thrash metal / speed metal
 Slayer
Reign In Blood
ZONA-ZERO
100
95 VOTOS
83
+
Slayer

Reign In Blood

Publicación:
Octubre 1986
Sello:
Def Jam
Productor:
Rick Rubin, Slayer
Género:
metal
Estilos:
thrash metal

MEDIA

Tracklist

  • 01. Angel Of Death
  • 02. Piece By Piece
  • 03. Necrophobic
  • 04. Altar Of Sacrifice
  • 05. Jesus Saves
  • 06. Criminally Insane
  • 07. Reborn
  • 08. Epidemic
  • 09. Postmortem
  • 10. Raining Blood

Miembros

  • Tom Araya: voz, bajo
  • Jeff Hanneman: guitarra
  • Kerry King: guitarra, coros
  • Dave Lombardo: batería

Análisis

por el 21 Ago 2003
9547 lecturas
Para muchos de los nuevos al género les parecerá una aberración hablar de un grupo con más de 20 años de historia (¡!!) pero simplemente obedece a una especie de tributo. Entre las referencias de nuestra forma de entender el Metal existe un poker de ases: Pantera, Black Sabbath, Metallica y los que me ocupan: Slayer. Son referencia de prácticamente todos y cada uno de los grupos que se les llame Thrash Metal. ¿Por qué? Pues todo hay que decirlo, porque Slayer son PADRES del género, Cada riff, cada punteo, cada bateria machacada, cada nota ha sido adulterada (por no decir copiada) por cientos de miles de grupos actuales, entre los que por ejemplo nombraré: Slipknot, Brujería, Chimaira, Machine Head, Meshuggah, System Of A Down, Drowning Pool, (además de los que se han quedado en el anonimato), etc. Pero hay que evidenciar que las influencias no son únicamente musicales, también está la actitud, la garra, la energía en escenario. Slayer significaba (y sigue significando) violencia en un concierto, satanismo -como medio provocador de una sociedad americana excesivamente pulcra y paradójicamente ultra conservadora-, una imágen cruda (esas fotos siempre con caras de pocos amigos), etc…

En cuanto a la historia del grupo, la resumiré de la mejor forma posible ya que es bastante extensa. En 1982 Kerry King (guitarra) inicia el proyecto en los suburbios de Huntington Beach Arena(California). King fue quien buscó las piezas de ensamblaje para lo que serían los futuros Slayer; encuentra a Jeff Hanneman (un bajista muy punk por esas fechas) , posterior llegan a contactar con Dave Lombardo (el cual gozaba de mucho respeto como bateria en la escena underground angelina) y más tarde se vuelve a solicitar sus servicios a las voces de su excompañero con Tom Araya (con el cual ya había estado tocando en otra banda). Tom Araya era el más alejado de la escena musical ya que estuvo trabajando en un hospital de la ciudad como terapeuta respiratorio donde presenció experiencias cercanas a la muerte, detalle que fue determinante para componer letras de índole “gore” y crudas como las que contaría Slayer en sus futuras composiciones. Como muchos grupos, Slayer comienza con el hobbie de tocar covers de otras bandas de mayor renombre como Judas Priest y Iron Maiden, pero es hasta el año siguiente (1983) cuando se empiezan a tomar más en serio la profesión ya que tras algunas presentaciones en directo, Brian Slagel al presenciarles no duda ni un segundo y les ficha para su sello “Metal Blade”. Además de producirles su álbum debut (Show No Mercy) en diciembre de 1983, el cual ya contaba con todas esas “blasfemias” satánicas, esa actitud y garra de unos aún jóvenes Slayer(posterior editaron otros 2 discos antes del que nos ocupa:Haunting the Chapel y Hell Awaits). Tuvieron alta aceptación en los EEUU, haciendo rendir a sus pies a la crítica especializada con criticas como que Dave Lombardo era mejor y más rápido que Lars Ulrich (bateria de Metallica), lo cual era una proeza sin duda en una escena de Metal que sobre todo gracias a Metallica y a Slayer estaba empujando muy fuerte.

1986 es la fecha clave en la que Slayer empieza a elaborar lo que sería su disco póstumo, el que subiría hasta el infinito lleno de constelaciones a la formación Californiana. “Reign In Blood” era solo una evolución obvia y proporcional de la forma exclusiva que tenía Slayer de ver la música. Rick Rubin (Public Enemy, Red Hot Chilli Peppers, Rage Against The Machine) se encargó de la producción esta vez y con la ayuda de Andy Wallace a las mezclas hicieron de este disco una auténtica joya que a día de hoy cualquier revista de rock/metal que se precie de devota del género encumbra entre sus 20 discos mejores de todos los tiempos. Sin contar lo que ya hayan llegado vender actualmente, “Rein In Blood” vendió a las pocas semanas nada menos que 500 000 copias (un auténtico éxito –no previsto- en aquellos días en lo que a thrash metal se refiere) lo cual también les hace uno de los más vendidos de metal de todos los tiempos.

Por otro lado tengo que aclarar uno de los estigmas que persigue a Slayer desde siempre, y es su vinculación al nazismo. “Angel Of Death”, “Behind the Croocked” son himnos para el mundo nazi tanto en EEUU como en Europa, eso no quiere decir que Slayer lo tome en cuenta. Jeff Hanneman es el único que lleva símbolos de índole nazi, tanto en su vestimenta como en su guitarra pero ya ha declarado un no-nazi., pero dejando entrever en algunas de sus declaraciones: "ése es un problema que compete a quienes escuchan e interpretan las canciones, no a Slayer". “Angel Of Death” fue escrito por Hanneman, quien guarda cantidad de parafernalia nazi (tal y como colecciona Lemmy de Motörhead). Han tenido problemas con bandas como Sepultura por la temática de las letras ya que alguna hace directamente referencia a la SS-3(movimiento nazi). Max Cavalera y Slayer tuvieron un riffi raffe directo y sentenciaron insultando al grupo de Cavalera con estas palabras “Sepultura son unos pobres estúpidos sin vida y 'chupa pico' de Brasil.”. Por otro lado siendo un poco inteligentes, hay que añadir que no tiene sentido la acusación de que el grupo en su totalidad sea pronazi. Sobre todo por que cuentan con un cantante de origen chileno (Tom Araya nació en Villa Alemana, Chile), lo cual es determinante para llegar a conclusiones más realistas sobre este punto discordante (y tal vez determinante para que algunos de los que lean esta critica les escuchen o no).

Pero dejando de lado debates sin fin, vayamos a lo que nos interesa. Es decir, la música. De primeras uno se debe de situarse en esa época (1986), donde los medios eran más escasos y las producciones más precarias (sin protools y tanta tecnología punta de hoy en día que nos hace escuchar a un grupo mejor de lo que es). La primera impresión es un tanto gris. Solo hay 2 canciones que pasan los 4 minutos, todas las demás son de de 2 min. y poco y hasta de 1 min.!( el disco entero no pasa de la media hora). Esto es algo nuevo para mí, me lleva a la cabeza grupos Punk como Sex Pistols, los cuales también contaban con canciones tan cortas. “Angel Of Death” asusta desde el principio, los riffs definen la rabia animal de Slayer…y es justo cuando Araya comienza su furia vocal y transmite odio, venganza y muerte: “Angel Of Death/ Monarch Of The Kingdom Of The Death/Infamous Butcher/Angel Of Death”; un Lombardo con una bateria muy rápida que parece que va a estallar en cualquier momento. “Piece By Piece” nos hablan de más muerte, más dolor, terror dejando las emociones de lado. La parte más visceral del humano esta expresada en estas líneas, Slayer son los portavoces de este hecho. Y siendo objetivos, musicalmente hablando consigo situarlos claramente en el metal 80’s pero con la rapidez del Punk UK o del Hardcore Underground americano. La diferencia está en esa guitarra que ruge de King y sobre todo en lo compacto que suena el grupo. Les hace contener toneladas de calidad y diferenciarse de bandas de una 2ª categoría. Es en “Necrophobic” donde detecto un cambio de ritmo necesario y que te ayuda de respirar un poco ante tanta velocidad, llega el primer punteo infernal (nótese la diferencia respecto a cualquier tipo de punteo “épico”, “heavy”, “gótico”, etc.)a cargo de King y Hanneman –en el libreto se nos expresa claramente quien es el autor de cada punteo-. La canción nos introduce a diversas formas de provocar inusitado dolor como la mutilación, amputación, asfixia, ejecución, pérdida de los signos vitales... el desahogo respecto a la muerte y relacionados es constante. “Altar Of Sacrifice” sigue la línea del disco, los cambios son escasos ¿pero quien necesita cambios si lo que te brindan es rabia, dolor y energía en estado puro? Satán es nombrado constantemente y las guitarras (esta vez solo hanneman) puntean intentando penetrarte con este mensaje tan explícito (aquí lo subliminal es imprescindible). “Jesus Saves” es para mi una de las mejores del disco, la crítica (o más bien burla) hacia la iglesia católica no podía faltar y los riffs suben y bajan sin cesar. Te penetra como pocas. “Criminally Insane”tiene una introducción que recuerda ligeramente a Metallica, pero vuelven posterior a sus inicios más Speed. Hanneman, King siguen luciendose, para posterior terminar con un final que te hace mover la cabeza instaneamente, todos somos victimas de Slayer…están aquí para hacernos seguir lo que ellos creen. “Reborn” hace declarar a Araya una supuesta insubordinación y canta desesperado queriendose hacerse escuchar, pasando inmediatamente a “Epidemic” que sigue hablando de la experimentación con los cuerpos y cirugía si cabe, la epidemia como una permanente e inconclusa enfermedad, y Araya grita como nunca hasta ahora no lo ha hecho en el disco*. “Postmortem” tiene un riff de guitarra que llama la atención por cierta diversidad y fuerza renovada, que aunque deja de ser tan rápida como sus compañeras (dejando de lado la influencia Punk y metiendose más en el metal de lleno), nos grita “Deaaaaaathhhh” para, bueno, dejárnoslo un poquito más claro. “Raining Blood” es una vuelta a la rapidez pero con sus más de 4 min. de duración incluye muchas más subidas y bajadas de las que nos podríamos esperar, la lluvia como único efecto no sonoro ajeno a los instrumentos de Araya, Hanneman y Lombardo nos delata que en ese momento llueve sangre, que nos impregna pero nos refuerza las ganas de más. Slayer dejan con “Raining Blood” otra de sus mejores piezas donde demuestran que tan buenos músicos son (todas las proezas en sus instrumentos antes mencionadas se agolpan aquí, y para el último minuto de música la velocidad llega al límite y la tormenta de sangre nos anuncia que es el final de este gran disco.

Pues si, gran disco. A pesar de mi escepticismo en un comienzo, he de rendirme a los pies de estos californianos. Slayer con este disco no solo han influenciado a bandas de metal actual, sino demuestran que son profesores de multitud de bandas punk metal (Amen), punk (Rancid), posthardcore (Poison The Well) y muchísimos más. La temática es estremecedora y aunque la compartas o no(si ya sé, asquerosamente violenta, sangrienta y satánica), eso es decisión de cada quien, finalmente la evidencia de que escuchas toda una obra de arte es innegable. Clásico total.

*: he de decir que en ese instante de la escucha, sentí ligero “agobio”. No estoy acostumbrado para tanto odio, dolor y muerte. Los oídos me arden y sí, quizás soy demasiado sensible para un grupo así pero estaba conmocionado de todo lo que han tenido que vivir para escribir estas palabras. Tomé un respiro y seguí con el análisis.

**:Bueno, a pesar de todo… agradezco a mi amigo Mauricio (un mexicano que conocí en Barcelona) el cual de forma fortuita y no buscada me ha introducido a esta forma de entender el metal, y aunque él sabe que no soy del todo afín a ella, debo de dejarle claro que me ha servido de gran ayuda para comprender mucha de la música lo que escucho a día de hoy, su interés expresado y su enseñanza altruista en respuesta a mi curiosidad musical me han conmocionado. Te lo debo wey!!! (pero chingate que no tendré más palabras bonitas como esta, tal y como te gusta…seré rudo, jeje)


Lo Mejor:

Lo Peor:
 


COMENTARIOS

53 Comentarios

  • 99 Excelente
    USER_AVATAR
    detawah
    Pilar fundamental en la historia del metal e incluso me atrevería a decir de la musica del siglo xx
  • 90 Muy Bueno

    Mijail
    Poco que decir, a estas alturas.
  • 95 Muy Bueno

    kokokos
    Un disco imprescindible del metal, se escucha entero casi sin quererlo y tiene temazos míticos como "Angel of Death" o "Raining Blood"
  • 100 Excelente


    ASESINO. Asi. En mayusculas. Hoy en dia sigue dejandote Aterrorizado. Una de las obras atemporales de la musica.
  • 100 Excelente

    Adriana Garcia Martinez
    no tengo mas palabras que, perfecto este disco de principio a fin
  • 1 Horrible


    Cierto, "el disco no se hace corto", porque es insufrible. A los cinco minutos ya estás hasta los cojones. Y me gusta el thrash y me gusta Slayer. Pero no puedo con este disco.
  • 100 Excelente

    camilo999
    uno de los mejores discos de metal de la historia grandes trabajos de guitarra una banda sonando muy rapida y contundente lleno de rabia una gran obra de estos señores
  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    Sepulchaos
    Obra maestra del metal
  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    Demonaz
    Muy buen disco. El único punto en contra es que los solos de guitarra son muy parecidos todos.
  • 99 Excelente

    slipkboy
    El mejor disco del thrash metal!
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    binladiya
    Uno de los grupos que más ha tardado en convencerme, antes no podía con ellos, con todo ese ruido a toda velocidad. Los acabé de digerir cuando me compre el "God hates us all" (quizás más suave que los anteriores), curiosamente comprado de segunda mano en Londres en una tienda de esas que llaman allí "Charity Shops", pero en este caso, la paradoja que aún hoy me deja flipao es que era un "Christian Charity Shop", o sea, que los fondos recaudados de las ventas de la tienda irían para asuntos cristianos. ¡Coño! ¿esta gente no sabe lo que vende ni el idioma inglés? Un disco que se llama "GOD HATES US ALL" y sale una especie de biblia negra en la portada, tremendo.
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Encefalograma
    Enorme...aun en 2009 sigue siendo siendo un puñetazo en la cara...pura agresividad
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    julito89
    Esta guay -.^
  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    napoleon
    media horita en el infierno,casi na.......
  • 95 Muy Bueno

    gm_hache
    Obra maestra absoluta. Sin duda uno de los grandes discos de los 80. Fantásticos los dos guitarristas, uno de los mejores baterías que puedas escuchar, unas letras duras pero interesantes... Absolutamente recomendado. P.D: efectivamente Kerry king es un fcha de mucho cuidado, pero, que yo sepa, lo que hace (y de puta madre) es tocar la guitarra, no ir partiendo cabezas por la vida. Si es de derechas, pues muy bien, no me iría de marcha (ni a una mani) con él pero agusto iba a verle tocar la guitarra.
 

DISCOGRAFÍA