alternative rock / alternative metal / melodic hardcore / nu metal / post-grunge / stoner rock
 Berri Txarrak

CRÓNICA

Berri Txarrak
Berri Txarrak, Kometa
04 de Noviembre de 2016 por Jorge Azcona Sala Zentral, Pamplona 15352 lecturas

Colgar el cartel de sold-out cuatro noches consecutivas, en dos mismas ciudades y con todo el papel vendido desde hace 3 o 4 meses antes está al alcance de muy pocos. Aunque juegues en casa. Berri Txarrak son uno de esos pocos elegidos, y a pesar de que cada concierto de los de Lekunberri sea todo un éxito toquen donde toquen estas pocas fechas estatales tenían ese algo especial por aquello de tratarse del último tramo de la gira y quizás una de las últimas oportunidades de verlos hasta dentro de un tiempo (el fin de gira se celebrará el 3 de marzo en la Riviera madrileña).

Los encargados (y afortunados) de abrir esta fría tarde de viernes eran Kometa, ya que serían diferentes en cada una de las fechas. A pesar de no contar con demasiada atención por parte del público, escaso en su primera mitad y más preocupado por coger un buen sitio en su parte final, el ahora cuarteto aprovechó para presentar algunos temas de su última referencia, "Grabitatea", mezclando indie-rock con influencias pop y el euskera con el castellano.

En cuanto a Berri Txarrak, una de las incógnitas era saber si iban a repetir set respecto al concierto de la noche anterior en la misma Zentral o si iba a haber alguna novedad, pero cuál fue la sorpresa al ver el telón de "Jaio.Musika.Hil" en lo alto del escenario. Sospechoso cuanto menos. "Zertarako amestu" dibujó sonrisas, "Berba eta irudia" fue confirmando las sospechas y "Oreka" despejó todas las dudas. Se iban a cascar el disco entero y en el orden original, ese que hace a la gente empezar a tararear las canciones casi sin arrancar la siguiente. Toda una oportunidad de escuchar el disco que los catapultó comercialmente y más unánime si nos fijamos en el seguidor medio de la banda, y de disfrutar de temas menos trillados como "Onak eta txarrak", "Iraultza txikien asamblada" o "Breyten".

Una vez acabado y con el descanso oportuno tocaba volver a la normalidad en una segunda mitad que se basó en mezclar temas de su último trabajo (especialmente del segundo), con un greatest-hits de casi todos sus discos. Salvo el homónimo todos tuvieron su pequeña representación, y así, lo mismo hubo tiempo para cabecear con temas como "Ikasten" o "Biziraun", descargar tensiones con "Denak ez du balio", o de bailar al ritmo de "Hitzen Oinarri Ahula" (con alegato contra la violencia sexista) o "Lemak, Aingurak", que suenan perfectos en directo y que viendo la reacción del público tienen pinta de convertirse en clásicos de pleno derecho.

El sonido era perfecto, el setlist un buen homenaje al fan de (casi) toda la vida, y la traca final toda una incógnita que se fue desvelando con una siempre emotiva en esta tierra "Maravillas", la cada vez más intermitente "Oihu", y una "Denbora da poligrafo bakarra" preciosa y muy premonitoria del futuro de Berri Txarrak de aquí en adelante. El tiempo será el único que dicte sentencia. Hasta entonces, disfrutan y hacen lo que les da la gana. Pocos están en la posición de hacerlo como ellos.


Fotos: Eider Iturriaga

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA