rock, otras tendencias
Estilos:
ambient, post-rock

Tracklist

  • 01. Êg Anda
  • 02. Ekki Múkk
  • 03. Varúð
  • 04. Rembihnûtur
  • 05. Dauðalogn
  • 06. Varðeldur
  • 07. Valtari
  • 08. Fjögur píanó

Miembros

  • Jón Þór “Jónsi” Birgisson: voz, guitarra, teclados
  • Georg “Goggi” Hólm: bajo, coros
  • Kjartan “Kjarri” Sveinsson: sintes, teclados, coros
  • Orri Páll Dýrason: batería, percusión

Análisis

por el 06 Jun 2012
1935 lecturas
El nuevo trabajo de Sigur Rós me produce sensaciones contradictorias y creo que esto mismo es lo que ha buscado el grupo en la composición de “Valtari”, un disco que desde el primer momento se autodescarta como obra cumbre del grupo, pero que en cierto modo supone un golpe de autoridad hacia aquellos que les acusaban de haberse metido por caminos más pop sin retorno. Lo malo: que es posible es que este disco no enganche a nadie. Ni al sector más pop que los pudo conocer a través de su irredactable disco anterior, ni a las hordas más post-rockers amantes del no más fácil de pronunciar “( )”.

En cierto modo, hay algo de reinvención en “Valtari”. Sigur Rós siempre ha sido un grupo especialmente magistral a la hora de jugar con las intensidades, de crear clímax musicales, subidones memorables, etc, pero en este disco llama la atención la escasez de estos. “Varúð” podría ser la excepción, una canción hermosa que no habría desentonado en “Takk” y que prácticamente es el único gancho que el grupo ha dejado al oyente. En líneas generales “Valtari” es un trabajo que flota, que toca poco el suelo, que en la escucha te mantiene en un constante estado de levitación, como el enigmático barquito de la portada. La ausencia de percusión o su poco protagonismo en la mayoría de temas refuerza esta sensación. Posiblemente sea su disco más críptico, en el que el grupo, más que nunca, se muestra encerrado en su propio universo. Mágico, fantasioso, onírico, surrealista. Los toques mesiánicos de “Êg Anda” (su 'single' menos 'single' de toda su carrera) y sobretodo de “Dauðalogn” refuerzan estas percepciones. También el hecho de que las tres últimas canciones sean puramente instrumentales que recrean pasajes muy bonitos, en especial los de la canción homónima.

Pero por otra parte “Valtari” también suena a más de lo mismo, pero es menos inspirado. Porque ya estamos que no es un disco para todos los publicos (Sigur Rós tampoco lo ha sido nunca) ni que se acerca a la genialidad de obras como “Agaetis Byrjun” o “Takk”, pero tampoco se puede decir a su favor que este disco no vaya a dejar indiferente a nadie, porque probablemente lo haga. Entra ligero como una brisa pero apenas tiene ganchos que te inviten a prestarle atención. “Valtari” es Sigur Rós puro, pero con las emociones congeladas, y éste, a pesar de suponer su marca propia dentro de su discografía, es el gran problema de este trabajo. Funciona de lujo para tener de fondo mientras se trabaja, pero mayormente, cuando se escucha un disco, no se busca eso ¿verdad?.

En definitiva, Sigur Rós han demostrado que siguen yendo a su bola entregando un trabajo de cierta calidad y muy difícil de vender. Lo malo es que para muchos resultará un disco sentimentalmente autista durante gran parte del minutaje. Es de este tipo de trabajo que, por lo general, o son obras maestras o no terminan de cuajar. Y “Valtari” no es una obra maestra.


Lo Mejor: Sigur Rós demuestran seguir siendo únicos para recrear ambientes mágicos

Lo Peor: Le falta gancho e intensidad
 


COMENTARIOS

4 Comentarios

  • 70 Bueno

    sheiko_23
    Coincido totalmente en lo que dice Gabriel. Se nota que es Sigur Rós, pero... le falta la sensibilidad, la clase y musicalidad que siempre han tenido Sigur Rós en todos los discos.
  • 60 Mediocre
    USER_AVATAR
    FleiborFlei
    Mediocre para ser Sigur Ros.
  • 50 Mediocre
    USER_AVATAR
    Rishloo
    sólo salvo una canción....
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    Demanufacture
    Tal vez le falte intensidad e inspiración, pero me siguen pareciendo magistrales
 

DISCOGRAFÍA