progressive rock / experimental / ambient / post-rock
 Godspeed You! Black Emperor
Allelujah! Don't Bend! Ascend!
ZONA-ZERO
87
10 VOTOS
78
+
Godspeed You! Black Emperor Allelujah! Don't Bend! Ascend!
Publicación:
Octubre 2012
Sello:
Constellation
Productor:
Howard Bilerman, Godspeed You! Black Emperor
Género:
pop-rock, otras tendencias
Estilos:
progressive rock, experimental, ambient, post-rock

Tracklist

  • 01. Mladic
  • 02. Their Helicopters' Sing
  • 03. We Drift Like Worried Fire
  • 04. Strung Like Lights at thee Printemps Erable

Miembros

  • Thierry Amar
  • David Bryant
  • Bruce Cawdron
  • Aidan Girt
  • Efrim Manuel Menuck
  • Michael Moya
  • Mauro Pezzente
  • Sophie Trudeau
  • Karl Lemieux

Análisis

por el 21 Oct 2012
2934 lecturas
Godspeed You! Black Emperor han vuelto sin avisar. Cierto es que la banda canadiense lleva ya cerca de dos años girando desde que pusieron fin a su descanso indefinido, pero lo cierto es que nadie los esperaba. Y así, de la noche a la mañana, nos encontramos con nuevo disco en la calle. Aunque en realidad no es tan nuevo, puesto que lo aquí grabado es el traslado al estudio de dos composiciones inéditas que han sido material habitual en sus conciertos incluso de antes de que decidieran centrarse en otros proyectos. Las susodichas son "Albanian" y "Gamelan", rebautizadas para este trabajo como "Mladic" y "We drift like worried fire" respectivamente.

Creo que juega muy a favor del disco el hecho de que no lo hayan anunciado previamente. No me quiero ni imaginar las expectativas que habría generado de haberlo hecho, el caldo de cultivo para las decepciones. De esta manera, "Allelujah! Don't Bend! Ascend!" se muestra tal como es, sin pasar por la penitencia de ser comparado con las ilusiones de los fans. Aunque sí lo será con sus predecesores, quizá injustamente: al fin y al cabo no es material nuevo sino una manera de cerrar una etapa grabando dos temas muy celebrados que nunca aparecieron en sus discos. Creo que precisamente por eso sea recibido con gratitud más que con el típico recelo ante la enésima reunión de un grupo de culto.

De todos modos, el gran punto a favor es la música. No es un buen termómetro para medir el momento creativo del grupo al no ser canciones nuevas, pero sirve para constatar que el nivel de esta banda está fuera de cualquier escala. Lo más sorprendente de este trabajo es que no tiene nada que envidiarle a ninguno de sus otros álbumes, y eso tiene un mérito increíble habida cuenta de que hablamos de obras maestras. Las dos piezas centrales de este nuevo disco son tan buenas como cualquiera de las de los anteriores.

De las dos, "Mladic" es la que va más lejos en la evolución de su sonido. En ella nos encontramos unos Godspeed You! Black Emperor más bizarros y tralleros que nunca, con una parte central en la que las influencias balcánicas explotan en una fiesta gitana pasadísima de decibelios. De nuevo, como hace diez años, la tensión crece muy gradualmente hasta el cenit, y luego baja poco a poco hasta que no queda nada. El riff de apertura, que no aparece hasta pasados casi siete minutos, ya es épico, de estos que parecen haber estado enterrados durante millones de años esperando a que alguien lo encuentre. Y después, la locura: primero descargan una tormenta eléctrica en plan stoner antes de tirarse a por el riff principal, una melodía de influencia balcánica que allana el camino a una base rítmica gordísima, demoledora, que retumba de tal modo que hace sangar los tímpanos del metalhead más experimentado. En los minutos finales de bajada la calidad no desciende: el trabajo en las melodías vuelve a ser exquisito y nada parece accesorio. Una barbaridad de tema.

"We drift like worried fire", en contraste, nos ofrece la cara más convencional del grupo, recuperando los ecos de su último trabajo "Yanqui U.X.O.". Es un tema de post-rock estandarizado, el que surgió cuando el género dejó de servir para englobar a un montoncito de grupos inclasificables y se convirtió en un corsé, un molde a partir del cual se creaban grupos como churros reciclando las mismas ideas musicales. Dicho esto la antigua "Gamelan" es un gran ejercicio de género, que partiendo de una melodía de reminiscencia circense se nutre de típicos riffs post-rockeros como los que tanto han machacado Explosions in the Sky para firmar un tema la mar de emotivo y bello. Especial atención a los tres minutos finales, que condensan un precioso crescendo que en manos de otros duraría media hora.

No entraré a comentar los dos "drones" porque quizá no soy la persona más indicada, pero como seguidor del grupo me sabe mal que ofrezcan algo que, a mis ojos, es relleno. Para mi gusto son prescindibles, aunque tampoco molestan. Queda claro que lo importante del disco son los dos cortes más largos, y que hay que tomárselo quizá más como un disco de rarezas que como un nuevo trabajo. No obstante la calidad que desprende le hace digno de su leyenda, que no era fácil. Mientras "Mladic" da un paso más allá en su sonido, "We drift like worried fire" es la sublimación del género que ellos contribuyeron a definir. Pocos regresos contemplaremos tan acertados como este. Os echábamos de menos, no os volváis a ir.


Lo Mejor: Que cualquier expectativa que se tenga previamente queda completamente satisfecha a posteriori.

Lo Peor: Los dos "drones", más que nada al no estar integrados en otros temas porque dan la sensación de relleno.
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 2 Horrible
    USER_AVATAR
    mecagonto
    A mi este grupo me parece un timo
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Demanufacture
    Le faltan chica a los dos "drones", parecen relleno. Mladic es otra joya más. Lo malo es que con "solo 2 temas" dejan ganas de bastante más.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre