blues / soul / post-punk / art rock / post-industrial
 Algiers
There Is No Year
ZONA-ZERO
75
5 VOTOS
75
+
Algiers

There Is No Year

Publicación:
Enero 2020
Sello:
Matador Records
Productor:
Randall Dunn, Ben Greenberg
Género:
punk-core, pop-rock, otras tendencias
Estilos:
blues, post-industrial, soul, post-punk, art rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. There Is No Year
  • 02. Dispossession
  • 03. Hour Of The Furnaces
  • 04. Losing Is Ours
  • 05. Unoccupied
  • 06. Chaka
  • 07. Wait For The Sound
  • 08. Repeating Night
  • 09. We Can't Be Found
  • 10. Nothing Bloomed
  • 11. Void (7" Single)

Miembros

  • Franklin James Fisher
  • Ryan Mahan
  • Lee Tesche
  • Matt Tong

Análisis

por el 28 Jul 2020
742 lecturas
Han pasado ya 3 años desde el verano de 2017, en el cual "The Underside Of Power" vio la luz. El segundo álbum de este combo jazz-soul-rock-industrial-combativo fue toda una conmoción entre el público y la prensa, y no es para menos. Muchos grupos han sabido tomarle la medida a estilos tan soberanos como los provenientes de las fauces más primitivas de la música contemporánea, pero solo algunos han triunfado, precisamente añadiendo ese extra de picante que tan bien enfurece la fórmula. Se me viene a la cabeza el trip-hop de Bristol, de Massive Attack y Portishead, con esa cuña política tan pesada en sus referencias. De hecho, Adrian Utley, miembro del trío de "Dummy", fue el encargado de producir ese gran segundo disco de estos londinenses.

Algo que quizá no se esperaba el núcleo más intenso de seguidores que cosechó Algiers en aquel momento es que, con el tercero, la cosa iba a empinarse más de lo debido. Su sonido sí mantiene ese contraste entre la oscuridad y la luz, lleno de revolución y batalla, pero ahora lo hace con la producción de dos fundamentalistas del ruido industrial como Ben Greenberg (Uniform) y Randall Dunn (Master Musicians Of Bukkake). El resultado ha sido un pelín de abandono del foco mediático, al menos comparado con la exposición exagerada y al mismo tiempo merecida del pasado, algo que al fin y al cabo poco importa.

El sintetizador mecánico que nos recibe en la homónima "There Is No Year" habla a las claras del viaje que acabamos de empezar. A gloria bendita sabe el piano de "Dispossession" o "Hour Of The Furnaces" (ese delicioso final cantando 'we all dance into the fire'), un claro saludo del grupo a su reciente pasado, porque es obvio que todos nos habíamos quedado con más ganas de soul y de coros gospel y ellos lo saben.

Una de las cosas que más disfruto en "There Is No Year" es la gran importancia que toman ahora los ritmos electrónicos, que le dan una estética más industrial y contraponen la amplia riqueza histórica de sus influencias con terrenos más inexplorados y experimentales. La evidencia del efecto lanzadera vs. abismo que supone siempre el tercer disco.

Pese al enfoque tan marchoso que los británicos imprimen a algunos temas, poco a poco la cosa se va haciendo un poco más lineal de lo que nos gustaría, salvo por los ramalazos más sintéticos y el empeño de la banda por que nos movamos. Y si encima hacen como en "Chaka" y meten un solo tan enorme de saxo, pues vaya si remontan.

La cadencia del disco queda algo comprometida hacia el final, donde la precisamente repetitiva "Repeating Fight" y el tortazo punk de "Void" contrastan demasiado con las melosas pero intensas "We Can't Be Found" y "Nothing Bloomed", dejando un sabor algo áspero para acabar, algo que también podría ser intencionado, sin ninguna duda.

Da la sensación de que este "There Is No Year" y la tendencia experimental del cuarteto inglés nos da de sobra para calmar las grandes expectativas puestas en Algiers en el pasado, pero no nos libra de querer exigirles el nivel de excelencia que sabemos que tienen.


Lo Mejor: Uno de los grupos más combativos del momento, aunque por su estilo no lo parezca.

Lo Peor: Era muy difícil superar su segundo disco y no lo han conseguido
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    Pachi67
    Coincido en que no llega al nivel del anterior y han perddo algo de garra pero sigue estando a muy buen nivel.
 

DISCOGRAFÍA