alternative metal / nu metal / heavy metal / alternative rock / hard rock / post-grunge
 Staind
14 Shades of Grey
ZONA-ZERO
80
41 VOTOS
62
+
Staind

14 Shades of Grey

Publicación:
Mayo 2003
Sello:
Flip / Elektra
Productor:
Josh Abraham
Género:
pop-rock

Tracklist

  • 01. Price To Play
  • 02. How About You
  • 03. So Far Away
  • 04. Yesterday
  • 05. Fray
  • 06. Zoe Jane
  • 07. Fill Me Up
  • 08. Layne
  • 09. Falling Down
  • 10. Reality
  • 11. Tonight
  • 12. Could It Be
  • 13. Blow Away
  • 14. Intro

Miembros

  • Aaron Lewis: voz, guitarra
  • Johnny April: guitarra
  • Jon Wysocki: batería
  • Mike Mushok: bajo

Análisis

por el 21 May 2003
8726 lecturas
No hace mucho, comentaba en el análisis del anterior disco de Staind, “Break the Cycle” que un segundo disco (segundo a nivel mundial) es realmente importante para una banda que ha cosechado notables resultados tras un primer trabajo. En el caso de “Break the Cycle”, Staind superó el listón dejado por “Dysfunction” y crearon un disco con identidad propia, que sonaba de principio a fin a Staind y que en ningún momento se repetía en cuanto a sonido o lírica. Pero ese tiempo pasó, y desde el 20 de mayo contamos con el tercer disco para una multinacional y cuarto disco de la banda: “14 Shades of Grey”.

Hay que empezar hablando del título, y es que dicha nominación es una descripción de lo que Staind ha querído plasmar en la placa. 14 hace referencia al número de canciones, 14. “…Shades of Grey” (sombras de gris) hace referencia a la temática de las canciones. Son temas que indagan en lo más profundo del individuo, investigaciones intrínsecas del ego, tristeza, rabia, dolor… pero esta vez hay en todas las canciones un toque de esperanza que ya no las convierte en negras crónicas, sino en grises relatos.

14 Shades of Grey” ha sido creado por los mismos cuatro músicos, ya que Staind no ha modificado su formación nunca (una ventaja a mi parecer), ha sido producido por Josh Abraham y mezclado por Andy Wallace, es decir, el mismo equipo de “Break the Cycle”, por lo que no es demasiado difícil saber que “14 Shades of Grey” tiene mucho en común con el anterior trabajo de Staind. Pero a pesar de ellos, también tiene otros nuevos, que podrían ser llamados “evolución” de la banda.

El ejemplo más evidente de esta evolución es la lírica, que no es optimista, pero que siempre deja reflejos de esperanza, tal y como sucedía en el espectacular tema “Outside”. ¿A qué se debe este pseudo-optimismo? Pues en primer lugar a que Aaron Lewis, que utilizaba sus letras como catarsis, como auto-terapia contra la depresión y sus varios intentos de suicidio, ha recibido en su vida dos impulsos de autoestima y de motivación positiva, como es un matrimonio y una recién estrenada paternidad. Por otro lado, el que las letras hayan dejado de ser tan “oscuras”, es que la banda ha alcanzado un éxito inimaginable cuando en 1999 Fred Durst les ofreció un contrato.

En lo musical, la evolución es mínima. Si bien se aprecian mejoras en la composición de los temas, especialmente en las partituras, estas no son demasiado grandes, y el estilo básico de canción típica de Staind, sigue presente. La gran divergencia musical entre este disco y su anterior trabajo es que la agresión ha desaparecido del mapa, tanto en lo instrumental como en lo vocal. Algo positivo para los bolsillos de Interescope y los propios Staind, pero creo que a los fans les dejará algo “tocados”. En este trabajo Staind ralla a muy buen nivel, está a la altura de las circunstancias, pero las guitarras con riffs pesados y el bajo penetrante han sido vencidos por un sonido más acústico en las guitarras y por un acompañamiento melódico del bajo.

La forma de cantar de Lewis también ha cambiado. Sin lugar a dudas se trata de uno de los mejores cantantes del rock actual, con una potencia de cuerda vocales insólita, con una facilidad tremebunda para pasar de su voz melódica pero rasgada por el sufrimiento a una voz gutural y agresiva. El primer caso, permanece en todo el disco, el segundo no aparece. Se ha perdido el toque gutural necesario para transmitir dolor, tal vez para poder llegar a un público más amplio, pero el no poder contar en el disco con todo el poderío vocal de Lewis le resta efectivos al álbum.

El tema que abre el disco es también el primer single. Se titula “Price to Play”, y curiosamente es el tema más pesado y profundo del disco. Suena más a los clásicos de la banda, con un fondo de riffs pesados impagable, y con un Lewis pletórico a la hora de cantar, y aunque se pueden apreciar ciertos arranques de cólera vocal, nunca llega a niveles de temas como “Mudshovel”, “4 Walls” o “Suffer”. La pesadez de guitarras baja ligeramente de peso específico en el estribillo, en el que se vuelven más veloces y melódicas. Un gran tema, de lo mejor del disco.

El asunto empieza a cambiar a partir de la segunda pieza. “How About You” es melódico y suave, incluso resulta agradable de escuchar. Se podría decir que esta es la primera power ballad del disco, y tras ella 12 más. La canción empieza lenta y va subiendo poco a poco las revoluciones, mientras que Lewis demuestra que sabe cantar como pocos. Lo cierto es que aquí los gritos no habrían pegado para nada, ya que es un tema mucho más retrospectivo y esperanzador que otros temas. “So Far Away” de nuevo es un tema lento y melódico. Empieza acústico, con una composición intimista y agradable. La ligereza de la canción se rompe en el estribillo, cuando una guitarra acústica es acompañada por una eléctrica desprendiendo riffs pesados ligeramente distorsionados. Es precisamente este estribillo lo mejor de la canción, ya que resulta pegadizo pero no facilón o comercial de forma descarada. Yo votaría este tema como posible segundo single, el tiempo me dará o me quitará la razón.

“Yesterday” es una canción que rompe un poco el ritmo de los anteriores temas. En este caso estamos ante una lírica más explícita, con una composición más compleja repleta de efectos y distorsiones. Aquí Staind nos lleva a dos lugares distintos: uno oscuro y profundamente inquietante, concentrado en los fragmentos de introducción y entre estribillo y estribillo, con el 90 % de los efectos y distorsiones de guitarra de la canción, mientras que en los estribillos nos llevan mediante mayor consistencia de guitarras y mayor velocidad en la batería, hacia un mundo de culpabilidad y caos interior. “Fray” por el contrario, suena algo más experimental, aunque vuelve a ser un tema que repite la estructura del segundo y del tercer tema del disco, es decir, melodía con un sonido más acústico en la mayor parte de la composición y con un estribillo repleto de riffs pesados. En este tema podemos notar las claras influencias que Staind ha recibido por parte de Tool, algo que resulta muy positivo, ya que estando Fred Durst de por medio (a parte de ser su descubridor, es su co-productor y director de muchos de sus vídeos) Staind podría haber acabado haciendo cualquier payasada de las muchas a las que Durst nos tiene acostumbrados.

“Zoe Jame” es una gran balada, espectacular en los arreglos de guitarra y en la post-producción, con una orquestación que no se superpone en ningún momento a la melodía original, pero que da ese relleno necesario para que el tema no llegue a ser soso o monótono. Aquí Lewis canta mucho más intimista, tan siquiera alza la voz. Un muy buen tema, que resulta más triste y doloroso que otros. Tal vez con esta canción uno llega a darse cuenta de que no son necesarios los gritos ni las composiciones agresivas para transmitir dichos sentimientos.

En el ecuador del disco encontramos “Fill Me Up”, que es tal vez un tema menos logrado que el resto. Suena parecido a “Price to Play”, pero sin carisma y con unos arreglos menos atractivos. Tal vez este tema no destaque por una simple razón: no aporta nada nuevo, simplemente está ahí. Si el disco no hubiese contado con este track, no lo habría lamentado. “Layne” fue lo primero que pudimos escuchar de este “14 Shades of Grey”, gracias a un video de una actuación de Staind. Es una canción en homenaje al cantante de Alice in Chains, Layne Staley, ya que no solo su banda es la gran fuente de inspiración de Staind, sino que era amigo e ídolo del letrista del grupo: Aaron Lewis. Un réquiem por uno de los mejores roqueros de los 90. Esta canción resulta bastante pareja con la décima, “Reality”, y aunque a pesar de no estar unidas en el tracklist, suena a continuación de “Layne”, tanto en ritmo, como en lírica. Tal vez el tema que las separa, “Falling Down” sirva de unión o enlace para no hacer tan descarada la similitud entre los dos temas.

“Falling Down” es otro de los mejores temas del disco, resultando más compensado que otros, manteniendo la melodía y los riffs pesados a la par, aunque tal vez se echa un poco de menos algún que otro grito de Lewis en los momentos clave. Algo parecido sucede con “Tonight”, que rescata de nuevo las canciones lentas y bastante acústicas con estribillos pesados, en los que perfectamente habría cabido alguna agresión vocal, de esas que tan bien se le dan a Lewis, y que esperemos que no olvide y nos las vuelva a ofrecer en futuros discos de la banda. “Could it Be” vuelve a hacer lo mismo, y “Blow Away” no anda muy lejos.

Para terminar, un tema llamado “Intro”, y que suena distinto a todo lo que hayamos escuchado de Staind anteriormente, con mucha orquestación y efectos electrónicos a mansalva, y no solo en la melodía, sino también en la voz de Lewis, algo completamente inaudito en los discos anteriores del grupo. Por lo tanto, el tentador título de “Intro” para una canción de cierre, tal vez signifique que la evolución del grupo se encamina hacia este estilo, y esta última canción no es más que una introducción a un nuevo Staind.

En definitiva estamos ante un buen disco, pero que peca tal vez de repetición de estructuras compositivas y de falta de potencia. Un buen disco a todas luces, pero supongo que los fans de la banda, entre los que me incluyo, esperábamos algo comparable a “Break the Cycle”, pero esta vez no ha podido ser.

Antes de dar por terminado el comentario, comentar que existe una edición especial con un DVD con la historia del grupo, entrevistas, proceso creativo y algunos detalles más, eso sí, todo en un perfecto inglés. También mencionar que a pesar de minimalismo del coverart, la edición es de verdadero lujo, sobretodo el librito con las letras y fotos.


Lo Mejor: Melodías extraordinariamente emotivas.

Lo Peor: Al final se vuelve monótono.
 


COMENTARIOS

41 Comentarios

  • 90 Muy Bueno

    DaveRock
  • 70 Bueno

    IGLE_TRAP
  • 65 Bueno
    USER_AVATAR
    Dark_Shade
  • 20 Horrible
    USER_AVATAR
    Sepulchaos
    Mas KK
  • 70 Bueno

    nxd_007_2_you
    no llega al nivel de "Break The Cycle" pero es muy bien recibido
  • 40 Malo

    Hateful
  • 30 Malo
    USER_AVATAR
    knifemark
  • 55 Mediocre

    Interloper
    Una inmensa decepción si tenemos en cuenta la calidad de sus trabajos anteriores... Sin embargo, algún que otro tema aún se salva....
  • 60 Mediocre
    USER_AVATAR
    daron
  • 60 Mediocre
    USER_AVATAR
    darko
    han bajado el nivel, muy predecible.
  • 60 Mediocre

    muttenroy
  • 50 Mediocre

    headhunter
  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    javi_martinez_82
  • 50 Mediocre
    USER_AVATAR
    mitp
  • 60 Mediocre
    USER_AVATAR
    Black_sheep
 

DISCOGRAFÍA